merceroura

la rebelión de las palabras


2 comentarios

La vida es el regalo


Algunos de los momentos más felices de mi vida eran la mañana de Navidad y de Reyes…

No, no cuando era niña yo, sino cuando mi hija era pequeña. No es que ahora sea mayor, pero los años pasan y las ganas son las mismas pero la magia se hace evidente por su ausencia.

Recuerdo esa noche antes, contando cuentos sobre elfos, pajes reales, cascabeles y trineos… Recuerdo esa emoción contenida en su voz dulce y esas preguntas siempre complicadas de responder pero para las que un «pues no sé cómo lo hacen, pero hacen magia» siempre era suficiente.

Y el gran momento, esa mañana (siempre demasiado pronto y con mucho sueño) en que todo estaba repleto de paquetes de colores y su mirada se iluminaba tanto que las luces del árbol parecían un broma a su lado. Su ilusión me llenaba de vida. Su felicidad era mi felicidad… Aunque nos tomen el pelo con el consumismo y lo que realmente importe es lo que llevamos dentro, ya lo sé, pero ver esa cara preciosa tan entusiasmada me hacía sentir viva.

La verdad es que siempre me ha gustado más hacer regalos que me los hagan. Lo reconozco. Me siento incómoda cuando me regalan algo. He entrado en la raíz del tema y he hurgado en las creencias y supongo que en el fondo sigue habiendo esa sensación de no merecer, de que nos cuesta recibir sin haber hecho nada porque nos han vendido que todo necesita sacrificio… Qué sé yo. El caso es que cuando pienso en mucho dinero, lo primero que me viene a la cabeza es en usarlo para comprar cosas para personas a las que amo. Ver sus caras sería mi recompensa.

Aunque supongo que si soy sincera, no me queda más remedio en ese improvisado ejercicio de desnudez emocional navideña, mi momentánea felicidad (toda felicidad que viene de un estímulo externo es efímera aunque sea bienvenida y maravillosa) tiene mucho que ver con eso de no merecer de nuevo. Regalar, dar, hacer para otras personas para ganarme su respeto. Diré más, darles yo que puedo porque ellos no creo que puedan… Hay algo de ego ahí ¿Verdad?

Aunque también es muy posible que demos por amor. Porque queremos que esas personas tengan lo que merecen, lo que pensamos que pueda hacerlas momentáneamente felices…

Y eso, eso es Navidad para mí. Una niña con ojos brillantes abriendo regalos al pie del árbol y diciendo «mira, mamá, me lo han traído al final». Lo sé, todo lo material no importa en realidad y efímero y se pasa, de rompe, se desvanece, se pierde… Tenemos unos hijos sobreestimulados que acumulan demasiado y a veces no valoran la inmensa suerte que tienen.

Lo fascinante sin embargo es esa mirada llena de magia, de alegría, de ilusión… La mirada de alguien que siente digno, merecedor y que por un rato cree que realmente todo es posible.

Ojalá pudiéramos sentirlo por qué sí. Cada día en algún momento, encontrar en nosotros esa magia. No a los pies de un árbol sino en nuestra forma de pensar, de sentir, de vivir, de amar… Sentirnos merecedores sin tener que ser regalados porque la vida es un regalo. Sentirnos útiles y dignos sin tener que dar o hacer por otros porque ya nos sentimos valiosos… Sentir esa ingravidez por un instante, pensar que todo es posible, aunque tengamos claro que hay cosas que nunca van a suceder… Y estar presentes en nuestras vidas sin esperar nada más que lo que es. Amar este instante. Dejar de buscar fuera. Dejar de esperar a que todo cambie para ser felices aunque lo que vivamos sea duro y nos duela. Dejar de ver solo el dolor y ver el amor y la belleza de cada detalle. Mirar dentro y encontrarse. Y ver el valor de lo que realmente somos… El regalo que somos. Pensarnos de otro modo y sentirnos de otros modo y en consecuencia pensar a los demás de otro modo e interpretar lo que hacen de otro modo. Dejar de ver agresión y saber que hay mucho miedo a no llegar, a no parecer, a no tener, a no encontrar… Y que la compasión nos invada empezando por nosotros mismos…

Nosotros somos el regalo. La vida es el regalo… Tenemos que decidir si la vivimos como lo que es o la pasamos esperando a que llegue algo mejor sin desenvolverla.

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 


24 comentarios

Ámate en silencio…


flores-azules

Corre cuando sientas que no puedes, hazlo porque la carrera te traerá las ganas y la fuerza para poder seguir.

Cuando notes que todo se acaba, lávate la cara y vuelve a empezar. Eres tú quién decide si tiras la toalla o sigues caminando… No pierdas ese poder.

Cuando no haya luz, sé tú la luz. No necesitas nada que esté ahí afuera, te bastas y te sobras, aunque suene duro y asuste oírlo.

Cuando no haya tiempo, pasa por encima del tiempo. A veces, tenemos que ver cómo se nos escurren los momentos para entender que necesitamos paciencia para tener paciencia…

Si las caras que te rodean no te animan, no las mires, no las asumas, no dejes que te calen hasta el alma y te reordenen los pensamientos. No estás obligado a nada.

Si el desánimo te acaricia la nuca, intenta escuchar tu voz diciendo que puedes. Busca el recuerdo más hermoso y alentador y aférrate a él con fuerza desmesurada… Recuerda su calor, su olor, su tacto, su música. Vívelo hasta pensar que estás en él y afronta el momento presente con esa energía acumulada que ya no malgastas batallando contra el mundo sino invirtiendo en ti .

Si todavía no has encontrado las palabras que pueden acompañarte en este viaje, busca más y no te preocupes, ellas vendrán a ti… Si las palabras que te dices no son las palabras que mereces, calla un rato. El silencio es el antídoto que estás buscando… La quietud de ver pasar tus pensamientos y salir de ti mismo para encontrar el camino… No te angusties, todo lo necesario llegará en el momento adecuado.

Escucha tus latidos, nota como fluyen tus venas, escucha el vals de las olas del mar bailando en tus pies… Baila con su cadencia, mécete en sus vaivenes y déjate llevar por su calma.

No dejes que tus pensamientos te lleven a donde no perteneces. No habites ideas que te hagan sentir pequeño, frágil, herido, maltratado, náufrago… No eres víctima de nada ni de nadie, eres tu propio guía. Si lo dudas, sal de ti mismo para ser más tú que nunca.

No te permitas personas que te rebajen y te hagan sentir mal… No importa si están o no están, no dejes que te posean el ánimo… Si consientes que te menosprecien, eres tú en realidad quien se menosprecia.  Decide, escoge, reina en tu vida y en tu voluntad.

Aléjate de gurús de egos hinchados que ocultan en realidad autoestimas flojas…

Aléjate de aquellos que tienen fórmulas mágicas para todo y venden éxito embotellado a cambio de perder la esencia. Mírales con compasión porque es lo que merecen y necesitan.

No pienses que no perteneces a donde sueñas. Si lo sueñas, es que ya es en parte tuyo, es que ya estás preparado para tocarlo aunque todavía no lo sepas.

Llora si lo necesitas, pero no acabes viviendo en tu llanto… Llora para vaciarte de asco y de pena… Ponte tu mejor traje para que el fracaso te pille de gala y eso te deje ver que en realidad es un triunfo.

Que te llegue la noche con los sentidos saciados, los besos dados y al menos una meta cumplida… Que antes de cerrar los ojos tengas claro el reto de mañana. Vacía tu agenda de citas mediocres y déjate tiempo para estar contigo, eres quién tiene todas las respuestas a tus preguntas…

Busca el silencio para amarte… Eses espacio dentro de ti donde nada te golpea ni araña. Encuentra tu paz y para todos los relojes para notar tu presencia y amarte sin prisas. Allí es dónde están todas la respuestas, donde han estado siempre.

Rebusca en todos los cajones hasta sacar a la luz todos tus secretos… Ya sabes dónde los escondes, no te hagas trampa. Mírales a la cara para descubrir que no importan porque no hay culpas ni perdones, sólo personas que están aprendiendo a vivir y a veces, cuando se olvida de amarse, hacen cosas difíciles de entender.

Insiste siempre si crees que compensa. No importa que seas la nota discordante, que desafines, que canses y que algunos te miren mal por recordarles que hay más mundo que su mundo… Hazlo con amor, sin acritud, con mirada compasiva y comprendiendo otros puntos de vista. No batalles por batallar. No busques dar patadas al mundo para desahogar la ira que te quema dentro por algunas injusticias que en realidad son oportunidades, aunque el dolor, a veces inmenso, no lo permita ver. No sabemos más que nadie, cada uno lleva su camino como puede…

ropa-tendida-rojo

Usa el rojo cuando todo sea gris…

Brilla tanto que sea imposible apagarte o desconectarte. Porque eres tú quién te enchufa a tu vida, quién tiene el interruptor… No te lo escondas ni se lo cedas a nadie. Que los que no soportan que brilles, tengan que aceptar tu grandeza y eso les lleve a conocer la suya propia… Brilla para que brillen.

Camina bajo la lluvia para que la lluvia te lleve.

Cuando estés muy cerca de tu sueño y el miedo y el cansancio te tumben o te paralicen los pies, mantén la calma y sonríe, es el momento de respirar… Es la última prueba antes de llegar. El peldaño más complicado de subir es el que más te acerca a tus retos.

No huyas de lo que sientes. No cierres la puerta a lo que te duele porque te perseguirá hasta el final. Afróntalo de cara y permítete entenderlo y aceptarlo hasta que dejes que se vaya si  ya no forma parte de ti.

Suelta lo que te pesa. Gran parte de tu cansancio es porque cargas una culpa que no existe. Afloja la conciencia absurda y aprendida de un mundo que te pone normas para que no te quede más margen para vivir que el que le conviene.

Sucumbe a todas la tentaciones de las que llegado el momento puedas prescindir… No seas adicto a nada que te evada de ser tú, pero no te niegues el placer.

No te subas a trenes que no te lleven a donde quieres ir. A veces, lo hacemos porque eso nos entretiene y distrae de afrontar lo que nos asusta. Aunque, si ya vas en uno, no te apures, seguro que estás en él porque era necesario para aprender. Todo pasa para algo…

Ilusiónate mucho  sin perder tu calma y no temas para caer. Cae sin miedo, porque sabes que cuando te levantes serás aún más increíble y poderoso…

Ponte las botas de atravesar charcos llenos de lodo y lleva siempre en el equipaje los zapatos de baile, por si invitas al destino a bailar y dice que sí y luego cambias de rumbo.

Sé tu amante y tu sosiego. Sé tu refugio y tu sol.

Arráncate las etiquetas absurdas y sal de la fila de los que esperan que alguien les solucione la vida. En esa fila todos fruncen el ceño y siempre se cuela alguien ante ti y nunca se consigue nada.

No guardes la llave de ninguna puerta que ya no quieras abrir. No dejes puertas por cerrar ni habitaciones oscuras sin iluminar.

No encierres tu alma, ni sometas tu consciencia.

No beses más sapos pensando que serán príncipes porque serán siempre sapos… Y tú no necesitas príncipes.

No te asustes si a medio camino no te reconoces, el camino te cambia y tú cambias al camino. A cada paso irás soltando capas y desnudándote de historias tristes.

No te preocupes si no te reconocen los que nunca se ocuparon de saber realmente quién eras. No les escuches cuando te pidan que vuelvas a tu versión anterior. Confía en ti.

No dejes un baile a medias porque pare la música, sé tú la música.

No escuches a los que han perdido la esperanza porque tal vez no quieren ayudarte sino hacer que la pierdas tú.

No envidies nada, lo tienes todo. A veces, no lo ves porque el ruido te empaña los sentidos y las percepciones.

Deja de mirarte con ojos cansados y rencorosos.

Cuando te pierdas, no te busques entre los trastos viejos y en los rincones sucios… No visites los lugares más tristes ni los valles más oscuros… Nunca más.

Si te pierdes… Búscate entre las flores. Ese es tu lugar.

 

Gracias por leerme… Como todos me siento ampliamente desconcertada…

 

Comos siempre, si quieres saber más de mí te invito a entrar en mi web

www.merceroura.es 

 

Y tienes mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

 

 


37 comentarios

Escribo para que sepas que no hay nadie como tú


mano-mujer-campo

No escribo para que te enamores de mí ni de nadie.

Escribo para que te enamores de ti mismo.

Lo hago para que dejes de pisar con miedo y empieces a llevar tus zapatos. Para que cuando vayas por la calle y te sorprendas con algunas miradas que se cruzan con la tuya, sepas que es por tu belleza… La que transpiras, la que compartes, la que irradias e invade todo lo que está cerca. La que siempre permanece.

Para que mires al mundo con los ojos de un niño que juega a conocer y comprender, con esas ganas inmensas de descubrir, sabiendo que nada le es ajeno ni lejano… Pensando que nada le está vetado ni prohibido. Para que te rías de todo y nada ni nadie te robe el aliento.

Escribo sobre ti porque te veo caminar y me doy cuenta de que no te has dado cuenta…

De que eres maravillosa.

De que dentro de ti hay mucha magia.

De que eres fantástico y lo impregnas todo con esa fantasía.

Te miro y veo tanta belleza desperdiciada sin salir de dentro por temor que no puedo soportar que no la compartas… Porque quiero verla, vivirla, notarla, percibir como se filtra por las rendijas de un mundo agrietado que busca personas como tú, con las barreras saltadas y los moldes rotos. Con la piel surcada, el alma revuelta… El viento en contra y las ganas cansadas pero intactas.

Te miro y lamento que no sepas que eres extraordinario, porque el mundo necesita de personas extraordinarias que se levanten y digan que pueden, que lo harán, que no importa si se cansan o les duele… Porque cuentan con su mejor aliado, ellas mismas.

Un mundo que llora porque no sabe aún que es inmenso, enorme, grandioso.

Te escribo porque quiero que te encuentres. Porque veo que te buscas pero a veces lo haces en rincones equivocados y te pones la máscara para que no se note que lloras.

Porque quiero que te veas a través de mis ojos y sonrías de felicidad al topar con esa imagen fascinante.

Porque amo cada una de tus rarezas como tú aún no las amas…

Porque soy tan rara como tú, pero hace tiempo que aprendí a sacarle punta a los desastres y convertirlos en fiestas improvisadas, aunque cuesta… Porque envolví mis defectos en papel brillante y me convencí a mí misma que eran el mejor regalo para aprender a vivir…

Escribo porque sé que al final lo verás. Tardarás dos días, dos minutos o dos décadas, pero un día, tal vez por una frase en un libro, un abrazo perdido  o una mirada en la calle, despertarás a ti mismo y te verás con los ojos del tiempo.

El tiempo hace que todo se impregne de magia…

Y te mirarás al espejo y verás que lo que emana de ti no se puntúa, ni se pesa, ni se mide, ni se califica… Verás que lo importa son las raíces, los pilares sólidos que soportan ese cuerpo que te ayuda cada día a vivir, sin que apenas sepas cómo…

Que cada día vences en mil batallas que no celebras y creas mil sueños que aún no persigues…

Que todavía no has llegado a tu tamaño real y aún miras a tus problemas y los ves enormes.

Que todavía compites con otros para destacar cuando no te hace falta porque ya eres único.

Que lo que buscas, ya lo tienes… Te viene de serie, con la risa y las ganas de abrazo, pero aún no has aprendido a usarlo porque no crees en ti, como creo yo.

Te escribo con la esperanza de que mis palabras te calen dentro y te zarandeen, para que despierten ese ser extraordinario que está dormido esperando una señal. Para decirte que la señal eres tú. Que no importa lo que pasa ni lo que dicen… Que la vida te cambia el vestido, te deja sin techo y te arranca los recuerdos, pero nunca te despoja de ti mismo… Escribo para despertar a la bestia y pedirle que ruja, que corra, que baile… Porque hay más en ti de lo que crees, de lo que sueñas, de lo que esperas.

Escribo porque no soporto que ignores tu valor. Porque noto que el milagro que esperas es posible… Porque tú eres el milagro.

Porque no eres la consecuencia de nada, eres la causa de todo. Porque eres sorprendente y merece la pena que explores tus diferencias y hurgues en tus miedos más oscuros…

Te escribo para que sepas que no hay nadie como tú…

 

AMARSE ES UN REGALO PARA TI MISMO, UN FIN Y NO UN MEDIO, UN LUGAR EN EL QUE TE SIENTES COMPLETO Y A SALVO.

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro.

Manual de autoestima para mujeres guerreras 

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Acompaño a personas y organizaciones a a desarrollar su #InteligenciaEmocional con formación, conferencias y #coaching

Escritora y apasionada de las #palabras

Más información sobre mí y sobre mis servicios en www.merceroura.es