merceroura

la rebelión de las palabras


7 comentarios

La necesidad de sentirse vulnerable


geranium-2789987_640

Así eres, maravillosamente frágil. Y en asumir esa fragilidad radica tu fortaleza. Al sentir esa ingravidez, esa indefensión y esa incertidumbre es cuando florece tu fuerza. Cuando tienes la valentía de sentir lo real, lo que está muy dentro y oculto, lo que otros esconden, justo en ese momento, hay algo en ti invencible e inquebrantable que ya nunca se podrá destruir ni violentar. Pase lo que pase. 

Al despojarte de sueños que no son tus sueños y de palabras que no son tus palabras…

Al escribir tus versos sin tomar prestados otros versos que te alcancen cuando bajas la guardia… Cuando busques consuelo en ti y notes que estás ausente… Cuando estando triste besas tu tristeza y no alcanzas a darte cuenta de que también es necesaria.

Al ser esa persona que camina cuando no ve el camino.

Y despojarte de rezos que no son tus rezos y que te invitan a mirarte sin amor y sentirte cada vez más cansada. Siempre necesitando parar para tomar aliento…

Al decir no a los grillos ocultos en la maleza de tus días que te cantan para que llores y te recuerdan todo lo que te falta. No tienes que servir a nadie que te castigue cuando fallas… Tienes que fallar cuando debas para poder aprender que no pasa nada… Y llorar cuando sientas que el llanto te apremia la garganta.

Si no te atreves a sentirte digno ahora, no te sentirás digno mañana. Porque no hay nada ahí afuera que venga a darnos lo que nos falta si no nos damos permiso para ser lo que ya somos sin reprocharnos nada… Si no nos permitimos sentir lo frágiles que somos, nunca podremos encontrar nuestra solidez.

Despójate de las raíces si te anclan a una tierra que no es tu tierra… Y si no te dejan mecer con el viento, despójate también de las ramas… Suelta lo que te prende a una vida que no es tu vida y te deshoja día a día exigiendo respuestas inmediatas… Suelta lo que te cuenta que todo está escrito y no puedes hacer nada…

Sé esa persona que baila cuando nadie baila y deja de fingir que no oye la música porque nadie más es capaz de admitir que lleva siglos sonando.

Y despójate de amigos que no son amigos después de comprender qué hacen en tu casa… Fracasa hasta decir basta si hace falta, porque no pasa nada.

Cae al suelo frío de una de esas noches que parece que nunca acaban si hace falta… No pasa nada. A veces huimos de caer y es en la caída donde están las respuestas que buscamos y la calma necesaria para volver a empezar. 

Camina por la cuerda floja hasta sentirte las alas… Hasta agarrarte a ti mismo y descubrir que nada te falta. Y si no las encuentras, camina todavía más hasta que te des cuenta de que la incertidumbre siempre acompaña y no pasa nada.

Sé esa persona que dejó de buscar y ahora encuentra.

Despójate de imposibles si te comprimen el sueño y la garganta. Sueña sin permitir que tus sueños te rompan este momento y te dejen sin ganas…

Si llueve, que llueva.

Si falta, que falte… Si hay calma, ama la calma.

Huimos tanto de la lluvia que nunca escuchamos qué viene a contarnos y se pasa la vida persiguiéndonos para susurrarnos, para decirnos que no pasa nada… Que somos tan grandes en la tormenta como en la calma… Que el beso siempre es beso y la vida es vida incluso cuando todo se resquebraja…

 Y al mirar atrás verás el dibujo del camino trazado y vivido y descubrirás que te hacía falta. Que la nube era tu nube y desencanto era el primer peldaño de una escalera que jamás habrías subido sin cientos de arañazos en el alma… Que los días sin sal son a veces necesarios para lanzarse al mar a buscar y divisar tierra cuando todo lo que crees que necesitas al acercarte se aparta.

No gusta. A nadie gusta el dolor ni la rabia… Pero a veces sin tomar esa angustia, esa tristeza, esa oscuridad tan rotunda, jamás vamos a buscar la luz y la magia… Ni el camino…

Sé esa persona que se siente a sí misma y ya no le molesta esa sensación de ingravidez  y de inseguridad a veces insoportable.

Despójate de abrigos que no te abrigan y de máscaras que te tapan.

Despójate de la carga que arrastras. Permítete y no te resistas más a lo inevitable porque es donde se encuentra el camino. 

Siéntete vulnerable y desamparado por la vida y descubre que eres tú quién te amparas… Qué lo que te hace sentir desnudo y frágil va a darte la fuerza que buscabas… Que vivir tu miedo va a liberarte de vivir a medias esquivando su llegada.

Que sentir tu debilidad te llevará a tu fortaleza… Que el más grande siempre se arriesga a parecer el más  pequeño y abraza inconsistencia…

Que ya estás contigo, pero no te notas porque todavía no te has despojado de tu vergüenza… De tu necesidad de protegerte de lo que todavía no sabes, no comprendes, no conoces… De lo que temes que va a pasar… De esos pensamientos que te hostigan y te anclan al dolor, a un sufrimiento que ya pesa tanto que nada compensa…

Porque no te has dado cuenta de que sólo tienes que estar en ti y dejar abiertas tus ventanas. No te resistas… Sé esa persona que se quita la piel para sentir si la piel se le ha vuelto tan gruesa que le aísla de la vida… Sé esa persona que se queda en soledad si sabe que ya lleva demasiado tiempo huyendo de sí mismo y teme quedarse con sus pensamientos y tener que notar cómo le queman…

Sé esa persona que confía que encontrará el camino cuando mire donde mire no hay señales y un bosque inmenso crece a sus pies y habita en sus entrañas.

Amar tu fragilidad te llevará a encontrar tu firmeza.

Abrazar tu vulnerabilidad te permitirá reconocer tu consistencia… Será la herramienta más útil para encontrar tu fuerza interior, tu paz, tu poder.

Comprender tu oscuridad te llevará, sin duda, a encontrar tu luz.

 

 

GRACIAS POR LEERME E INICIAR CONMIGO ESTE CAMINO COMPLICADO PERO MARAVILLOSO… 

Si quieres continuar con este cambio, te invito a profundizar todavía más…

Manual de autoestima para mujeres guerreras

Disponible aquí 

                                               amazon llibre merce amazon

Acompaño a personas y organizaciones a a desarrollar su #InteligenciaEmocional con formación, conferencias y #coaching

Escritora y apasionada de las #palabras

Más información sobre mí y sobre mis servicios en www.merceroura.es

 


7 comentarios

Sólo en caso de emergencia


drowning-2049247_640

Hay un compromiso más grande que el de seguir adelante pase lo que pase.  Que ya sé que es mucho y que cuesta… Pero ahora hablo de algo todavía más grande, más inmenso y inevitablemente eterno… Un compromiso más grande que el de seguir en pie o incluso vivir… Es un compromiso con la calidad de esa vida y todo lo que aportas y eres. No se trata de tragar días y comerse la vida como si fuera un aperitivo, se trata de notarla y comprenderla, sentirla hasta el extremo de que te cambia por dentro a cada momento si lo que sientes te rompe o te rasga el alma… Seguir adelante no lo justifica todo, no lo invade todo, no lo soporta todo… Hablo de un compromiso contigo, con tu dignidad y tu sombra, con todo lo que eres y lo que aspiras a sobrevolar y a ser porque lo reconoces dentro de ti y te da alas, porque lo intuyes y te da fuerza… Hablo de no venderte las ganas por el pan ni recordarte las alas por si a otros no les gustan, por si no les complace verte volar mientras brillas…

Hablo de levantarte cada día y existirte hasta las últimas consecuencias, aunque cueste, aunque no veas nada, aunque todavía no sepas a dónde te lleva el camino que has emprendido pero algo te diga que es ese, sin saber por qué.   Hablo de ser tú y adaptarte a la ida pero siempre sin renunciar a ti. Que lo que pasa te sirva para sacar lo que nunca sacarías a luz, sólo en caso de emergencia… Lo mejor de ti, eso que a veces te asusta porque te reafirma, porque no sabes si gusta, porque temes que se pase de largo o se quede corto, porque nunca antes te has atrevido a mostrar y no tienes ni idea qué cara van a poner cuando lo vean… Eso que eres y haces y sientes que está en ti, oculto y guardado, esperando a que el valor te permita mostrarlo. Eso que es tu versión sin miedo, sin prisa, sin recortes, sin esperar nada del mundo, sin querer dejar bocas abiertas ni medallas, sin premios, sin miradas de aprobación ni más recompensa que la de saber que finalmente lo has hecho. Que ya eres, que ya eras pero no ejercías de tí.

Porque tu brillo no deslumbra, ilumina. Nadie nos molesta ni nos hace sombra, sencillamente somos y nos relacionamos unos con otros. Algunos esperamos siglos para sentirnos aceptados, hasta que un día descubrimos que no había nada que esperar y que todos los interruptores estaban a nuestro alcance.

Hay algo en ti maravilloso, extraño, inevitable. Algo que surge cuando todo lo demás se acaba… Algo que brilla cuando todas las propuestas mediocres han fracasado y demostrado que el único camino es el de vuelta a ti, que lo que faltaba era reconocerse y no encontrar nada ahí afuera… El mundo está lleno de pistas para encontrar el tesoro más grande jamás soñado… La vida es el mapa y el tesoro eres tú. Todo vuelve a ti, todo lleva a topar de nuevo contigo después de pasar años buscando esas respuestas… 

Hay un compromiso más grande que el de buscar y seguir, es el de reconocer que ya has llegado. Que antes de salir de ti para surcar el mundo ya lo tenías todo. Que el plan de vuelo está en ti, que nada de lo que vas a encontrar en el camino te será útil si no lo miras con los ojos del que se siente capaz y digno.

Hay un compromiso enorme e ineludible contigo. Ahora y dentro de cien años. Llegará y tendrás que asumirlo tarde o temprano… Cuanto más tardes, más dolor y sufrimiento, más golpes, más arañazos… Aunque son necesarios, a veces, porque aprendemos rebotando contra las paredes después de fingir que no están ahí. Porque aprendemos tropezando con la misma piedra, culpando al camino. Porque aprendemos repitiendo las mismas decepciones y diciendo que son los demás siempre que se obstinan en amargarnos. Y ellos están y hacen y son responsables de lo que son y lo que hacen pero podemos aprender a con el tiempo a reconocerlos y reconocernos…

Hay un compromiso eterno y está en ti y es para ti. Un click que se activa cuando después de mil intentos todo falla, todo estalla ahí afuera, todo salta por los aires en tu vida y entonces ves claro que hay que activar el botón previsto sólo en caso de emergencia… Que era necesario que todas las puertas se cerraran para que te dieras cuenta de que sólo hay una que importa y siempre debe estar abierta… Que tú eres el salvavidas, el mar abierto, el mejor amigo que te escucha, la mano tendida que buscas, la llave de todo… Que todo este proceso difícil y doloroso era en realidad como el del gusano que perdido y desesperado construye una crisálida y empieza a cambiar… Y no sabe quién es ahora, no sabe qué pasa, pero al final, se da cuenta de que va a volar… Y vuela. 

Nos resistimos a ello, pero no hay otro modo. Nos resistimos y con nuestra resistencia hacemos que sea cada vez más enorme ese dolor, esa frustración, esa necesidad de regresar a nosotros… Hacemos que el regreso requiera un salto más grande, que la confianza para llevarlo a cabo sea más y más necesaria… Que el abismo ante nosotros por no hacerlo sea cada vez más gigante.

Lo que pasa es que para llegar a ese punto hace falta soltar, dejar morir lo que somos ahora y dejarnos llevar por esta transformación…

Para ser quienes realmente somos hace falta que dejemos morir lo que no somos.

Hace falta renunciar a lo que os estorba y nos ancla a lo que no deseamos, a lo que nos hace retroceder y nos quita la energía y las ganas. Abrirnos en canal y estar dispuestos a todo para ser lo que realmente somos y amarnos como merecemos. A veces, sólo estamos dispuestos a cambiar cuando ya no hay más remedio pero debemos comprender que no al final no habrá más remedio que cambiar.

A veces, sólo estamos dispuestos a amarnos y aceptarnos cuando no nos queda más remedio y tenemos que reconocer nuestro valor para no sucumbir, para no perecer ahogados bajo la capa de desprecio con la que nosotros mismos nos hemos cubierto… Cuando tocamos fondo y no queda nada, nada más que tú…

Podemos poner en marcha el mecanismo justo ahora, en este momento, y apretar el botón de “sólo en caso de emergencia” o seguir viviendo como zombies más tiempo hasta que la desesperación más absoluta nos muestre que somos todo lo que estamos esperando… Podemos resisitirnos cuanto deseemos, pero pasará, cambiaremos, viviremos lo que realmente somos… Estamos destinados a volar.  Es inevitable… 

 

Gracias por leerme y confiar en lo que escribo.  

Si quieres saber más sobre autoestima te recomiendo mi libro Manual de autoestima para mujeres guerreras”

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si realmente quieres un cambio en tu vida, tengo una propuesta para ti. Un programa para tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras. Un entrenamiento exclusivo que en 40 días te permitirá reconocer tu potencial e ir borrando poco a poco las creencias y hábitos que frenan tu autoestima y tu evolución… ¡Echa un vistazo y toma ya esa decisión que puede cambiar tu vida! ¿Te acompaño?

Toma decisiones y cambia tu vida en 40 días 

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

Consulta mi web www.merceroura.es 

 

 


16 comentarios

Y tú ¿Estás presente en tu vida?


flower-2438754_1280

Hay cosas que no entiendo, cosas que pasan y que no logro descubrir por qué… Y cuando pasa el tiempo y tomo distancia, cuando soy capaz de mirar dentro de mí sin angustia ni prejuicio, me doy cuenta de que nada es azar, nada es casual… Todo tiene sentido… Veo claro que no veía claro, que a veces no somos capaces de contemplar el mar porque estamos inmersos en él… Que no sabemos nada y no podemos controlar qué pasará, tan sólo asumir que debemos confiar y que en nosotros habrá herramientas para saber capear el temporal.

Somos tan impacientes que queremos las soluciones ahora para no tener que vivir la angustia de no saber, de pasar esa noche pensando que todo pende de un hilo, de bailar con la incertidumbre y acostarse con ella un día más… Y cuánto más luchamos contra algo, más enorme conseguimos que sea, más rotundo, más consistente, más presente en nuestras vidas. Cuánto más necesitamos que todo sea seguro, más nos zarandea la vida para que sepamos que nada es eterno, nada es fijo ni imperturbable, nada es inamovible, nada es nada porque a golpe de timón todo se funde, todo se desvanece… Todo cambia de la noche a la mañana.

La vida se ocupa de dejarte claro que si lo quieres todo, vas a tener que renunciar a ello primero y descubrir que puedes vivir sin apegarte, sin necesitar, sin creerte que eres tu trabajo, tu vida social, tus trajes de lujo, tu coche, tu relación dependiente, tu paquete de tabaco… Tú eres el que decide que puede sobrevivir a sus sueños y seguir, encontrar la forma de amar este momento para eternizarlo, para clonarlo y decidir que pase lo que pase estarás cómodo contigo y honrarás tu nombre, tu casa, tu vida… Si honras tu vida estando presente en ella, tu vida te honra a ti. Si amas este momento, la vida te regala otro igual para que puedas amarlo de nuevo y consigas una sucesión de momentos llenos de amor.

Cuando descubres que estás en ti, todo regresa, todo cobra vida, todo se abre paso… La vida cambia en un segundo y lo que ayer era certero hoy es pasado, es recuerdo, es nada…

Vamos a reírnos de nuestras penas de ayer esta tarde, esta noche, mañana por la mañana… Vamos a darnos cuenta de que sufrimos en balde y regalamos lágrimas a un destino que no existe y horas de vida a un pensamiento que nos araña por dentro con garras inventadas…. Vamos a contarlo, para que otros sepan que no vale la pena intentar controlar lo incontrolable, que no podemos cambiar a otros, ni cambiar el mundo, que sólo nos queda la opción de tomar decisiones y asumir la responsabilidad en nuestras vidas, asumir que no sabemos nada y que podemos reprogramarnos para ser lo que realmente somos… Sin más muros que los muros que sean necesarios para comprender que en realidad los construimos nosotros… Y que están ahí para aprender de ellos porque son una copia exacta de los muros que imaginamos con nuestros pensamientos, con nuestros miedos, con nuestros recuerdos que todavía queman.

Cada detalle cuenta. Cada mirada construye una nueva mirada. Cada gesto es el gesto que faltaba para que todo tenga un para qué.

A veces, no entiendo qué sucede, pero sé que tiene sentido.

Todo pasa, también este dolor, este miedo, esta angustia… Esta sensación de haberse perdido en un mar que no es tu mar y buscar un puerto que, de encontrarlo, no será tu puerto.

Todo termina aunque sea reventando, aunque estalle en mil pedazos y uno de ellos te arañe la intención y te rompa esa máquina de fabricar respuestas que llevas dentro que a veces se entretiene creando excusas y quejas, pero que otras es capaz de inventar historias que son capaces de conmover. Todo es un mensaje, una moraleja, una historia que habla de nuestra historia, una fábula que cuenta las fábulas que nosotros nos contamos, un espejo que nos permite mirar en nuestro interior.

A veces, no sé qué sentido tiene nada, pero cuando miro me veo a mí intentando buscarle un sentido… Y entre tanto desconcierto, me agacho y veo que algo pequeño, diminuto, casi imperceptible, algo que brota entre la adversidad y echa raíces en la tierra más yerma imaginable… Y entonces me doy cuenta de que lo que debe ser es siempre imparable y que todo lo confiado y sentido mientras lo intentaba vale la pena, porque todo sigue un plan que todavía no comprendo. Y tengo claro que la mayoría de las cosas que han llegado a mí no son el resultado de lo que hice intentando conseguirlas sino de lo que amé mientras lo intentaba… El resultado de todo aquello que imaginé por horrible que sea, aquello en lo que puse mi intención y angustia, aquello que quise evitar durante años y que sé que siempre volverá a mí hasta que cierre la herida. 

Tal vez sea el amor lo que le da sentido a todo. El pegamento que hace que todo se sujete y cobre vida…

Vamos a reírnos de nuestros problemas de hoy en poco tiempo y  cuando lo recordemos nos daremos cuenta de que nada era azar, todo era parte de algo grandioso que al final siempre tiene sentido. Todo era ese amor buscando una salida para estallar en nosotros y hacer su camino. Una historia que sólo se puede entender cuando juntas todas la piezas y abres los ojos del alma.

Vamos a amar nuestro miedo porque así se dará por vencido… Vamos a abrazar nuestras inquietudes porque así no tendrán que hacerse más grandes para que les hagamos caso… Vamos a hacer caso a nuestras heridas pendientes por cerrar porque así pasaremos página… Vamos a abrazarlas a revisarlas, cerrarlas y luego dejar de pensar en ellas más que para tener claro que supimos cambiar. Vamos a ver el amor en un gesto y la flor que crece entre las maderas astilladas de una escalera vieja… Vamos a ver como la vida se abre paso pese a lo mucho que nos peleamos con ella cuando no aceptamos y no sabemos llevar las dudas… 

Vamos a reírnos de nuestras penas para que cuando llegue la noche nos preocupen tan poco que desaparezcan. Y podamos concentrar nuestros pensamientos en algo hermoso para que brote en nuestro camino. Vamos a estar presentes en nuestras vidas para que no se nos escapen mientras luchamos sin tregua por mejorarlas sin darnos cuenta de que, a pesar del dolor, ya son maravillosas… 

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente o tal vez no tanto, porque todo es un pensamiento y los pensamientos también se pueden observar y decidir si nos los creemos o no).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 

Tengo un programa para ti para poder tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras. Un entrenamiento para hacer una transformación duradera en tu vida y ver resultados.

Consulta aquí