merceroura

la rebelión de las palabras


10 comentarios

Renunciar a ti


nina-bailarina

He oído mil veces eso de que si quieres puedes. Que cuando te propones llegar y te comprometes contigo mismo, lo consigues. La verdad es que nos hace falta confianza, creer en nuestra capacidad para poder alcanzar nuestras metas. Sabemos que cuando creemos, creamos, pero abandonamos el barco a la primera… O nos lamentamos porque no nos lleva a dónde queremos cuando no sabemos en qué dirección navegamos o estamos tomando el timón con las manos flojas…  Nos han dicho que todo aquello que se materializa, antes estuvo en la mente de alguien. Porque cuando imaginas que algo es posible, ya haces que exista. Sin embargo, nos llenamos la cabeza de todo lo que no queremos y nos inventamos todas las tragedias posibles en lugar de pasarnos la mitad del día en ese otro mundo que estamos creando en el que ya tocamos lo que deseamos… Queremos ser otras personas pero nos llenamos la agenda de actividades que ya no nos sirven y la vida de quejas que nos arrastran al pasado…

Muchas personas lo consiguen. Y cuándo te preguntas por qué, te das cuenta de que es porque esas personas han hecho un trabajo muy intenso con ellas mismas. Porque se han sumergido en su nueva realidad sin perder el suelo que pisan como referente, pero sin olvidar a dónde van y qué equipaje les sirve para llegar allí… Y lo que no les sirve, lo sueltan, se lo arrancan, lo dejan a un lado y siguen caminando… Lo hacen posible …No sólo porque cada día al levantarse han puesto en marcha mil acciones encaminadas a sus sueños y objetivos, sino porque han cambiado primero su mundo interior. Actuar es indispensable, pero para que sea útil esa acción, es necesario hacerla desde la actitud que te lleva a ser tú mismo. Si la actitud es adecuada, en el fondo, da igual qué hagas, porque tendrás tu recompensa e incluso los errores serán aciertos y te permitirán aprender para rectificar…

Cuánto más vueltas le doy, más lo veo, el secreto está en sentir lo que haces y vibrar con ello. Convertirte en uno con tu sueño y llevarlo contigo. Si primero no te conviertes en la persona que realmente eres. Sería como llegar disfrazado a la meta. Y para hacerlo, ahí llega la complicación de verdad, a veces es necesario renegar un poco de tu mundo y de lo que has sido tú hasta entonces. Desertar del mapa de tu vida que has conocido hasta el momento presente… Cuestionarlo todo, por si algo sobre lo que basas tus pasos, resulta que ya no te sirve. Y ese “renegar” no es con dolor sino con cariño, sabiendo tomar lo hermoso y lo bueno pero cuestionando cada paso y cada creencia. Sin miedo o sin dejar que el miedo se te trague las alas o ponga freno a tus acciones. Cuestionarlo todo no es perderlo todo, es descubrir que no todo lo que creías que era sagrado es real para ti, que no todo lo que pensabas era cierto era incuestionable… Porque lo que realmente forma parte de lo que somos, seguro que permanece después de este zarandeo…

Cuando somos niños nuestro mapa es inmenso, ilimitado, un lienzo desnudo que no se acaba nunca y que no se recorta por nada. Sin embargo, cada vez que escribimos sobre él ideas prestadas o ideas propias basadas en los prejuicios de alguien se va haciendo pequeño. Cada vez que nos dicen que algo no es posible y nos lo creemos, hay un camino que se borra en nuestro mapa. Cada vez que pensamos que no podemos, seguramente influidos por esta presión social que nos lleva a ponernos etiquetas y catalogarnos, nuestro mapa se transforma. Cada vez que nos conformamos con un atajo, el camino principal se corta… Cuando dejamos de imaginar, cuando dejamos de creer que podemos llegar a ser nuestra mejor versión, el héroe que llevamos dentro, se vuelve un poco mediocre y pierde poder.

Y pasados los años, seguimos sujetos a ese mapa recortado. No lo vemos, no vemos sus dimensiones porque nos hemos acostumbrado a vivir en él, como el que se acostumbra a vivir en la penumbra y cree que el sol es un resquicio de luz que se cuela bajo la puerta… Vivimos en una caja e interpretamos la realidad que creemos conocer a partir de lo que pensamos que sabemos. De lo que nos han dicho, de lo que a muchos les interesa que creamos para que no digamos nada o no estorbemos… Es casi como si creyéramos que el mundo se acaba detrás de las montañas que nos rodean porque nunca hemos puesto un pie más allá… Hace mil años, la visión que había del mundo era más remota, más pequeña… Más allá de los mares, la gente imaginaba monstruos terribles y temía ir a explorar… El miedo nos achica el mapa y nos achica  la vida.

Nuestro mapa de la vida afecta a todo. A veces, nos creemos que sólo nos podemos permitir viajar hasta la esquina. Nos creemos que el amor es una relación tóxica en la que otra persona nos dice qué vestir y qué sentir y nos castiga si no lo hacemos. Nos pensamos que es mejor un trabajo seguro (de eso no queda ya) aguantando vejaciones que la incertidumbre de luchar por convertirnos en lo que realmente somos…

Tu mapa delimita tu vida. Tus sentidos delimitan tu mapa… No crees si no ves, si no tocas, si no hueles…  Aunque tus sentidos te engañan a veces. Hay tantas cosas maravillosas que no se pueden acariciar, pero están ahí, esperando a ser descubiertas… Como las costas de un país hermoso donde se supone que viven esos monstruos terribles que según nuestros ancestros colmaban los mares… ¿Te conformas con esta versión de la vida?

Nuestros sentidos mienten. Nuestras palabras se quedan cortas… Nos quedamos en la superficie… Hemos recibido un regalo maravilloso y sólo vemos el papel que lo envuelve… Nos creemos limitados porque nos lo han dicho, cuando en realidad podemos ser tan grandes como alcancen nuestros pensamientos.

Y sólo aquellas personas que son capaces de borrar su mapa y empezarlo de nuevo consiguen llegar a tocar sus sueños. Los que son capaces de romper con todo lo que nos les deja ser ellos mismos, aunque duela. Los que se miran y ya ven a esa persona que llevan dentro, como los niños que se ponen un disfraz y durante un rato cambian su mundo y viven dentro del personaje, sin que nada les perturbe, sin derrotas ni fisuras…

El camino no es fácil. Requiere un trabajo interior duro  y maravilloso. Consiste en creer y confiar, en quererse tanto que ello implique no desfallecer hasta encontrar las respuestas… Es un trabajo de compromiso y tenacidad que te lleva a lugares imprevistos…

Para rehacer el mapa hay que cuestionárselo todo. No basta con pequeños retoques estéticos que nos hagan sentir casi bien y nos hagan creer que hemos cambiado. Hablo de dejar la compañía si esa compañía te hace sentir triste. Hablo de cambiar de casa si en esa casa te empequeñeces al entrar. Hablo de plantarse y dejar la rutina que se te come la conciencia. Y todo eso, sin dejar de hurgar en ti para que, además de dejarlo externamente, seamos capaces de madurarlo por dentro y conseguir que no nos afecte.

Hablo de voluntad para ser tú mismo en un mundo que te pide que seas como todos los demás. Porque los que consiguen ser ellos mismos, siempre hay un día en el que primero renuncian a encajar, a meterse en un molde y dejarse llevar.

Si quieres ser tú mismo, no sólo debes estar dispuesto a renunciar a la comodidad de vivir con el piloto automático, sino a arrancar todas las barandillas en las que te sujetabas hasta ahora para tener una falsa sensación de seguridad.  Si quieres ser tú, tienes aceptar que sólo vas a poder agarrarte a ti mismo y darte cuenta de que esa siempre es la mejor opción… De reaprenderlo todo y darte cuenta de que tal vez lo que crees hasta ahora que es tu realidad es sólo un placebo para seguir y no arriesgar.

Requiere dejar la fuerza, esa fuerza física que levanta pesas (que no está mal)  por conseguir el poder, no ese que te lleva a dominar el mundo sino el que mueve montañas. Porque si empiezas este camino vas a tener que decir que no a muchas cosas a las que te han acostumbrado a decir que sí. Y cuando lo hagas, una parte de ti, educada para resignarse, se rebelará y te hará sentir culpable…

Aunque la culpa es algo estéril que no crea nada, tan sólo nos daña y nos hace retroceder. Por tanto, cuando no te sientas culpable de llevarle la contraria al mundo, piensa que en realidad eres responsable de de darte una oportunidad a ti.

Y cuando todo el mundo opine distinto a ti y la vocecita que te inculcaron de niño para protegerte te diga “estás loco, vas a hacer el ridículo, te señalarán con el dedo” debes preguntarte si deseas pasar la vida obedeciendo a los que te piden que tengas miedo de todo… O si deseas vivir amando lo que haces y lo que eres.

Y al final, llega una gran prueba. Es dura, la verdad, pero el resultado de superarla tiene  el gran premio, el regalo más grande jamás soñado.

Vas a tener que renunciar a ti para llegar a ser tú.

Suena raro, lo sé, pero no creo que haya muchas más cosas con más sentido.

Para que tu mapa está limpio de nuevo, sin recortes, sin prejuicios ni límites, vas a tener que vaciarte de tú primero. Vas a tener que arrancar de ti aquello que te limita. Darte cuenta de que tal vez no conoces quién eres porque tampoco te has visto aún con todo tu potencial… Mirarte sin acogerte a esa idea que tienes ya establecida de ti mismo y dejarte sorprender por ese ser enorme que tienes dentro aguardando salir…

Vas a tener que mirarte sin juzgarte. Con los ojos del amor y no del miedo.

Sólo de esa forma podrás saber que eres realmente tú.

Porque has dejado atrás esa versión tuya recortada y mutilada. Porque notas que mereces lo mejor y estás dispuesto a aceptarlo y recibirlo.

Y ahora, tal vez, te sea difícil definirte porque, las palabras con la que lo hacías se quedan cortas y escasas… Ni tú imaginas hasta dónde puedes llegar porque no hay nada que te frene, ni siquiera tú mismo. Vuelves a empezar, esta vez, sin limitarte…

Y además, no sólo te verás de ese modo a ti, sino al mundo y a las personas que se acerquen a ti. Cuando consigues renunciar a la máscara que llevas puesta y muestras tu verdadero rostro, el mundo cambia… 

No eres un héroe por lo consigues, eres un héroe por lo que sientes, por lo que haces, por lo que eres capaz de dejar atrás…

Ese es el gran regalo. Tú. El de verdad…

 


11 comentarios

Es inevitable


chica-blog-notas

Lánzate ya, ahora es el momento, pero no lo hagas sólo para triunfar, hazlo para ser feliz… Sea lo que sea, hazlo porque te transforma.

Porque te llena y llena a otros. Porque si no lo haces, tus estanterías interiores siempre están vacías y tus ojos no brillan.

No lo hagas sólo por ambición por ser y demostrar sino por amor a lo que realmente eres, por ganas, por querer compartir lo que sueñas y quieres para ti. Porque quieres aportar al mundo algo que crees que lo mejora.

Hazlo porque no imaginas vivir de otro modo, porque ya no puedes vivir desde otra actitud.

Hazlo porque buscas sentirte bien con la vida que vives, porque quieres amar lo que haces y sabes que puede ayudar en este camino.

Hazlo para compartir lo que eres.

Porque vibras cuando lo imaginas, cuando te pones la película de tus sueños pendientes y los notas tanto que se te agolpan las lágrimas en las mejillas de felicidad… Porque los tocas, porque los sientes. Porque la locura es no intentarlo y desistir.

Hazlo porque notas que pasará, que es inevitable que tu vida sea maravillosa si actúas siendo tú, ese tú de verdad…

Hazlo por la persona en quién te convertirás si lo consigues, no por el logro en sí y el mérito, sino por la transformación que tendrá lugar en tu interior.

Y a lo mejor te encuentras haciendo lo mismo que antes, con las mismas ganas, pero con otra actitud, con otra forma de mirar lo que te rodea y sin esa obsesión por el resultado… Prescinde del resultado y goza de la experiencia…

No lo hagas por el éxito y tendrás éxito.

Hazlo por ser coherente contigo y con tu forma de ver el mundo… Porque tus sueños te ponen las pilas y tus metas te hacen volar…

No lo hagas por tener, hazlo por ser. Conviértete en esa persona que no necesita demostrar nada porque sabe que es.

No lo hagas por lo que tendrás sino por el sentido que le dará a tu vida.

Ama la incertidumbre de no saber cómo ni cuándo, pero teniendo clarísimo el qué y el para qué.

Abraza la paciencia y deja de preocuparte por qué dirán. Nadie vivirá por ti la vida insulsa que te espera si no lo haces.

El mundo está lleno de ilusiones rotas que toparon con miradas inquisitivas y no supieron pasar de largo… La única mirada que cuenta es la tuya.

No te desesperes, no busques atajos, no bombardees al mundo con incoherencia… No actúes sin notar, sin sentir… No te dejes llevar por esa parte de ti que no confía y no sabe esperar mientras planifica, no te maltrates pensando que no saldrá bien… Sigue trabajando en ti y en tu sueño, sigue sembrando, sigue cuidando de lo que siembras, sigue aprendiendo, sigue sumando, sigue aportando…

Lo que importa es cómo te sientes contigo y cómo te llamas cuando te buscas, qué nombres encuentras para susurrarte, qué momentos llenan tu vida… Que encuentres tu equilibrio, que sepas que estás en ese lugar desde el cual se construye, se crea, se sigue caminando motivado y apasionado por lo que amas.

Vive la belleza del momento en que notas que lo que haces es lo que eres. Que estás en tu camino y ocupas tu lugar en el mundo.

Hazlo perfecto sin buscar la perfección, sino soñando la excelencia… Si sufrir por no llegar sino con la ilusión del que sabe que llega y del que no tiene que preocuparse por la nota final.

Hazlo con ganas sin tener que esforzarte porque te gusta tanto que te sale solo…

Porque lo amas tanto que lo harías gratis, pero es tan maravilloso que mereces recibir lo mejor a cambio.

Hazlo porque asumes que es tu misión, pero sabes que puedes elegir.

Por responsabilidad con tu vida, con las personas que te rodean, por los sueños que te zarandean y consiguen que hagas imposibles…

Hazlo porque no eres capaz de resignarte a no ser tu mejor versión y ceder al miedo.

Porque te sale el talento por los poros y no puedes más que ponerlo a circular y trabajar para que crezca y pueda ser compartido.

Descúbrete , asúmete, nótate… Hazlo porque ya no hay vuelta atrás. Porque llegado a este punto, te das cuenta de que ya puedes fingir que no ves o que no sabes, que no sientes. Porque ya estás comprometido contigo y con esa forma nueva de ver lo que te rodea.

Y si te dejas llevar por la pasión y te dedicas a hacer lo que realmente amas es inevitable que vayas a triunfar.

Planifica desde el corazón, sintiendo cada paso. No te fuerces pero no te pares…

Es inevitable que funcione porque todas tus fibras están en sintonía.

Es inevitable que salga bien porque confías en ti…

Es inevitable que tengas éxito porque ahora sabes quién eres de verdad y has sellado tu compromiso.


8 comentarios

Aprendiendo a ser


ojo-verde

Ahora ya soy… Eso intento, eso quiero, eso aprendo.

No imagino qué soy, ni busco qué soy, sencillamente me muestro sin máscaras, sin filtros. Despliego mis alas de aprendiz para empezar a volar.

He dejado de mirar en las esquinas por si había ojos perdidos escrutando mis sueños… Bailando en mi falda, jugueteando con mis miedos más oscuros y antiguos.

No me ocupo de parecer porque no importa lo que parezco.

Porque cuando eres tú, siempre se nota que eres tú. Lo demás es artificio y maquillaje. Porque cuando sabes quién eres es inevitable que se sepa que lo has descubierto.

Porque los que son siempre llevan escrito en la cara que se conocen…

Porque incluso las lagunas me parecen respiros y las dudas maravillosos momentos para reafirmar mi nueva condición apunto de estallar…

Ya no pienso en círculo ni repito ideas gastadas… Voy más allá… Invento palabras, juego con ellas, escribo historias, navego en mares ajenos y piso líneas imaginarias.

Incluso caer es mejor que dejar de soñar.

Incluso perder es mejor que esperar sin confiar.

Incluso los errores son mejores que los días eternos repasando culpas y recordando malos ratos.

Ya no me hundo en las gotas de agua ni amaso tormentas de medio minuto cuando nada es lo que quiero ni sueño…  Ya no me derrito por amores desesperados ni busco batallas que librar para demostrar que araño, que muerdo, que soy capaz de vencer al guerrero más legendario…No quiero demostrar ni fingir. No quiero vivir en otra cabeza ni vestirme con otros sueños…

Ya no me pierdo en las lágrimas sino que vivo en las risas y cuando lloro es de verdad.

Ya no busco excusas porque estoy ocupada cantando… Ya no busco enemigos porque dibujo mapas que llevan a tesoros que no sé si encontraré pero no importa porque tengo claro que lo que me mueve es la aventura…

Ya no rezo para pedir sino para ofrecerme a navegar en otros mares y visitar otras lunas, para morar en otros corazones y contarles que es posible vivir sin más miedo que al propio miedo, sin más pena que la pena de no darse cuenta de que la vida si escapa si aflojas la vida… Para que sepan que no se trata de luchar contra todo sino de entender su grandeza… Que esto no va de tener sino de ser, que no va de aparentar sino de compartir, que no va gritar sino de escuchar… No va de quejas sino de llevar el timón y amar el temporal…

Que la niebla no es para que te pierdas sino para que aprendas a encontrarte.

Que la tormenta no es para que te escondas sino para que sepas que tienes que mojarte.

Que el muro no es para frenarte sino para que aprendas a saltar.

Que la soledad no es para castigarte sino para que aprendas a amarte como mereces…

Porque ahora soy lo que buscaba en otros. Lo que pedía. Lo que soñaba encontrar…Eso aprendo, aún me falta, pero ya sé qué ser y qué buscar.

Ama si quieres amor.

Comprende si quieres comprensión.

Baila si quieres baile.

Comprométete si quieres compromiso.

Perdona si quieres perdón.

Sé si quieres que sean…

Porque la única forma de cambiar lo que te rodea es dar la vuelta sobre ti mismo y ser tú el que da el primer paso…

Porque para salvar al mundo tienes que salvarte a ti mismo primero y mirarlo con ojos compasivos después.

Sé tú lo que buscas, lo que anhelas encontrar en el mundo. Dibuja el hueco, ábrete paso, encuentra el lugar donde crecer…

Sé lo que esperas. Sé lo que pides…

Sé tu sueño. Sé tu presente, tu futuro, tu estímulo para seguir.

No te preocupes por aparentar, sólo sé…


12 comentarios

Manifiesto


Agua by Samuel Scrimsha

Foto : Agua by Samuel Scrimsha

Prometo llevar la contraria siempre que sea necesario.

Prometo decir no, cuando crea que no puedo quedarme quieta ante una injusticia o asumir una conducta que no me define. Prometo decir sí, cuando nadie lo diga…

Prometo un poco de selva verde en un pedazo de asfalto gris y un universo entero contenido en una mirada.

Prometo presentar batalla con mis palabras y la humildad de mis gestos. No achicarme ante las sombras ni esconderme entre mis pliegues ante los problemas cotidianos.

Prometo no contenerme. Vaciarme, expandirme, inundar lo que amo y envolverme de cielo…

Prometo mar y olas y arena tibia bajo los pies en mil tardes de verano… Prometo lumbre para el invierno y castillos ocres de hojas secas en los otoños más melancólicos. Prometo fuego en el inviero más  largo y severo.

Prometo dejarme llevar por la música y amansar a la fiera que me habita. Prometo sacar a la bestia apasionada que duerme en mí para comerme la vida… Prometo intensidad y efervescencia.

Prometo risa y buena locura controlada. Prometo irreverencia  para decir lo que tengo que decir y llegar hasta donde me dicte la conciencia. Prometo pasarme y no quedarme corta.

Prometo dudas e inquietudes…

Prometo silencio y prometo palabras.

Prometo quedar agotada intentando conseguir mis metas. Quedar exhausta y tan solo parar para tomar aliento y no perderme los rostros de las personas que están a mi lado y que me acompañan.

Prometo cariño aunque está cansada. Prometo aguantar noches en vela dando la mano y tardes de conversación sin tregua.

Prometo esfuerzo y voluntad de hierro, de ese hierro candente que también se doblega y adapta.

Prometo abrigo cuando se cuele el invierno en el alma y viento fresco cuando el aire se corrompa y el agua esté estancada.

Prometo trabajar mi carácter irascible y mi mente agitada. Buscar la calma que apacigüe mi impaciencia y sosegar mi conducta impertinente. Prometo abandonar al centinela que llevo dentro y que controla que no me desborde ni me suelte…

Prometo sentirme libre cuando me aten.

Prometo no atarme a nada más que mi cordura y mi conciencia.

Prometo dejar de tender al sol mis reproches y lamentos,  dejar de doblarme cuando según qué ojos me miran y de agachar la conciencia si me soslayan por las esquinas para ignorar mis pupilas deseosas.

Prometo no esquivar…

Prometo paciencia, aunque se me haga una montaña abrupta. Prometo seguir ilusionándome, aunque tenga que aprender a no esperar nada.

Prometo toda la imprudencia y osadía necesarias para fabricar mundos y desdeñar existencias sin substancia.

Prometo ser un incordio, si hace falta hasta el último día, ante aquellos que le buscan atajos a la decencia o le ponen riendas a la libertad.

Prometo volver locos a los que sólo critican, ignorando sus miradas de asco y prestar atención a los que miran con ojos bondadosos… Prometo contar historias con protagonistas asequibles y cuentos con finales sin perdices.

Prometo llegar al último día dispuesta y con cara de guasa.

Prometo mucha ironía fina y sinceridad descontrolada… Seguiré sin poner puertas a mi campo de flores rojas y sin quitar las espinas de mi lengua avispada e irreverente.

Prometo humildad y firmeza.

Prometo alegría y esperanza.

Prometo abrazos y algún corte de mangas… Sábanas limpias, ventanas abiertas y versos sin rimas forzadas.

Prometo valor y perseverancia. Prometo no olvidar quién soy, ni vender mis principios en los mercados o dejar caer mis valores en las charcas.

Prometo quedarme prendida en un rama antes de caer al vacío y ser la roca que deja que las olas la esculpan con la marea más brava.

Prometo ser también la marea y la rama.


16 comentarios

Cuando la intención se queda corta


Ser la noche que te espera tras la puerta de una tarde casi rota, despedazada por un momento turbio, una mirada esquiva, una respuesta lacerante.

Ser la sal y la cuerda que te ate al presente. Sin más amarre que tus ganas. Sin más imposición que la de tus pupilas saltando en mis pecas diminutas. Sin más empuje que el deseo…

Y nunca soltarte.

Buscar el verso y el rincón. Repetir el rezo hasta que parezca una canción monótona, un mantra necesario, una risa apagada. Pedir por ti, porque sepas llegar hasta mi noche sin perderte, sin asustarte al ver que mi cabeza torpe da vueltas a todo y busca sentido donde sólo hay laguna y encuentra arena donde había agua. Para que dejes de temer meterte en mi mundo de porqués y te sumerjas en mi silueta retorcida.

Ser la percha donde colgar tus miedos y desvelos. La escalera por la que subas a mi cielo templado, mi mar salado, mi alma agitada y las cortinas de mis ojos cansados que piden sol pero que lloran al encontrarlo.

Y nunca dejar de soñarte.

Ser el fuego con que quemar lentamente tus pensamientos agrios, las sacudidas de conciencia que te pega este camino que nunca será recto. Ser el zarandeo que te recuerda que estás vivo, el golpe que te hace darte cuenta de que el dolor te sobra siempre… El vaivén que mece tu sueño.

Ser la rotonda en la que gires siempre buscando la señal y el beso que te llegue antes de que abras la boca sin saber qué palabra pronunciar.

Y nunca, nunca dejar de buscarte.

mujer-espalda-desnuda

Enloquecer sabiendo que la sábana no llega a cubrirnos la cabeza para poder mirarnos a los ojos y contar secretos, desnudar mentiras y encontrar adjetivos nuevos para describir nuestras caras… Después de cada baile, después de cada salto, de sortear cada piedra del camino y recibir cada bofetada.

Ser la esquina de la cama que habitas, el pomo de puerta traviesa que muestra tu hombro desnudo, el espejo donde retener tu cara mojada y tu mirada tosca.

Ser la calle que se achica a tu paso lento y el aire espeso que cruza tu rostro recién lavado. Ser todas las luces y las sirenas que brillan y suenan. Todas las gotas de lluvia que caben en una tormenta que llega a ti sin avisar, las ráfagas de viento que arrastran esta noche que hemos dibujado lenta pero que pasa a ritmo de suspiro.

Nunca dejar de tocarte.

Andar por tu conciencia y quedarme en tu memoria. Esculpir mi sombra en tu recuerdo. Y que me busques hasta más no poder pensando que debiste sondearme más y revolverme menos. Que persigas mi sombra después de despreciarla y te des cuenta de que estoy tan metida en tu esencia que es imposible borrarme sin vaciar una parte de la tuya.

Ser el cielo que te mira sin parar y te ve pequeño, humano, que te podría tomar entre sus manos y mecerte, acariciarte…

Nunca perderte…

Ser el canto rodado de tu lecho de guijarros. La espina necesaria que te recuerde que muerdes y arañas… Ser la risa y la monotonía de un silencio que buscas y esquivas. Tenerte cerca, tocarte, masticar tu esencia… Enloquecer por notar tu presencia y asimilar tus latidos porque con la intención ya no basta y el sueño se queda corto.

Nunca dejar de bucearte… ¡Nunca!


15 comentarios

La máquina de fabricar excusas


Funciona a pleno rendimiento. De día y de noche. Fabrica excusas para todo. Sólo hay que concentrarse un poco y no dejar nunca la mente en blanco, pensar precipitadamente y desear con todas tus fuerzas sacarte un problema de encima. Repetir incansablemente la palabra problema, sin parar, hasta que no haya nada más que supere su rotundidad y existencia, siquiera la tuya. Sentir como se te estrecha la garganta y pensar más en el conflicto que se abre ante ti que en una posible solución. No asumirlo, sentir un miedo atroz y no querer remediarlo para sentarse en una esquina de cualquier habitación, a poder ser poco ventilada, a ver como crece. Como se hace grande, enorme, como el problema se desborda y como invade tu espacio vital y ocupa tus pensamientos. Sopesar empezar a correr, pero preferir quedarse sentado, mirar a otro lado, sentirse agredido, ser parte acusadora. Entonces, la máquina de fabricar excusas se pone en marcha. Es rápida, en esos momentos no se le pide calidad sino cantidad. Y la máquina empieza a soltar. Fabrica excusas para no querer, para no ayudar, para no dar ni darse, para no dejar de sufrir, para no bailar. Excusas para no poder y para no saludar. Excusas para no parar de comer, para no parar de caminar, para vivir sin vivir. Excusas para no decepcionar y para que parezca que algo te importa aunque no te importe. Para no quedarse corto, para no pasarse. Excusas para inventar nuevas formas de decir no, sin decirlo y de que parezca que dices sí, pero sin comprometerse.

La máquina, de hecho, es experta en crear promesas sin compromiso. Fabrica sin cesar y cuando termina, se reinicia y vuelve a empezar. Para adquirir esta máquina es necesario previamente asumir que estamos cediendo un alto porcentaje de nuestra libertad de elección. Para ponerla en marcha no hace falta estar en grave conflicto, de hecho, todos la hacemos funcionar en algunas ocasiones en la vida, dependiendo del grado de necesidad y madurez. Cuando funciona a pleno rendimiento es cuando empezamos a considerarnos una víctima. La asunción de este papel, a veces con razones de peso o otras no, es difícil y ardua, pero una vez asimilado, todo es más fácil. Es un combustible para ella, hace que funcione más ajustada, que no pare ni en invierno ni en verano, que se le saque todo el partido posible.

Si no se desea asumir este papel es más recomendable optar por algunas otras máquinas del mercado, más eficaces y rentables. La máquina de fabricar oportunidades, la de fabricar frases de ánimo y aliento en situaciones adversas, la de fabricar ganas para levantarse pronto cada mañana o la de sacar tiempo de donde no hay. Hay modelos antiguos que aún están en la brecha como la máquina de subir cuestas con equipajes pesados, la de sobreponerse a decepciones y entrevistas de trabajo o la de empezar diálogos positivos en lugares incómodos. En el stock acumulado de máquinas hay algunas otras no suficientemente valoradas como la de estimular el ingenio, la máquina de achicar complejos absurdos y estupideces, la de fabricar momentos para pasar en familia cuando el trabajo no lo permite o la máquina de potenciar talentos ocultos para tirar del carro de la vida. Ésta tuvo gran éxito y mucha demanda hace unos meses, los tiempos son duros y muchos lo pasan mal y quieren salir del agujero. Y no quiero dejar de citar una nueva en el catálogo, la máquina de fabricar soluciones. Es un modelo compacto, no hace falta tener mucho espacio ni hacerla trabajar muchas horas cada día para sacarle rendimiento. Para adquirirla y sacarle provecho es imprescindible una actitud abierta y a poder ser haber tenido en casa antes la máquina de fabricar pensamientos positivos.


2 comentarios

Ese ejercicio llamado política


Hacer política es difícil. Llevo todo el día reflexionándolo. Sobre “la más alta”, la que dirige un estado, y “la más baja”, la que se hace a pie por un pequeño pueblo mirando directamente a la cara de sus conciudadanos.

Me lo pregunto porque quiero entender a quien nos dirige y manda, quien lleva nuestro destino a un puerto u otro y decide cómo van a ser nuestras vidas.

Eso de mandar debe de ser complicado. Tomar una decisión pensando que beneficias a una mayoría sabiendo que en ocasiones vas a poner contra las cuerdas a una minoría… que sueña, sufre, necesita sobrevivir… y que al final, vota. Los votos siempre preocupan.

Intentar ejecutar un guión ratificado por unas urnas y luego salirse de él, equivocarse y rectificar o no… y oír las críticas perpetuas de todos. Pasar por el tamiz de la oposición y la opinión pública… como es de recibo, vivir con una llamada pendiente, salir de una criba y meterse en otra, acatar consignas … para ello hace falta ser un líder. Alguien capaz de modificar su paso sin perder el camino, alguien siempre con ganas de seguir y con estómago para tragar y encajar críticas… algunas severas y otras estúpidas… pero aseguradas a diario.

Alguien que da la cara y cuenta historias desagradables y que es capaz de mirar a la cámara y decir a su país que va a tomar decisiones bárbaras, injustas y que asume el riesgo y sus consecuencias, porqué muchos olvidan esto último, como si no existiera. Alguien que piense en tomar la decisión correcta y no la que le perpetúe en el poder.

Hacer política debe ser difícil. No lo dudo. La tentación es grande y la silla cómoda. A nadie le gusta admitir errores y tragarse palabras. A nadie se le hace llevadero responder preguntas incómodas.

Sin embargo, ese es el pacto. La prenda que hay que pagar por el honor de decidir, por pasar a la historia, por saber que con una palabra se puede mejorar la vida de millones de personas.

Debería de ser una renuncia constante de lo propio por lo ajeno, un espacio donde la satisfacción personal se base en la colectiva… donde se van a recibir golpes… a cambio de cierta notoriedad. Donde encajar las críticas y seguir y, un día, saber abandonar cuando ya se tiene la ilusión exprimida para dejar paso a otros… y llevarse a casa el vapuleo y contar hasta diez, cien o mil…

Hacer política debería ser un privilegio, un bien preciado que usar con cuentagotas como un elixir caro de vida eterna.

Y equivocarse forma parte de este ejercicio casi sagrado (si lo sagrado existe). Errar una y otra vez hasta dar con la propuesta acertada… pero sin perpetuarse en esa fórmula más que para evolucionar.

Hacer política, visto así, no parece una bicoca… sin embargo esa es la idea que tenemos todos en muchas ocasiones de ese deber que por desgracia está tan desprestigiado.

Busquemos el norte. Seamos cada día más exigentes con nosotros mismos como ciudadanos y con los que nos dirigen. Subamos el listón colectivo, no nos conformemos con los primeros de la lista…

Al final, resultará que la “alta política” se hace en pueblos y ciudades… donde los representantes públicos conviven en la calle con sus votantes y tienen que enfrentarse cara a cara… cada día. Y explicarse con la voz y las pupilas… y la más baja está arriba.