merceroura

la rebelión de las palabras


2 comentarios

Un café pendiente


mountain-4524970_640

Lo dejamos todo para luego… Y ya ves, ese luego se demora, se escapa, se esfuma o tarda demasiado… ¿Qué sentido tiene ya? ¿A dónde se han ido esos prejuicios y ese temor a fallar o hacer el ridículo? ¿Dónde quedan esos minutos que nunca tuvimos para dedicárselos a algo que nos gusta o a permanecer en silencio con esa persona a la que amamos? ¿Dónde están las palabras que no nos atrevimos a pronunciar o las que dijimos de más pensando que siempre tendríamos tiempo a rectificar y enmendarlas?

Nunca tuvimos tiempo para nada de lo que realmente deseábamos y necesitábamos de verdad y ahora esa decisión nos quema el alma… 

Nos hemos pasado tanto tiempo diciendo que no teníamos tiempo mientras por dentro pensábamos que más adelante podríamos, que ya llegará la hora de afrontar lo pendiente, y lo postergamos hasta casi nunca. Y no llega, porque le cerramos la puerta. Y ahora la vida nos deja en suspenso, en barbecho, en pausa… Ahora nos dice no controlas nada, no mandas, no decides qué va a pasar…

Acumulamos conversaciones complicadas, cafés pendientes, tardes a solas para recordar el pasado  y saber si todavía duele (claro que duele, si no doliera ya estaría recordado y zanjado). Fingimos que lo haremos, pero sabemos que no. Nos mentimos y mentimos a los demás cuando les decimos que buscaremos un hueco en la agenda para verles, cuando sabemos perfectamente que siempre habrá algo que pase por delante de ellos, porque no son nuestra prioridad y si lo son, es que no tenemos claro todavía de qué va la vida. 

La excusas para no vivir lo pendiente se nos comen las horas. He conocido personas que tardan más en excusarse y decirte que no tienen tiempo para verte o ayudarte, que el rato que tardarían en hacer lo que les pides… Nos cuesta mucho decir “no, no quiero”, “no me apetece o no me gusta lo que me propones”. Y nos cuesta mucho decir sí a lo que nos interesa y sabemos que es algo que al final no podremos evitar porque nos asusta y nos va a poner a prueba. 

No es pereza, es miedo… No es falta de tiempo es desinterés. No pasa nada, sólo nos falta darnos permiso para llevar a cabo el ejercicio de ser honesto con uno mismo y decirse…  “Sé que está pendiente pero no lo hago porque cuando lo haga sé que me va a doler, que me llevará a revivir algo que no me molesta”. O asumir que le has dicho que sí por el qué dirán, pero en realidad no quieres pero prefieres tragar con ello a que piense que eres un desconsiderado o una mala persona y esperas que nunca te llame para reclamar tu compromiso. Y eso te hace estar siempre pensando en si llega el día, incómodo y asustado.

Piensa en la larga lista de personas a las que prometiste ver y echar una mano y no lo hiciste… Y los que te hicieron eso a ti y cuánto te molestó mientras esperabas tu respuesta. 

El ejercicio que nos libera es sencillamente observar y observarse y ser sincero contigo. Ya no hablo de dejar de poner excusas al mundo sino de dejar de ponértelas a ti mismo. Mirar dentro, muy dentro, y notar que no quieres cenar con alguien pero lo harás si llega el caso porque no quieres que te juzgue o se enfade. En realidad, lo que pasa es que ya te has juzgado tú y sentenciado… Asumirlo y luego ir o no, pero hacerlo sabiendo que lo eliges tú y tomas las riendas, lo cambia todo. 

Hurgar en tus emociones y topar con la cruda realidad, saber que nunca vas a tomar ese café que te prometes cuando os encontráis por la calle porque siempre que estés apunto surgirá algo más urgente, más importante, más necesario… ¿Por qué no ponerle nombre a esa necesidad de dejarlo en suspenso y asumirlo? ¿Por qué no soltarlo y decidir que sale de una vez por todas de tu agenda o que sí, que ha llegado el momento y os lo vais a tomar ahora? Saber si te importa suficiente como para dejar de postergarlo… Saber si lo dices para quedar bien y en realidad deberías afrontarlo y decir “lo siento, tengo otras prioridades”.

Mientras tenemos en la cabeza todo lo pendiente no podemos vivir lo importante, lo que pasa, lo que sentimos ahora… Por eso es necesario hacer limpieza en la agenda en la vida y reordenarse. Decidir qué vale la pena dejar ahí y qué no. Si merece la pena, buscarle un hueco ya y ponerlo en tu vida… Si no, tomar decisiones y con todo el respeto y la humildad, sacarlo para dejar espacio libre. 

Y a la hora de decidir, sobre todo, usar todo el cuerpo, no solo la cabeza. Dejarse llevar por la intuición, conectarse a uno mismo y sentir, notar qué te dice tu cuerpo en cada opción y dejarse llevar un poco por la vida, para que te sorprenda… Buscar un momento para lo nuevo, lo que nunca te has planteado, lo que a veces miras y no ves y abrir la mente. Arriesgarse un poco a dedicar unos minutos a lo inesperado, a lo que se sale del guión y no está en tu lista de retos y objetivos, a lo que antes tal vez jamás hubieras dejado entrar en tu vida… 

Notar qué notas y vivir lo que vives. Dejar de evitar lo inevitable y sentarse contigo mismo a decidir a dónde va tú vida y qué margen dejas para la sorpresa, para tus planes, para la improvisación, para tus miedos, para tus risas, para todo lo que tienes pendiente y realmente crees que merece la pena.

A veces, el café pendiente que más tiempo llevas postergando es contigo. Es el más importante y el más urgente… Es el que marca la diferencia en los cien cafés siguientes, el los cien años siguientes en tu vida. Tómatelo ahora y decide qué hacer con el resto de cafés pendientes… Y si te equivocas, rectificas, vuelves, vas, llamas, dices lo siento y gracias y respiras hondo. A menudo, una decisión errónea te lleva a descubrir el camino correcto… Ese camino que lleva a ti. 

Nota : escribí el corazón de este artículo hace días, hablando de todo esas conversaciones  y temas que dejamos pendientes… Hablando de lo que no hacemos por temor a qué dirán y de lo que hacemos justo para que no digan… Ambas cosas ahora pierden tanto sentido… Justo ahora, en este momento, lo pendiente nos estalla en la cara. Lo que tenemos pendiente con otros se aleja, se posterga y  se hace casi imposible y eso nos desespera… Nos da miedo que ya nunca podamos hacer aquello que dejamos pasar porque no nos sentíamos con fuerzas. Sin embargo, lo que tenemos pendiente con nosotros se nos pone delante en la agenda, incómodo, imparable, rotundo e inevitable.

La vida nos invita a tomar café con nosotros mismos.

 

 

Gracias por leerme. Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

Tengo un programa para ti si lo necesitas para poder tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras.

www.merceroura.es 

Y tienes mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon


7 comentarios

Sólo en caso de emergencia


drowning-2049247_640

Hay un compromiso más grande que el de seguir adelante pase lo que pase.  Que ya sé que es mucho y que cuesta… Pero ahora hablo de algo todavía más grande, más inmenso y inevitablemente eterno… Un compromiso más grande que el de seguir en pie o incluso vivir… Es un compromiso con la calidad de esa vida y todo lo que aportas y eres. No se trata de tragar días y comerse la vida como si fuera un aperitivo, se trata de notarla y comprenderla, sentirla hasta el extremo de que te cambia por dentro a cada momento si lo que sientes te rompe o te rasga el alma… Seguir adelante no lo justifica todo, no lo invade todo, no lo soporta todo… Hablo de un compromiso contigo, con tu dignidad y tu sombra, con todo lo que eres y lo que aspiras a sobrevolar y a ser porque lo reconoces dentro de ti y te da alas, porque lo intuyes y te da fuerza… Hablo de no venderte las ganas por el pan ni recordarte las alas por si a otros no les gustan, por si no les complace verte volar mientras brillas…

Hablo de levantarte cada día y existirte hasta las últimas consecuencias, aunque cueste, aunque no veas nada, aunque todavía no sepas a dónde te lleva el camino que has emprendido pero algo te diga que es ese, sin saber por qué.   Hablo de ser tú y adaptarte a la ida pero siempre sin renunciar a ti. Que lo que pasa te sirva para sacar lo que nunca sacarías a luz, sólo en caso de emergencia… Lo mejor de ti, eso que a veces te asusta porque te reafirma, porque no sabes si gusta, porque temes que se pase de largo o se quede corto, porque nunca antes te has atrevido a mostrar y no tienes ni idea qué cara van a poner cuando lo vean… Eso que eres y haces y sientes que está en ti, oculto y guardado, esperando a que el valor te permita mostrarlo. Eso que es tu versión sin miedo, sin prisa, sin recortes, sin esperar nada del mundo, sin querer dejar bocas abiertas ni medallas, sin premios, sin miradas de aprobación ni más recompensa que la de saber que finalmente lo has hecho. Que ya eres, que ya eras pero no ejercías de tí.

Porque tu brillo no deslumbra, ilumina. Nadie nos molesta ni nos hace sombra, sencillamente somos y nos relacionamos unos con otros. Algunos esperamos siglos para sentirnos aceptados, hasta que un día descubrimos que no había nada que esperar y que todos los interruptores estaban a nuestro alcance.

Hay algo en ti maravilloso, extraño, inevitable. Algo que surge cuando todo lo demás se acaba… Algo que brilla cuando todas las propuestas mediocres han fracasado y demostrado que el único camino es el de vuelta a ti, que lo que faltaba era reconocerse y no encontrar nada ahí afuera… El mundo está lleno de pistas para encontrar el tesoro más grande jamás soñado… La vida es el mapa y el tesoro eres tú. Todo vuelve a ti, todo lleva a topar de nuevo contigo después de pasar años buscando esas respuestas… 

Hay un compromiso más grande que el de buscar y seguir, es el de reconocer que ya has llegado. Que antes de salir de ti para surcar el mundo ya lo tenías todo. Que el plan de vuelo está en ti, que nada de lo que vas a encontrar en el camino te será útil si no lo miras con los ojos del que se siente capaz y digno.

Hay un compromiso enorme e ineludible contigo. Ahora y dentro de cien años. Llegará y tendrás que asumirlo tarde o temprano… Cuanto más tardes, más dolor y sufrimiento, más golpes, más arañazos… Aunque son necesarios, a veces, porque aprendemos rebotando contra las paredes después de fingir que no están ahí. Porque aprendemos tropezando con la misma piedra, culpando al camino. Porque aprendemos repitiendo las mismas decepciones y diciendo que son los demás siempre que se obstinan en amargarnos. Y ellos están y hacen y son responsables de lo que son y lo que hacen pero podemos aprender a con el tiempo a reconocerlos y reconocernos…

Hay un compromiso eterno y está en ti y es para ti. Un click que se activa cuando después de mil intentos todo falla, todo estalla ahí afuera, todo salta por los aires en tu vida y entonces ves claro que hay que activar el botón previsto sólo en caso de emergencia… Que era necesario que todas las puertas se cerraran para que te dieras cuenta de que sólo hay una que importa y siempre debe estar abierta… Que tú eres el salvavidas, el mar abierto, el mejor amigo que te escucha, la mano tendida que buscas, la llave de todo… Que todo este proceso difícil y doloroso era en realidad como el del gusano que perdido y desesperado construye una crisálida y empieza a cambiar… Y no sabe quién es ahora, no sabe qué pasa, pero al final, se da cuenta de que va a volar… Y vuela. 

Nos resistimos a ello, pero no hay otro modo. Nos resistimos y con nuestra resistencia hacemos que sea cada vez más enorme ese dolor, esa frustración, esa necesidad de regresar a nosotros… Hacemos que el regreso requiera un salto más grande, que la confianza para llevarlo a cabo sea más y más necesaria… Que el abismo ante nosotros por no hacerlo sea cada vez más gigante.

Lo que pasa es que para llegar a ese punto hace falta soltar, dejar morir lo que somos ahora y dejarnos llevar por esta transformación…

Para ser quienes realmente somos hace falta que dejemos morir lo que no somos.

Hace falta renunciar a lo que os estorba y nos ancla a lo que no deseamos, a lo que nos hace retroceder y nos quita la energía y las ganas. Abrirnos en canal y estar dispuestos a todo para ser lo que realmente somos y amarnos como merecemos. A veces, sólo estamos dispuestos a cambiar cuando ya no hay más remedio pero debemos comprender que no al final no habrá más remedio que cambiar.

A veces, sólo estamos dispuestos a amarnos y aceptarnos cuando no nos queda más remedio y tenemos que reconocer nuestro valor para no sucumbir, para no perecer ahogados bajo la capa de desprecio con la que nosotros mismos nos hemos cubierto… Cuando tocamos fondo y no queda nada, nada más que tú…

Podemos poner en marcha el mecanismo justo ahora, en este momento, y apretar el botón de “sólo en caso de emergencia” o seguir viviendo como zombies más tiempo hasta que la desesperación más absoluta nos muestre que somos todo lo que estamos esperando… Podemos resisitirnos cuanto deseemos, pero pasará, cambiaremos, viviremos lo que realmente somos… Estamos destinados a volar.  Es inevitable… 

 

Gracias por leerme y confiar en lo que escribo.  

Si quieres saber más sobre autoestima te recomiendo mi libro Manual de autoestima para mujeres guerreras”

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si realmente quieres un cambio en tu vida, tengo una propuesta para ti. Un programa para tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras. Un entrenamiento exclusivo que en 40 días te permitirá reconocer tu potencial e ir borrando poco a poco las creencias y hábitos que frenan tu autoestima y tu evolución… ¡Echa un vistazo y toma ya esa decisión que puede cambiar tu vida! ¿Te acompaño?

Toma decisiones y cambia tu vida en 40 días 

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

Consulta mi web www.merceroura.es 

 

 


17 comentarios

Mi lista de miedos


people-2570816_640

Esta vez lo voy a hacer de otro modo… Ya basta de listas de retos y deseos… Vamos a ser sinceros, lo que realmente te cambia la vida es hurgar en ti y encontrar aquello que te callas, aquello que te asusta y que escondes del mundo porque te avergüenza, lo que sigue arañándote y llevas prendido en ti esperando a que busques una solución… Este año mi lista de propósitos será una lista de miedos, de temas pendientes de afrontar, de las verdaderas heridas que tengo por cicatrizar… Una lista de todas las cosas de las que hace tiempo que huyo y me resisto a mirar a los ojos. 

¿Qué sentido tiene adelgazar siete kilos si dentro de ti sigues sintiéndote indigno de amor? ¿Para qué hacer una carrera y entrenarnos para ganarla si lo hacemos para demostrar que merecemos medallas y no para superarnos y disfrutar cada momento? ¿Qué gracia tiene ir al gimnasio si lo haces porque crees que debes y no te hace feliz? ¿No sería mejor ir sin expectativas e intentar disfrutar de la experiencia? ¿No nos estamos engañando con nuestra lista de deseos cada año? Lo digo porque esos deseos están genial y os animo a llevarlos a cabo pero no se mantendrán en el tiempo si no somos capaces de curar la herida que hay detrás de ellos… Si no vamos más allá y comprendemos qué miedo están ocultando… ¿Y si buscamos la esencia de lo que nos paraliza e impide avanzar? ¿Y si nos hablamos claro a nosotros mismos? 

Voy en serio conmigo,  me comprometo con mi felicidad y mi paz interior… ¿Vas en serio contigo o eres una aventura pasajera?

Es cierto, cuando cambias tu exterior o tu entorno eso supone una motivación, un empujón para tu autoestima, un primer paso… Eso es maravilloso, el caso es que no se puede quedar ahí, al menos, no podemos fingir que el problema está solucionado porque no es cierto… Si marchándote no afrontas por qué te vas, estás huyendo… Si quedándote no aceptas lo que hay y no cambias tu forma de vivirlo, estás resignándote… Podemos dejar una adicción, eso es necesario sin duda, pero tenemos que comprender qué nos lleva a ella y qué vacío está tapando, de lo contrario, volveremos a ella o la cambiaremos por otra… Cuántas veces cambiamos de pareja y la siguiente nos sigue haciendo lo mismo… Lo trucos no sirven, hay que ir en serio con uno mismo, porque si no, eso nos llevará a repetir la situación una y otra vez hasta darnos cuenta de que no estamos afrontando la situación real sino que nos andamos por las ramas.

Lo digo porque eso sería como maquillar la imagen que ves de ti mismo en el espejo y creer que eso ya nos hará ser más guapos, o mejor dicho, sentirnos más guapos porque lo que cuenta es lo que sientes que eres y en todo ser humano hay belleza, está esperando a ser rescatada por nuestra autoestima y el respeto… Lo digo porque yo me he pasado la vida maquillando el espejo en lugar de aprender a amarme y respetarme.

Gastamos mucho dinero con productos (me parecen válidos) para sentirnos mejor, para parecer más delgados, más altos, más firmes, más felices, más sabios… Buscamos respuestas en los libros, en las revistas, en los gurús (me parece genial, yo escribo libros, no tengo nada en contra) pero lo que cuenta es lo que interiorizamos y estamos dispuestos a hacer para nosotros… Nuestro compromiso con nuestras ganas de cambiar y transformar nuestra vida… Las acciones y renuncias que somos capaces de llevar a cabo para dar un vuelco a nuestra vida de verdad… Muchas de ellas, ni siquiera requieren movimiento, sólo pararse a sentir y aprender a pensar, decir no a lo que no nos llena, vivir desde la consciencia… Haciendo incluso lo mismo que antes pero desde la comprensión, sin el piloto automático… Cambiar nuestro mundo interior y estar en paz, dejar de traicionarnos, y eso de forma inevitable se verá reflejado en nuestro vida… Podemos ayudarnos de lo que queramos, libro, cremas, cursos… Lo que importa es que nos lleguen dentro, que aprovechemos lo que nos ofrecen para transformar nuestra forma de vivir… Sino, todo lo gastado es como si se lanzara a una especie de vertedero de ilusiones perdidas. No porque lo que compremos no sea válido, sino porque pretendemos que sea la solución cuando si lo usamos como tapadera se convierte en parte del problema… Con ello no digo que no compremos lo que queramos para estar más cómodos o sentirnos más guapos, al contrario, pero que eso no se convierta en un parche sino en un estímulo para curar la herida que ese problema pone en evidencia… Si te amas, amarás tus arruguitas, tus kilos de más o tus kilos de menos… Si no te amas, nunca serás perfecto y siempre estarás peleando contigo y con la vida para conseguir algo que ya tienes, que ya está en ti, que es cuestión de un trabajo interior… A base de conocerse, comprometerse contigo y si es necesario acudir a un buen profesional que te oriente.

Esto va de ser muy sinceros con nosotros mismos y dejar de hacernos trampa… Va de decirnos la verdad, aunque duela y moleste, cuánto más molesta, más necesario es decírnosla y escucharnos… Somos un todo, cuerpo, mente, emociones, alma… Lo que afecta a una de nuestras facetas afecta a todas ellas y debe curarse en todas… Dejar de sentir que no vales nada, dejar de decir que no vales nada, dejar de pensar que no vales nada… Y en consecuencia, tratarte como lo valioso que eres… Encontrar tu coherencia.

El caso es que este año que está apunto de empezar, he decidido dejarme de listas de retos e ir a por todas… Voy a hacerme una lista de miedos. Una lista de fantasmas… De cosas y situaciones de las que huyo para salir a encontrarme con ellas… Una a una, sin prisa pero sin hacerme la remolona. Tomando conciencia de cada una de ellas… Notando y comprendiendo de dónde vienen y qué han supuesto y suponen en mi vida… De lo que me he privado por no abordar esos miedos antes, de lo que me alejan y a lo que me acercan… De las máscaras que me he puesto para soportarlos y esconderlos… De qué emociones liberan en mí… Rabia, tristeza, vergüenza, asco… Apuesto a que la primera es la que predomina en mí pero voy a dejar que me sorprendan… Voy a hacer arqueología de mis emociones para ver a dónde me llevan . Voy a ver dónde noto mis pensamientos, qué me duele cuando me niego a mí misma o me digo esas cosas que no merezco oír… Voy a perdonarme por no haber hecho mi lista hasta ahora y darme cuenta de que no pasa nada, que todo llega a su tiempo… Que he hecho lo necesario y que ya no voy a dejarlo más… Merezco superar mi lista y luego, si al quitar esa capa, soy capaz de ver que hay más, ir a por otras…

Y no se trata de hacer una lista facilona, se trata de una verdadera lista que ahonde en ti y que te confronte con tu realidad, que toque de pies en el suelo y te haga saltar las costuras… Reconociendo tus verdaderos miedos para enfrentarte a ellos y hacer que de una vez por todas dejen de perturbarte y dirigir tu vida…

Para hacer visible lo invisible que está ahí, dentro de nosotros, dando la lata y doliendo un horror…

Para hacer consciente lo inconsciente y dejar salir la presión, la angustia y reconocerte a ti mismo que puedes y que ya basta de ocultarte cosas y fingir…

Para reconciliarte contigo y con todas tus partes y convertir tus debilidades (nunca lo fueron) en fortalezas y retos. Para dejar de mentirte y de traicionarte a ti mismo, como si mercadearas con tu vida. Para asumir la responsabilidad de vivir tu propia vida y dejar esquivar tus conflictos pendientes.

Esto es un ejercicio de honestidad y honradez, de reconocer y reconocerse, de encontrar la verdad que subyace en cada gesto, en cada momento, en cada hábito o costumbre para comprenderse y aceptar… No me voy a quedar en la superficie de retos que lo que hacen es poner una capa de pintura a mis verdaderos miedos para taparlos ni voy a dejar que mis monstruos sigan viviendo en el armario o bajo la cama… Ya basta de dormir con la luz encendida por si acaso, es la hora de dejar de temerle a la oscuridad… Y mientras tanto, podemos hacer todo lo que nuestra otra lista (la ordinaria, la de retos) nos sugiera porque seguro que nos ayuda…

Esta lista nos hará libres porque podremos abrazar nuestra oscuridad y descubrir que en realidad era sólo una puerta que abrir para tomar impulso, que lo peor que creemos que hay en nosotros es lo que nos va a cambiar la vida…

Ya la tengo hecha, mi lista de miedos es larga, no hay prisa pero hay compromiso… El compromiso que todos nos debemos a nosotros mismos… Esto no va de puntuar o conseguir méritos ni premios, ni siquiera va de ser mejores o tener éxito, va de ser libres y eso ya nos hará sentir que hemos llegado a la cima… Y en la cima hay paz y equilibrio.

Este año no quiero quedarme en la superficie…