merceroura

la rebelión de las palabras


15 comentarios

Cuando estás a punto de ser feliz


bicycle-1839005_640

Esperamos que el olvido nos calme y si no nos calmamos nosotros, no llegará nunca… En su lugar, los recuerdos más bárbaros y salvajes, se construirán un refugio en nuestra memoria y cada vez que estemos a punto de ser felices nos asaltarán por la espalda… ¿Te pasa alguna vez? ¿Estás riendo o vibrando y de repente esa vocecilla cruel te recuerda que en tres meses se te acaba el contrato? ¿Estás pensando que mañana presentas un proyecto extraordinario y te viene a la mente esa ocasión hace años cuando hiciste el ridículo? O tal vez, cuando vuelves a casa tranquilo, pensado en pasar un rato en calma, en buena compañía y en tu teléfono entra un mensaje que te recuerda lo mucho que todavía te queda para lograr tus sueños o las mil obligaciones que tienes mañana y la voz te dice que te estabas relajando demasiado…

Esa voz entrometida y maleducada que se ríe de tus primeros pasos en todo, que siempre te cuenta que llegarás tarde, que no estás preparado, que no sabrás cómo y que todos van a mirarte, que te quedarás solo, que no eres suficiente guapa, delgado, inteligente, divertido… Esa voz que se entrena mientras duermes para que lo primero que pienses al despertar sea lo cansado que estás y lo injusta que es la vida… Que pone barro y charcos en el camino para que te ensucies esos zapatos rojos que adoras y te repite incansablemente que es mejor no atreverse porque nunca lo vas a conseguir. Es una voz socarrona y tenaz que nunca para y siempre te susurra palabras tristes, palabras de desaliento y te recuerda todas tus más terribles pesadillas… A veces, parece que se queda en silencio, que se ha saciado a primera hora cuando se ha ocupado de hacer que te des mucha cuenta de que tu pantalón está arrugado y tu pelo despeinado y te ha insistido en que no hables de ese tema en la reunión porque no estarás a la altura… Es una voz que parece que no quiere que descases ni dejes de exigirte demasiado, que no quiere que nunca bajes la guardia y creas que tienes posibilidades, que no te deja soltar la carga ni dedicarte a nada que no produzca ni genere un beneficio…

Es la misma voz que cuando eras niño te taladraba en los oídos antes de cada carrera y la que te pide a veces que te vengues, que viertas tu rabia y dolor en otros, que te encierres en ti y no pidas ayuda para no parecer vulnerable, que no resignes, que siempre pidas y no des, que pises, que empujes, que aguantes humillaciones y bajes la cabeza porque no mereces… Es una voz que no tiene equilibrio, que hoy te pide que seas esclavo de deseos ajenos y mañana te dice que eres una especie de tirano déspota y sin una pizca de compasión. Que hoy magnifica tus errores y mañana sólo te deja ver los errores ajenos. Que te ha convencido de que nadie va a quererte y no soporta que tú mismo te quieras y transforma tu amor en orgullo y en miedo.

Siempre pasa, cuando estás a punto de ser feliz, de sentirte pleno, relajado, de pensar que todo irá bien, que no hay que preocuparse, que puedes aflojar y disfrutar… Esa voz te agarra de los pies e intenta detenerte, te susurra al oído, te toma el hombro y pone la mano en tu espalda… Aunque en el fondo, eres tú que tienes tanto miedo a soltar y fluir que te frenas, te callas, te pones barreras, que te impides ser tú porque te asusta tu verdadero potencial y te encierras en esa prisión interior donde las paredes están llenas de mensajes de desesperanza.

Mi voz dice que me pare, que no siga, que para lo que yo soy ya he conseguido mucho… Que si sigo adelante queriendo más e intentando conquistar más sueños, voy a tener que pagar un precio, que tiento a la suerte porque “yo no soy de esas personas a las que les suceden las cosas que yo quiero que me sucedan” y que “ya basta de tanto creer que todo saldrá bien porque esto no va a durar siempre”. Dice que tengo que sufrir mucho por todo y que la vida siempre será complicada y que hay cosas que están vetadas para mí… Dice que ya basta de fantasías y me recuerda que si no paro me dolerá la cabeza, la espalda y mil penalidades y atrocidades van a llegar a mi vida…

Y me he dado cuenta de que hasta que me siga asustando lo que dice esa voz ella lo seguirá diciendo porque la que le da de comer para que no calle soy yo… Ella sólo me cuenta los cuentos que yo no me atrevo a contarme y desmentir… Ella sólo hurga en mí y encuentra las puertas de mi alma que no abro y las habitaciones de mi consciencia que no visito y saca los tratos viejos y los fantasmas a pasear… Y mientras yo no haga limpieza y saque las penas y revise mis pensamientos, esa voz que tintinea mis oídos cansados seguirá sin fin… Porque todo aquello de lo que huyes se acaba construyendo una casa en tu alma y escribiendo las páginas de tu vida… Lo que te callas de ti decide tu futuro… Lo que haces que ocupe tu mente, ocupa tu vida… 

Y la voz que tanto detestas te está avisando de que te queda basura por tirar y  miedos por enfrentar. Que pasas más tiempo evitando que existiendo y notando la vida… Que se te escapan las oportunidades mientras piensas y esperas el momento perfecto. Que deberías preguntarte por qué te habla como te habla y te dice lo que te dice y revisar en tus entrañas qué historias llevas dentro por terminar, qué cuentos te contaron y qué te has creído que es la vida… Que deberías cuestionarte qué mentiras te crees y qué verdades te asustan, qué miedos escondes bajo la cama, cuántas vidas anhelas y no vives… Cuántos tú distintos hay en ti pugnando por salir a través de tu piel y qué esperas de tu día… La voz que tanto te duele sólo puede arañarte si sigues creyendo que puede, si todavía piensas que no eres quién realmente te habita, si cuando te miras no te ves porque sabes que un extraño que lleva una máscara ocupa tu lugar en el mundo… Es una voz que está ahí para que a veces te hartes tanto de oírla y hagas todo lo contrario a lo que dice, para que sepas lo que te queda por comprender y perdonar.

La voz sólo te rompe si dejas que te rompa, porque crees sus milongas y todavía no has sido capaz de volver a ti y decidir que no hay nada más importante que estar aquí ahora y vivir… Porque todavía estás ausente imaginando un futuro improbable y llorando un pasado que no quieres borrar.

Lo que ocultas se hace grande y sale del escondite… Lo que no quieres escuchar acaba siendo un grito… Lo que no quieres saber, se escribe por todas la paredes que rodean tu vida…  Lo que deseas abrazar, se hace tan espeso que te abraza, te oprime, te encoge… 

Sal al encuentro de lo que te persigue. Busca ese lugar al que no quieres nunca ir porque sabes que en él hay una cuenta pendiente, una mala cara que aguarda tu cara… Escucha esa canción que te recuerda que todavía no eres libre mientras no te aceptes por entero, mientras no ames tus sombras, mientras no perdones tus errores y asumas tus maravillosas imperfecciones…

Salda cuentas contigo y comprende que siempre fuiste tu mejor versión incluso cuando eras tu versión más asustada. Ama tu recuerdo más amargo y la lección que trae consigo y se desvanecerá en un instante… Visita tu noche más oscura y ya nunca perderás de vista tu propia luz.

Mi voz dice que me calle que ya he dicho muchas sandeces por hoy que no le interesarán a nadie, porque en realidad, nadie me escucha… Y yo le doy las gracias por sus palabras porque me ayudan a despertar y saber que cada vez habla más flojo y lo que dice me recuerda que hoy todavía no me he dicho que tengo mucho que aportar… Porque sé que  ya no me importa, porque escribo para mí, para alguien que necesita escuchar que todos somos perseguidos por una voz machacona que se cuela en nuestros pensamientos… Para una persona cansada que ahora oye sus palabras y está a punto de caer en la tentación y creer que son ciertas … Porque escribo para mi voz también, para que sepa que ya nunca más me va a doler lo que dice. Porque yo ya estoy a punto de ser feliz y no me asusta lo que voy a encontrar al otro lado de mí…

Anuncios


6 comentarios

Vivir sin medida


Foto : Mercè Roura

Foto : Mercè Roura

Esto se acaba… Otra vez… Desde hace días que oigo un montón de ideas sobre cómo será el nuevo año. Dicen que será mejor, que este 2016 ha sido un año duro y complicado y que 2017 será un momento para que las ideas fluyan y las soluciones lleguen. No lo voy a negar, tengo ganas… Espero que este, como me pasó en 2015, sea mi año.

De todas formas, hay algo que me queda claro después de este 2016 cargado de todo… Ha sido un año amargo y dulce. Un año de abrir heridas antiguas para convertirlas en cicatrices… Un año de golpes y decepciones, de falsedades descubiertas y verdades crudas. Un momento para caricias con garras afiladas y enorme confusión… Este año me han pasado cosas maravillosamente terribles… He bebido remedios amargos y he topado con realidades incluso más increíbles que las fantasías más locas…Lo repaso y algunas cosas aún me hacen estremecer…

Me quedan ahora algunas preguntas en el aire que necesito compartir… ¿Es realmente negativo eso? Lo digo porque este ha sido uno de los años más duros de mi vida y a la vez el año en el que me he sentido más libre y más yo misma que nunca… Este año me he descubierto de verdad y me he dejado guiar por mi intuición y mi entusiasmo…

¿No necesitamos momentos así? ¿No necesitamos tormenta para que luego llegue la calma? ¿No es al caer que tomamos la fuerza para levantarnos?  Sólo encontrando en lo más profundo de ti lo más oscuro, lo que te ocultas y no quieres conocer a veces, puedes llegar a encontrar tu luz y brillar intensamente… ¿Qué seríamos sin nuestras sombras? ¿qué pasaría si no pudiéramos encontrar nuestras aristas más cortantes? ¿cómo las limaríamos? Y si no pudiéramos ver lo que no queremos ser ¿cómo sabríamos cuál es nuestra misión en la vida?

Y para las personas con las que nos cruzamos.. ¿Cómo elegiríamos bien a los mejores compañeros si no topáramos con personas que no merecen nuestra compañía?  ¿Cómo crecer hasta llegar a la altura de nuestros sueños sin las dificultades? ¿Cómo llegar a ser nuestra mejor versión sin subir esta escalera de caracol angosta y complicada? A pesar del vértigo y de que a veces no se puede ver dónde sujetarse porque no hay barandilla… ¿Qué somos si no comprendemos lo que no somos?

Lo digo porque al mirar atrás y pedir un poco paz interior entre tanta tormenta, me veo de pie, erguida, llevando mi barca a puerto, arriando mis velas, vestida de sal de mar y revuelta de arena y me doy cuenta de que he aprendido a navegar… Que he conocido aún más si cabe el dolor y el miedo, la aventura de adentrarse en ese mar lleno de belleza y hondura, un mar bravo lleno de vida y de todo lo que cabe esperar… Desengaño, pasión, viento huracanado, calma deliciosa, tiburones insaciables y olas gigantes… Me miro y a pesar de la dificultad del trayecto veo en mis ojos la extraña belleza del cambio, de la experiencia, de saber que he podido a pesar de caer hasta el fondo y golpearme en las rocas… El gesto del que se conoce y complace de conocerse aún sabiendo de sus rincones oscuros y sus imperfecciones necesarias… Y sólo se me ocurre mirar al mar y dar gracias, por todas y cada una de sus envestidas y caricias, que me han llevado a esta persona que ahora soy…

Es cierto, nos toca calma…Nos hace mucha falta un momento de paz para evaluar daños y recomponernos… Sin embargo, somos quienes somos por cómo hemos librado batalla y mantenido la esencia ante los momentos duros… Por cómo hemos sabido extraer la enseñanza al horror y la belleza del dolor…

Somos lo que somos porque el mar estaba bravo y decidimos salir a navegar en lugar de quedarnos en casa…

Somos lo que somos porque preferimos arriesgar a quedarnos con la mirada de siempre y dejar que nuestras pupilas se invadieran de rutina…

Somos lo que somos porque decidimos serlo a pesar de los golpes secos y las caricias falsas…

Y el premio por soportar tanto contratiempo sin salir corriendo, somos nosotros… Conocernos, amarnos, tenernos…

Sólo los que se conocen deciden su futuro.

Y eso, es gracias a nosotros y años como este 2016 que agoniza y casi pide perdón por los mordiscos necesarios, los arañazos y las puñaladas a traición…

No se trata de como sea este nuevo año, se trata de cómo somos nosotros.

Tocaba crecer y el mundo nos puso delante los maestros adecuados…

Tocaba perder y la vida nos arrancó a veces lo amado para que sepamos que en realidad no tenemos nada más que nosotros mismos…

Tocaba vivir y el universo casi nos arranca la vida para que recordemos lo hermosa que es…

Hay momentos para todo… Que este 2017 nos traiga calma y nos empuje a cumplir sueños…

Foto : Mercè Roura

Foto : Mercè Roura

Ahora, toca mar plana, olas chicas que llegan a la arena y besan las rocas con placidez…Dejar de luchar para soltar amarras y notar la vida, dejar que nos acaricie el sol y nos venza este mar amable y tranquilo… Toca llegar a puerto y abrazar la paz de conocernos y sabernos más libres.

Toca brillar y desplegar las alas para que se note lo aprendido…Para enseñar a otros que buscan su rumbo que es posible.

Toca mostrar nuestra luz al mundo y compartirla… Sólo así se hará más grande, inmensa, eterna…

Toca mostrar quiénes somos ahora que ya lo tenemos claro.

Toca abrazar nuestra esencia y vivir sin medida.

 

Gracias… #Feliz2017


16 comentarios

Yo iba a ser princesa


NIÑA PRINCESA

Yo iba a ser princesa. Todo estaba planeado y decidido. Tenía que dejarme llevar y decir que sí. Ensayar un sonrisa que llegara con facilidad a la boca y se incrustara en ella, tener un saludo siempre a mano, una frase que llegara a la mente sin apenas pensar para decir que todo está en orden, que todo es como debe ser. Estaba destinada a ser una princesa “de lata” y deslizarme en un mundo de terciopelo acabado de coser y limpiar. Un mundo aséptico, con el placer previsto en la agenda y el aburrimiento postergado. Una princesa ñoña y correcta.

Tenía que permanecer sentada en la nube. Respirando un perfume dulce y notando en mi cara una brisa empalagosa, viciada pero amable. Todo sería perfecto. Mis pupilas estaban entrenadas para no mirar más allá del decorado, donde acababa el cartón piedra y el aire se enrarecía. Siempre escuchando una especie de vals eterno, una música simplona compuesta por mentes angostas para recordarme que no tenía que superar los límites del tablero, que tenía vetado imaginar más, desear más y, sobre todo, pensar distinto. Es que más allá las nubes eran negras y el barro ensuciaba los pies.

Iba a ser una princesa de categoría menor, pero princesa, al fin y al cabo. Iba a aspirar a terminar mis días sin haber sufrido demasiado, ni haber sudado demasiado, lamida por el sol en una cala desierta… Tomando una bebida dulzona de color malva con un sombrillita y manteniendo una conversación absurda y altamente prescindible. Iba a ser de ese tipo de princesas que malgastan aire cuando respiran y queman hierba cuando pisan, porque quieren, porque pueden… Porque sí.

Estaba destinada al Olimpo de las estupideces y de las vidas intensas pero encapsuladas. Iba a beberme un sorbo y a pensar que me había tragado una ola… Iba a confundir una alergia con una pasión y un amor verdadero con una ataque de fiebre. Iba a eso… Inconsciente de mí, lo tiré todo por la borda. Me hice demasiadas preguntas. Mis ojos rebuscaron pistas más allá de los quicios de las puertas, mis pies saltaron y anduvieron saltando y brincando hasta salir del decorado, encontraron piedras, fango, hierba, arena… Me hice heridas. Me partieron el alma y me dejaron seca, como un árbol partido por un rayo. Me golpearon cada uno de los rincones que consideraba sagrados, me fracturaron la consciencia y me dijeron que “no” tantas veces que llegué a pensar que nunca sería que sí. Y me quedé sucia, revuelta, agotada pero respirando un aire limpio, salvaje, hambrienta de todo y con todo a mi alcance. Sin más límite que el que impusieran mis ganas, sin más prohibición que la que me dictara mi sentido del ridículo, que por aquel entonces, se había diluido totalmente y era pasto del olvido.

Lloré de miedo y de risa, mucho de risa. Me junté con buenas y malas compañías, pero las escogí cada vez yo misma.

Me cubrí de alegrías y de sueños, me salpiqué de tristezas ajenas y las viví como propias. Abracé, sentí, me estremecí… Di cien millones de vueltas para volver muchas veces al principio y dar el primer paso de nuevo, con gesto distinto, con ansia intacta, pero con facciones cambiadas. Sintiéndome cada vez más sujeta al suelo pero con unas alas más grandes. Y en mi interior, siendo cada vez más yo y menos mundo, más mundo dentro de mí y mi yo más enorme, más ancho, más intenso.

Y me di cuenta de que acabaría mis días rodeada de rostros y sueños. Sedienta, con ganas de reírme y echarme a la sombra, escuchando las palabras de alguien que aún hubiera dado más vueltas que yo. Boquiabierta, con los ojos inquietos y las manos tendidas. Pensando que me falta mucho por hacer y conocer, con más preguntas por responder y aún deseosa de todo… Y, por supuesto, satisfecha del día que decidí abandonar la nube y tocar al mundo y arriesgarme a caer.

Yo iba a ser princesa, pero escogí salir del decorado y pegarme a la vida. 


1 comentario

Despertando de la era del plástico


Tengo a menudo una sensación de impotencia que seguro que no es buena para nada, ni para mi cuerpo cansado ni para mi espíritu ultra-resistente.

Yo pertenezco a una generación de plástico. Cuando era niña el plástico lo inundaba todo. Cualquier cosa que antes fuese de cualquier otro material podía sufrir un proceso de plastificación. Las sillas, los vasos, las bolsas, los juguetes, la decoración… incluso algunas veces hasta la comida.

El rey Midas lo convertía todo en plástico. Era resistente a todo. Era el icono de la industria, de lo seguro, de la fabricación compulsiva…de lo homologado y en serie.

El plástico ha sido práctico. Cuando tenía 10 años, un reloj de plástico era lo más chulo del mundo. El plástico era el color, el diseño de la nueva España… de haber existido Lady Gaga entonces, no se hubiera vestido de carne sino de plástico. Nacía una nueva era donde todo iba rápido, a modo fast-food, y se vivía el momento sin pensar en el mañana, en esas toneladas de plástico que íbamos generando, y que ahora forman una gran isla de devastación en medio del océano. Es terrible, lo sé… Pero nadie me lo contó antes, yo no quería que se formara esa sopa asesina.

El plástico en aquella época, creedme, era incluso acogedor. El plástico era Barbie Superstar, era sueño, era un mundo que se parecía mucho al del celuloide. Soñábamos plástico, respirábamos plástico, nos convertimos en un poco de plástico. Y esa plastificación era cómoda y agradable, era moderna, era homogénea.

Tuve que haber imaginado lo que venía cuando hace algunos años vi que volvía con ímpetu la madera. Para todo. Y los nuevos tejidos naturales y todo adquiría ese toque rústico/ anti-plástico.

El imperio caía, se desmoronaba por momentos. Nuestras vidas de plástico iban a perecer. Todo lo que antes era plastificable ahora debía ser mutado porque nuestro preciado material parecía horrendo, anti-natural, no biodegradable, frío… propio de una época superficial y volátil.

Lo confieso; me había acostumbrado a él, era ya parte de mi esencia más resignada y menos respondona… pero era ya parte de mí. Era la cosificación de todo lo estandard, lo categórico, lo falto de personalidad.

Ahora todo ha cambiado. En la globalización todo tiene que ser genuino, auténtico, creativo. La normalidad se paga cara, carísima, con una patada en las posaderas o una registradora vacía. Se ha vuelto a la esencia y el plástico huele a nada, a años ochenta en decadencia, a pieza de engranaje de industria pesada en la era de la Tecnología. A desilusión.

El sistema ha mutado. Ahora hay que ser el mejor entre mejores y vender talento porque los esquemas anteriores ya se han agotado.

No me resisto, no creáis, llevo tiempo rebuscando entre mis aptitudes y habilidades la que me hace auténtica, la que me permitirá con una actitud positiva sobrevivir con éxito en este nueva era de la superación, de la consciencia, del esfuerzo.

Los sometidos al plástico de consumo básico despertamos ahora … y miramos cegados a una nueva civilización. Lo estamos intentando pero necesitamos tiempo para acostumbrarnos a tanta autenticidad. El tiempo de adaptación se acaba… Como la era del plástico.