merceroura

la rebelión de las palabras


17 comentarios

Mi lista de miedos


people-2570816_640

Esta vez lo voy a hacer de otro modo… Ya basta de listas de retos y deseos… Vamos a ser sinceros, lo que realmente te cambia la vida es hurgar en ti y encontrar aquello que te callas, aquello que te asusta y que escondes del mundo porque te avergüenza, lo que sigue arañándote y llevas prendido en ti esperando a que busques una solución… Este año mi lista de propósitos será una lista de miedos, de temas pendientes de afrontar, de las verdaderas heridas que tengo por cicatrizar… Una lista de todas las cosas de las que hace tiempo que huyo y me resisto a mirar a los ojos. 

¿Qué sentido tiene adelgazar siete kilos si dentro de ti sigues sintiéndote indigno de amor? ¿Para qué hacer una carrera y entrenarnos para ganarla si lo hacemos para demostrar que merecemos medallas y no para superarnos y disfrutar cada momento? ¿Qué gracia tiene ir al gimnasio si lo haces porque crees que debes y no te hace feliz? ¿No sería mejor ir sin expectativas e intentar disfrutar de la experiencia? ¿No nos estamos engañando con nuestra lista de deseos cada año? Lo digo porque esos deseos están genial y os animo a llevarlos a cabo pero no se mantendrán en el tiempo si no somos capaces de curar la herida que hay detrás de ellos… Si no vamos más allá y comprendemos qué miedo están ocultando… ¿Y si buscamos la esencia de lo que nos paraliza e impide avanzar? ¿Y si nos hablamos claro a nosotros mismos? 

Voy en serio conmigo,  me comprometo con mi felicidad y mi paz interior… ¿Vas en serio contigo o eres una aventura pasajera?

Es cierto, cuando cambias tu exterior o tu entorno eso supone una motivación, un empujón para tu autoestima, un primer paso… Eso es maravilloso, el caso es que no se puede quedar ahí, al menos, no podemos fingir que el problema está solucionado porque no es cierto… Si marchándote no afrontas por qué te vas, estás huyendo… Si quedándote no aceptas lo que hay y no cambias tu forma de vivirlo, estás resignándote… Podemos dejar una adicción, eso es necesario sin duda, pero tenemos que comprender qué nos lleva a ella y qué vacío está tapando, de lo contrario, volveremos a ella o la cambiaremos por otra… Cuántas veces cambiamos de pareja y la siguiente nos sigue haciendo lo mismo… Lo trucos no sirven, hay que ir en serio con uno mismo, porque si no, eso nos llevará a repetir la situación una y otra vez hasta darnos cuenta de que no estamos afrontando la situación real sino que nos andamos por las ramas.

Lo digo porque eso sería como maquillar la imagen que ves de ti mismo en el espejo y creer que eso ya nos hará ser más guapos, o mejor dicho, sentirnos más guapos porque lo que cuenta es lo que sientes que eres y en todo ser humano hay belleza, está esperando a ser rescatada por nuestra autoestima y el respeto… Lo digo porque yo me he pasado la vida maquillando el espejo en lugar de aprender a amarme y respetarme.

Gastamos mucho dinero con productos (me parecen válidos) para sentirnos mejor, para parecer más delgados, más altos, más firmes, más felices, más sabios… Buscamos respuestas en los libros, en las revistas, en los gurús (me parece genial, yo escribo libros, no tengo nada en contra) pero lo que cuenta es lo que interiorizamos y estamos dispuestos a hacer para nosotros… Nuestro compromiso con nuestras ganas de cambiar y transformar nuestra vida… Las acciones y renuncias que somos capaces de llevar a cabo para dar un vuelco a nuestra vida de verdad… Muchas de ellas, ni siquiera requieren movimiento, sólo pararse a sentir y aprender a pensar, decir no a lo que no nos llena, vivir desde la consciencia… Haciendo incluso lo mismo que antes pero desde la comprensión, sin el piloto automático… Cambiar nuestro mundo interior y estar en paz, dejar de traicionarnos, y eso de forma inevitable se verá reflejado en nuestro vida… Podemos ayudarnos de lo que queramos, libro, cremas, cursos… Lo que importa es que nos lleguen dentro, que aprovechemos lo que nos ofrecen para transformar nuestra forma de vivir… Sino, todo lo gastado es como si se lanzara a una especie de vertedero de ilusiones perdidas. No porque lo que compremos no sea válido, sino porque pretendemos que sea la solución cuando si lo usamos como tapadera se convierte en parte del problema… Con ello no digo que no compremos lo que queramos para estar más cómodos o sentirnos más guapos, al contrario, pero que eso no se convierta en un parche sino en un estímulo para curar la herida que ese problema pone en evidencia… Si te amas, amarás tus arruguitas, tus kilos de más o tus kilos de menos… Si no te amas, nunca serás perfecto y siempre estarás peleando contigo y con la vida para conseguir algo que ya tienes, que ya está en ti, que es cuestión de un trabajo interior… A base de conocerse, comprometerse contigo y si es necesario acudir a un buen profesional que te oriente.

Esto va de ser muy sinceros con nosotros mismos y dejar de hacernos trampa… Va de decirnos la verdad, aunque duela y moleste, cuánto más molesta, más necesario es decírnosla y escucharnos… Somos un todo, cuerpo, mente, emociones, alma… Lo que afecta a una de nuestras facetas afecta a todas ellas y debe curarse en todas… Dejar de sentir que no vales nada, dejar de decir que no vales nada, dejar de pensar que no vales nada… Y en consecuencia, tratarte como lo valioso que eres… Encontrar tu coherencia.

El caso es que este año que está apunto de empezar, he decidido dejarme de listas de retos e ir a por todas… Voy a hacerme una lista de miedos. Una lista de fantasmas… De cosas y situaciones de las que huyo para salir a encontrarme con ellas… Una a una, sin prisa pero sin hacerme la remolona. Tomando conciencia de cada una de ellas… Notando y comprendiendo de dónde vienen y qué han supuesto y suponen en mi vida… De lo que me he privado por no abordar esos miedos antes, de lo que me alejan y a lo que me acercan… De las máscaras que me he puesto para soportarlos y esconderlos… De qué emociones liberan en mí… Rabia, tristeza, vergüenza, asco… Apuesto a que la primera es la que predomina en mí pero voy a dejar que me sorprendan… Voy a hacer arqueología de mis emociones para ver a dónde me llevan . Voy a ver dónde noto mis pensamientos, qué me duele cuando me niego a mí misma o me digo esas cosas que no merezco oír… Voy a perdonarme por no haber hecho mi lista hasta ahora y darme cuenta de que no pasa nada, que todo llega a su tiempo… Que he hecho lo necesario y que ya no voy a dejarlo más… Merezco superar mi lista y luego, si al quitar esa capa, soy capaz de ver que hay más, ir a por otras…

Y no se trata de hacer una lista facilona, se trata de una verdadera lista que ahonde en ti y que te confronte con tu realidad, que toque de pies en el suelo y te haga saltar las costuras… Reconociendo tus verdaderos miedos para enfrentarte a ellos y hacer que de una vez por todas dejen de perturbarte y dirigir tu vida…

Para hacer visible lo invisible que está ahí, dentro de nosotros, dando la lata y doliendo un horror…

Para hacer consciente lo inconsciente y dejar salir la presión, la angustia y reconocerte a ti mismo que puedes y que ya basta de ocultarte cosas y fingir…

Para reconciliarte contigo y con todas tus partes y convertir tus debilidades (nunca lo fueron) en fortalezas y retos. Para dejar de mentirte y de traicionarte a ti mismo, como si mercadearas con tu vida. Para asumir la responsabilidad de vivir tu propia vida y dejar esquivar tus conflictos pendientes.

Esto es un ejercicio de honestidad y honradez, de reconocer y reconocerse, de encontrar la verdad que subyace en cada gesto, en cada momento, en cada hábito o costumbre para comprenderse y aceptar… No me voy a quedar en la superficie de retos que lo que hacen es poner una capa de pintura a mis verdaderos miedos para taparlos ni voy a dejar que mis monstruos sigan viviendo en el armario o bajo la cama… Ya basta de dormir con la luz encendida por si acaso, es la hora de dejar de temerle a la oscuridad… Y mientras tanto, podemos hacer todo lo que nuestra otra lista (la ordinaria, la de retos) nos sugiera porque seguro que nos ayuda…

Esta lista nos hará libres porque podremos abrazar nuestra oscuridad y descubrir que en realidad era sólo una puerta que abrir para tomar impulso, que lo peor que creemos que hay en nosotros es lo que nos va a cambiar la vida…

Ya la tengo hecha, mi lista de miedos es larga, no hay prisa pero hay compromiso… El compromiso que todos nos debemos a nosotros mismos… Esto no va de puntuar o conseguir méritos ni premios, ni siquiera va de ser mejores o tener éxito, va de ser libres y eso ya nos hará sentir que hemos llegado a la cima… Y en la cima hay paz y equilibrio.

Este año no quiero quedarme en la superficie… 

Anuncios


21 comentarios

Una vida que no te pertenece


chica-mapa

No se te ocurra ser normal… Aunque te desesperes. En los tiempos que corren, tienes que apostar por ti mismo y por cada una de tus rarezas y manías. Debes destacar por lo que sueñas y mostrarte como eres. De lo contrario, la masa podría engullirte si no enseñas tu talento ni haces nada para diferenciarte del resto. Si no tienes una meta que te haga zarandearte por dentro vas a quedar dormido para siempre…

Debes hacer justo todo lo contrario de lo que has hecho siempre, de lo que durante toda tu vida te han sugerido que hicieras… Pasar desapercibido para que no se rían de ti, ni te señalen con el dedo. No les has caso. Eso ya no tiene sentido, ni para ti ni para esta sociedad que consume cada día ideas nuevas y frescas. Asusta un poco, por si no gustas o por si no aciertas, pero aún aterra más no brillar nunca,  ser tragado por la mediocridad y arrastrarse en una vida plastificada donde tú no eres el protagonista. Y más que no brillar o no destacar, lo que realmente da miedo es no vivir como realmente eres, no ser tú.

La “normalidad” es ahora la mejor forma de quedarte al final de la fila y no llegar nunca. De quedarte sin premio y ver pasar los trenes sin subirte en ninguno. De quedarte con hambre de vida y ver que no le importa a nadie, tal vez ni siquiera a ti lo suficiente, porque si de verdad te importa, pides y arriesgas.

No puedes ir por el mundo sin saber quién eres ni pensar qué das a conocer. No puedes seguir sin encontrar la coherencia entre lo que eres y lo que dices que eres, sin que se note lo que te motiva y te hace grande… Eres grande, lo has sido siempre, incluso cuando te has escondido porque no te gustabas y has suplicado al cielo cambiar de cara o de cuerpo… Eras grande incluso cuando te sentías diminuto y algunos te decían que no eras nada… Eres grande porque te planteas como vivir tu vida sin sentirte atado… Porque tienes mucho por mostrar y a veces no sabes por donde empezar… Da igual cómo, empieza ahora, aunque sea a ciegas y sin atino. Empieza en este momento aunque sólo con pensarlo quieras salir corriendo… Empieza ahora y haz que este sea el último día de tu vida en el que te dejas llevar por el miedo.

Dentro de ti hay algo que el mundo necesita, aunque tal vez el mundo no lo sabe y tú desconoces que eso que haces y que te hace feliz sea útil para otros… Eso que tal vez hace años que te llena de emoción y no cuentas a nadie para que no crean que eres un tipo raro, un friki… No te preocupes, que el mundo crea que eres un  friki o un genio depende del día y de la forma en que proyectes tu imagen y tu marca, de la manera en que te comuniques. A menudo, los que te amargaban la vida en el instituto porque llevabas gorra, corrían a comprar CDs de tipos que llevaban la misma indumentaria que tú porque alguien les había dicho que aquello era “Cool”. Si de verdad quieres alcanzar tus metas y  ser una de esas personas que dedica su vida a lo que le hace feliz, debes decirle al mundo por qué lo mereces y compartir tu sueño. Desplegar tus alas, sacar el león que llevas dentro. Atreverte a mostrar qué haces que te convierte en único y cómo eso va a mejorar la vida de los demás. Lo que buscas está ahí, dentro de ti, y llevas un siglo intentando encontrarlo en ojos ajenos, en vidas ajenas, en los sueños de otras personas y esperando descubrirlo desde su forma de ver la vida… Te has visto a ti mismo con sus ojos limitados y has dado por buena su versión. Ya no te sirve… Ahora, toca utilizar todo tu esplendor y compartirlo…

Ser normal es una verdadera locura.. Como vivir contenido, encerrarse en un envoltorio esperando a que alguien te tome por un regalo, te abra y te deje libre. Muchos han intentado ser normales durante años, yo lo hice. Quería estar tranquila y pasar desapercibida, esconderme para que nadie topara con mis ojos cansados… Aunque eso es vivir desde la barrera, ir a la playa y quedarse en la arena. Pedir el menú de la vida sin arriesgarse a buscar algo interesante en la carta. Durante un tiempo te permite sosiego, la verdad, pero si eres una de esas personas que se preguntan qué quieren hacer con el tiempo que van a estar vivos, este camino no te sirve. Es como tomar prestado el traje de otro y pretender que se te ajuste. Como vivir de recuerdos… Vivir a través de las canciones que suenan en la radio o llevar impermeable cuando la lluvia cesa.

Todos nos preguntamos lo que queremos hacer en la vida, en realidad, aunque no todos nos atrevemos a decirlo en voz alta o admitirlo. Y, sobre todo, dar el paso que marca la diferencia. El paso que no tiene retorno, porque una vez has activado ese mecanismo ya no hay vuelta atrás… Quemar las naves para no poder volver a casa si no es victorioso. Cortar la cuerda que te ata al pasado después de cruzar al otro lado. Tirar la llave después de pasar a través de la puerta de tu nueva vida… Hacer algo que no sea reversible, que no puedas deshacer ni enmendar cuando las miradas ajenas calen hondo y el pánico se te acurruque en el cuello.

Haz algo que no puedas deshacer. Toma un camino que tras tu paso se desvanezca.

No dejes migas de pan a tu paso para no poder volver cuando decidas que en realidad no tienes valor para enfrentarte al mundo. Que no puedas volver, aunque desesperes y creas que no vas a soportarlo… Barra el paso a tu vida anterior.

No les des tu nueva dirección a tus fantasmas de siempre.

No camines en línea recta para que los cobardes te sigan y te lleven de la mano de vuelta a tu antigua vida sin brillo.

Rodéate de frikis como tú, de personas que han hecho estallar el puente de retorno a sus vidas mediocres y transitan por la cuerda floja. Rodéate de personas que viven sus sueños e ignoran que sean imposibles o tal vez lo sepan pero les dé igual.

Rompe los mapas y dibuja los tuyos propios. Tira todos tus relojes porque ya no marcan tu tiempo, lo marcas tú. No sigas más brújula que tu visión… No metas en tu cabeza más sueños que tus sueños o los de aquellos que amas. No camines más caminos que los que te mueres por pisar… No sigas a ningún guía que no te lleve a tu guía interior.

Apaga la luz si la luz te lleva a un lugar donde hay sombra.

Sé tan raro como necesites para ser tú mismo. Sé tan auténtico que no te reconozcas, pero notes que nunca habías sido tan tú como ahora.

Haz lo que sea para que una vez des el paso no puedas echarte atrás.

Te juegas mucho en esto, tu esencia, tu dignidad, tu felicidad.

Al fin y al cabo, entre nuestras rarezas está nuestra riqueza como seres humanos. Y el mundo no tiene por qué aceptarlas, ni entenderlas. Sólo tienes que sentirte bien tú con ellas y respetar las rarezas ajenas.

Y que este sea tu último día en una vida que no te llena, que no te sirve, que no se ajusta a tus sueños ni hace que te levantes con ganas de más… La vida sin ganas es un sucedáneo insoportable que te devora por dentro.

Que éste sea el último día de tu vida mediocre e insulsa.  Tú ultimo día en una vida que no te pertenece…

 

 

 

 


8 comentarios

Mil gracias


La casa del libro

La casa del libro

Alguien me preguntó el miércoles cuál era mi sueño.  La verdad es que tengo muchos, pero uno de ellos era lo que estaba viviendo en ese momento, presentar mi libro con todas aquellas personas que estaban allí conmigo, compartiendo y sintiendo.

Allí conocí a tantas personas con las que había compartido momentos antes en las redes que lamento no haber podido dedicarles más tiempo a cada una como se merecen por todo el cariño que me demostraron.  Personas que me contaron un pedacito de su vida, vidas complicadas pero valientes, personas que luchan sin tregua y que se dejan llevar por lo que les emociona… Personas que se van descubriendo cada día y que no temen sentirse vulnerables…

Ser vulnerable es maravilloso. Te hace crecer. Y ser capaz de levantarte y decir que te sientes vulnerable y que tienes miedo es ser grande, enorme, dar un salto y plantarse de repente en la antesala de tu éxito personal. Y no me refiero a ese éxito efímero de caras guapas y sensaciones prefabricadas, hablo del éxito que supone conocerse, aceptarse, superarse, quererse y compartir. Escoger compañeros de viaje maravillosos…

Ayer lo vi claro. Tengo compañeros de viaje maravillosos. A lo mejor me acompañen dos días o dos eternidades, eso da igual porque lo que compartimos no nos lo quita nadie. La clave es compartir, hablar, soltarse, decir quién eres y expresar qué sueñas. Eso crea una especie de magia colectiva que nos arrastra y nos hace mejores, una energía que se contagia y traspasa las paredes…

Yo me sentí así el pasado miércoles, arropada, emocionada, querida… Solté mis amarras y derribé los muros que me separan del  mundo. Y no fue por mí, fue por la gente que me acompañaba…

Somos la gente de la cual nos rodeamos. Somos el cariño que les damos y el que recibimos. Somos nuestros sueños, nuestros retos, nuestros deseos…. Nos cambian, nos dibujan, nos ayudan a experimentar y nos ponen en el camino que necesitamos recorrer.

Somos la pasión que le ponemos a lo que hacemos. Somos la forma en que vencemos cada uno de los miedos que nos atan los pies y no nos dejan avanzar. Somos los recuerdos que nos hacen reír y especialmente los que sacamos a pasear de vez en cuando y aún nos hacen soltar lágrimas…

Somos las veces que nos atrevemos a pesar de que algunos nos miren mal.

Somos nuestros errores porque nos han hecho conocer el mundo y nos han dado el valor y saltar.

Somos todas y cada una de las veces que hemos dado las gracias…

Y debo dar muchas, un millón. Por el privilegio de que te escuchen y el privilegio de escuchar y aprender.

Por lo que supone que alguien venga a verte y abrazarte….

Por las risas y los comentarios.

Por el amor compartido a las palabras…

Gracias, con toda el alma. Por estar y por ser.

Si somos la gente de la que nos rodeamos… Yo el pasado miércoles tuve la suerte de ser extraordinaria.

 

Un abrazo FOTO FACEBOOK 2

La casa del libro

La casa del libro

La casa del libro

La casa del libro

La casa del libro

La casa del libro

La casa del libro

La casa del libro

FOTO FACEBOOK 6FOTO FACEBOOK 10


12 comentarios

No me basta…


mar-california

Mi paso es corto pero rápido. Busco imposibles y, tal vez demasiado a menudo, tengo la deliciosa sensación de que voy a conseguirlos. Soy tan insistente que abrumo… Soy tan terca que hastío.

Acumulo ganas de todo y experiencia de sobra para romper un pedazo del mundo y llevarlo en el hatillo. Siempre llevo conchas imperfectas en el bolsillo, porque su imperfección me recuerda que existe posibilidad de mejora. Me vacían más los desengaños que las penas, porque no aprendo a bajar el listón y atenuar mis expectativas… Me vencen las miradas intensas y las injusticias. Tengo los zapatos gastados y la risa floja, flojísima… Aunque me pasa lo mismo con el llanto, sobre todo ese llanto que no se ve y no derrama lágrima. A veces, soy incómoda, lo admito, porque digo cosas que nadie dice, pero la comodidad prolongada, al final, sale cara y te obliga a dejar pasar muchos sueños.

Vivo al lado del mar y cuando no lo veo, lo huelo. Su aroma fresco y salado me persigue por las calles y se me prende en el cabello. Entonces sé que cuando el mar te vence, siempre quedas impregnado por su esencia, siempre eres mar…

El mar siempre me recuerda que todos somos lo mismo, que todos buscamos algo, que todos tenemos miedo… El mar siempre apacigua mi alma guerrera que teme no estar a la altura… Que busca excusas para esconder sus errores y oculta sus heridas para parecer invencible y serena. Para calmar su necesidad de conseguir más de todo lo que no se paga ni acumula… Lo que es tan extraordinario como difícil de encontrar.

He olvidado todas la veces que salté y me golpeé en el ridículo más rotundo. Me he perdonado, aunque a duras penas, de todas la veces que no me atreví y dejé que mi cobardía me convirtiera en mediocre. Nunca necesité piedras porque hace tiempo que escogí las palabras… A veces, se me quedan cortas, porque mi torpeza no sabe usarlas…

El mar es tan grande que me recuerda que soy grande, aunque me hace entender que al mismo tiempo soy pequeña… Tan pequeña que puedo conseguir cosas muy grandes… Tan grande que puedo apreciar las cosas más pequeñas…

Nunca busqué atajos porque siempre supe que el camino era largo y sabría construir mi fortaleza con cada uno de los baches. He construido mi nido con pequeñas ramas y algunas grandes decepciones… Si algo tiene el desencanto es que después de arrasar tu inocencia, lo que viene, es forzosamente bueno. Los rasguños se curan, aunque tu inocencia queda siempre un poco resentida.

A veces, me canso y creo que no puedo, me encojo, me convierto en un bola de carne y hueso y me aparto… No sé cómo, pero siempre vuelvo al camino, y siempre lo hago con la misma sensación de que algo bueno me ronda, algo increíble, algo que parece imposible…

Vivo al lado del mar y cuando no lo oigo, no me desespero, porque lo noto. Lo llevo alojado en mi nariz puntiaguda y en mis genes testarudos… Lo llevo en mi ser y forma parte de sustancia.

Tengo mil miedos, pero mi mayor temor es que esos miedos me venzan y me conviertan el piedra, que me paralicen el alma… Que me dejen tan muda que no sepa contar al mundo que se puede, que debe intentarse… Que el riesgo es la forma en que nuestro mundo crece y nuestra conciencia avanza.

Tengo mil sueños, pero el más enorme de ellos es el de ser capaz de seguir luchando por conseguirlos y  no desistir cuando me sienta agotada…

Tengo mil defectos y el mayor de ellos sería olvidarlo y pensar que ya he llegado a mi meta, que ya no debo seguir esforzándome para no dejar de crecer. Nunca odio, me aprecio demasiado como para hacerme tanto daño y tengo demasiada confianza en las personas como para creer que nada tiene remedio.

No quiero quedarme corta en cariño.

No quiero quedarme corta en ánimo.

No quiero quedarme corta de vida.

No quiero pensar que no creí en el milagro lo suficiente como para que el milagro creyera en mí…

No quiero mirar atrás y descubrir que no pude porque no quise, porque no me empeñé lo suficiente, porque miré a otro lado y no estuve en mi lugar… No quiero pensar que me arrugué.

No quiero dejar de amar nunca, aunque a veces, el amor es un peaje amargo para evitar una soledad necesaria y otras, algo tan inmenso, que te recuerda lo sublime de la existencia. Por eso, prescindo de amores triviales e ínfimos.

Vivo al lado del mar y me alimento de viento…

Nunca necesité halagos porque creí no merecerlos… Nunca busqué más recompensa que la de saber que no desistiría. Nunca dejé de pensar que llegaría a tocar mis sueños porque no hubiera podido soportarlo. Creo que algunas locuras son necesarias y que, de no llevarlas a cabo, la sensatez es capaz de comernos el alma y arrojarnos a un lugar donde lleguemos a olvidarnos de nosotros mismos.

El mar siempre me trae consuelo y me moja los pies cuando me aíslo del mundo, cuando vuelo demasiado y me olvido de tocar con ellos mi suelo y mi cuerpo… Cuando me alejo de mi esencia y vendo mis credos baratos, su soberbia me trae de un golpe a la orilla y me pone en mi sitio.

Vivo al lado del mar y cuando no lo respiro, lo sueño. Eso hace soportable a veces esta jaula opresiva de barrotes firmes en la que imagino fantasías y dibujos mapas de fuga.

Vivo al lado del mar y, cuando no me acuerdo, lloro… Aunque mis lágrimas saladas me traen su recuerdo y su son me calma el desespero de no haber conseguido lo imposible… Todavía.

Vivo al lado del mar más maravilloso pero, a veces, no me basta.

 


16 comentarios

La medida de tus sueños


A veces no te acuerdas, pero tu vida es tuya.

Tú decides. Tú eres quién escoge si va o si viene. Tú eres quién apuesta por pasarse o quedarse corto.

A menudo, nos dejamos llevar por nuestras emociones antes de explorarlas y sentirlas. Antes de saber qué significan y por qué llegan a nosotros en ese momento preciso. Nos preocupamos por cerrar puertas antes de que se abran. Nos agitamos porque nos insultan personas que ni siquiera nos conocen.

No importa que te digan que no sirves o que sobras, porque ellos no deciden quién eres. No saben qué puedes llegar a conseguir ni qué se mueve en tus entrañas… No saben qué te hace feliz.

A menudo, cedemos a chantajes antes de que se nos planteen. Hacemos de centinelas vigilando fortalezas que tal vez nunca nadie asalte. Nuestros miedos nos asedian y derriban. Se nos comen las alegrías y empañan nuestras experiencias. Nos atan, nos enjaulan, nos impiden nadar más allá de la orilla.

No importa que otros te cierren la puerta o se rían en tu cara, porque tú llevas el timón de tus emociones y puedes educarte para gestionarlas y aprender de ellas. ¿Qué valor tienen sus opiniones para ti si su modelo de vida dista tanto del tuyo?

No importa que te aparten, ellos no deciden tus pasos ni vetan tus sueños. No importa que te vean diferente… Eres diferente, por suerte.

A menudo, nos soltamos después de aguantar mucha rabia, abrimos compuertas y sacamos toda zozobra acumulada. Teñimos de negro nuestras miradas, afilamos nuestras lenguas para clavarnos en algunas yugulares… ¿De verdad queremos rebajarnos a su altura? Entramos en su marasmo de gritos, en esa masa amorfa repleta de reproches y movimientos en círculo… Un amasijo de negatividad y falta de empatía. Nos convertimos en caballos desbocados. Nos disfrazamos de tiburones pensando que así podremos nadar entre ellos y conseguir que nos acepten…

No importa que te castiguen con indiferencia, porque no soportan sus existencias vacías y no sepan soportar sus horas más lúgubres. Ellos no te poseen. Ellos no dictan tus normas. No tienen más capacidad para oprimirte que la capacidad que tú les concedes. Nadie manda en tu vida más allá de lo que tú le permites que mande.

¿Qué más da que te cerquen e intenten controlar tus palabras? Tú controlas tus pensamientos y mueves tus labios. Tú seleccionas a qué le da vueltas tu cabeza y en qué focalizas tus energías. No le concedas el privilegio de que ellos  y sus ideas estén entre tus prioridades…

¿Por qué dejar que nos cambien si no es para mejorar?¿Por qué permitir que nos contagien su apatía y su reducida forma de ver la vida?

¿De verdad es tan importante que  los que no tienen retos valoren tus retos? ¿por qué necesitas que pongan límites a tu realidad si su realidad es tan reducida? No perdamos tiempo pensando qué piensan. No perdamos tiempo intentando entender por qué son como son. No les juzguemos ni valoremos…

No importa si ladran, tú escoges lo que escuchas.

No importa si te miran con ojos inquisidores, sus pupilas no te arañan si no les dejas. Que no te digan qué debes soñar aunque se mofen de tus ilusiones.

No importa si no te consideran a su altura, ellos no tienen criterio para medirte y tasarte. Porque tu valor va más allá de un número o una apariencia. Porque no miden lo que nos pasa en la vida de la misma forma que tú… No lloran por lo que tú lloras, no ríen por lo que tú ríes. No son felices con las cosas que a ti te hacen feliz… Siendo así, casi mejor que no te admiren, que no te aprecien, que no te digan lo bueno que eres si su forma de ver la bondad te hastía.

Si sabes lo que vales, ¿qué más da si ellos te infravaloran y menosprecian?

¿Por qué abrir la puerta a sus pensamientos en tu cabeza? ¿por qué dejar que sus valores desplacen a tus valores? ¿por qué dejar que sus críticas entren en tus resortes? ¿Qué más da que piensen que no tienes talento si sus parámetros para valorarlo no son como los tuyos?

No importa que te recorten, sólo tú te recortas cuando dejas que sus palabras te hieran. No te dejes llevar por sus miedos. No lleves las etiquetas que ellos han decidido colgarte… No te abandones a sus prejuicios.

No importa que digan que no, si tú sabes que sí y luchas hasta conseguirlo.

No importa que no te entiendan cuando les digas que no te importa lo que piensan. Tú eres quién escoge la medida de tus sueños. No les des el poder de escoger por ti…