merceroura

la rebelión de las palabras

El amor lo cambia todo

21 comentarios


PAREJA BANCO

El amor lo cambia todo. Cambia nuestra forma de ver el mundo y de mirar a las personas. A veces, nos cubre la mirada de un velo que no nos deja contemplar más allá de la nariz. Otras, nos concede el gran poder de ver más allá de la superficie de las cosas, de entrar en las fibras de cada ser humano y encontrar lo hermoso, lo eterno. El poder de ver almas en las pupilas y tocar sin usar las manos. 

El amor lo potencia todo, lo intensifica todo, lo puede todo. Hace que todo brille y se transforme, que nuestro aire se llene de una cantidad de oxígeno superior y al respirar tengamos la sensación de estar capacitados para volar y soltarnos a un vacío desconocido y esperar lo mejor… A pesar del pánico y la náusea por topar con la rutina más gris si ese sentimiento se acaba. El amor hace de altavoz de nuestra música interior, esa que a menudo no suena porque nos quedamos en silencio intentando descubrir a dónde nos conduce este mundo maltrecho y hermoso. Porque el ruido nos deja sordos ante esa voz que nos dice lo que realmente deseamos. 

En los momentos difíciles, hacemos recuento de nuestros amores, de todas aquellas personas que se dejan querer, que nos permiten entrar en su mundo y que nos importan. Esas personas cuyos rostros nos vienen a la cabeza cuando la tierra tiembla y todo a nuestro alrededor se tambalea. Cuando nos llega un torbellino ante la puerta de casa y nos arrastra hacia no sabemos dónde. Esas personas son a lo que nos agarramos con fuerza para no salir despedidos al abismo, para no perdernos de nosotros mismos y encontrar el hilo para volver a nuestra vida cuando todo se ponga en su sitio de nuevo. Sin embargo, cuando todo vuelve a estar en su sitio, siempre hay algo distinto, algo que no regresa, que se ha reubicado. A veces, ese objeto fuera de su lugar habitual somos nosotros. Ya no somos lo que éramos antes. El camino recorrido nos cambia y cuando regresamos a nuestro pedazo de realidad de siempre, a veces, no encajamos. El amor deja en nosotros una huellas imborrables, nos toca, nos hace mutar y crecer.

Cuando amas, sea cuál sea el tipo de amor que sientes, siempre tienes la sensación de estar un paso por delante del mundo y al mismo tiempo estar perdiéndote algo que todos saben y tú no. Una mezcla extraña entre ignorancia y sabiduría, como estar en un limbo acogedor esperando un cielo cálido que no llega, pero ser capaz de vivir de imaginarlo, como quien sueña con bailar antes de que suene la música. Cuando amas todo parece terciopelo aunque esté lleno de espinas. Un cuarto diminuto es un palacio, un charco es un mar en la memoria, un beso es un destino delicioso y una caricia el refugio esperado. El amor hace del mundo un lugar más soportable y acogedor.

Cuando amas tienes que hacer un esfuerzo para pisar la tierra y notar que la realidad pesa como una losa sobre tu cabeza. Cerrar los ojos y ser capaz de distinguir entre tus compañeros de baile en la vida y adivinar qué esconden sus miradas. Y lo más complicado aún, distinguir si esas precauciones son avisos de que las personas a las que amas no son lo que aparentan o la muestra del miedo más puro a dar cariño y no recibir. El temor a perder amigos, hermanos, compañeros de viaje… Y perderlos después de haberles contado lo más íntimo y haberles mostrado tus entrañas de par en par. El vértigo a pensar que con todo lo que saben de ti podrían golpearte en lo más hondo y dejarte seco y sin poderte levantar. Dar es una operación de riesgo máximo, amar es un acto temerario pero necesario para respirar, para seguir, para que todo tenga sentido. Cerrar los ojos y mostrar la yugular y esperar que lo que viene del otro lado no sea un zarpazo sino un abrazo, una muestra de cariño, una mirada cómplice que te recuerde que has acertado. Amar es dejarse llevar y agarrarse a uno mismo, a la vez. Ceder libertad pero mantener dignidad. Sostener sin apretar. Mantener la forma pero ser elástico. Ser tú y todas las personas a las que quieres al mismo tiempo.

No hay seguros para el amor. Es un material precioso y perecedero como la propia vida. Como intentar mantener hasta mediodía la escarcha de la mañana en un día de sol… Como esperar que el viento no sacuda todos los dientes de león de nuestra ladera para se mantengan intactos. El amor demasiado intacto se estanca y enmohece. Lo único que se puede hacer para que el amor dure es esforzarse para ser mejor contigo mismo y con los que amas, pensar cómo les afecta cada uno de nuestros actos, ponerse en su columna vertebral un rato de vez en cuando, y notar como les duele la vida e imaginar qué necesitan de nosotros. Y preguntar y decir en voz alta “te quiero” todas la veces que haga falta… Dar y recibir. Los amores que no reciben se quedan secos como los girasoles, que con tanta devoción al sol perecen. Los que reciben demasiado y no dan corren el riesgo de ver como dejan sin aliento al ser amado, como le enjaulan esperando una señal y muere entre los barrotes suplicando cariño.

El amor es libre y eso lo hace maravilloso. No hay nada más hermoso que saber que alguien está contigo por su propia decisión. Aunque a veces sea la misma pasión que parece que te obligue a no poder separarte de esa persona. Una mezcla entre libertad y adicción, un no poder evitar y no querer evitar… Una droga dulce que se mete en tus venas y desdibuja tu entorno. 

El amor lo cambia todo. Lo cura todo. Lo arriesga todo. Lo cubre todo de un halo imperceptible a los ojos que impide a veces tocar la realidad. Cuando amas a menudo no eres del todo dueño de tus percepciones y algunas verdades se te escapan por la puerta mientras miras embelesado por la ventana pensando que no existe nada más…

Pensándolo bien… ¿Existe algo más? ¿hay algo más que nos mueva que todos los amores posibles que tenemos el honor de experimentar durante nuestra vida? ¿Hay algo más que el amor en todas sus acepciones? Si no nos amamos y respetamos a nosotros mismos, ¿quiénes somos? Si jamás amáramos ¿por qué existiríamos?

Sin amor ¿qué nos queda? una nada inmensa que se nos traga la risa. Una mirada sórdida. Una niebla pedajosa que nos invade de asco. Un muro gris contra el que topar, una tarde lenta que pasa sin alma ni sal, una noche sin sueño imaginando un beso que no llega… Una vida entera sin esperanza. Una búsqueda insaciable de recuerdos para llenar un vacío que cada día se acrecenta. Aunque sea en vano, siempre es mejor amar. El que ama, vive. Hay tantas maneras de amar como amantes. Tantas como personas que ahora se abrazan y prometen amor. Tantas como personas que ahora se despiden y miran atrás. 

El amor lo cambia todo, lo inunda todo. Lo demás es el tiempo que se gasta esperando amar y ser amado… La cara más insoportable del amor, su ausencia.

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

21 pensamientos en “El amor lo cambia todo

  1. Hermoso!!!! 😊😊😊

    Me gusta

  2. El amor es sufrido todo lo soporta, todo lo aguanta, hasta que te das cuenta de la realidad y estallas y te das cuenta que por estar amando, dejaste de amarte, y despiertas y luchas día a día por recuperarte y poco a poco dejaras de sufrir , hasta que llegue un nuevo día. Y resplandezcas en el amor propio

    Me gusta

  3. Quanra raó tens amb les teves paraules, quan s’estima a una o varies persones, sobretot els fills és una manera d’estimar diferent de la del marit, pels fills donaries la vida i en aquesta vida és una lluita constant de l’amor als fills i també moltes vegades estimes a persones que sense ser de la teva sang son grans amigues que saps que pots comptar amb ells en tot moment, perquè saps que sempre et faran costat més enllà d’algú de la familia. Ja saps que sóc una fan incondicional teva de tot el que escrius, i de vegades vas tan ràpida a escriure coses que alguna se m’ha escapar i quan puc la torno a llegir.
    Una abraçada,
    Ció

    Me gusta

  4. Siempre me llega lo que escribes, siempre. Así que sólo puedo darte las gracias !!

    Me gusta

  5. ¡Enorabuena! Te he nominado para The Versatile Blogger Award! http://wp.me/p1V1Ab-sG

    Un saludo cordial, desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

    Me gusta

  6. ¡¡¡SALUDOS MERCE!!!! Un “hola” al otro lado de la pantalla. Un “hola” hasta el momento anónimo, desconocido… quizás peco en mi ignorancia creyendo que eres tú quien recibe estas letras. Me gusta ilusionarme con la idea. La filosofía que me ha impulsado a hablarte es “si todo está perdido, sólo me queda ganar” y desde esa óptica me sumerjo en una bonita fantasía imaginando en la bandeja de entrada de Hotmail un mensaje con tu sello personal. Agradecerte, en primer lugar, la sencillez con la que abordas cositas puramente existenciales y la capacidad que tienen tus letras para llevarme, cada día, a pequeñas partes de una obra maestra: MI CORAZÓN! En esta etapa, ciclo o proceso que experimento tus letras dibujadas en el ordenador me llenan de esperanza. Son mensajes de vida, ilusión, despedida, comprensión…un cóctel variopinto que puede dar incluso vértigo. leerte es una gozada! El motivo de escribirte es una petición “alocada”. Para ponerte in situ te presento una porción de mi realidad en la que sueño viéndote entrar a escena. Me formé en educación infantil y llevo grupos de peques de dos años desde que terminé los estudios. Las inquietudes en querer explorar y experimentarme con adultos me llevaron a formarme en un sistema de crecimiento personal que trabaja el mundo de las emociones a través de la música, el movimiento y encuentro grupal. Cabe decir que la palabra ahí no tiene cabida durante las sesiones. BIODANZA, quizás oíste hablar de este mundillo. La petición es la siguiente: en noviembre ME TITULO!!!!, presento ante un público una tesis que sintetiza lo que ha significado en mi vida haber elegido este camino. Tú, aún sin saberlo, tienes bastante que ver en ese reciclaje mental que ha nutrido un mundo racional llenito de magia. Sin duda. El complemento perfecto para la contrapartida puramente vivencial desde donde se aborda biodanza. Quisiera lanzarte la propuesta, humilde y soñadora, de recibir unas líneas tuyas personalizadas para poder compartirlas ese día entre los asistentes. Contarles que te escribí, me respondiste (si se da el caso) y leerles lo que nos regalas a un grupo que vamos en búsqueda de una gran revolución LA DEL AMOR, desde una nuevo paradigma EL ENCUENTRO HUMANO, la poética del encuentro con el hermano. Empezando por re.educarnos afectivamente. Así que dicho queda. Sólo me queda esperar…esperarte…Ten por seguro que sería un gran aliciente poder cumplir este sueño. Les hablé a ciertas personas de confianza que nada tienen que ver con mi mundillo biodancero de “peace and love” y me animaban a que tomara la iniciativa y te hablara. Aquí estamos…alzando la mirada al cielo con un tímida sonrisa de complicidad. Gracias!!!!!!!!! Carolina Castro (esto es lo de menos 🙂 )) Date: Thu, 5 Jun 2014 22:36:24 +0000 To: carolinacastro84@hotmail.es

    Me gusta

    • Hola Carolina, sí que recibo yo estas letras que me has dedicado. Antes que nada, agradecerte que me leas y me valores, no tiene precio. Que alguien que no conoces se acerque a ti después de leer lo que tú escribes es magia. Nunca deja de sorprenderme la conexión entre las personas, es un estímulo que me recuerda que, a pesar de los desengaños, no todo está perdido y me ayuda a creer que todo es posible.
      Escribo mucho sobre amor. Para mí el amor lo es todo. Amor de todo tipo. El más grande e ilimitado el que siento por mi hija, el ser más maravilloso del universo, mi sentido, mi cosmos, mi amarre a la vida.
      Amar es un riesgo y un privilegio. Si tienes la gran suerte de ser de esas personas que aman con pocos límites, eres poderoso. El amor no sólo hace bien al que lo recibe, también al que lo da, incluso más.
      Amar te hace mejor, te hace enorme. Si amas, llegas a la cima. Aunque entraña su dolor. Esa sensación de amar y no poder tocar o abrazar a la persona que tienes cerca y deseas, a la que necesitas demostrarle que quieres… Eso es sentirse roto. Aunque ese amor no es de balde nunca…
      El otro día, a medianoche, una persona me enviaba un mensaje y me preguntaba una duda de amor… No lo sé, le dije, el amor es duda y riesgo también. Sólo sé que amo mucho y a menudo no sé por qué. Sale así, no hay razón aunque puedas encontrar mil razones para explicar porque amas a alguien concreto, pero no le amas por esas razones, le amas porque es así, porque hay veces en aque los seres humanos conectan y se pone en marcha un mecanismo maravilloso que te confiere poderes y te permite hacer cosas de las que no hubieras pensado jamás que serías capaz. El que ama lo puede todo. Esto de amar nunca se hace a la carta, lo que asegura que todos los seres humanos tenga una oportunidad…
      Lo que sí sé es que sin amor no queda nada, nada. No he venido al mundo para escatimar en sentimientos, la verdad.
      Un abrazo y muchas gracias. Espero que encuentres lo que buscas y, si no, que en el camino haya algo precioso que haga que el viaje merezca la pena… (Siempre lo vale)

      Mercè

      Me gusta

  7. … Lo demás es el tiempo entre un amor y otro. Que no nos cambien las ganas de seguir!

    Me gusta

  8. Ayyy Merce,…, de nuevo sintiendo y llorando con tus palabras…eso …. también es amor!!. gracias por tus palabras (aunque también “duelan”)

    Me gusta

  9. Impressionant Mercè!! Arribes, i arribes molt…

    Me gusta

  10. Lo cambia todo, sin duda alguna.

    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s