merceroura

la rebelión de las palabras


3 comentarios

La tarea pendiente de María


hands-105455_640

Olía a verano aunque faltaban unos días. Sentía dentro esa emoción de cambio, de hacer cosas nuevas, de fulminar esa rutina tan avasalladora que siempre la tenía apelmazada, constreñida, agotada. Se acabó el café de un sorbo apurando como siempre mientras tocaba con el dedo índice el azúcar glass que había quedado en el plato donde le habían servido esos cruasanes diminutos que siempre pedía. Concretamente tres, siempre, ni uno más ni uno menos. Aunque tuviera más apetito o menos, era un ritual. La vida de María estaba repleta de rituales que se repetían…. Fijó sus ojos en Clara y topó con los suyos, siempre juguetones, reía tanto que a penas podía ver en su cara dos rayas verdes y brillantes.

“Vamos a casa, princesa, se hace tarde y tengo que hacer un par de cosas antes de llegar todavía”. Tomó entre sus manos su preciado abrigo verde, le encantaba ese abrigo, por eso lo cuidaba y lo llevaba siempre a la tintorería cuando acababa la temporada de invierno.

De camino a casa, mientras Clara se soltaba de su mano y corría, María iba pensando en lo mucho que tenía por hacer y en lo agotada que ya estaba. Pensaba en trabajo, en lo mucho que detestaba a Laura, su compañera, y en las ganas que tenía de cambiar de empleo y finalmente triunfar. Siempre, siempre pendiente de mejorar en condiciones y sueldo. Siempre siendo la eterna promesa. Antes era la joven promesa, ahora a los treinta y cinco es la promesa firme todavía, pero ya no tan joven. Y con una niña a la que quiere y debe dedicarle tiempo. “Bueno, piensa, no importa, ser madre fue una sabia decisión, no lo cambio por nada”. Lo que la agota realmente no es hacer tantas cosas, es tenerlo todo pendiente, todo en la cabeza, todo planificado… Esa sensación de ser responsable de unas cuantas vidas y saber que si ella no lo hace no lo hace nadie, como si el mundo dejara de girar si ella se parara. Como si no pudiera empezar a vivir hasta que  hubiera terminado todo lo que tiene pendiente, pero eso nunca llegara. Una carga que cada día se hace más y más pesada. 

A dos calles de casa, deja un abrigo en la tintorería, lo tenía pendiente desde que dejó de hacer frío, y colgado en el armario de la entrada parecía que le pedía una y otra vez una limpieza. Clara tira de ella y se pone ante un escaparate lleno de peluches. Pega la nariz al cristal y sus ojos brillan, María la mira con ternura y la apremia porque se hace tarde… “Siempre es tarde, mamá- le dice Clara- nunca podemos pararnos a mirar nada”. Tiene razón, piensa María, siempre va a toda prisa, calculándolo todo para no llegar tarde a no se sabe qué, ni dónde, como si tuviera que hacer algo que no pudiera esperar cinco minutos. Lo que pasa es que está cansada, se dice a sí misma a modo de excusa, tiene ganas de llegar a casa y hacer todo lo pendiente y sentarse un momento para sentir que no tiene que hacer nada, que nada la llama y le exige, que nada ni nadie la requiere… Y eso parece no suceder nunca.

Llega a casa y al entrar contempla su cara en el espejo de la entrada, este mediodía ha ido a la peluquería, pero nadie lo nota porque siempre lleva el mismo peinado, tal vez un poco más corto y con el tinte más intenso, recién puesto. No se gusta, nunca se ha gustado, pero al menos ahora se tolera… Clara la mira desde abajo con su carita redonda y preciosa, ella se queda callada y la mira, como si quisiera capturar con sus pupilas esa cara y retenerla para siempre, como si quisiera conservar la niñez de Clara eternamente y recordar esa tarde el resto de su vida… Todo pasa tan rápido. Clara sonríe y María le acaricia las mejillas y le llena de besos la nariz. “Te quiero, preciosa”, le dice mientras la niña se ríe y le dice que ella también.

La tarde acaba lenta, pero la vida cabalga. Un dibujo de un sol que nace entre las montañas  y una mamá con una niña que sujetan un peluche que ella cuelga en una pizarra de corcho de la cocina. Una cena entre tres hablando de que ya hace calor y hablando de cómo ha ido el día.

La noche llega mirando como Clara se duerme y con la sensación de haberse dejado algo pendiente que mañana se sumará a la larga lista de cosas pendientes en la vida de María que nunca se termina y siempre se acumula.

Siete de la mañana. Suena el despertador. María se levanta y prepara desayunos. No recuerda haberse dejado tantos platos por lavar el día anterior. De hecho, no recuerda haber comprado un par de cosas que están en la nevera. No encuentra a Félix, su gato, normalmente se abalanza sobre ella cuando la oye dar los primeros pasos para pedir que le dé de comer.

Va a preguntar a Nacho que ya se ha levantado y se ha metido en la ducha a toda prisa. Se acerca al baño y a través de la cortina le pregunta dónde está el queso Havarti que tanto le gusta y cuándo ha comprado ese queso bajo en grasa que sabe a plástico. Nacho se muestra sorprendido y responde “mujer, el colesterol, ya lo sabes”. María se queda suspendida mentalmente “¿Colesterol? ¿tienes colesterol ahora?”. Nacho abre la cortina de la ducha y con cara de sorpresa le dice “yo no, lo tienes tú”. María se queda paralizada, la cara de Nacho, no es la cara de Nacho, se le parece, pero es la cara de un hombre mayor. Al menos tiene cincuenta años. Justo en ese momento mira al frente y topa con su cara en el espejo, que tampoco es su cara, es la de una mujer de casi cincuenta años. Las lágrimas se le agolpan en los ojos… Nacho le pregunta qué le pasa. Justo en ese momento, una joven de unos dieciocho años pasa por delante del baño y les dice que tiene prisa, que necesita entrar, que hoy tiene examen y es importante. Es una chica preciosa, con unos ojos verdes y grandes, ya no tiene la cara tan redonda, pero sonríe igual que cuando era niña… Es Clara, su Clara, que también se ha hecho mayor pero a ella los años la han convertido en una mujer preciosa.

A María le cae al suelo la taza que lleva en las manos… Sólo ve a la mujer del espejo. El mismo peinado, el mismo gesto, los mismos miedos y la misma lista de tareas pendientes por terminar para empezar a vivir…

No comprende nada, justo ayer acostó a su niña de cuatro años y le contó cuentos  y le cantó nanas para que durmiera… Ve todavía su carita dulce y nota su tacto suave al darle el beso de buenas noches, puede percibir su olor y su calor en la mejilla… Puede escuchar su risa y sus balbuceos. Nota todavía el cansancio que siempre arrastra en las piernas tras el largo día, y esa sensación de estar de guardia para todo, de no terminar nunca. Se acostó pensando en todo lo que debía hacer y no podía abarcar…  Pensó en Laura, la odiosa Laura, que le hacía la vida imposible, y que al llegar ahora al trabajo recuerda que desde hace diez años trabaja para la competencia… Mientras ella, la joven promesa, promesa firme y ya empezando a ser talento senior (eso le dicen) sigue allí.

A media mañana sale del trabajo y va a esa cafetería donde siempre pide tres diminutos cruasanes. Busca al camarero para preguntarle si la recuerda de ayer. Alberto  ya no está, pero en su lugar hay otro joven parecido a Alberto, igualmente simpático y amable, que le dice que la recuerda de siempre. Que siempre se sienta en la misma mesa y merienda lo mismo, desde que él empezó a trabajar aquí. Que el día que llegó estaba ese chico por el que pregunta, Alberto, que trabaja en un bufete porque era abogado.

María mira las mesas, los clientes, alguno la saluda y otros viven sus vidas ignorando lo cortas que son, los posibles saltos de tiempo que pueden experimentar en ellas, el vacío que ella nota ahora en el estómago… Toca con su dedo índice el plato donde queda un poco de azúcar glass y piensa que tal vez ya no debería tomar cruasanes porque todo apunta a que en este “nuevo ahora” tiene colesterol. Sale a la calle y busca la tienda de peluches, que ya no está, ahora es una panadería donde venden todo tipo de pan. De semillas, de queso, de chocolate, de nueces, de no sabe de cuántos cereales y de cúrcuma, que es lo más de lo más. Se siente triste porque quiere volver atrás, volver a ese ayer que resulta que está muy lejano. Quiere cambiar de idea y dejarlo todo y vivir de nuevo esa tarde.

Mientras busca en su chaqueta el recibo del abrigo para pasar por la tintorería y comprobar si el dueño se acuerda de que justo ayer pasó y era todavía la madre de Clara y tenía treinta y cinco años. Otra vez topa con su cara en uno de los espejos que tiene el local que ayer no estaba ahí y que según parece le sirven al dueño para ver si alguien toca las prendas que tiene colgadas. Se contempla asustada y se toca la cara.  Sigue siendo una mujer de casi cincuenta años, la pesadilla no ha terminado todavía, piensa.

Sí, la recuerda, siempre trae su ropa, desde hace años le dice el dueño. Aunque ayer no trajo un abrigo sino una falda, el abrigo verde del que le habla hace años que no lo trae.

Es imposible, piensa María, es imposible que me haya tragado un pedazo de vida tan grande sin darme cuenta… Es imposible que mi vida haya sido tan idéntica cada día de los últimos catorce o quince años que no me haya percatado de que pasaban las horas, las semanas, los meses… Es imposible que todavía lo tenga todo pendiente en mi larga lista y no haya podido empezar a vivir y notar lo que vivo… Es imposible que en todo este tiempo, ni en un sólo momento, haya podido parar para darme cuenta de que en realidad no vivía.

No regresa al trabajo. Llama a la sustituta de Laura para decirle que no se encuentra bien. Laura 2 (ahora no recuerda su nombre) le dice que no se preocupe, que se cuide, parece que es más agradable que Laura 1.

Se sienta en la mesa de la cocina y recuerda que Félix les dejó hace dos inviernos, estaba ya muy anciano, a pesar de que para ella justo ayer era un gatito juguetón que se acurrucaba a sus pies en la cama. ¡Cuánto echa de menos a Félix, por favor! Se fue mientras ella se tragaba la vida… Llora de pena, gime de asco, siente como la rabia le quema las venas y le acelera el corazón… Nota angustia, dolor, una presión inmensa en el pecho, una sensación bárbara de injusticia insoportable… Tiene miedo a cerrar los ojos esta noche y despertar mañana diez años más tarde, veinte, quizás despertar ya en el último día de su vida. Volver a perderse otros diez años de Clara, o quince, o veinte, o treinta… Perderse su vida entera con todos los besos, los abrazos, los sueños, las horas perdidas paseando y charlando, el sol del verano que ya llega, las primaveras, los otoños… Ver cómo crecen sus plantas, cómo cambian las calles, cómo le crece el pelo sin cortarlo, cómo sabe el turrón en Navidad, cómo hace frío en invierno, cómo saben las lágrimas que ahora caen por sus mejillas… Como pasa la vida. No hacer nada y parar para darse cuenta de que está viva. Se le ha escapado todo de las manos… 

Lo mira todo, lo contempla todo, lo busca todo para que nada se le escape ya… Hasta topar con un dibujo medio oculto en la pizarra de corcho de la cocina. Está medio borrado, es de Clara, de hace años… Un sol que nace entre las montañas y una madre y una hija que pasean de la mano y llevan un peluche en forma de osito feliz.

Si pudiera volver a esa tienda de peluches con esa Clara de cuatro años y pasar un rato de esa tarde casi de verano viendo su carita feliz, jugando, saltando, escogiendo un peluche…. Si pudiera dedicar cinco minutos más a ese café, a ese paseo, cambiar de peinado, preguntarle a Laura 1 por qué la trataba como la trataba y qué le pasaba, tomarse un tiempo para decidir qué desea hacer realmente con su vida… Si pudiera volver  a esa noche y romper la lista de tareas pendientes y sencillamente respirar. Ahora se da cuenta de que en realidad, lo único que tiene pendiente es vivir… No puede permitirse perder otro verano.

 

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 

Tengo un programa para ti para poder tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras.

Consulta aquí

 

 

 


16 comentarios

Lo que importa de verdad…


baby-539968_1280_Fotor

Son las 9 de la mañana. Mi madre me escribe. Está lejos. Tiene que salir de casa para ir al farmacia… Una pequeña odisea ahora para ella. Tantas cosas a tener en cuenta para no fastidiarla y llevar a casa al bicho sin querer… Va a buscar las medicinas para mi padre, ha esperado todo lo que puede para evitar salir pero ya no da para más… La siento muy lejos, muy lejos. Le pido que tenga mucho cuidado, no puede permitirse descuidos. No puede permitírselos nadie, pero ella menos. Aunque nadie sabe. Hay tanta información, tanta basura que se comparte cada día y que nos mantiene encogidos y asustados… Ella me contesta, en su tono de voz se nota que está triste por todo esto y está asustada, muy asustada… Secuestrada como todos por esos pensamientos recurrentes que huelen a dolor y a tragedia y que nunca ayudan… Demasiado para ella, demasiado para todos.  Sin embargo, me dice algo que me deja perpleja y me revuelve por dentro…

“No te preocupes por mí (dice serena), iré protegida, pero si pasa algo es que mi alma ha decidido marchar”.

Me quedo rota. Llevo días gestionando emociones y mirando dentro… Llevo años mirando dentro de mí para aprender a ver este mundo con compasión y dejar de sentir esos arañazos intensos que antes sentía en mi alma. Digo alma, espero que no te moleste, pero yo creo que tenemos una… Diré más, siento que está conectada con la tuya, seas quien seas, estés donde estés. Estoy gestionando esto como puedo, se supone que sé cómo y que incluso acompaño a otras personas a hacerlo, y tengo grandes momentos de encuentro conmigo misma, pero tengo miedo, como todos, lo reconozco…

Estamos tan lejos de lo que amamos… Ahora nos damos cuenta… No controlamos nada, sólo podemos escoger cómo respondemos a la vida y si al responder, sin querer, nos hacemos daño intentando golpear una pared o usándola para reconocer nuestro valor.

Las palabras de mi madre me hacen… Iba a decir pensar pero diré sentir. Vivimos sin vivir. Vivimos mirando al retrovisor y con la cabeza pensando en aparcar el coche, en quedar bien para que nos miren bien, en conseguir más dinero, en tener un día libre para desalojar de nuestro cuerpo este cansancio eterno que nos acompaña porque no somos lo que somos realmente… Y apuramos esas horas libres en la esclavitud mental de contarlas, de necesitar que sean más porque vivimos una vida de la que siempre estamos esperando hacer vacaciones porque es insoportable.

Vivimos sin vivir mientras esperamos que llegue el día que podamos vivir mejor, a base de dejarnos el hígado en la carretera, en la oficina, ante el ordenador y de tener el corazón en un puño porque a veces parece que se nos para… Vivimos a base de sacar la lengua por agotamiento y perder el norte, un norte que ni siquiera sabemos qué es.

¿Cuál es tu norte? ¿Qué necesitas realmente en tu vida? ¿Qué deseas sentir? ¿Qué sientes de verdad? ¿Estás consciente en tu vida o vas en piloto automático?

Las palabras de mi madre me hacen pensar en lo que realmente importa. Y no es lo que pensamos que importa. No es lo que pensábamos que importaba hace un mes, hace unos días, es otra cosa…

Nos hemos atiborrado de chorradas mentales prefabricadas y nos hemos creído que importaban, pero no era cierto…Lo ves claro cuando lo que realmente importa está al filo del abismo, en plena noche oscura. Cuando el canto de río de la suerte que llevas en el bolsillo desde hace años se precipita por el acantilado te das cuenta de que la suerte no estaba en él sino en ti… Cuando alguien te dice que asume su vulnerabilidad de forma completa y rotunda, te das cuenta de lo vulnerable e indefenso que estás y de que justo en aceptar esa indefensión está tu fuerza.

Cuando todo se desvanece, te das cuenta de que has hecho el tonto intentando parecer lo que no eras… O como ya dije hace unos días, cuando lanzas la moneda al aire, es cuando sabes si quieres que salga cara o cruz… Hasta entonces, vives en tu noche mental. Atrapado en una vida que se parece a la vida pero es un sucedáneo estéril que sólo te lleva a tragar momentos sin notarlos y engullir noticias para sentirte más triste, más asustado, más presa de todo y de todos…

Lo que importa está contenido en este momento. Es esta sensación de caer sin saber a dónde te llevará esta caída sin red y notar que estás contigo. Que por fin has visto que te estabas perdiendo el primer plato mientras soñabas con el postre, que no hay nada que llene ese enorme vacío en tus entrañas salvo tú mismo… Que la noche que ahora ves en tu ventana no es más que el reflejo fiel de la noche que llevas dentro y que hace tiempo que finges que no ves.

Nos hemos tragado una versión de la vida fast food, adornada con falsos halagos, sujeta a unos resultados que ahora ya no importan y se quedarán borrados de nuestro disco duro mental… Hemos estado haciendo méritos para ganar una carrera que ya no se va celebrar y mientras hemos dejado lo que realmente nos hacía sentir vivos de lado…

Hemos dejado de sentir y de caminar por caminar. De hacer el ridículo por si alguien nos veía y se hacía una imagen de nosotros que parecía más real que nosotros mismos… Hemos dejado de escuchar la música… Hemos dejado de contar pecas y dar besos por el puro placer de dar besos y no como algo pendiente antes de contestar un whattsapp… Hemos dejado de mirarnos a los ojos unos a otros porque sabemos que no nos miran por lo que somos sino por lo que nos falta.

Y ahora, añoramos abrazos y nos sentimos lejos de todo y de todos… Tal vez para poder así mirar dentro de verdad… Encontrar el norte, el de verdad… Dejar la carrera y dar pasos hacia lo que nos importa de verdad… Para no tener más remedio que descubrirnos y saber quienes somos y amar lo que encontramos ahí dentro.. Nuestras miserias y miedos, nuestras sombras, nuestros estupideces y nuestros complejos absurdos… Para sentirnos libres de no volver a competir por parecer, por ganar nada que en realidad no queremos ganar pero pensamos que sí porque en el fondo es una imitación barata de esa autoestima que realmente necesitamos…

Ahora podemos ver lo que importa de verdad y dejar de mirar al dedo para poder ver la luna… Caminar sin buscar a dónde nos lleva este camino, sólo caminar a ver qué pasa. La vida es a ver qué pasa… Y ya vemos qué pasa ahora.

Lanzad vuestra moneda al aire y antes de que caiga sabréis si queréis cara o si todavía seguís peleando por la cruz y creyendo que vuestra dignidad y felicidad depende de un resultado. Todo eso ya no tiene sentido ahora.

Gracias por leerme.

Normalmente aquí te cuento lo que hago y me promociono.

Hoy sólo quiero decirte que estoy aquí… www.merceroura.es  y enviarte un abrazo, uno del tipo que todavía nos podemos permitir, virtual.


1 comentario

Érase una vez la vida…


cave-1149023_640

Érase una vez la vida que te dio la vuelta, te puso del revés  y se cargó tus planes… Y no tuviste más remedio que aceptarla. No te quedo otra que mover ficha y abrir la mente para sacar de ella tus ideas anticuadas. No pudiste más que cuestionarte lo nunca antes cuestionado y montarte en tus ganas para cabalgar hasta tu miedo más próximo.

La vida es cambio. Sin paliativos, sin prórrogas. Se mueve siempre incluso cuando está parada, porque todo lo que pasa te lleva al siguiente escenario… Incluso cuando parece que no pasa nada, la vida se mueve por dentro en remolino y está caminando, está gestando su siguiente momento, como si planificara una travesura, como si ensayara un baile que te va tocar bailar muy pronto aunque no lo sepas.

La vida es una sacudida y un abrazo. Un viaje corto y un vaivén largo. Un adiós, un buenos días, una mirada larga durante un café y un mensaje sin sentido que luego parece una sentencia.

La vida te zarandea mientras intentas comprenderla. Mientras lees la primera página, la vida ya va por el epílogo. Cuando te subes al tren, la vida ya está llegando a la estación y buscando morada. Cuando lloras tu amor perdido, la vida ya está poniendo en tu camino a quién volverá a romperte en pedazos…

Cuando pones la tirita en tu herida, la vida ya sabe en que pedazo de tu piel dibujará la siguiente herida… Siempre, siempre la vida va tres pasos por delante. Siempre sabe donde apuntar para que duela y escueza, para que toque o te obligue a modificar tu marcha.

Y justo cuando todo se acaba que empieza de nuevo… Justo cuando termina y tocas fondo que te das cuenta de lo que realmente te importa… Que todo vuelve a empezar.

A veces caes y es justo en plena caída cuando descubres a lo que tenías que agarrarte. Lo mucho que te perdiste de la vida preocupado por no llegar a este momento y lo inevitable que era acabar tropezando contigo mismo cuando no eres coherente y sincero. Cuando no te tomas en serio y te pones la zancadilla… Cuando te conviertes en tu enemigo al menospreciarte e infravalorarte.

Hay cosas que solo sabes con certeza cuando te das cuenta de que lo contrario de eso no eres tú.., Cuando puedes perderlas o ves que se desvanecen. Justo cuando al besar tu miedo y tocar el suelo,  notas lo que verdaderamente te importa y te mueve, las razones por las que despiertas cada día… Lo que te ayuda a seguir vivo cuando sólo con imaginar el futuro sientes que algo se rompe porque no soportas que todo sea tan incierto.

La vida es remolona cuando tienes prisa e inmediata cuando pides pausa… Es frenética y caóticamente organizada. A veces es la música que escuchas cuando pides silencio y el silencio que te invade cuando necesitas palabras…

Por que es cuando te rompes, que descubres tu propio pegamento. Tus ganas de salir indemne, tu firmeza para seguir. Es cuando te caes que encuentras tu fuerza para levantarte y volver a empezar o cambiar de rumbo. Cuando puedes darte cuenta de que a veces entre perseverar y obcecarse han una linea fina que se cruza fácil y te nubla la percepción, te lleva a ver sólo una parte de la realidad y a no poder enfocarte en lo que realmente necesitas.

A veces, sueltas y cuando abres tu mano para que se vaya, sabes si deseas que vuelva. Justo entonces, ni antes ni tal vez después. Amas lo que pierdes justamente porque lo pierdes y crees que lo necesitas, cuando lo cotidiano al alejarse se cubre de un halo de imprescindible, de maravilloso, de mágico… Cuando lo hasta ahora invisible pasa a ser sueño y el sueño se va por el sumidero a la espera de momentos de menos pánico… El miedo nos vuelve esclavos de un futuro inaccesible y herederos de un pasado injusto.

A veces, decides, y justo en ese momento te das cuenta de si el camino escogido es el tuyo. En ese momento y no antes es cuando sientes esa paz o ese rechinar de dientes, esa sensación de estar en ti o de estar en otro, en otra persona, en otra vida que no es tu vida, en otro momento que no es tu momento.

La vida es cambio constante. Como un tiovivo que nunca para, una noria eterna que no sabes a dónde te lleva pero tienes claro que no va a detenerse.

La vida es el grito y el arañazo y al mismo tiempo el beso y la calma. Es ese romperse para saber por donde entra la luz en tu sombra y encontrar los agujeros para saber dónde poner los parches. Es ese caminar sin rumbo y perderse para descubrir que eras tú quién dibujaba el camino. Ese perder para poder darse cuenta de que estabas luchando por algo que realmente no te importaba… Ese momento en el que te quedas solo y no tienes más remedio que abrazarte y amarte y sabes que nunca has estado tan bien acompañado.

Como lanzar una moneda no por saber si sale cara o cruz sino para darte cuenta de qué deseas que salga justo antes de que toque el suelo…

Érase una vez la vida que te cerró el paso para que no tuvieras más alternativa que abrir nuevos caminos… Que te hundió en lo más profundo de un valle para que no quedara otra que tomar impulso… Que te hizo temblar el suelo para que te acostumbraras a sujetarte en ti mismo… Que te dio un zarpazo para que tuvieras que cuidarte.

Una vez la vida que se puso dura y echó por tierra tus sueños para que no tuvieras más remedio que reinventarte. Que te encerró contigo mismo para que no pudieras evitar ya más hacer las paces.

Érase una vez la vida que puso el mundo al revés para pudieras darte cuenta de que el que llevaba tiempo del revés eras tú.

 

Gracias por leerme. Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

Tengo un programa para ti si lo necesitas para poder tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras. Un entrenamiento para que tomes decisiones y cambies tu vida en 40 días!!

Haz click aquí 

Y tienes mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres más información, visita mi web www.merceroura.es