merceroura

la rebelión de las palabras

Nos esperes a que los demás te digan que sí, dítelo tú mismo

1 comentario


Esperar oculto bajo la escalera o en un armario a ver si te encuentran mientras juegas al escondite. ¿Lo recuerdas de cuando eras niño? Aguardar esos minutos en silencio con el corazón desbocado, con esa emoción intensa en la garganta de puras ganas de gritar de ilusión, la respiración entrecortada por no soportar más el suspense… No hay fármaco que consiga el subidón sin efectos secundarios de esos momentos, esas emociones, esas risas… No lo hay. No hay pastilla que iguale el amasijo de emociones de una primera cita o el de consultar una lista definitiva y ver que estás dentro, que te han dicho que sí, que lo has conseguido.

Necesitamos pertenecer, formar parte de algo, estar en el grupo porque pensamos que si no, moriremos y nos quedaremos solos. Que nada de lo que hagamos tendrá sentido y nadie nos recordará cuando ya no estemos. Nos sentimos tan solos estando con nosotros mismos que pagamos cualquier precio a veces por estar con otros, por ser aceptamos y formar parte de la tribu. Por sentir que alguien nos cubre la espalda, aunque a veces sea para apuñalarla y saber que tendremos con quién compartir nuestros problemas, aunque en ocasiones no nos escuchen. Nos moldeamos para encajar en el molde, para parecer como los demás, tener el mismo aspecto, emanar el mismo aroma, cobijar los mismos sueños y los mismos miedos… Ser otros para ser aceptamos y vivir una vida aceptable. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a soportar vivir en apariencia para que no nos rechacen? tragar opiniones, disimular emociones, esconder talentos que puedan molestar a otros… No brillar demasiado para no destacar y ofender, pero siendo siempre útiles para no parecer innecesarios. 

Y aguantamos mucho tiempo hasta no poder más. Hasta que el subidón de pertenecer a la tribu no compensa y el dolor inmenso de traicionarnos pasa factura. Hasta que la incoherencia nos asfixia y empezamos a decir no. Les miramos y les culpamos a ellos porque “todo lo que nos han hecho hacer hasta ahora” porque no hemos sido libres para poder ser aceptados por ellos. Aunque, en realidad, la responsabilidad (que no la culpa) es nuestra por habernos empequeñecido, por haber reducido nuestros sueños y deseos a los suyos, por haber pensado que no éramos buenos ni suficiente tal como éramos y teníamos que mostrar al mundo una versión distinta que pudieran amar… Los primeros en juzgarnos insuficientes e inaceptables fuimos nosotros porque no sabíamos más. Porque nadie nos dijo que éramos perfectos tal y como éramos, porque no habíamos aprendido a amarnos ni reconocer nuestro gran valor. Porque pensábamos que la vida era el subidón cuando en realidad la felicidad era la calma tras la coherencia, tras el reconocimiento propio, tras ver que no tenemos que competir sino compartir lo que realmente somos y que el amor que buscamos está en nosotros y siempre ha estado ahí. Sin ese amor, no queda nada. Sin ese amor no hay huella ni recuerdo, no hay aroma. Sin ese amor, no hay amor. 

Pasamos por la vida esperando que cuando no estemos alguien nos recuerde, alguien sepa que nos esforzamos para ser mejores, para llegar más lejos y más alto, para impresionar y demostrar lo que somos. Queremos que sepan quiénes fuimos y a dónde pertenecimos. Que fuimos amados y aceptamos, que fuimos miembros dignos de nuestra tribu y nuestra casta, que nos respetaron y aplaudieron. Nos llenamos de medallas, galardones, títulos, insignias, curriculums, recomendaciones y todo lo que pensemos que nos sirve para mostrar que somos útiles y valiosos, que producimos, que fabricamos, que nos estamos ganando el pan y el derecho a vivir en paz. Y nos olvidamos de vivir, de sentir, de ser coherentes con lo que deseamos y somos. Nos olvidamos de bailar y notar la vida. Llegamos a pensar que somos lo que hemos estudiado, el puesto de trabajo que ocupamos, los contactos que tenemos en las redes sociales o el dinero que tenemos en la cuenta bancaria.

Olvidamos que nuestro verdadero legado no es hasta dónde llegamos sino para qué. Que esto no consiste en haber sido el primero en algo sino en haber sido feliz, en haber amado lo que eres y lo que haces y haber sabido compartir esa ilusión, ese tesón, esas ganas, esa alegría. Que es mejor que te recuerden por haber sido libre que por estar atado… Que tal vez incluso no sepan tu nombre pero recuerden tus gestos… Que seas esa persona con la que compartieron un rato en sus vidas sin sentido y que les mostró otra forma de vivir. Al final, sólo queda en el recuerdo el amor que damos y compartimos. 

No hay pastilla tan eficaz como la coherencia con uno mismo. No hay química más poderosa que el amor a lo que eres y las ganas de compartirlo y ponerlo al servicio de otras personas para que ellas también se amen, se reconozcan y se acepten tal y como son. Cuando sientes eso, ya sabes a quién o a qué perteneces y no necesitas parecer, ni demostrar, ni acumular, ni competir. Eso es lo que otras personas ven en ti y les sirve de estímulo. Eso es lo que hace que allí a dónde vayas, dejes huella. Ni tu máscara, ni tu vida perfecta intentando gustar y no ser señalado con el dedo, sino tu forma de vivir desde la paz y la libertad. Es lo que ves en el espejo del baño y en el espejo de la vida, una persona que se comprende y se acepta a sí misma sin condiciones. Ese es tu aroma, el de la coherencia. Las personas coherentes no necesitan explicarse ni excusarse, no buscan aprobación, no tienen nada que demostrar ni medir, no se esconden, brillan siempre y no temen sus errores. Sencillamente son y viven en consecuencia.  Se pertenecen a ellas mismas y convicen con aquellas personas que no hacen pagar peajes ni asumir credos ni dogmas. No esperan a que otros les digan que sí para aceptarse, se lo dicen ellos mismos. 

 

Nota : los fármacos son necesarios, útiles y a veces imprescindibles así como el trabajo en uno mismo para aprender a amarse y aceptarse y superar esos momentos duros con buenos profesionales.

 

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 

Tengo un programa para ti para poder tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras. Un entrenamiento para hacer una transformación duradera en tu vida y ver resultados.

Consulta aquí 

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

Un pensamiento en “Nos esperes a que los demás te digan que sí, dítelo tú mismo

  1. Pingback: Nos esperes a que los demás te digan que sí, dítelo tú mismo - INICIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s