merceroura

la rebelión de las palabras


20 comentarios

Dentro de diez años


Una persona a la que quiero me dice siempre “si lo que ahora te preocupa no te importará de aquí a diez años, no pierdas el tiempo pensando en ello”. Es una gran máxima. Cuando estoy agotada de darle a esa máquina que no cesa en mi cabeza, y en mi caso va cada día a más revoluciones, intento recordar esta frase y valorar si eso que tengo entre manos va a marcar mi vida o no. Si lo que da vueltas en mi conciencia merece una década de recuerdos. A veces es difícil de valorarlo, un guiño, un saludo, un gesto a tiempo, pueden cambiar el rumbo de nuestras vidas… Lo pequeño es importante. Nos puede modificar las facciones y las teorías que hemos construido para vivir cada día sin que nos estalle la cabeza. Y al final, las estupideces, también. Aunque no lo harán por si mismas, sino por la categoría que les damos ahondando en ellas y convirtiéndolas en dogmas, en lemas, en máximas que nos complican la vida y nos hacen tomar caminos estrechos para satisfacer nuestros ego. El ego es un personaje orondo, enorme, busca carnaza y acumula capas de malos momentos, de pequeños orgullos disfrazados de dignidad, de iras contenidas, de rabias alojadas en algún lugar de la memoria esperando salir a airearse y clavar bocado.

Nos agarramos a menudo a pequeñas miserias, nudos insignificantes que hemos atado nosotros con incomprensión y ganas de mal rollo… Porque estamos cansados, porque hoy creemos que nos merecemos más, porque quién deseamos que nos mire no nos mira, porque quién nos observa creemos que lo hace con malos ojos… Y partir de la estupidez, la frase desafortunada o el guiño inoportuno vamos tejiendo una telaraña pegajosa que nos acaba atrapando a nosotros mismos y nos convierte en consentidas víctimas de nuestra tragedia inventada. Nos dejamos dibujar por nuestros miedos…

Con tantos motivos para reír y nos exprimimos hasta encontrar lágrimas agrias con que justificar nuestra inmadurez.

Con tantos motivos reales para llorar y penamos por ridiculeces, por malos entendidos que ya nos van bien para saciar esas ansias de brega, de soltar rienda al viento contenido que tenemos en la antesala del asco, de soltar en la cara de los demás lo que en realidad nos diríamos a nosotros mismos.

No nos enfadamos porque nos regalen una mala cara o nos suelten una palabra desafiante. Nos enfadamos porque no nos queremos lo suficiente a nosotros mismos como para escuchar esos reproches o encajar esas miradas como torpeces, tonterías… Como para saber que el que las dice tiene las mismas ganas que nosotros del salir del hoyo y da bandazos y golpes porque no soporta su existencia. Somos seres encriptados, a veces, hablamos en un lenguaje absurdo que sólo conocemos nosotros y pretendemos que el mundo calle para escucharnos. Somos egocéntricos y queremos que el mundo nos quiera incluso por encima del amor que nos profesamos a nosotros mismos, que a menudo es demasiado poco.

Y nos aferramos a la coma para borrar la frase. Nos aceleramos por un gesto y somos incapaces de dedicar una caricia… Una a quién la pide y otra a quién más la necesita… Nosotros mismos.

A veces, acabamos convirtiendo la estupidez y la anécdota en casi una religión… Reservemos a los dioses para lo grande y seamos grandes con lo pequeño.

Esa ira y esa rabia roen por dentro como un fuego espinoso y consumen las grandes ideas, esas que nos sacan de los apuros y estimulan la imaginación. Esa ira y esa rabia contenidas que no son más que dolor y frustración podrían convertirse en la fuerza necesaria para encajar según que pequeños golpes que de aquí a diez años estarán perdidos en la memoria y nos harán reír. Usemos el huracán para derribar el muro, la rabia para movernos y generar inercia que nos lleve al otro lado, al de la risa.

Si en diez años, no va a importante… ¡Suéltalo!.

Per tu,  ja saps…