merceroura

la rebelión de las palabras


17 comentarios

No me ofendo


cat-3062966_640

Es mi responsabilidad. Aunque a veces tenga ganas de gritar y decirle a más de uno cuatro cosas que no son bonitas y que no me hacen una persona mejor… Soy responsable de si me dejo herir por sus palabras y de si me dejo ofender por su forma de mirarme. Eso no significa que no miren o no digan cosas que no son agradables ni que no tengan que asumir las consecuencias de ir por la vida juzgando y tratando a los demás como no merecen… Y que paguen sus deudas. Allá ellos y su conciencia, eso no forma parte de mi camino. La puerta que tengo que abrir no es la suya sino la mía. Mirar dentro y descubrir por qué me duele, por qué me molesta, por qué dejo que la opinión de otros haga mella en mi actitud, en mi motivación y mi modo de ver la vida… Por qué dejo que me sus palabras me arañen y sus miradas me transformen…

Y voy a ir más allá. Qué dice de mí lo que ellos dicen de mí. Qué hay en mi sombra que resuena cuando llaman a su puerta para que yo me ponga guerrera y se me erice el vello, para que me sienta cuestionada. Tal vez sus ofensas sean una oportunidad para descubrir que mi reino controlado tiene fugas, tal vez sean una señal para que me de cuenta de que no puedo controlarlo todo y de que voy a tener que soltar es necesidad y ese dolor… Que voy a tener que borrar esa expectativa que tanto me zarandea y llena de desasosiego.  Esto que pasa quizás sea para que sepa que me creo algo de lo que dicen cuando quieren herirme y tengo que comprenderlo, soltarlo, borrarlo de mi vida… Darme cuenta de que la única persona que le da crédito soy yo, que yo lanzo el combustible a la hoguera y ellos sólo se ocupan de traer las cerillas.

Insisto, la razón por la que vienen a mí para encender fuegos ahora no importa, esto es un trabajo con uno mismo, personal, intransferible, imposible de delegar en alma ajena. Sé que si no lo hago hoy, ahí se queda, esperando a que otra persona o situación vuelva a mí y la historia se repita, porque siempre se repite… Hasta el infinito, hasta que comprenda que la que se apunta con el dedo soy yo y los demás sólo me ayudan a darme cuenta.  Cuanto antes lo solucione, cuanto antes saque de mí esa mirada que me juzga sin compasión, antes callarán, antes callaré mis reproches… 

Ellos están ahí para que yo me conozca y me de cuenta de que todavía no me amo suficiente. Para que advierta que no confío en mí como merezco y que cuando me presionan todavía hay en mí alguien un poco resentido y rabioso que quiere responder con la misma violencia… Y no pasa nada, saberlo es comprender y aceptarlo es dar el paso para poder soltar esa rabia. Para decidir que cuando estás en paz contigo no importa que fuera se libre la más dura de las batallas porque eso no perturba tu calma… Y eso no significa no hacer nada o quedarse a esperar el golpe, significa saber cuál es tu centro y qué líneas no estás dispuesto a pisar pase lo que pase. Saber que no te vas a tragar el dolor ni la mentira y que por más que te digan tú sabes quién eres y lo que hay en ti no se vende, no se arrastra, no se desgasta por más que otros intenten socavar tu autoestima.

A través de sus palabras te curas para poder vivir a pesar de sus palabras. Los que te atacan te dan el antídoto para que sus ataques no te duelan y al final dejen de existir porque cuándo descubran que ya no te afectan ni te duelen, te dejarán en paz… Porque cuando hayas aprendido a soltar la necesidad de ser aceptado por todos, cuando hayas hurgado en tus entrañas y hayas visto tu sombra y comprendido lo que aún no eres capaz de decirte a la cara, no hará falta que venga nadie más a destapar tus debilidades… Cuando descubrimos que en realidad esas debilidades son fortalezas, no solamente dejan de usarlas los demás para golpearnos con ellas sino que nosotros empezamos a utilizarlas como catapulta para crecer, evolucionar, para alcanzar nuestras metas…

Al final, el que te grita tus miedos a la cara te regala la oportunidad de conocerlos, asumirlos, enfrentarte a ellos y cerrar la puerta. El que te restriega tus defectos te concede el privilegio de comprender que en realidad son puntos de apoyo, pedazos de ti que asumir y abrazar para fortalecer tus grandes dones… El que te dice en voz alta lo que callas, lo que tú crees que eres y no te atreves a reconocer te ofrece en bandeja la posibilidad de dejar de ocultarte tras una máscara para descubrirte a ti mismo y mostrar al mundo tu verdad.. Sin tener que aparentar y esconder, sin tener de demostrar nunca más, sin avergonzarte ni falsear nada en ti puesto que eso que te parece tan terrible es en realidad una herramienta maravillosa para alcanzar tu paz, tu meta, tu destino…Si dejas de creer que no vales nada, nadie podrá hacerte creer que no vales nada… Si dejas de pensar que mereces ser ofendido, nada que nadie diga podrá ofenderte… Las ofensas llegan para que notemos que todavía no nos queremos suficiente, no nos aceptamos suficiente, no nos conocemos suficiente… Si no te ofendes cuando alguien te dice algo con ánimo de hacerte daño es porque ya hace tiempo que tú dejaste de decírtelo por dentro, y esa persona te usa para tapar su dolor, para no tener que mirar en su interior y descubrir que es el cazador cazado, el monstruo del que huye, el fantasma que ve en el espejo en el que teme mirar para no ver su reflejo. Porque actúa asustadizo viendo su sombra y buscando coartadas para pensar que es la de otro. 

Si no sacas a la luz lo que te asusta mostrar, nunca puedes usarlo para crecer… Si no reconoces tu dolor, no podrás convertirlo en belleza. Si no miras qué hay dentro, nunca podrás mirar fuera sin dolor. 

Las ofensas que creemos recibir son a veces la forma en que la vida nos pone delante la oportunidad de borrar, de perdonar y perdonarnos, de curar nuestros miedos y hacer las paces con nosotros…Son un espejo de todo lo que llevamos todavía bajo la piel y nos quema por dentro y supura por nuestras costuras y espera que sepamos soltar para eliminar ese sufrimiento, para que aprendamos a ponernos de nuestra parte… Y es algo entre tú y tú mismo… Los demás tienen su camino. Que se preocupen ellos de descubrir su sombra y su oscuridad y saber por qué van por la vida cómo van… Por eso lo que importa es dejar de mirarles y de sentirnos pequeños ante ellos y centrar la atención en nosotros para descubrir qué podemos hacer y comprender. Y asumir que tenemos el poder de hacer de nuestra vida una experiencia maravillosa… No hay nada ahí a fuera que te perturbe si no está en ti esperando liberarse… 

Nada te ofende si tú no te ofendes, si no llevas dentro una ofensa pendiente guardada esperando salir a la luz pero que ahogas porque no te sientes preparado para asumir… Nada significa nada si tu dolor no le da significado… 

Anuncios


15 comentarios

Cuando estás a punto de ser feliz


bicycle-1839005_640

Esperamos que el olvido nos calme y si no nos calmamos nosotros, no llegará nunca… En su lugar, los recuerdos más bárbaros y salvajes, se construirán un refugio en nuestra memoria y cada vez que estemos a punto de ser felices nos asaltarán por la espalda… ¿Te pasa alguna vez? ¿Estás riendo o vibrando y de repente esa vocecilla cruel te recuerda que en tres meses se te acaba el contrato? ¿Estás pensando que mañana presentas un proyecto extraordinario y te viene a la mente esa ocasión hace años cuando hiciste el ridículo? O tal vez, cuando vuelves a casa tranquilo, pensado en pasar un rato en calma, en buena compañía y en tu teléfono entra un mensaje que te recuerda lo mucho que todavía te queda para lograr tus sueños o las mil obligaciones que tienes mañana y la voz te dice que te estabas relajando demasiado…

Esa voz entrometida y maleducada que se ríe de tus primeros pasos en todo, que siempre te cuenta que llegarás tarde, que no estás preparado, que no sabrás cómo y que todos van a mirarte, que te quedarás solo, que no eres suficiente guapa, delgado, inteligente, divertido… Esa voz que se entrena mientras duermes para que lo primero que pienses al despertar sea lo cansado que estás y lo injusta que es la vida… Que pone barro y charcos en el camino para que te ensucies esos zapatos rojos que adoras y te repite incansablemente que es mejor no atreverse porque nunca lo vas a conseguir. Es una voz socarrona y tenaz que nunca para y siempre te susurra palabras tristes, palabras de desaliento y te recuerda todas tus más terribles pesadillas… A veces, parece que se queda en silencio, que se ha saciado a primera hora cuando se ha ocupado de hacer que te des mucha cuenta de que tu pantalón está arrugado y tu pelo despeinado y te ha insistido en que no hables de ese tema en la reunión porque no estarás a la altura… Es una voz que parece que no quiere que descases ni dejes de exigirte demasiado, que no quiere que nunca bajes la guardia y creas que tienes posibilidades, que no te deja soltar la carga ni dedicarte a nada que no produzca ni genere un beneficio…

Es la misma voz que cuando eras niño te taladraba en los oídos antes de cada carrera y la que te pide a veces que te vengues, que viertas tu rabia y dolor en otros, que te encierres en ti y no pidas ayuda para no parecer vulnerable, que no resignes, que siempre pidas y no des, que pises, que empujes, que aguantes humillaciones y bajes la cabeza porque no mereces… Es una voz que no tiene equilibrio, que hoy te pide que seas esclavo de deseos ajenos y mañana te dice que eres una especie de tirano déspota y sin una pizca de compasión. Que hoy magnifica tus errores y mañana sólo te deja ver los errores ajenos. Que te ha convencido de que nadie va a quererte y no soporta que tú mismo te quieras y transforma tu amor en orgullo y en miedo.

Siempre pasa, cuando estás a punto de ser feliz, de sentirte pleno, relajado, de pensar que todo irá bien, que no hay que preocuparse, que puedes aflojar y disfrutar… Esa voz te agarra de los pies e intenta detenerte, te susurra al oído, te toma el hombro y pone la mano en tu espalda… Aunque en el fondo, eres tú que tienes tanto miedo a soltar y fluir que te frenas, te callas, te pones barreras, que te impides ser tú porque te asusta tu verdadero potencial y te encierras en esa prisión interior donde las paredes están llenas de mensajes de desesperanza.

Mi voz dice que me pare, que no siga, que para lo que yo soy ya he conseguido mucho… Que si sigo adelante queriendo más e intentando conquistar más sueños, voy a tener que pagar un precio, que tiento a la suerte porque “yo no soy de esas personas a las que les suceden las cosas que yo quiero que me sucedan” y que “ya basta de tanto creer que todo saldrá bien porque esto no va a durar siempre”. Dice que tengo que sufrir mucho por todo y que la vida siempre será complicada y que hay cosas que están vetadas para mí… Dice que ya basta de fantasías y me recuerda que si no paro me dolerá la cabeza, la espalda y mil penalidades y atrocidades van a llegar a mi vida…

Y me he dado cuenta de que hasta que me siga asustando lo que dice esa voz ella lo seguirá diciendo porque la que le da de comer para que no calle soy yo… Ella sólo me cuenta los cuentos que yo no me atrevo a contarme y desmentir… Ella sólo hurga en mí y encuentra las puertas de mi alma que no abro y las habitaciones de mi consciencia que no visito y saca los tratos viejos y los fantasmas a pasear… Y mientras yo no haga limpieza y saque las penas y revise mis pensamientos, esa voz que tintinea mis oídos cansados seguirá sin fin… Porque todo aquello de lo que huyes se acaba construyendo una casa en tu alma y escribiendo las páginas de tu vida… Lo que te callas de ti decide tu futuro… Lo que haces que ocupe tu mente, ocupa tu vida… 

Y la voz que tanto detestas te está avisando de que te queda basura por tirar y  miedos por enfrentar. Que pasas más tiempo evitando que existiendo y notando la vida… Que se te escapan las oportunidades mientras piensas y esperas el momento perfecto. Que deberías preguntarte por qué te habla como te habla y te dice lo que te dice y revisar en tus entrañas qué historias llevas dentro por terminar, qué cuentos te contaron y qué te has creído que es la vida… Que deberías cuestionarte qué mentiras te crees y qué verdades te asustan, qué miedos escondes bajo la cama, cuántas vidas anhelas y no vives… Cuántos tú distintos hay en ti pugnando por salir a través de tu piel y qué esperas de tu día… La voz que tanto te duele sólo puede arañarte si sigues creyendo que puede, si todavía piensas que no eres quién realmente te habita, si cuando te miras no te ves porque sabes que un extraño que lleva una máscara ocupa tu lugar en el mundo… Es una voz que está ahí para que a veces te hartes tanto de oírla y hagas todo lo contrario a lo que dice, para que sepas lo que te queda por comprender y perdonar.

La voz sólo te rompe si dejas que te rompa, porque crees sus milongas y todavía no has sido capaz de volver a ti y decidir que no hay nada más importante que estar aquí ahora y vivir… Porque todavía estás ausente imaginando un futuro improbable y llorando un pasado que no quieres borrar.

Lo que ocultas se hace grande y sale del escondite… Lo que no quieres escuchar acaba siendo un grito… Lo que no quieres saber, se escribe por todas la paredes que rodean tu vida…  Lo que deseas abrazar, se hace tan espeso que te abraza, te oprime, te encoge… 

Sal al encuentro de lo que te persigue. Busca ese lugar al que no quieres nunca ir porque sabes que en él hay una cuenta pendiente, una mala cara que aguarda tu cara… Escucha esa canción que te recuerda que todavía no eres libre mientras no te aceptes por entero, mientras no ames tus sombras, mientras no perdones tus errores y asumas tus maravillosas imperfecciones…

Salda cuentas contigo y comprende que siempre fuiste tu mejor versión incluso cuando eras tu versión más asustada. Ama tu recuerdo más amargo y la lección que trae consigo y se desvanecerá en un instante… Visita tu noche más oscura y ya nunca perderás de vista tu propia luz.

Mi voz dice que me calle que ya he dicho muchas sandeces por hoy que no le interesarán a nadie, porque en realidad, nadie me escucha… Y yo le doy las gracias por sus palabras porque me ayudan a despertar y saber que cada vez habla más flojo y lo que dice me recuerda que hoy todavía no me he dicho que tengo mucho que aportar… Porque sé que  ya no me importa, porque escribo para mí, para alguien que necesita escuchar que todos somos perseguidos por una voz machacona que se cuela en nuestros pensamientos… Para una persona cansada que ahora oye sus palabras y está a punto de caer en la tentación y creer que son ciertas … Porque escribo para mi voz también, para que sepa que ya nunca más me va a doler lo que dice. Porque yo ya estoy a punto de ser feliz y no me asusta lo que voy a encontrar al otro lado de mí…


4 comentarios

Un elefante en tu salón


elephant-2870777_640

No lo ves pero está ahí. Es tan grande que crees que es el camino pero en realidad es el muro que has construido ante él. Crees que es tu pedazo de mundo y es sólo una especie de salvapantallas que te has puesto para no ver lo que duele y molesta. 

Lo que no quieres asumir, ni tan siquiera ver, es tan grande que se confunde con el paisaje y lo distorsiona todo. Confundes al personaje que te has inventado para soportar tu vida con la esencia de ese ser inmenso que eres en realidad y que no sale nunca a pasear porque le asustan las críticas y las miradas. Pones precio a tus ganas y pegas tus alas a la espalda para no caer en la tentación si en algún momento la libertad te alcanza y una necesidad enorme de desplegarlas invade tu cuerpo… Vendes tu tiempo para poder sobrevivir y mueves los pies un par de veces y ya te crees que bailas, que corres, que vuelas… No vuelas, ni siquiera te levantas un palmo, estás en tierra, con las piernas inmóviles y crees que has despegado. Confundes el primer rellano con la cima, el arroyo con el mar, el roce con el cariño y tomas tu miedo y lo conviertes en dogma, en realidad, en una verdad incuestionable que no es más que una frase prestada de un tuit que suena bien… ¿Sabes? Muchos tuitean sobre la vida de otros porque les asusta mirar la propia… Muchos tuitean sobre la suya para que brille más que la de los demás porque es muy opaca y vacía, porque no se reconocen ni se aman… Muchos tuitean sobre vidas que nunca han vivido nadie, pero que nos gusta creer que sí. Hacemos lo que sea para no tener que ver nuestra oscuridad, para no tener que compartir mesa con nuestra sombra… Y al final, caemos siempre en hacer lo que criticamos y nos encontramos cazados por nuestras propias trampas. No nos hemos dado cuenta de que aquello que no queremos reconocer, es lo que nos va a sacar del agujero en el que nosotros nos hemos metido.

Lo que escondes tiene tendencia a crecer, a engordar, a hacerse tan grande que no cabe en los armarios, ni en el cajón de los sueños olvidados que nunca vas a cumplir. Se desborda, te sale por los poros y dibuja un rictus en tu cara. La gente te mira y no sabe decir por qué, pero ve en ti lo que escondes, lo que has decidido callar, lo que te da miedo reconocer. Y tú ves en ellos sus fantasmas, sus monstruos más feos y temibles. No nos damos cuenta, pero vamos por la vida haciendo de espejos a los demás, mostrando con nuestras debilidades las suyas, escondiendo nuestros miedos pero señalando los miedos ajenos, reflejándonos en los ojos de los demás y siendo prácticamente incapaces de compadecernos de lo que vemos en ellos. 

Te pasas la vida encerrando tu sombra para que nadie la conozca, pensando que es algo terrible, algo feo y horroroso, algo triste e indigno, cuando en realidad es el salvavidas que esperas… El paracaídas para los momentos difíciles, la barandilla en la que te vas a sujetar mientras miras abajo y te das cuenta de lo que ya has crecido…

Lo que no quieres ver va a salvarte de un destino peor que el de no conseguir lo que sueñas, un destino en el que no se sueña ni se nota nada… Un destino en el que sencillamente ya no eres tú de tanto ocultarte y adulterarte para ser aceptado por los que a su vez se adulteran esperando lo mismo. 

Tu errores no menguan si no los miras. Son un elefante enorme que confundes con el paisaje y que está pisando y destrozando todo lo construyes y que le rodea a la espera de que le saques de tu habitación… Para que te des cuenta de que está ahí. Esa voz que te dice que no te escuchas no calla nunca. Eso que no reconoces en ti  va camino de ocupar tu casa entera, tu mente, tu vida, tus sueños… A la espera de que lo veas y lo aceptes tal y como es. Eres tú, el de verdad, pidiendo salir de ti mismo para abrir las alas. 

Aquello de lo que huyes engorda a cada suspiro que decides no notar. Crece cuando te tapas los oídos y no escuchas tu música. Se hace más grande cuando alguien dice “que viene el lobo” y sales corriendo sin saber qué es el lobo, qué significa, sin reconocer tus fortalezas, ignorando que tú también eres el lobo, el peor con el que vas a cruzarte y el mejor aliado con el que jamás podrás contar.

Vivir no es fingir, es quitarse la máscara. Es dejar de ocultar al monstruo para ponerlo en primera fila y ver como cuando le toca el solo se hace pequeño y domable. Comprobar que hay en ti una parte que no te gusta pero que si no la aceptas y abrazas nunca podrás sacar partida a esa que tanto brilla…

Y salir al mundo y ver que bailar con tu miedo más antiguo. Abrir el armario y dejar que salga el elefante que encerraste cuando era niño y que ahora es tan grande que invade tu risa… Que se mezcla en tus alegrías y arrasa con tu paz.

Mirarle a los ojos y en lugar de avergonzarte de él, decidir que te gusta, que gracias a lo enorme que es tú también serás grande…

Siempre crecemos en proporción a lo capaces que somos de mostrar lo que ocultamos. Siempre brillamos en proporción a nuestra valentía para presentar al mundo nuestra sombra…

A veces, sólo te sientes protegido cuando sales del perímetro de seguridad porque pruebas hasta dónde eres capaz de llegar y crecer.

A veces, sólo dejas de tener frío cuando te desnudas.

Sólo te sientes grande cuando amas tu pequeñez y decides que no te importa.

Sólo ves tu luz cuando dejas que salga tu sombra.

Aunque sea inmensa, rotunda, aunque parezca espantosa… Aunque hace un tiempo fuera una pulga y ahora sea un elefante.

Si dejas de esconderte, vas a reconocerte… Y a saltar de alegría, porque te has encontrado contigo y te sientes bien, te gustas, te encuentras las esquinas y ya no te mides ni pesas ni tasas ni reprochas… Quitarte la capa que pensabas que te hacía invisible y abraza lo que realmente eres, porque te gusta, te encanta, te fascina haberle encontrado hurgando en ti y dándote cuenta que sin él no habría función, no habría aprendizaje, no habría magia… Y dejar de ver en los demás lo que te falta… Y dejar de envidiar lo que no te sobra… Y dejar de pensar que la vida te pone la zancadilla y creerte de una vez por todas que esta vez sí. Que puede pasar aunque si no pasa, da igual, te tienes, te notas, te respetas y sabes ya que el elefante está de tu parte.

Hay un elefante en tu salón rompiéndolo todo y llevas un siglo fingiendo no verlo porque te asusta tomar decisiones, porque te da miedo asumir la responsabilidad de amarle, aceptarle y luego hacerle marchar si es necesario… Hay un elefante en tu vida y para no verlo cierras los ojos y no vives… 

Todos tenemos elefantes en el salón… Hasta que no ves, aceptas y dejas marchar al primero no te das cuenta de que le siguen otros en fila… Asusta verlos porque eso implica asumir que les has permitido estar ahí durante años pero hacerlo te permite soltar tanto dolor que un minuto después todo fluye, todo cicatriza, todo pasa…


6 comentarios

A mar abierto


cave-2077979_1280

No estoy rota, sólo deshilachada… Me he topado conmigo y he mirado en el fondo de ese pozo donde las verdades son tan crudas que cuesta amasarlas. He sido capaz de tocar el borde de este precipicio para comprender que en el fondo nada significa nada. Que nunca se pierde ni se gana, sólo se transita, se camina y que todo pasa… Nuestros horrores nos conducen a mar abierto, para respirar… Nuestro dolor es el viento que nos mece y transporta hasta la próxima estación donde encontrar una nueva pista para salir del laberinto… Sé qué piensas ahora, no temas, no siempre hay laberinto, no vas a estar la eternidad sumergido en esta búsqueda sin fin de emociones pasadas y recuerdos momificados que sacar a la luz para comprender tus razones. A medida que aprendas quién eres y aceptes las nuevas piezas de este rompecabezas, caminarás con más luz para ver que en realidad el camino no es siempre angosto y esa oscuridad perenne que te abraza los pies en realidad está en tus ojos… Antes, sin embargo, vas a tener que visitar a todas tus momias y releer todos tus recuerdos embalsamados… Algunos rigen tu vida y ni siquiera eres capaz de evocarlos. Están sujetos a un pasado borroso, en un baúl de inconsciencia que nunca abres. Siguen ahí, no los recuerdas pero te duelen, no te vienen a la mente pero te comprimen el pecho… No los ves, pero te salpican. Vives sus consecuencias pero no los puedes ubicar en un momento de tu vida… Antes de encontrar ese mar que buscas y soltarte vas tener que navegar en ellos y sacarlos uno a uno. Van a molestar y doler, van a rabiar en tu hígado y dormir en tu cabeza… Van a hacerse una cabaña en tu pecho y tratar de quedarse a vivir en tu nuca… No temas, están ahí para que los veas, los aceptes, los comprendas y los olvides… Los soltarás, los dejarás ir y se desvanecerán como si nunca hubieran existido, pero tú serás más sabio, más flexible, más fuerte, más tú.

Ya no te esconderás ni evitarás imaginarte brillando porque no sentirás vergüenza de nada… No te romperás, porque te darás cuenta de que estás fabricado de un material más elástico y cada día más transparente y no te importa que así sea, ya no… No te sentirás pequeño porque ocuparás todo el espacio del mundo disponible para ti… No te importará que te miren porque no te ocultas nada que otros puedan echarte en cara. 

Créeme, no me he vuelto loca, sólo es que ya no me importa lo que antes me importaba. Ya no tengo que escuchar la música antes para saber que hay música… Ni tengo que estar hermosa para saber que soy hermosa… ¿Acaso dudas de la belleza del amanecer antes de que el sol salga? ¿Dudas de encontrar el mar antes de llegar al mar? No dudes de ti ni de tu capacidad para salir entero, ni de tu gran valentía para seguir adelante. No temas encontrar tu verdad porque es la única forma de liberarte de lo que te comprime y ahoga…

A veces, cuando tocas el suelo, rebotas… Tomas tal impulso que descubres que no importa dónde estás… No importa desde dónde empiezas la carrera… Ya has ganado, llevas ventaja siempre si sabes quién eres y confías en ti… Dejas de competir para empezar a vivir… 

No te preocupes, no temas por tener que sentir… No te asustes porque sentir te arañe y sea tan incómodo que luego el cuerpo te duela y el corazón parezca que se te rompe… Se romperá si no lo usas y ahora lo usas a medias porque no te conoces, porque no amas tu oscuridad suficiente como para abarcar tu luz, porque mientras no aceptes tus errores y debilidades no podrás amarte y si no te amas, no amas nada de lo que haces… No vives esperando una vida mejor que, voy a ser sincera, no llegará porque todavía no te quieres. Nada de lo que te pase hará que tu vida sea mejor si no te amas. No es lo que viene a ti, es lo que sale de ti lo que todo lo cambia. No existirá una mejor versión de ti si no amas desde ahora esta versión que ya eres… 

No temas… He besado mi versión más horrible y ahora la mejor de mis versiones posibles es todavía más maravillosa. He aceptado a esa persona que habita en mí y que a veces se deja llevar por el horror y araña y ahora la he dejado sin armas arrojadizas, pero es infinitamente más poderosa porque ha descubierto que no tiene que luchar ni pelear contra nada ni nadie… Ahora sabe que debe actuar sin miedo desde el amor, con toda su fuerza e ímpetu, con toda la confianza en lo que hace y la más grande de las humildades para admitir cuando falla y corregir el rumbo desde el perdón más absoluto…. He descubierto que se defendía porque estaba asustada, porque pensaba que el mundo estaba en su contra y atacaba por si la atacaban… Se aferraba a su dolor y su culpa por si se los arrebataban, porque con ellos había construido una fortaleza inexpugnable de indiferencia y zarzas venenosas, porque vivía sólo en su castillo de orgullo y lágrimas contenidas…

La he ido a buscar y le he dicho que la amaba. Y ella primero me ha clavado su aguijón más largo y luego ha llorado cien horas abrazada a mi pecho… Ella sí estaba rota y cansada de defender una fortaleza que en realidad la convertía en frágil y cobijar una rabia y una culpa que le consumían la magia…

No temas, cuando hayas visitado a los fantasmas del pasado y abierto el cajón de tus horrores fluirá la vida. Cuando ames toda tu oscuridad, serás invencible… 

Ya estás en mar abierto pero no puedes verlo porque todavía no has mirado lo que hay dentro de ti… Ya eres todo lo que necesitas, pero no te reconoces porque ocultas una parte de rostro y te avergüenzas de tu sombra.

No te hagas el duro… Esto no va de dureza, sino de consciencia. De tomarte el pulso y comprenderte, de sacar a luz lo que ahora está en la sombra y dejar que el sol lo purifique y nos deje ver sus cicatrices. No tengas miedo, lo que escondes es lo que va a liberarte… Lo que no te dices, es la llave que abre la cerradura de la prisión donde moras esperando una señal. Lo que no quieres ver es lo que más te hará brillar y fluir cuando sueltes la necesidad de parecer perfecto.

Lo hice, de verdad, no fue fácil y me queda mucho camino, pero no estoy rota… Ahora sé la única que puede romperme soy yo. Y que por oscura y diminuta que sea la cueva, estás muy cerca del mar, porque eres el mar… Eres un enorme mar abierto.


2 comentarios

Por si acaso…


Iba a encontrarlo. Lo sabía. Lo tenía tan claro como el dolor de sus pies cansados de caminar. Hacía kilómetros que no notaba los dedos, pero seguía, no podía parar. Si se detenía, jamás podría seguir adelante. La llevaba la inercia, una fuerza interior que la había puesto en marcha y que no le permitía pensar en descansar. La necesidad de llegar era más intensa que el agotamiento de su cuerpo, que todas la señales externas que le decían que le hacía falta sosiego y calma, que sus ojos buscaban sueño, que sus pupilas se contraían con la luz del sol.

Su cabeza estaba repleta. Rebosaba pensamientos y deseos locos… Giraba, a toda prisa, como una noria inmensa que no sabe cuando terminar su recorrido y parece que vaya a salir rotando hacia el cielo. Y había tocado el cielo, mil veces. Esa sensación de descontrol total la asustaba y le salpicaba el cuerpo de euforia. Era pasión y dolor al mismo tiempo. Pánico y desenfreno. Era una especie de droga que la impulsaba a no parar… Y luego quedaba exhausta, extenuada y con la mente floja y porosa, ávida de pensamientos fáciles.

La misma fuerza que la llevaba a seguir, le suplicaba a veces que se detuviera. Tenía dudas, muchas. A pesar de todo, no sabía si sus dudas estaban engendradas por el miedo o por la razón. El camino emprendido era una locura. Buscaba… Deseaba algo que intuía que existía, pero que no había visto, ni tocado… Sólo había notado su resplandor, su olor agradable, su bruma… Le había parecido acariciarle el aliento una tarde, había visto su halo en suspenso una mañana… ¿Era una alucinación propiciada por el deseo, por la necesidad?  ¿o era una realidad oculta que le mostraba su sombra por una esquina?

Por si acaso, por si la fantasía entraba por la puerta, para que no la encontrara cerrada, ella continuaría caminando para llegar a no sabe donde ni como… Aunque sabía el por qué… Aún lo nota ahora. Pura necesidad, pura ansia, puro deseo de saber que lo ha intentado. Que si sus sueños no se tocan, no se materializan, al final del camino, no será porque ella no ha dado el paso ni ha echado el resto… Entonces, estará marchita pero satisfecha, sabrá que ha caminado lo suficiente para conseguir lo más preciado, que ha pisado la senda que le llevaba a su cielo particular… Que no ha sido porque ya no era. Porque no existía en un principio. Que era una fantasía desdibujada. Que la sombra era ficticia, el resplandor un ensueño. La bruma… Un deseo descontrolado que se convirtió en vapor y el olor dulce, un aroma pasajero.

Aunque, ¿y si era cierto? ¿y si existía? Por eso caminaba, por si acaso la realidad y el sueño eran uno. Por si, al final,  había milagro…