merceroura

la rebelión de las palabras


1 comentario

Siesta


El sol de esta tarde se cuela en mis pupilas indefensas y hambrientas de luz, cansadas de acumular oscuridad y lamer destellos de vida entre las sombras. Mis ojos tienen ganas de tomar sueño, bajo su mirada omnipresente y rotunda. Buscan cegarse de su vida, necesitan cubrirse de alegrías y tramar sueños que acaben en risa. Que no acaben nunca.

Mi piel busca el calor de esta hora tonta en la que los párpados se cierran y las voluntades se ahogan. Quiere rozar el tacto suave de la sábana y la calidez acuosa de un sueño de amor. Busca retiro y busca placer. Busca mecerse y revolotear. Busca poca cordura y mucha insensatez.

Camino levemente sobre la arena que arde y se prende a mis pies pequeños, mi cuerpo frágil se sumerge en el agua helada aún hasta que la sal me cubre los sentidos. Su marea agita mis sábanas y dibuja en mi boca una sonrisa tímida que termina en suave jadeo al llegar la calma, cuando el corazón se duerme después de latir inquieto y cargado de fantasías. Abandono el mar y casi dormito.

El sol se arrastra en mi diminuta presencia y dibuja mi contorno dormido y exhausto. Me suelto, me dejo… Me presto.

Y sueño. Lo devoro todo soñando y caminando por todos mis deseos. Cruzo las calles a prisa buscando por las esquinas dioses ocultos bajo caras tristes. Bajo miradas de niño distraído y juegos caprichosos. Busco su luz. Su calor. Su fuerza.

Mis pies se precipitan buscando risas, buscando momentos efímeros de felicidad extrema para conseguir que sean eternos, que sean sólidos…

Me precipito calle abajo y calle arriba persiguiendo la sombra, para buscar el sol. Muerta de ganas que me toque y me roce y me haga estallar de vida…

Detengo mi paso y levanto la vista. Lo noto. Y sé que busco algo enorme, lo más grande jamás buscado… tanto que me rodea, me sacude, me engulle… Sus rayos tocan mis cabellos y revuelven todas mis capas de existencia. Noto una punzada de placer al sentir su calor. Caigo agotada de luchar contra el deseo. Sé que no podré jamás ocultarme de él, ni evitar su presencia. Me habita y me ronda los sueños y las venas. Me surca por dentro como si yo fuera su cauce. Sucumbo loca y sin quicio. Me rindo. Ya no resisto. Las ganas de sol me superan.

Anuncios


18 comentarios

Sin gravedad


fall-1673107_640

Soltarse, al fin. Notar que caes, pero saber que flotas. Que vas a sobrevolar el precipicio y ver que el mundo se hace pequeño y te cabe en la pupila. Convertirse en aire, en vapor caprichoso que todo lo acaricia y en todas partes se impregna… permanecer callado oyendo mil voces y ser capaz de distinguir entre ellas un susurro. Dejarse llevar, un poco. Un casi del todo, sin abusar. Como el agua que dibuja su camino buscando surcos y sondeando huecos, pero sin detenerse, con fuerza, con ansia, con inercia.

 Soltarse, sin remedio. Sin gravedad. Respirar hondo y notar como el aire te atraviesa, sin pensar en las muecas, ni las caras, sin escrutar las miradas esperando desacuerdo ni vanagloria. Escuchar sólo ese reloj interior que marca los goces y los sueños, sin tiempo ni prisa, sin más temor que el de dejar de oírlo.

Ser bruma. Espesarse y diluirse al calor. Fusionarse.

 Adivinar las risas. Buscar las risas y detenerse en ellas, un rato largo… Para notar la vida desde los pies a la cabeza. Saber que una carcajada es un universo y que cada lágrima devastaría un imperio. Surcar imperfecciones conocidas sin que se claven en tu puerta con sus hojas afiladas, sin que te ocupen la mente, sin que se conviertan en tu cauce.

 Soltarse, volar. Darse cuenta de que no hace falta ser perfecto para ser mejor. Bailar. Bailar sin parar.

 Soltarse, con ganas. Librar una batalla entre la voluntad de ser y la naturaleza de estar. Ser la nieve sobre una hoja, la mota de polvo errante en el aire  que se distingue al sol… Caminar, bucear en lo más íntimo… Existir como finalidad y como medio. Brillar… Brillar de modo intenso.

 Soltarse, al fin. Saber que no es perfecto, pero que es hermoso. Acabar con la pugna para arrastrar un equipaje pesado y escoger lo necesario para el viaje. Llevarse las caricias y las moralejas… dejar los credos absurdos, los límites inquebrantables y las pequeñas crueldades. Olvidar escudos y caparazones. Mudar la piel y ser elástico… sentirse en calma pero iluso, ardiente… vivo, intenso.