merceroura

la rebelión de las palabras


3 comentarios

Cuando dar es recibir


 

 

 

No es ni siquiera por lo que das, es por lo que agradeces… Es por lo que eres, es por la maravillosa sensación de sentir que mereces, que lo hermoso está en tu vida y en ti. Por mirar alrededor y ser capaz de ver la belleza en cualquier rincón y sentirse tocado por algo más grande que tú, algo compartido, algo precioso que sólo ves cuando decides ver y sólo tocas cuando primero decides que puede ser tocado.
Es la sensación de dar la vuelta a tu vida en un segundo y ver que llueve y sentir la lluvia, en lugar de añoranza del sol… Sentir que casi no cabes en ti mismo porque tu grandeza no se mide, ni tasa, ni encierra en una habitación… Es reconocerla y sentir que la compartes, que cada paso que das adelante es un paso colectivo. Que los que te rodean están igual que tú pero tal vez algunos no se han dado cuenta de lo mucho que valen y pueden aportar. Y tu mirada tal vez se lo haga evidente y puede confortarles si lo desean.
No es para que te den las gracias, es porque sientes la gracia de poder dar y compartir. De acercarte a otro y abrazar su dolor o su tristeza sin dejar de ver su poder, su capacidad, su fortaleza… Mirar al ser humano y no a la circunstancia y compartir desde ahí, no una limosna sino algo que esa otra persona merece de pleno derecho y que temporalmente estaba en tus manos…
Desde ahí se da con toda la consciencia y las consecuencias y lo que se recibe es inmenso, indescriptible, inconmensurable, imposible de definir con palabras… Tiene que ser sentido. Es la inmensa gratitud del que da y nota que no pierde nada, sino que multiplica, que comparte, que devuelve la coherencia y el equilibrio a tu vida porque se siente pleno.

Das porque amas y mientras lo haces recibes mil veces más. Das sin esperar nada porque te sientes tan pleno que no necesitas más. Das acompañando, no desde arriba, como quién se siente superior. No desde abajo, como el que espera ser reconocido y valorado y pide migajas. Das porque eres abundancia y sabes que lo que das está en ti, que lo creas y fabricas y quieres compartirlo, necesitas compartirlo porque sabes que no es sólo tuyo…

Das como algo natural que se deriva de tu condición de ser humano que se siente afortunado, agraciado, que se respeta y se valora, que se conoce y sabe cuál es su lugar.
No es lo que das, es para qué. No para que se sepa, ni se note, ni se te devuelva… Das porque no puedes evitar compartir esa sensación deliciosa de saber que hay para todos, pero no a todos les está llegando y necesitas que pase. Das porque no se trata solo de dar un pedazo de pan ni unas buenas palabras, sino de recordarle a otro ser humano que lo merece, que también es suyo, que no es lo que le pasa, es lo que es… Que su valor está fuera de duda y ahora no lo recuerda, pero merece lo mejor de la vida.
Das porque sientes una gratitud inmensa dentro de ti que pide ser contada y explicada, compartida…
Notas cuando das de verdad, sin artificio, sin pompa ni foto, porque recibes más siempre. Porque te transformas, porque no sientes que pierdes sino que ganas mucho más… Porque repones reservas de entusiasmo, de alegría, de gratitud y de paz de forma inmediata… Porque te sientes inmensamente rico sin tener que comprobar tus cuentas, porque te sientes inmensamente amado estando contigo, porque no piensas que nada te falte…

Vamos por la vida mirando con recelo a los que la comparten con nosotros. Algunos conocidos, otros todavía por conocer. Juzgamos a los demás a través de nuestros miedos, nuestras creencias y nuestras propias limitaciones. Les ponemos etiquetas y les exigimos todo aquello que a veces nos duele tanto exigirnos a nosotros mismos. Nos proyectamos en ellos y les pedimos que nos salven, que nos escuchen, que nos curen, que nos hagan sentir valiosos, que nos respeten… Les pedimos que hagan aquello que a veces no somos capaces de hacer por nosotros mismos, que cubran el vacío enorme que llevamos dentro, que sean la solución a nuestro dolor y el refugio seguro ante nuestro miedo atroz a no llegar, a no parecer, a ser desterrados y no pertenecer… Cuando en realidad, la magia llega cuando hacemos todo lo contrario. Cuando les miramos como soñamos ser mirados, cuando les escuchamos como necesitamos ser escuchados, cuando les damos la oportunidad que no nos damos y tanto merecemos… Cuando les contemplamos sin esperar ni medir, cuando al juzgarles nos damos cuenta de que habla nuestro resentimiento y nuestras creencias y no nosotros mismos y decidimos esperar para conocer… Presumiendo inocencia y cambiando la percepción que tenemos de todo lo que nos rodea. 

Escatimamos incluso nuestro talento porque nos parece que compartirlo es  perderlo, porque tenemos la sensación de que lo podemos perder o lo se pueden aprovechar de él y eso atenúa nuestro brillo… Como si la luz que somos se apagara al usarla para alumbrar a otros y ver que encienden la suya… Como si su luz nos eclipsara. 

Vamos por la vida esperando que otros nos den lo que creemos necesitar cuando en realidad la única forma de conseguirlo es ser nosotros lo que buscamos. Ser nuestro pilar, nuestra fuerza, nuestra alegría, nuestra esperanza y compartirla. Convertirnos en lo que buscamos, ser nuestra propia solución y aportarla… Contagiar aquello de lo que esperamos ser contagiados. Ser la música que deseamos escuchar. 

Dar lo que deseamos recibir porque nos sentimos tan plenos que sabemos que no nos falta. Agradecer lo que vemos, lo que somos, lo que está en nuestra vida… Dar para ser y no para tener, porque reconoces que ya eres eso que buscas y anhelas, porque no esperas que otro te dé lo que tú ya llevas dentro. 

Hace un rato, alguien me contaba una buena noticia. El final de un proceso doloroso, ganado a pulso, superado, vivido como un camino largo pero lleno de esperanza… Y le daba las gracias por ser ejemplo, por ser vida y compartir la vida… Porque cada vez que uno de nosotros da un paso adelante y sube un peldaño más en esta complicada escalera de la vida, lo subimos todos… Cada vez que compartimos, recibimos. Cada vez que somos lo que realmente somos, estamos haciendo camino para que otros sean y ellos a su vez también nos hacen el camino… 

Esta capacidad de dar se concibe solo desde el amor a uno mismo, la autoestima de saberse pleno y permitirse ser, de darse a uno mismo lo que ama y merece, de pensar en lo que se necesita y dedicarse tiempo. Sin ese paso previo, es casi imposible dar y agradecer a la vida lo suficiente como para compartir toda la belleza y abundancia que hay en ella. Para dar hay que sentirse lleno, próspero, amado, respetado, inmenso, repleto… Si no es así, el maravilloso ejercicio de compartir se convierte en una transacción pura, en un intento desesperado de hacerse notar y demostrar algo, de conseguir respeto ajeno, de esperar algo a cambio…

Cuando das porque deseas dar, todo regresa, todo se expande… Nada te hace sentir más tu verdadera grandeza que dar desde la gratitud del que sabe quién es y lo mucho que merece… Del que comparte porque necesita que otros sientan ese mismo amor por la vida… Nada te hace tan grande como la humildad de compartir lo que eres sin esperar nada más que la maravillosa sensación de sentir que compartes. Justo en ese momento mágico, te das cuenta de que desde ese lugar de gratitud inmensa, dar es lo mismo que recibir. 

Nada, nada transforma tanto tu vida. 

 

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

 

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

 

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

 

Disponible aquí 

 

amazon llibre merce amazon

 

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

 

www.merceroura.es 

 

Tengo un programa para ti para poder tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras. Un entrenamiento para hacer una transformación duradera en tu vida y ver resultados.

 

Consulta aquí 

 


10 comentarios

Mover montañas


Estaba cansada. Había movido una montaña para dejar paso a una mariposa y ésta había salido volando… Mientras, ella permanecía exhausta a un lado del camino desconcertada, agotada y rota porque nadie le había dado las gracias… ¿Qué esperaba? ¿Acaso la mariposa le había pedido algo?… Ella siempre esperaba más, demasiado, se hinchaba de ilusión por todo, hasta el delirio, hasta la más absurda fantasía… Se le oxigenaban todas las células del cuerpo de tanta emoción… Se emborrachaba de ganas deseando ver el desenlace de todo. Imaginando, dándole vueltas a las ideas más insignificantes hasta convertirlas en necesidades y perder de vista su tamaño real.

Esperaba mucho de muchos… Y de algunos pocos, aún más. Lo esperaba todo. La impaciencia la descarnaba. Le hacía jirones el alma. Cada minuto era una angustia… Tanta ilusión la desesperaba. Y el consuelo era seguir, devorar más impaciencia, esperar algo más de alguien más, tragar camino para hacer que el mundo girara, que la tierra que la circundaba se convirtiera en respirable. Sólo quería un gesto, una migaja de atención después de mover una montaña. ¿Pedía tanto ella que tanto daba?

Esperaba, pero no aceptaba. Se había vuelto caprichosa en la espera, exigente con todo y con todos. Daba mucho, quería más, tal vez demasiado. Y lo esperaba mirando el horizonte, pero no miraba en su interior. No valoraba su esfuerzo en sí mismo, su valor, su tenacidad, su energía… No veía su extraordinario poder para mover montañas, sólo echaba en falta el susurro amigo o del aleteo amable de la mariposa. No sabía que la ilusión se alimenta sola después del primer estímulo si no dejas de caminar. Y ella era capaz de eso y de más, era imparable si se lo proponía. Podía agitar un océano y luego tender una mano, sin mediar instante, sin apenas coger impulso. Lo imaginaba, lo deseaba, lo hacía. Y luego era incapaz de detenerse y esperar. No podía soportar que el mundo girara de un modo tan lento y que ella fuera tan rápido, tomando inercia, sin parar, sin respetar el tiempo que conlleva existir.

Olvidaba que cuando amas tienes que aceptar. Y que cuando das, lo haces por el necesario acto de dar, tan necesario para ti como para los demás. Y que siempre recibes. Tal vez no de la mariposa remolona e incapaz de mirar atrás. Porque si es incapaz de hacer el gesto y dar las gracias, poco te puede a aportar en el sentido que tú deseas. Lo que iba a darte, ya te lo ha concedido, la satisfacción de ayudarla, el momento de mover la montaña y ver su cara al dejarla pasar… No puedes encerrarla para capturar su estima, ni cogerla para tenerla cerca… La mariposa es libre, escoge y sigue su camino.

Y mientras obras maravillas, no te das cuenta, tal vez alguien te mira y piensa que eres grande porque mueves montañas y te levantas cada día con ganas de más. Con la ilusión puesta, de serie, alimentada de desaires a veces y otras de buenos momentos…

Ahora lo veía. Podía cambiar y dibujar un mundo distinto a su alrededor, intentar mejorarlo… Mientras, tendría que aceptarlo como era y tragar arena, encajar decepciones… Ser fiel a sus ganas y esperar sin desesperar, desear sin exigir, ilusionarse sin encadenarse a esa ilusión más que para tomar su energía y seguir. Actuar sin necesitar nada a cambio pero sabiendo que todo vuelve… Y dejar volar a las mariposas, si quieren ya volverán. Y así concentrarse en las montañas. Y moverlas cada día. Hay muchas…


20 comentarios


woman-3411790_640

Olvida. Recuerda sólo lo que aprendiste de cada golpe. Piensa que has sobrevivido. Fija en tu cabeza la imagen de ti misma saliendo del lodo y cuenta las cicatrices y no las heridas. Ahora eres elástica y resistente.

Siéntete orgullosa de cada desatino, atesora cada decepción y espera que cada traición sea la última. Guarda el recuerdo de la adrenalina golpeando tus venas antes de dar el salto y amortigua el dolor de la caída pensando en que a pesar del pánico, diste el paso. Si no perdonas, te pudres por dentro. Y nadie merece que te hagas tanto daño…

No recuerdes malas caras, guarda sonrisas, pesan menos y puedes echarles mano mentalmente cuando el tiempo arrecia y escasean las manos tendidas. Escoge a las pocas personas que llenan tu vida de verdad y decide que por ellas vas a todas, que te deslizas por el acantilado, subes a la cumbre y les dedicas cada día unos instantes de cariño. Que vas a ser la gota malaya de la felicidad en sus vidas. Que son tu cordón sanitario ante la náusea, los gritos del mundo y los desengaños… Que el día que te vayas vas a llevarte sus caras prendidas como amuleto y que sus ojos van a ser lo último que crucen los tuyos. Sé su risa, su viento fresco, su poción milagrosa. Sé su consuelo y su abrigo. Diles que les quieres tantas veces que no conciban existir sin oírlo. Di sus nombres hasta saciarte, hasta que se se confundan sus sílabas y muten de sentido.

Sé el bastón y la silla cuando se cansen. Sé la música y el pan. El fuego y la marea que arrastre todo lo que enturbie sus vidas.

Y permite que te quieran. Que te den y te pidan, que te necesiten. Que te recuerden y añoren. Permite que te digan que no y que te digan que sí y que a veces callen, cuando busques silencio. Deja que te busquen y que te encuentren. Que sepan que estás aunque no seas eterna. Que sueñen que lo seas, que te deseen y se rindan a tus ojos brillantes.

Y quiérete a ti misma. Mírate con ojos permisivos pero sin miedo. Entiéndete y enamórate de tu capacidad de querer, de cambiar y bucear en aguas turbulentas. Ama tu forma de encajar las derrotas y convertirlas en victorias. Como te recompones y levantas cuando te tumban las olas, como exprimes cada momento hasta sacar la última gota de felicidad que contiene. Y perdónate por no ser como imaginaste o como imaginabas que otros querrían que fueras. Aquella versión de muñeca perfecta hubiera sido una mala copia. El original que ahora contemplas es infinitamente mejor. Eres tú.

¿Quieres saber más de mí y de mi trabajo?

Acompaño a personas y organizaciones a a desarrollar su #InteligenciaEmocional con formación, conferencias y #coaching

Escritora y apasionada de las #palabras

Más información sobre mí y sobre mis servicios en www.merceroura.es