merceroura

la rebelión de las palabras


Deja un comentario

Pensar para no ser, para no sentir, para no estar…


man-599299_640 (1)

Pensar para no sentir.

Pensar y tragarse esas palabras… 

Contener el llanto hasta que la garganta duele tanto que se queda trabada, paralizada, y sabes que necesitas gritar para que todo ese dolor acumulado salga ahí afuera y puedas notar un momento de paz. Saber que si callas mueres un poco pero aún así seguir callando por alguna incomodidad que parece insuperable, algún miedo escondido, alguna realidad que te asusta reconocer. 

Pensar en voz alta para que el silencio no te asalte y tengas que afrontarlo. Para evitar que navegando vulnerable y perdido en ese silencio te des cuenta de que precisamente lo que buscas es silencio, pero huyes de él porque oculta verdades duras, complicadas, crudas… Verdades que parecen tan insoportables que prefieres no saberlas, no tener que afrontarlas ahora y dejarlas para luego, para mañana, para nunca.

Aunque sepas que no hay paz hasta que no te des por vencido y dejes que ese silencio te alcance, te invada, te inunde los sentidos y se instale dentro de ti tanto rato que el niño dormido despierte y empiece a jugar.

Pensar sin salir del rincón de pesar, sin dejar de pensar igual que siempre para no tener que imaginar que otra realidad es posible, para no descubrir que hay muchos mundos en tu mundo y que no todos se parecen al tuyo. Que hay más realidades posibles y que todas dibujan su camino y llevan su paso…

Pensar para no bailar.

Pensar para no tener que salir a la pista y dejarse llevar por la música y abrazar y abrazarse. Para evitar vaciarse y soltarse tanto que la vida se contagie. 

Pensar para no tener que perder la vergüenza ni hacer el ridículo jamás mientras intentas evitar hacer el ridículo. Pensar para olvidarse de estar presente y notar la vida. 

Pensar para dar mil vueltas más a todo y no tener que actuar, para poder parar sin parar de verdad, en calma y sosiego, sino como una forma de resistirte a lo que llega, a lo que viene, a lo que sabes que es inevitable. Pensar para no tener que aceptar nada duela o arañe, que te ponga frente al muro y tengas que ver que es obscenamente sólido y real. 

Pensar para no tener que salir a la luz ni sacar a basura de emociones rotas, rabias contenidas y miedos enquistados. Pensar que todo es culpa tuya, culpa de otro… Culpa, culpa, siempre culpa. Una culpa inmensa y pegajosa que se extiende como una mancha oscura que todo lo encuentra y lo alcanza, que todo lo enmaraña y revienta, que todo lo inunda y apaga… Culpa para desayunar, culpa para almorzar, culpa para cenar que se va contigo a la cama y te arropa y te reprocha que vas, que vienes, que estás, que no estás, que dices sí, que dices no, que callas, que hablas, que vives, que mueres, que existes… Culpa para dar y tomar, culpa para no sentir la culpa de sentir la culpa. Culpa para anestesiar el dolor de la culpa. 

Pensar para no tener que cambiar de camino y pisar esos lugares donde te llegan nuevos pensamientos que podrían volverte loco porque dicen todo lo contrario a lo que has pensado siempre. Porque zarandean tus credos más antiguos y arraigados y sacuden a tus creencias más rotundas. 

Pensar en bucle y hostigarse tanto que vomitas la noche del pasado lunes y la tarde de domingo de congoja máxima. Pensar para no tener que imaginar otras posibilidades, otras vidas, otros sueños. 

Pensar en bucle  otra vez y ver que todo es tan imperfecto que necesitas borrar el mundo y volver a empezarlo, pero sabes que no funcionará porque tú también eres altamente imperfecto.

Pensar en bucle mil veces más y suplicar que alguna de las personas con las que te cruzas te pare, te mire, te cuente una historia que te cambie y te de la respuesta que buscas.

Pensar esperando que la fórmula mágica esté al final del baúl de pensamientos que cada día repasas de forma compulsiva para ver si algo se te pasó por alto… Y no hallar nunca nada porque para verlo tendrías que cambiar de perspectiva. 

Pensar sabiendo que pensar es inútil hasta que seas capaz de observarte pensando y descubras que no eres tus pensamientos…

Pensar y creerse que pensar es vivir cuando es todo lo contrario.

A veces pensamos, pensamos mucho, pensamos demasiado… Pensamos lo mismo de siempre y lo retorcemos buscando una respuesta que no está, que no existe en ese lugar en el que hurgamos porque está en otro lado… En el lado donde no hay pensamientos sino sensaciones, emociones, hechos, acciones.

A veces pensamos para no sentir, como si nos pusiéramos la música muy alta para no oír nuestros propios lamentos o no golpeáramos la pierna para no notar el dolor de la mano… Nos anestesiamos con el parloteo de palabras para no tener que quedarnos a solas con nosotros y sentir, aceptar lo vulnerables que somos y lo solos que necesitamos estar para quedarnos con nosotros de verdad y conectar… Pensar para no estar ahora contigo, para no vivir este momento. Pensar en ayer. Pensar en mañana para no ser hoy, para no encontrarse ahora. 

A veces, pensamos porque de forma inconsciente sabemos que no hay respuesta en esos pensamientos, porque no queremos encontrarla, porque sabemos que si lo hacemos tendremos que claudicar y renunciar a seguir pensando sin actuar ni cambiar… Porque ese ser que nos habita y sabe lo que nos conviene nos va a pedir coherencia y no sabemos si vamos a estar dispuestos a dársela… Porque nos vamos a quedar a solas con él y nos va a pedir que sintamos todo lo que tenemos pendiente de sentir y eso nos cambiará para siempre… Y cambiar siempre nos asusta.

Pensar para no tener que pensar de verdad… Pensar para borrar este momento y quitarle fuerza. Para no sentir la vulnerabilidad de existir, para no tener que acordarse de ser y estar. Pensar para no tener que vivir la incomodidad de tu incoherencia. Pensar para tener la excusa y olvidarse de vivir… 

 

Gracias por leerme y compartir. Si quieres saber más de este maravilloso trabajo de autoestima, te invito a leer mi libro

“Manual de autoestima para mujeres guerreras” un libro para que dejes de pelear por todo y puedas usar esa fuerza inmensa que tienes para crear tu propia vida y empieces a sentir que las cosas puede fluir.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

AMARSE ES UN REGALO PARA TI MISMO, UN FIN Y NO UN MEDIO, UN LUGAR EN EL QUE TE SIENTES COMPLETO Y A SALVO.

¿Quieres saber más de mí y de mi trabajo?

Acompaño a personas y organizaciones a a desarrollar su #InteligenciaEmocional con formación, conferencias y #coaching

Escritora y apasionada de las #palabras

Más información sobre mí y sobre mis servicios en www.merceroura.es

 


12 comentarios

Bendita zona de confort…


beach-925740_640

Lo siento. Me quedo en la zona de confort. Al menos un rato. Hasta las seis o las siete. No para demorar mi salida de este remanso de falsa paz y angustia controlada, sino para descubrir qué me retiene aquí. Necesito explorarme a mí misma un rato y saber qué siento. Reconocerme a mí misma metida en esta jaula mediocre pero maravillosa a ratos y saber por qué a a veces no me muevo de aquí a pesar de mis ansias por llegar a otros lugares que parecen mejores. Si no me quedo un tiempo (no sé cuánto) y me miro en sus espejos distorsionados no sabré qué es lo que me mantiene aquí y me amarga, con qué me seduce este momentos que no me deja visitar otros momentos… Qué sucedáneo de vida consigo metida aquí que creo que no podré obtener en el otro lado de mi vida, qué imagino que va a pasar ahí afuera si salgo de este entorno mullido y caliente para visitar el frío destino donde parece que están mis sueños… 

A veces, hay que retozar en el lodo para saber qué te ata a él hasta sentirte capaz de levantarte y abrir la puerta. Hay tantas formas de vivir en esta zona de comodidad como seres humanos habitan el mundo. Lo que para ti es un lugar espantoso, para otra persona es un remanso de paz. Si abandonas tu zona de confort sin descubrir qué te retenía en ella, vayas a donde vayas, te vas a montar una nueva sucursal. Será en otro lugar y la llamarás de otro modo, la revestirás de cambio y valentía porque habrás dado un paso saliendo de la primera y porque todavía no te habrás dado cuenta de haber caído en otra… Nos pasamos la vida revisitando el pasado sin atrevernos a mirarlo de otro modo, a reinterpretarlo, a cambiar nuestra percepción de lo que pasó y comprender lo que nos pasa… Hoy no me propongo quedarme estancada en mi dolor, me propongo estar en él y observarlo para encontrarle un sentido y poder seguir adelante sin llevarlo en mi mochila como una carga… Nuestra “zona de confort” es el resultado de no atrevernos a volver a mirar nuestra vida con otros ojos y seguir anclados en ella sin ser capaces de personar y perdonarnos y abrazar lo que fuimos… Si no abrazamos lo que fuimos sin reproches, no amamos lo que somos y no podemos avanzar sin lastre. 

Nos engañamos pensando que caminamos hacia delante cuando en realidad lo hacemos en círculo. Pensamos que nos largamos con valor y en realidad huimos, creemos que persistimos  en conseguir algo nuevo cuando en realidad aguantamos lo que es inaguantable… Porque cambiamos el escenario, pero no cambiamos nosotros. Lo que importa no es lo que pasa (lo sé, duele y asusta) es cómo decidimos vivirlo y experimentarlo. Siempre culpamos a la vida (es absolutamente dulce y macabra, cierto) pero lo hacemos para no mirar en nosotros y descubrir que cuando reparten asco, muchas veces, seguimos levantando la mano y nos ponemos en la fila para conseguir un pedazo  enorme y nos ponemos también en la fila del miedo, de la modorra, de la rabia, de la culpa, de la vida sin vivir y de las decisiones pendientes.

La manida zona de confort no es un lugar, es un estado mental y emocional. Es una decisión de no preguntarse para qué hago lo que hago y qué sentido tiene en mi vida. Es un dejar de sentirte en tu piel y habitar otros estados emocionales esperando que sean más placenteros. Es un no permitirse imaginar otra vida, es conformarse y tragar sin preguntar sin tener que aceptar nada porque, eso sí, decidimos seguir peleados con todo y con todos.

Se puede abandonar la zona de confort sin moverse de lugar, porque el que se mueve eres tú, por dentro. Se puede llegar a la meta sin cambiar nada porque descubres que tu meta era encontrar la paz de saber que ya no buscas más y estás entero.

Vamos por ahí dando fórmulas para que todo el mundo se arriesgue a dar el salto hacia otro tipo de vida y nos presionamos a nosotros mismos para hacerlo sin saber ni siquiera dónde estamos y dónde queremos llegar. Sin reconocer qué nos apega tanto a este lugar del que no salimos nunca, sin sumergirnos en él para descubrir qué mentiras nos contamos para no soltar la rama con la que nos sujetamos a un árbol que está muerto y que se cae…

Nos instigamos tanto para arriesgarnos y vencer miedos que salimos del infierno y nos montamos otro igual en nuestro nuevo lugar de destino. Tal vez, en lugar de enamorarte de tus sueños y metas tienes que enamorarte de ti, ahora y de la persona que puedes llegar a ser cuando los consigas, de esa sensación de plenitud y confianza en ti que te recorrerá las venas. Para salir de tu jaula tienes que aceptar la persona que eres viviendo en ella y comprometerte a no culparte, ni reprocharte, ni menospreciarte por haberte sentido cómodo en ella… Comprender qué te ata a este momento presente en el que no eres feliz y qué mentiras te cuentas para permanecer en él en este estado, porque si no, vayas a donde vayas, te montarás un futuro idéntico.

Bendita zona de confort por todo lo que podemos aprender de ella… Dejemos de denostarla porque nos herimos a nosotros mismos y la hacemos grande y enorme, la ponemos en nuestra lista de miedos y empezamos a resistirnos a abandonarla sin sentirla ni comprender por qué la hemos habitado durante tanto tiempo.

Bendita zona de confort por lo que nos cuenta de quiénes somos y de lo que nos asusta… Si renegamos de lo que somos ahora, corremos el riesgo de no comprendernos, no aceptarnos, no saber qué nos retenía en este estado de letargo y no poder salir nunca.

Si no amamos lo que somos ahora y lo respetamos aunque no nos guste, seguimos cargando piedras que nos hacen más difícil llegar a amarnos como merecemos. 

Yo me quedo un rato, no como excusa, para observar qué me ata y cómo me ato aquí. No para mirar afuera y lamentarme y quejarme de lo que consiguen otros y yo no, sino para mirar en mí y sacar la basura que guardo escondida y finjo que no existe, mientras me culpo por como soy y culpo al mundo por ser como es.   Aprendemos tanto de nuestra luz como de nuestra sombra y en este lugar hay un poco de todo.

Dejemos de huir de lo que somos porque en ello están todas las respuestas que buscamos. 

 

Se ha hablado tanto de la “zona de confort” que todos nos afanamos en dejarla sin haber sido muchas veces capaces de comprender qué nos ata a ella… A menudo pensamos que la dejamos pero como no hemos aprendido nada, lo que hacemos es huir y montarnos otra en la siguiente parada, más amplia tal vez, con más luz y más vistas, pero es lo mismo, un lugar donde el miedo nos quema y enjaula.

Sin embargo, hoy quiero recuperar su valor como fuente de autoconocimiento. 

He aprendido tanto de estar en ella como de salir corriendo para no permanecer nunca más…

 

Gracias por leerme y compartir. Si quieres saber más de este maravilloso trabajo de autoestima, te invito a leer mi libro

“Manual de autoestima para mujeres guerreras” un libro para que dejes de pelear por todo y empieces a sentir que las cosas puede fluir.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

AMARSE ES UN REGALO PARA TI MISMO, UN FIN Y NO UN MEDIO, UN LUGAR EN EL QUE TE SIENTES COMPLETO Y A SALVO.

Acompaño a personas y organizaciones a a desarrollar su #InteligenciaEmocional con formación, conferencias y #coaching

Escritora y apasionada de las #palabras

Más información sobre mí y sobre mis servicios en www.merceroura.es


43 comentarios

A esas personas…


feliz

Me gusta la gente que sabe ver el mérito y el brillo en los demás. Eso los hace grandes, enormes. Son personas que saben ver el talento ajeno y no les asusta; les ilusiona, les abre la mente, les muestra un camino de oportunidades compartidas… Tienen algo que va más allá del ego, se llama autoestima. Se conocen, se aprecian, se encuentran las virtudes y reconocen los defectos y luchan cada día por mejorar. Saben que tener talento cerca atrae su talento, que la inteligencia atrae inteligencia, que el buen rollo atrae buen rollo. Que el triunfo ajeno es el propio. Se mezclan, se alían, se empapan de otros que también sueñan… Y algo nuevo y muy grande se pone en marcha… Son imanes que atraen lo bueno. Son insaciables buscando talento, escupen la pereza y encierran las quejas hasta que se hacen diminutas y se evaporan.

Son personas que no temen que nadie les haga sombra, porque saben que tener cerca a un sabio les hace más sabios… que el brillo de los demás jamás les dejará opacos sino que les ayudará a sacar a la luz sus habilidades. Jamás he conocido a una persona inteligente que se rodee de personas estúpidas, que no tengan estímulo o ganas de hacer cosas nuevas. Los inteligentes de verdad, aquellos que se guían por la razón pero también por las emociones, buscan personas con energía, con ganas, personas que convierten las pequeñas cosas en aventuras… que crean hábitos y saben cómo no caer en la monotonía porque saben cómo reinventarse la vida a cada paso. Esas personas que no ven obstáculos sino retos, las que miran un desierto e imaginan un mundo… que usan un arma poderosa llamada intuición. Son gente elástica, que se adapta pero que sabe volver a su forma original si es necesario.

Son personas que construyen, que unen, que buscan palabras y diálogo. Defienden sus ideas pero saben ceder. Saben que son falibles y vulnerables pero lo utilizan para crecer… Se pegan a lo bueno y lo aplauden. Comparten, observan como lechuzas, se enamoran de lo que les rodea, toman nota… Rectifican, almacenan sensaciones, ahuyentan miedos después de meditarlos y reconocerlos… Caminan sin parar, pero saben detenerse en el camino cuando hace falta para escuchar el silencio… Suben montañas de papeles, de facturas, de rocas afiladas, de arenas movedizas, de miradas de envidia, pero no se detienen más que para tomar aire y contemplar. Crean, generan, aman. Y ven ingenio en un mar de mediocridad, un diamante en una ciénaga… encuentran la palabra amable en el discurso victimista y demoledor… y cuando están agotados, sonríen por si más tarde el cansancio les vence y se olvidan pero sabe apreciar y reconocer su tristeza porque les cuenta algo que llevan dentro y que tienen que atender y reconocer. 

Me gustan esas personas porque brillan en la oscuridad. Su brillo no cesa, a pesar de que algunos intenten mitigarlo y esconderlo, lo oculten en el último rincón del lugar más alejado… Su luz siempre se cuela por el resquicio de una puerta, traspasa las paredes, derriba muros. Ese brillo no puede esconderse, lo llevan escrito en la cara e impregna cada cosa que tocan porque hacen magia con él.

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es