merceroura

la rebelión de las palabras


8 comentarios

Me quedo aquí


lens-1209823_640

Me quedo con los que se olvidan de odiar y de reprochar las faltas… Con los que nunca harán vudú ni se pasarán media vida quejándose de otros mientras ellos hacen lo mismo.

Me quedo con los tristes que se convierten en dueños de su tristeza y la miran a los ojos cada madrugada. Con los locos que han llegado a creerse que se puede saltar y la red se dibuja… Con los que se ensucian y se arrugan la ropa. Los que caminan sin saber a veces a dónde pero no dejan el camino…

Me quedo con los que ya saben que no saben nada.

Con los que se han dado cuenta de que no se puede escapar porque tu miedo siempre te persigue…. Hasta que no lo abrazas.

Me quedo con los que nunca se hacen viejos. Con los que siempre intentan ponerse en piel ajena aunque, a veces, eso les arañe la propia piel… Me quedo con los que hacen el ridículo por lo que aman y con los que se ríen de su cara de susto.

Me quedo con todas la tardes de lluvia mirando por la ventana y soñando un sol que luego cuando sale abrasa y a veces espanta. Porque lo deseado siempre parece más hermoso que lo que ya están contigo. 

Me quedo con todas las noches imaginando otras vidas que no fueron posibles y las vacío en mi papelera para cerrar todas esas puertas. Lo tiro todo, incluso lo que tal vez pueda necesitar porque todo está impregnado de ese antiguo asco con el que me despertaba esperando que alguien me salvara.. Porque yo siempre busqué a alguien que me salvara de mí misma, que me ayudara en este camino tan arduo y complicado. Hasta que descubría que nunca lo haría nadie… Hasta que yo no decidiera que el camino podía ser distinto. 

Me quedo con este momento presente, sea como sea. Porque está, porque es, porque ha tenido el honor de llegar y pegarse a esa sucesión de momentos en los que parece que no pasa nada pero en realidad se está creando una vida, un destino, un futuro… Porque este día se nos va a escapar mientras imaginamos cómo nos gustaría que fuera y desdeñamos cómo es ahora… Sin darnos cuenta de lo que perdemos no estando presentes ni respirando sin esperar nada. 

Me quedo con mis enfados absurdos y los repaso uno a uno para comprender por qué soy tan humana. Me quedo con mis emociones contenidas en la espalda, en la garganta, en las lágrimas que no caen porque no les doy permiso.

Me quedo con mi gato que ahora maúlla y me mira, aunque se que no me ama tanto como yo y sólo quiere comida… Aunque no me importa, porque sé que incluso lo que falta significa algo de lo que aprendo. 

Me quedo conmigo, aunque a veces no esté a la altura de mi yo más puro. Aunque haya hecho cosas que no me gustan ni gustan… Aunque huyendo de mis miedos, me metí entre sus redes…  Huyendo de la injusticia fui injusta… Huyendo de los gritos y las malas caras, me desgarré la garganta… Gritando…

Me quedo con la niña perdida que llevo dentro que me hace ser tan arisca y desconfiada, que me obliga a mirar de reojo y pedir explicaciones a otros por esas cosas que yo también hago… Que se siente sola, cansada de pedir y no recibir, que quiere que le hagan caso y que llora mientras ríe, que se ha quedado helada jugando a lo mismo de siempre y mezcla los recuerdos y a veces no sabe quién es.

Me quedo con cada uno de mis errores. Con mis caminos perdidos y equivocados buscando sentirme menos vacía y darle sentido a mi vida gastada buscando sentido… 

Me quedo con este día y lo amaré como si fuera el último mientras pienso que es el primero de muchos que vendrán sin sombra, muchos que ya no marearán mi alma cosida ni mis pies exhaustos de tragar caminos llenos de piedras.

Me quedo aquí, aunque no sea el mejor lugar, ni el mejor momento, pero es el mejor posible… Y voy a intentar amarlo como si lo hubiera inventado y vivirlo como si lo hubiera elegido.

Me quedo a ver qué pasa, porque moverse no es siempre avanzar y quedarse no es siempre un acto cobarde… A menudo pensamos que seguimos adelante, pero en realidad estamos huyendo. Creemos que escogemos y en realidad somos escogidos por nuestro miedo… Creemos que bailamos con nuestros problemas, cuando en realidad sólo nos dejamos llevar por ellos… A veces, pensamos que llevamos las riendas y en realidad sólo nos sujetamos a ellas mientras ese el carro nos arrastra…

Me quedo aquí, mirando sin perder detalle. Perdida en lo que nunca me pierdo y dejándome llevar por la magia de no saber, no comprender, no controlar, no pertenecer, no esperar… 

Me quedo aquí… Por que siempre tuve miedo a quedarme por si no aguantaba la envestida, pero me dice mi intuición que el viento huracanado que temo que me arrastre es en realidad un brisa fresca que va a impulsarme a mi nueva vida…

Tengo una sensación, una corazonada…

Hoy me quedo, a ver qué pasa…

 

Anuncios


9 comentarios

No hay distancia suficiente


Dejó de dar de comer a sus fantasmas. Cerró los ojos y pasó por delante de ellos sin casi respirar. Dejó que aquellas fantasías sobre lo que jamás podría y nunca iba a conseguir acabaran enterradas. Olvidó sus rostros retorcidos y asqueados y se centró en mirar hacia adelante, sin detenerse, sin girar la vista porque sabía que su amor propio era nuevo, frágil, quebradizo…

Caminó cada vez más rápido, más ágil, más incandescente. Una sensación de euforia le invadía cada hueco, cada rincón de su cuerpo diminuto. Respiraba hondo, consumía aire… lo tragaba y convertía en fuego. Deliraba de emoción. Flotaba, sondeaba el aire. Unas lágrimas espesas le lamían la cara y en medio minuto se evaporaban. Era una llama. No podía parar. Sabía que si paraba oiría los reproches y toparía con algunas caras. Notaba aún el aliento de sus temores prendido en su cuello y una garra inmensa sujetándole las ganas. No quería regresar jamás y verse juzgada y escrutada. No quería ser la presa, ni el bocado… ni volver a ponerse en un rincón para no estorbar… ni pedir perdón por levantar la mirada.

Huía. La rabia contenida la empujaba y el miedo a permanecer quieta y ser engullida le daba la mano. Era como un grito, un animal herido que corre poseso buscando guarida.

Y de repente, ya estaba exhausta, rendida, destrozada… ya no podía mover las extremidades ni articular más que gemidos y alaridos, estaba tan lejos que no recordaba de dónde partía… ni lo que buscaba pero sabía que parar era sucumbir… era regresar…

A pesar de todo, los miedos continuaban pegados a su piel y los fantasmas revivían. La cara de la que quería librarse se dibujaba de nuevo en cada esquina.

Y entonces lo tuvo claro. No había distancia suficiente. No podría correr lejos siempre, en algún momento debería parar y tragarse el asco y el pánico. Huía de ella misma. Ella era el depredador y la presa. El fantasma, el crítico más feroz. Ella fabricaba el miedo que se le alojaba en el espalda y se le comía las risas. Ella construía los muros y cerraba las puertas. Ella se arañaba el alma, se arrancaba los goces… los demás eran tan solo la comparsa, la coartada triste para seguir levantado barreras y afilando espadas en la conciencia.

Y supo que tenía que parar y volver. Supo que la única persona con la que tenía que hacer un pacto para abandonar aquella lucha era ella misma. Y dejar de luchar… y levantar la cabeza y aguantar la mirada. Se dio cuenta de que el camino a seguir no se andaba, se maduraba. El viaje que debía emprender era interior y el enemigo a ganar tenía su cara.