merceroura

la rebelión de las palabras


3 comentarios

Una persona como tú



Foto : Mercè Roura

Cada día un pequeño gesto. Un pequeño paso… Algo que te lleve a salir de ti. De el aire viciado. Del pensamiento automático y compulsivo. De ese miedo al miedo que te lleva a encerrarte y fingir que no sientes y no ves, que no te das cuenta de que por dentro estás suplicando un cambio. Salir de la cárcel que construiste tú y de la que eres el preso, el guardián y la misma celda.

Un pequeño cambio. No importa qué sea. Cuestionarse algo hasta hoy incuestionable. Abrirse a pensar distinto. Escuchar sin estar pensando qué contestar. Pasar por ese camino por el que nunca pasas… Hacer eso que te hace sentir incómodo, minúsculo, insuficiente,. Eso de lo que siempre huyes porque te recuerda lo pendiente de revisar dentro de ti. Sentirte rdículo y darte cuenta de que no importa. Dejar de ser invisible un rato y descubrir que no pasa nada si te miran.

Cada día un paso más. Algunas veces hacia delante. Otras hacia atrás. Tal vez desviarse del camino para comprobar que vas por buen camino. O porque te has dado cuenta de que no era tu camino y allí no hacías nada más que dar vueltas para que pareciera que te movías y eras productivo. Porque a veces parece que el mundo pasa revista y si no estás haciendo algo te condena, te señala con el dedo, te destierra a la isla de los inútiles.

Cuando vas exponiéndote a vivir, a sentir, a reconocer en ti algunas cosas que estaban dormidas, cambias y tu camino cambia.

A veces, el entorno te acompaña en ese cambio.

Otras veces, no.

Es una de esas renuncias que hacemos por evolucionar y transformarnos.

Para poder abrazar una nueva vida hay que soltar la anterior.

Para dar un paso adelante hay que dejar atrás un camino.

A veces duele, duele mucho porque implica mirar a los ojos a tus miedos y reconocer tu frustración, tu inseguridad, tu desconfianza hacia lo que te espera.

Implica besar lo que eres y amar lo que vives como si lo hubieras elegido.

Dejar de ir por la vida con un manual y un recorrido predeterminado y dejar se llevar un poco por lo que ves y sientes.

Soltar a personas que tal vez no se queden en tu vida o no de la misma forma y arriesgarse a que se enfaden y ya no vuelvan.

Y cuando pisas firme y respiras hondo otra vez, dar un paso más.

Atreverse a hacer eso que deseas con todas tus fuerzas y nunca hiciste. Algo que haría tu verdadera esencia si no tuvieras miedo. Si no te sintieras tan insignificante y poco merecedor de todo lo que sueñas.

Algo que haría una persona que se valora y respeta.

Esa persona eres tú. Y la que hasta ahora no se ha atrevido también.

Tu gran aliado y tu gran enemigo.

El veneno y el antídoto.

Tu juez más severo y tu amigo más compasivo.

Tu infierno y tu paz.

Cada día un paso. Algo minúsculo. Hasta que en un tiempo miras atrás y te quedas alucinado contigo mismo. Te miras a ti y te ves más que nunca. Te reconoces. Te encuentras en todo lo que haces y dices y piensas…

Tocas eso tan preciado y a veces difícil de conseguir llamado coherencia.

Eso tan dulce y necesario que se llama calma.

Eso tan apreciado y mágico que se llama ganas de vivir.

Vivir siendo tú. Sin estar atado a un correa que tira de ti cuando te pasas de largo y sales del camino marcado.

Sin sentir esa culpa por tus errores en lugar de amarlos y usarlos para seguir adelante.

Sin buscar fuera lo que llevas dentro.

Cada día un paso más. Sobre todo en tu mente. Un nuevo pensamiento, una creencia absurda y limitante superada, un angustia que se transforma en paz…

Sin forzar, sin reproches, sin culpas, sin más planes que el plan de seguir adelante vayas a donde vayas. Soltando lastre y fardo pesado.

Y ante cualquier situación complicada, haciéndote esta pregunta :

¿Qué haría ahora alguien que se respeta, que se ama, que se reconoce, que sabe quién realmente es?

Una persona como tú que ahora ha descubierto su valor… Pues eso, ya sabes que toca… Adelante.

No has venido a la vida a convertirte en alguien maravilloso, has venido a recordar que ya lo eres.

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 


1 comentario

No ha sido fácil


No ha sido fácil… A veces he sentido mucha rabia por ello, pero ahora veo que es casi un regalo.

Mirar atrás y ver que saliste adelante. No como soñaste sino como otra persona distinta, alguien nuevo que nace cada vez que la vida le pone en una situación complicada. Alguien que ha conseguido un poco más de paz con cada arañazo.

Alguien que antes se perdía tanto en los pensamientos que los trenes se le escapaba mientras imaginaba destinos… Y ahora decide si sube o no pero ya no se culpa cuando ve que se van.

No siempre supe a dónde iba a pesar de tener claro mi mapa. A veces hay que romperlo en mil pedazos y empezar de nuevo o decidirse a dibujar el camino a cada paso. Demasiado a menudo el camino a la cima de nuestra vida que nos hemos trazado ha sido definido por el miedo y la culpa. Nos inventamos castigos y nos atamos a lugares y personas que se aseguran de que los recibamos. Nos buscamos verdugos con máscaras de amigos pero detrás de las máscaras está siempre nuestro rostro lloroso y asustado.

No ha sido fácil, pero mirando mi vida a vista de pájaro me doy cuenta de que mil de cada cien ocasiones he sido yo quién se la ha complicado. Tejemos la red y nos quedamos atrapados en ella y luego gritamos desesperados pidiendo auxilio y esperando que el resto del mundo nos salve, cuando están igualmente aterrorizados intentando liberarse de sus propias redes. A veces todo es simple hasta que lo piensas. Hasta que pones esa mente repleta de condicionantes y creencias a funcionar pensando que encontrarás las respuestas y lo que hace es entretenerte en preguntas absurdas, preguntas que ya no te importan, porque las preguntas que necesitas hacerte de verdad te dan tanto miedo que ni te las insinúas.

No ha sido fácil, pero ha sido. A veces no es, no hay por donde salir y te das cuenta de que la vida te pide que te quedes y sientas ese dolor pendiente y lo atravieses, aunque sea temblando. Y la historia se repite. Siempre se repiten las historias que antes no has terminado en paz y aprendiendo la lección.

Hay muchas lecciones por aprender en la vida, pero todas hablan de amor. Hablan de respeto. De paz, de mirar dentro y perderse un siglo escuchando el silencio. De respirar. De perdonar. De darse cuenta y reconocer.

Todos nuestros miedos son castigos pendientes por culpas arrastradas que nada tienen que ver con nosotros.

Todos los callejones sin salida en los que hemos estado estaban antes dibujados en nuestra imaginación y pesadillas.

Todos los desengaños vividos han sido en realidad con nosotros mismos. Porque no sabemos mirarnos, reconocernos y valorar realmente las infinitas posibilidades de brillar que hay ante nosotros…

Todas las historias de nuestra vida hablan de esa historia de amor que tenemos pendiente con nosotros mismos.

No ha sido fácil y no lo seguirá siendo, pero será más simple darse cuenta de para qué es cómo es y a dónde lleva este camino… Porque siempre lleva a uno mismo.

Todos los mapas de tu vida llevan a ti. Es el único camino, el de vuelta.

No será fácil, pero puede que sea maravilloso.

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 


19 comentarios

Escoge bien tus palabras


libro-paisaje

Somos las palabras que usamos para definirnos. Aún más, las que usaron otros para definirnos cuando éramos niños y necesitábamos que nuestros padres nos dijeran quiénes éramos y hacia dónde teníamos que dirigirnos.

Si bien es cierto que sólo con ser optimista nada se consigue, nuestros pensamientos tienen un papel primordial en nuestra vida. Construimos nuestro día a día de pequeños instantes en los que nuestras palabras tejen nuestras acciones, nuestras emociones, y forman un hilo conductor que nos permite llegar al siguiente paso con un equipaje positivo o negativo.

Somos las palabras que usan las personas que nos rodean. Somos un poco también las personas de las que decidimos rodearnos y aquellas que no podemos evitar que formen parte de nuestra vida y que jamás elegiríamos si de nosotros dependiera. Supongo que, ya que todas nos hacen aprender, algunas están ahí para que aprendamos a sobrellevarlas y tal vez ayudarlas a mejorar y otras, vienen a poner en nuestro ánimo las ganas de ser mejores nosotros…

Somos las palabras que decidimos escuchar y las que leemos. Las que retenemos en la memoría y dejamos que pasados los años nos continuen arañando y las que recordamos con cariño porque nos hicieron emocionar. Las palabras generan emociones. Algunas agradables y otras desgradables. Tampoco se pueden desechar las segundas, tenemos también que aprender a procesar las emociones negativas, extraer lo bueno que suponen para superarnos, y lanzar a la basura lo que hace que nos corroan por dentro. 

Si nuestras palabras nos hacen daño, debemos borrarlas o encontrar la manera de superar ese dolor y seguir. Si nuestras palabras nos motivan, tengámoslas a mano para recordarlas, para activar nuestra voluntad y mantener el esfuerzo cuando sea duro y estemos cansados. Que nos sirvan del mismo modo en que un poco de luz nos ayudaba a disipar los fantasmas de debajo de la cama cuando éramos niños… Expulsemos a los fantasmas con acciones y con palabras.

Pensar que todo irá bien no hace que vaya bien, pero si nos permite poner el foco en todo lo bueno que nos espera. Nos ayuda a controlar el ánimo y gestionar nuestras emociones, hace que nuestra mente se abra a más posibilidades y sea más creativa. Hace que sepamos ver lo bueno en los demás y que reconozcamos sus aptitudes. Hace que encontremos la forma de darle la vuelta a las situaciones adversar y encontremos belleza en todas partes. 

Pensar en positivo y no actuar no sirve. No hace mucho, decía que casi mejor lamentarse un poco para expiar las penas en voz alta mientras se trabaja. Sin embargo, nuestros pensamientos y las palabras que decidimos usar para hacer nuestro catálogo personal de medidas de urgencia para superarnos marcan nuestra vida. Si creo que soy capaz, me predispongo a serlo. No dejo margen para no serlo. Elijo mirar una parte de mis aptitudes que me permiten serlo. Me siento con fuerzas para ponerme en marcha e intentarlo. Y si me pongo manos a la obra, habré sincronizado todo mi cuerpo para que así sea. Y si fallo, repetiré. Hasta que haga falta. Hasta que tenga ganas. Hasta que tal vez me dé cuenta de que a pesar de que mi objetivo era conseguir llegar a la cima de la montaña, la vida me llevaba al recodo anterior para descubrir algo que nunca hubiera visto si no me hubiese puesto a andar.

Si creo que llegaré a la cima tengo más posibilidades de conseguirlo. Si me defino a mi mismo como una persona válida, tengo más posibilidades de llegar a serlo. Si nos amamos con nuestras palabras, nos daremos cuenta de que merecemos ser amados.

Nuestras palabras pueden liberarnos. Pueden quitarnos las etiquetas que llevamos prendidas y que un día nos pusieron otros y nosotros decidimos cargar a cuestas sin rechistar. Nos las creímos y empezamos a actuar para hacerlas posibles, para satisfacer a otros, para ocupar el espacio que había reservado para nosotros…Aunque a menudo, las etiquetas nos las hemos puesto nosotros mismos y nos hemos limitado con ellas. Las tenemos tan interiorizadas que no las vemos.

Debemos conocernos. Debemos apreciar lo que somos y encontrar lo que nos hace únicos, lo que nos define. Y no temer decirlo en voz alta y sentir cada palabra de elogio que nos dedicamos. Eso no implica estar ciegos a nuestros errores, los errores son regalos. No significa pensar que lo podemos todo. Significa que no nos rendiremos sin intentarlo al máximo. Significa que tal vez hay experiencias que pensábamos tener vetadas y en realidad no lo están. Significa replanteárselo todo y no temer explorar posibilidades que pensábamos que no merecíamos. Significa pensar que merecemos lo que queremos. 

Somos también las palabras con las que calificamos a otros. Si le ponemos a otro un apodo humillante, esa persona siempre cumplirá ese propósito ante nosotros aunque no lo sepa, porque nuestra mente sólo verá esa parte negativa en él. Y no podemos olvidar que a menudo somos las faltas que encontramos en otros, lo que más nos molesta de ellos, forma parte de nuestro ADN también. Si damos desprecio, acabaremos recibiéndolo.

Si no esperas nada bueno de mí, seguramente nunca podré darte nada bueno. Primero porque aunque te lo dé no lo verás ni apreciarás. Segundo porque al ver tu gesto, ya no querré nunca esforzarme en dártelo… ¿A cuántas personas perdemos así? ¿cuántas enseñanzas se nos escapan?

No todo el mundo sube a la cima de la montaña, pero todos podemos llegar a la cima de algo. Sencillamente hay que encontrar qué es ese algo que nos hace distintos, esa chispa que brilla en nosotros y que seguramente puede ser muy útil a los demás.

Hay muchas cimas. Algunas están a medio camino de algo y otras al final de un sendero pantanoso. Algunas están a nuestro lado siempre y no las hemos visto porque las desdeñamos pensando que eran poco importantes o que no éramos dignos de ellas. A veces, se hace camino para darse cuenta de que se debe regresar al punto de partida.

Y en todos los caminos, nos acompañan las palabras. Esas palabras engendran pensamientos que nos guían. Que nos calman cuando nos duele el cuerpo por el esfuerzo u otros pensamientos amargos aparecen con la fatiga. Las palabras que nos susurramos cuando estamos cansados y dudamos de seguir y que forman poco a poco una actitud ante la vida. Todos tenemos las nuestras y vale la pena escogerlas bien y tenerlas presentes.

Recuerdo que una vez dos personas me hablaban de un gran deportista que tiene en su haber muchos títulos internacionales. Uno de ellos me decía que, a pesar de su adecuado físico para el deporte que practicaba, en ese aspecto sus competidores no tenían nada que envidiarle. La otra persona dijo que lo que realmente le convertía en líder de la clasificación no era su físico sino su mente. Aquel deportista se dejaba la piel en los entrenamientos, eso le hacía muy bueno, pero además se mentalizaba cada día para dar lo máximo. Ponía su actitud al servicio de su talento y trabajaba sin parar cuerpo y mente. Se concentraba para no rendirse cuando la situación era adversa y, de hecho, había remontado partidos porque no se dejaba abrumar ni vencer por un marcador negativo. No solamente entrenaba su cuerpo sino también su mente. Sus pensamientos y las palabras de aliento que usaba cuando todos ya aplaudían al adversario por tocar la victoria y él sabía que, a pesar de todo, podía ganar.

Los grandes líderes hacen eso en realidad. Encuentran las palabras exactas para motivar a su equipo. Saben buscar las palabras adecuadas que cada uno necesita para activar en ellos ese interruptor que todos tenemos para ponernos en marcha. Hacen que los que dependen de ellos se sientan impotantes en el equipo, se sientan reconocidos en sus méritos, se sientan necesarios y sepan que cada uno aporta algo distinto e indispensable al trabajo común. Los grandes líderes ayudan a gestionar las emociones colectivas y generan un estado de ánimo propicio para el triunfo. Ayudan a crear un “todo” con distintas partes. A partir de ahí, todos los integrantes del equipo tienen el gran trabajo individual de mantener el esfuerzo y el entusiasmo. 

Somos un todo. Somos las palabras que usamos. Escojamos bien porque los pequeños detalles marcan nuestro camino.