merceroura

la rebelión de las palabras


1 comentario

La vida sabe más que tú


Si estás en todo, no estás en nada y, lo peor, no estás en ti.

Caminas sin caminar.

Sonríes sin sonreír, porque toca, porque parecer simpático y amable.

Dices que sí porque decir no te asusta demasiado.

Aceptas algún que otro chantaje emocional porque la otra opción es discutir y, dada tu baja autoestima, siempre acabas sintiéndote culpable y esa otra persona se refuerza ante ti mientras tú te sientes minúsculo.

Si no estás, no decides lo que más necesitas de verdad.

No te concentras.

No ves lo que realmente te conviene.

Piensas sin pensar porque tus pensamientos te dominan y atacan.

Eres presa de tus creencias más absurdas.

No notas lo que realmente deseas, ni eres capaz de apartar de tu vida lo que no.

Si no estás en lo que realmente importa, huyes de ti y de tu miedo y no puedes usarlo para superarlo y vivir mejor.

Si no estás, no te conoces, no te valoras, no te reconoces…

Si no estás es seguramente porque cuando estuviste en ti mismo un rato viste todo el trabajo pendiente que tienes para gestionar lo que sientes y tomar decisiones que te asusta.

Aunque si sigues esperando para estar en ti, todo ese trabajo pendiente se agolpa tras esa puerta que no abres hasta que todo estalle y tú te rompas.

Si no la abres poco a poco y encaras esa vida que no vives por miedo a que no guste y asumir ciertos riesgos esa vida no sentida ni vivida se te comerá entero, de golpe.

Te convertirá en un bocadillo de ti mismo y devorará sin remordimientos. Te arrollará a su paso cuando se desborde y se hará unas botas con tu piel hecha jirones con las que va a patearte los huesos cansados de vivir a medias.

Te quedarás roto, sin ganas, sin risa fingida, sin nada con que cubrir esa vergüenza eterna y gigante que sientes por ti mismo y que te ha llevado a vivir esta vida contenida y medio muerta. No pasa nada, porque eso también será bueno en realidad, será necesario, será el tratamiento de choque que te va a aplicar la vida para que no tengas más remedio que vivirla con es en realidad y no la versión ridícula y edulcorada que te has montado para evitar tus miedos.

Se romperá todo y no quedará nada para que no tengas más remedio que volver pegarlo y tirar lo que esté demasiado roto para ser usado.

Se caerá todo para que tengas que levantarlo y puedas elegir con qué te quedas y con qué no.

Se desvanecerá todo y solo permanecerá lo que realmente tenga que quedarse contigo porque lo demás no era sólido, ni real, ni necesario.

Se derrumbará todo para que caigas y tengas que levantarte y no te quede otra que confiar en ti mientras todo se tambalea.

La vida siempre te obliga a estar y decidir. A dejarte de milongas y de mirar a otro lado y abrir la puerta. Si no lo abres tú, lo hará ella y te pillará despistado.

La vida siempre nos sacude cuando estamos necesitando sacudida y no nos atrevemos. Da donde más duele para que no podamos evitar ese dolor. Levanta el polvo de debajo de las alfombras para que dejemos de esconder nuestra basura. Despierta a nuestros monstruos para que tengamos que asumir nuestro miedo más profundo. Es siempre más lista, más dura, más ágil y está más concentrada que nosotros en lo que realmente importa, porque nunca estamos donde realmente tenemos que estar… En nosotros. En la vida de verdad, la que duele pero aporta. La que da miedo pero es real. La que nos lleva a vivir sin estar dormidos o anestesiados. La que nos permite ser lo que realmente somos.

No importa lo que creamos saber, la vida siempre sabe más que nosotros. La vida sabe más que tú.

GRACIAS por leerme.

¿Quieres aprender a amarte?

¿Quieres dar un giro a tu vida?

Primero te invito a leer mi libro  “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Y a entrar en mi web y ponerte en contacto conmigo para hacer un plan y transformar tu vida en todos los aspectos. ¿Te apuntas?

www.merceroura.es 


1 comentario

¿Todavía no te has dado cuenta?


Eres un ser valioso pero todavía no te has dado cuenta.

Y hasta que tú no lo veas, muchos lo verán, pero sus palabras no calarán en ti. A veces, incluso escuchar cómo te definen con palabras hermosas y te miran con admiración y cariño te dolerá mucho. Te salpicará de angustia y te parecerá una broma pesada. Puede que te enfades porque digan cosas amables de ti cuando tú no las ves, y que te escondas y te avergüences.

A menudo, se siente una gran desolación y soledad cuando te dicen lo maravilloso que eres y tú solo ves tu presencia insuficiente, insignificante.

De nada sirven otras palabras si no las hacemos propias, si no las habitamos, si las convertimos en carne. De nada sirve que te pongan mil nombres hermosos ni que te califiquen con adjetivos maravillosos si no los conviertes en verbo, si no te los crees y los traspasas… Si no llegas hasta el fondo de ti mismo y te miras con otros ojos y te ves de verdad.

Nadie, nadie nos cura si no queremos curarnos. Nadie nos saca de ese miedo que tenemos a veces a vivir lo que nos ha tocado vivir

Nadie nos puede decir nada si no queremos escuchar. Si no estamos dispuestos a escucharnos y sentir qué nos falta de verdad, qué buscamos entre el marasmo de pensamientos que cada día nos acuchillan el pecho y nos taladran la mente.

Nadie nos ayuda si no nos queremos dejar ayudar, si nos ayudamos a nosotros mismos.

Nadie decide por nosotros si no decidimos.

Nadie lleva nuestro peso si nosotros nos resistimos a soltarlo, a dejar ir lo que nos sobra y nos somete, a decir basta a los sucedáneos y quedarnos con lo que nos llena de verdad.

Nadie nos repara si no nos reparamos.

Nadie nos da lo que no queremos recibir, lo que no nos damos…

Los demás pueden estar y acompañar. Pueden compartir. Pueden mirarnos y recordarnos que nos aman, que les importamos, que formamos parte de su mundo y que quieren que nos quedemos en él un rato o una vida.

Nadie nos puede amar si no dejamos que nos ame, sin nos obsesionamos con no sentir, no merecer, no querer ser queridos ni deseados…

A veces, lo que nos asusta no es llegar, es quedarnos. Estar. Seguir adelante y estar a la altura.

A veces, huimos de lo bueno y lo hermoso porque nos da mucho miedo que en realidad no nos pertenezca, que se nos escape o sea efímero.

Hay muchas, muchas, muchas personas que tienen miedo a ser felices por si dura poco, por si se les escapa esa felicidad y se acostumbran a ella y luego, cuando el momento pasa, se vuelven locas de dolor.

Porque pensamos que la felicidad es ese momento en la montaña rusa de alegría cuando consigues lo que deseas, cuando en realidad son todos esos instantes en que estás contigo y estás bien sin tener que conseguir nada concreto.

No es un objetivo, no es un resultado, es una forma de vivir y de pensar de otro modo.

Una manera de verse a uno mismo sin tener que buscar más, ni esperar nada, pero sintiendo que somos capaces de lo más hermoso.

Nadie nos hace felices si no lo hacemos nosotros, si no nos dejamos… Los demás solo nos acompañan en esa felicidad descubierta muy dentro y pueden compartirla.

A veces, nos pasamos la vida intentando salvarnos del mundo cuando en realidad solo nos tenemos que salvar de nosotros mismos… De ese «nosotros mismos» que se piensa mal, se trata mal, se regatea y valora a la baja…

No importa cuánto te digan lo maravilloso que eres, cuánto te quieran y te valoren, necesitas darte cuenta tú. Eso lo cambia todo.

¿Todavía no te has dado cuenta?

GRACIAS por leerme.

¿Estás cansada de tu vida en bucle? ¿Estás harto de estar siempre igual y no puedes más cargando ese peso enorme que llevas encima?

¿Quieres aprender a amarte?

¿Quieres dar un giro a tu vida?

Primero te invito a leer mi libro  “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Y a entrar en mi web y ponerte en contacto conmigo para hacer un plan y transformar tu vida en todos los aspectos. ¿Te apuntas?

www.merceroura.es