merceroura

la rebelión de las palabras


9 comentarios

¿Cuántos amigos tienes en Facebook?


¿Eres de los que aún confían en enviar curriculums para que te contraten? si la respuesta es afirmativa, te estás perdiendo mil oportunidades que no te puedes permitir. Sin una Marca Personal sólida no llegarás a los puestos de salida para conseguir una entrevista en la que, entonces sí, depende de ti y de tu forma de comunicar tu profesionalidad.

Tu talento está cada vez más en las redes sociales que es uno de los principales elementos de consulta de los reclutadores a la hora de contratar. Allí es donde se valoran tus contenidos y tu capacidad de aportar valor. Si no tienes una Marca Personal que muestre tu potencial en ese ámbito muchos te pasarán por delante… Despierta ya y ponte en marcha. Escribe un blog, muestra tu obra en Instagram, Twitter, Facebook y encuentra contactos de tu sector en Linkedin que te aporten valor y te sirvan para aprender y mostrar lo que vales… Cuentas con un gran escaparate… La batalla ahora se libra en las Redes y entre las mejores marcas. No seas una marca blanca… No te lo puedes permitir.

 


13 comentarios

Incómodamente harto


Harto de las mismas caras tristes y airadas en las noticias. De frases vacías y eslóganes absurdos.

Harto de primas de riesgo y bancos malos. De bonos, de rescates y encuestas. De catálogos.

Harto de excusarse en la crisis incluso cuando la crisis es la excusa.

Harto de anuncios. De caras simétricas. De personas que ríen y caminan por grandes avenidas y lanzan consignas.

Harto de que todo esté a la derecha o a la izquierda y sea blanco o negro, bueno o malo, día o noche. De vivir sin matices.

Harto de ineptos y descastados.

Harto de oír mucho hablar de dinero y poco de compromiso. Mucho de números y poco de palabras. Nada de ética. Nada de sentido común. Nada de valor y mucho de precio.

Harto de definirse en los curriculums como si fueran su código de barras. De repetir que es responsable y que está disponible desde ya.

Harto de buscar ofertas y encontrar saldos.

Harto de noches sin dormir y días dormitando.

Harto de encontrar desidia por la mañana y pasar la tarde intentando despegársela de la espalda…

Harto de que le evalúen y pesen, que le calculen y le pongan en la lista. Harto de sentirse una pegatina.

Harto de tomar una pastilla para olvidar por qué la toma.

Harto de pancartas. De autobuses saturados de carne humana y caras avinagradas. De bocinas, de silbatos, de sirenas, de timbres… Harto de oír gritar al vecino y nunca poder escuchar cantar al gallo.

Harto de planchar las camisas para no sacarse nunca las americanas. De pasar por la vida sin apenas catarla.

De buscar abrazos y encontrar risas forzadas. Harto de querer encontrar un camino y de que todos quieran venderle un atajo.

De buscar sirenas seductoras que cantan y sólo encontrar merluzas.

Harto de amaneceres grises y tardes cobalto. De cansarse de todo y no saciarse de nada. Harto de luna llena y poco sosiego.

Harto de ganas. De deseo de salir de su rutina y colgar las ojeras y las legañas… harto de chismes y voceros. De mentiras y de sombras alargadas. De rituales absurdos y malentendidos.

Harto de buscar la sal en todo y encontrar un mundo insípido.

Harto de eludir espejos y esquivar miradas. De quedarse con los titulares y consumir debates tontos. Harto de ser audiencia.

Harto de repetirse esta retahíla cada día y no ser capaz de decir NO. Insaciablemente harto. Incómodamente harto.