merceroura

la rebelión de las palabras


6 comentarios

Operación bikini “mental”


_20190511_152741_mix01

Foto : Mercè Roura

Desde que era niña que tuve una relación extraña con mi cuerpo. No nos enseñan a aceptarnos, nos alientan para que nos pasemos la vida intentando cambiar lo que somos. Y yo no fui una excepción. Primero porque era muy baja (lo sigo siendo, pero ahora incluso me ha llegado a parecer una ventaja en la vida) y luego porque, a veces, estaba muy delegada y  otras me sobraban kilos. El caso es que esto de la operación bikini lo he vivido centenares de veces… Todos lo comentan y tienes la sensación de que si no haces nada eres el rara, la que se arriesga a “no gustar” o no seguir la norma. Esa norma no escrita que dice que tienes que ser perfecta. Es como una  puesta a punto para pasar una especie de criba con una nota de corte muy, pero que muy, estricta. Y todas caemos en ello y nos presentamos al examen. Caemos una y otra vez. No por salud (ojalá) sino por necesidad de entrar en una horma o en un molde, para que te dejen de reprochar una y otra vez no encajar en ese estándar que parece deseable y cada vez es más inaccesible…

Y vuelta… Otra vez a intentar pasar la prueba y suspender seguro, porque nunca es suficiente y el cansancio siempre te vence..  Si supieras cuántas veces he huido de mí y me he dicho cosas horribles porque no parecía lo que debía parecer… Porque no me sentía cómoda en mi piel e iba por la vida pidiendo perdón por insultar a los demás con mi presencia imperfecta… Qué sinsentido querer ser como otros, compararse y siempre perder, cuando lo que somos es único y maravilloso… ¡Cuánto nos preocupa el cuerpo y qué poco nos detenemos a sentirlo y notarlo! Lo escondemos, lo sometemos a rituales sin sentido, lo maltratamos, lo insultamos, lo negamos, nos avergonzamos de él.  Buscamos que otros nos den el visto bueno para tapar ese vacío enorme que nos genera no poder aceptarnos tal y como somos.

Hoy con la alcachofa, mañana con la piña o con un líquido o ungüento milagroso que es definitivo para adelgazar hasta que sale otro que lo desbanca que parece que es más definitivo todavía.  Y no nos engañemos, no hacemos todo esto para que nuestro cuerpo esté más ligero, más sano, más ágil con la ayuda de un profesional (cosa que me parece necesaria y apoyo desde aquí). Lo hacemos para que otros nos miren como soñamos con mirarnos nosotros mismos.

Y el “para qué” lo cambia todo… Con el paso del tiempo, me he dado cuenta de una cosa importante. Si no soy capaz de aceptarme como soy ahora, no lo haré nunca. Eso no implica no querer adelgazar, sino amarse desde antes de conseguirlo.  El amor que yo siento por mí no puede depender de unos kilos de más o de menos, de mis arrugas, de mis estrías, de las manchas de mi piel, de si me cabe o no un pantalón… Eso no es amor, es conveniencia. Es usarse para soltar la rabia contenida. No hay juez más severo que uno mismo. En esto de criticarse y juzgarse duramente, los demás solo son simples comparsas, actores de reparto, la protagonista cruel que más se exige siempre eres tú.

Si supieras lo que yo me he dicho a mi misma… Lo que me he humillado a la espera de acallar así a los dioses (imaginarios) para que perdonaran mi osadía estética…

No somos sólo un cuerpo, es cierto, pero lo necesitamos para aprender a amarnos y respetarnos. Es el primer peldaño hacia nosotros mismos, hacia nuestra presencia… Nos avergonzamos de él y no nos damos cuenta de que vivimos desconectados de todas las historias que ha venido a contarnos sobre nosotros. Vivimos enganchados a una mente que no cesa, que no para de pensar, de fabricar pensamientos que nos limitan y condicionan, que nos impiden aceptar lo que somos y mirarnos con la dignidad que merecemos. El cuerpo nos ayuda a conectar con este momento que necesitamos para curar nuestras heridas y soltar lastre, para dejar de sujetarnos en creencias absurdas y de esquivar fantasmas. El cuerpo nos conecta con el suelo que pisamos para que nos salgan raíces y nos crezcan las ramas…

DSC_1924_mix01_mix01

Foto : Mercè Roura

Si nos rechazamos, no podemos reconocernos y  vivimos sin vivir, sin notar, sin ser, sin estar. 

Estamos siempre en bucle, esperando que algo de ahí afuera nos ayude a sentirnos mejor, nos dé la respuesta que buscamos y nos haga sentir bien y en paz. Y no hay nada fuera para nosotros si no miremos dentro, y no nos aceptemos desde ahora mismo… En el antes y el después…

Nadie nos puede dar ni decir nada que nos cambie si no nos damos permiso para bajar l listón y decidimos que ya basta, que ya es suficiente-

Y no se trata de no tener pensamientos negativos, ni dejar de juzgarse y criticarse de la noche a la mañana, eso no es fácil… Se trata de aprender a no rechazar esos pensamientos,  a sobrellevarlos sin reproches, sin culpa, sin que te arrastren ni secuestren. Si aprendemos a observarlos, les quitamos fuerza y podemos gestionar la emoción que nos generan, les quitamos dramatismo y los relativizamos. Eso hace que dejemos de resistirnos. Amar lo que somos nos permite estar presentes en nuestras vidas y no tener que esperar para sentirnos libres.

Cada vez que nos creemos insuficientes, que pensamos que no pasamos la criba de esa operación bikini, nos estamos atacando. Nos dejamos para luego, para el final, para nunca… Nos olvidamos de lo que realmente queremos y nos dejamos llevar por lo que el mundo nos dice que debemos ser o debemos desear.

Nos maltratamos tanto que a veces no nos acordamos de encontrar un rato para estar a solas con nuestros miedos, nuestras inquietudes, nuestra angustia por no conseguir nuestras expectativas. Huimos de lo inevitable pero lo inevitable siempre nos alcanza…

DSC_1917_mix01

Foto : Mercè Roura

Voy a decirte algo importante para mí…

Mi cuerpo es maravilloso tal y como es ahora. Aunque a ti no te lo parezca… Me ha costado un siglo verlo así, pero no pienso volver a traicionarme nunca… 

Mi cuerpo y yo hemos vivido una historia de amor extraño que no fue a primera vista, lo reconozco, pero que cada día es más sólido… Me ha dolido mucho, mucho, me asustado hasta unos límites increíbles y a veces insoportables… Y se me ha roto en pedazos, pero ahora veo que era  para que me diera cuenta de que yo estaba muy rota por dentro y recompusiera mis piezas…

Me ha obligado a parar para que pudiera encontrarme y reconocerme. Me ha dado una niña preciosa y perfecta casi sin que yo hiciera nada ni supiera cómo pero pasó… Y todavía hay días que sigo mirándolo con recelo y desconfianza, lo admito… Nuestro amor no es un amor al uso, pero estoy aprendiendo a amarme cada día sin mirarlo de reojo.

A veces, cuando queremos cambiar nuestro cuerpo para que guste más y encaje en una perfección imposible, lo hacemos castigándonos, reprochándonos, obligándonos y negando lo que somos. Si deseamos hacerlo, que sea un regalo que nos damos porque nos hemos dado cuenta de que lo merecemos, que sea un acto de amor inmenso hacia nosotros mismos… No se trata de hacerlo para amarse más, sino de hacerlo porque ya te amas mucho y sabes que te lo mereces. 

Las personas a veces esperan empezar a amarse cuando consigan sus metas o sus sueños. Se dejan para después… Se valoran por sus resultados, por lo que hacen y no por lo que son. Y en realidad, el amor es el principio de todo. El amor es la causa y nunca la consecuencia. Si esperas a cambiar o a ser de otra forma para amarte, no te amarás nunca. 

Porque el problema no eres tú sino tu forma de mirarte. La verdadera operación bikini está en tu mente y consiste en dejarte de reproches y críticas, en parar de pelearte contigo y con la vida y empezar a mimarte y hacerte cosas buenas, hablarte bien y tomar aquello que te llena de salud… No para encajar en ningún molde sino para vivir en paz contigo.

 

GRACIAS POR LEERME E INICIAR CONMIGO ESTE CAMINO COMPLICADO PERO MARAVILLOSO… 

Gracias por compartir y llevar mis palabras hasta el otro lado del mundo… 

Si quieres continuar con este cambio, te invito a profundizar todavía más…

Manual de autoestima para mujeres guerreras

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Acompaño a personas y organizaciones a a desarrollar su #InteligenciaEmocional con formación, conferencias y #coaching

Escritora y apasionada de las #palabras

Más información sobre mí y sobre mis servicios en www.merceroura.es

tarjeta_1

Anuncios


15 comentarios

Eufórica


Su mente siempre va por delante. Da mil vueltas. Imagina formas e historias, recuerda palabras, repite diálogos intentando encontrar respuestas. Se detiene en cada detalle hasta que lo disuelve y convierte en algo gigante y pierde un poco el sentido original. Gira tanto por dentro, que toma inercia y se consume en una espiral de calor. Es una llama humana. Energía pura en estado sólido. Intensidad máxima. Pasión desbordada.

Sus ojos incansables lo escrutan todo y deambulan por los rincones buscando pistas, ensayando soluciones a sus enigmas.

Nunca calla. No da tregua al desaliento. No se detiene jamás. No deja de pensar. Su cabeza centrifuga sueños y los repite en voz baja. Los susurra sin cesar hasta crear ilusiones que fabrican pequeñas realidades… toca lo que sueña, ebria de alegría por ser tan afortunada de vivir con un pie aquí y otro allá. En dos mundos que se atraen, se sujetan uno al otro… Dos mundos unidos por su cabeza en incesante ebullición. Está satisfecha a pesar del cansancio. Imaginar le supone instantes de felicidad suprema, de un éxtasis incapaz de describir. Se siente tan viva por ser capaz de fabricar momentos que jamás existirían si no los imaginara…

Fabrica vida. Crea esperanza. Tiene el poder de recoger sus ganas enormes de todo y engendrar ideas que engendran palabras, palabras que engendran emociones, emociones tan intensas que acaban por tomar forma y descomprimirse hasta ser sólidas y ocupar un espacio. Hasta rebotar en las paredes y darle un golpe en la cara para que sepa que lo ha conseguido.

Nunca desiste. Es una máquina de fabricar posibilidades. Siempre encuentra salidas. Encuentra senderos ocultos por donde colarse y arañar migajas de aquello que anhela. Se aferra a los peros y los porqués sin saber los cómos… No le importan, porque sabe que su cabeza se pondrá en marcha y encontrará la forma de dibujar en ese lienzo blanco un nuevo delirio, una nueva ansia… y un nuevo sentimiento. Se agarra a la vida con toda la fuerza que le da el deseo y se suelta sin red. Tiene miedo, sí, mucho a veces, pero le pueden las ansias y los desvelos. Vive de ellos, se alimenta de sentir, de buscar, de necesitar. Consume más oxígeno que el resto de seres mortales porque lo transforma en euforia, en estallido constante.

Su mente va por delante. Siempre genera. Siempre desordena su entorno. Siempre alborota su mundo. Lo muta, lo cambia de forma. Siempre arrastra su cuerpo al son de su pecho agitado y libre. Su cabeza vuela mientras ella imagina. Acaba cansada y exhausta pero apenas se detiene un instante para volver a reiniciar la búsqueda, el sueño… Hasta encontrar nueva ruta. Hasta que el sueño le moja las manos o le golpea las sienes o nota su sabor en los labios. Y si lo nota, ya existe. Y sabe que lo ha creado ella, a base de poner en marcha esa máquina de generar emociones, de fabricar mundos paralelos. Esa máquina que toma las palabras y las convierte en material maleable que se puede tocar. Y cuando tocas un sueño… cuando lo notas pegado a las puntas de los dedos y ves que te quema… sabes que has tocado cielo. Has iniciado una nueva realidad. Has llegado al final de este trayecto y estás lista para comenzar otro aún más ambicioso y enorme. Todo empieza otra vez con una sonrisa en la cara.

Su mente no cesa. No puede. No debe. No desea detenerse nunca. Traga bocanadas de aire para respirar sin parar. No puede quedarse quieta. Sabe que si lo hace, en algún lugar, un mundo dejaría también de girar. Sabe que es una locura, pero cierra los ojos y sigue porque confía demasiado en el poder de sus ganas y no puede fallar.

Es ilusiópata.


14 comentarios

Deseo


book-lake-learning-34075

Vivía de palabras. Las devoraba, las leía una vez y otra, hasta mutarles el sentido y reconvertirlas. Jugaba a cambiarles el acento y ponerles prefijo, las cambiaba de contexto… las susurraba. Cuando estaba triste, las convertía en llanto o en gemido… cuando estaba alegre, las zarandeaba hasta que eran puras carcajadas…

De tanto perseguir palabras, había dejado un poco de lado los gestos, el roce con las personas… siempre más imperfectas a sus ojos que todo lo que podía encontrar escrito en un poema, en un tuit… en una pared oculta, de una calle oscura, una tarde perdida.

Los ojos se le humedecían al pensar combinaciones de palabras… Las posibilidades eran infinitas, podría estar toda la vida haciéndolas bailar a su gusto… y el día en que muriera, aún le quedarían millones por haber escrito, pronunciado, haber sentido. Se le clavaban como espinas las que nunca podría oír… eran risas perdidas, angustias imperceptibles acumuladas en su interior esperando ser liberadas. Escribirlas la liberaba de miedos y dolores.

Sin embargo, aquella mañana, se levantó saciada de ellas y al mismo tiempo hambrienta. Por un momento, las quiso corpóreas, necesitó tocarlas. Aquel día, al salir de su sueño, despertó en su piel y quiso piel, se sintió carne, quiso ser un verso y cobrar vida… quiso roce, caricia, quiso traspasar el papel y notar el calor, vaciarse del pánico de negro sobre blanco y nacer al temor de buscar abrazos sin encontrarlos. Quería ser cuerpo con todas sus consecuencias.

Estaba tan agitada que siquiera supo encontrar la forma de decírselo a si misma, no articuló sonido, ni encontró vocablo posible que contara su historia. No supo cómo y no supo por qué no sabia cómo. Estaba muda.

Todo su mundo era expresable hasta hoy en unas lineas, estaba ya contado en un manojo de poemas intensos… y hoy, se le rebelaba como un niño travieso, se le burlaba en la cara como si le desmintiera el pasado, como si le negara el haber existido, como si le dijera que lo vivido era falso. Había sido de papel y de sueño. Un volcán dormido.

Una fuerza inconmensurable la asía del pecho hacia fuera, la arrastraba a un remolino gigante, el viento le quemaba el rostro y la mantenía sujeta a dos palmos del suelo… eso parecía. En realidad estaba sentada sobre su cama, estaba sola, se sentía sola. Ahora quería versos de piel y de beso. Y le producía un temor inmenso pensar que no podía saciar ese deseo, más incluso que perder las palabras, que dejar de sentirlas. Podría buscarlas para explicar ese dolor nuevo y casi sólido… y tal vez  haber escrito lo que sentía en un pedazo de papel, pero prefirió salir a la calle y buscar personas. Necesitaba calor.

No era papel, era cuerpo.


24 comentarios

La mejor versión de ti mismo


Alguien acaba de pedirme que sea feliz. Y para serlo me aconseja no pensar demasiado, cerrar un poco los ojos, hacerme la tonta… soltarme sin condiciones y dejar la mente quieta. Me aconseja que olvide por un rato lo que me inquieta porque tal vez no todo tenga que ser siempre trascendente, que no todo contenga un significado que vaya a cambiarme la existencia… Sé lo que me pide. Me pide que me mantenga pegada al suelo y note la vida, que si como pan note el pan, que pise el camino, que acumule risa y que me beba el viento cuando sople en mi cara. Quiere que me olvide de lo que me falta y de lo que dejé atrás. Que hoy haga pocos balances y olvide los números rojos. Que me circunscriba a este pedazo de vida que hoy me toca y que mañana se habrá escurrido… que no exista más que esta hora, esta frase, esta palabra… que me note la respiración … que me agarre a cada sensación como si fuera la última, que no me pregunte si está bien o mal… que exista. Que me ate a este pedazo de realidad.

Esta petición me agita aún más. La hiperactividad mental… me subleva… siempre hay demasiadas preguntas pendientes, demasiadas necesidades por satisfacer… demasiado control para buscar una perfección que nos acaba alejando del día a día… Demasiado rato en la nube buscando migajas de eternidad y olvidando lo efímero, lo que se puede tocar y se escapa entre las manos… perdiendo lo humano mientras intentamos arañar un ideal casi divino. Y se nos pasan las miradas, los gestos de los que nos rodean, se nos pasa el invierno y el verano, la noche y el día… se nos pasa y no vuelve.

¿Cómo se puede encontrar el equilibrio y … sin perderse esta función no dejar de pensar en cómo será la siguiente? ¿cómo detenerse a disfrutar del paisaje sin dejar de preguntarme a dónde me lleva la senda que escogí?

Miles de pensamientos me vienen a la cabeza, con tantas ideas… no voy a poder ser feliz… demasiadas ramificaciones en la mente, enciclopedias de emociones… millones de recuerdos por archivar… la noria de mi cabeza no se detiene… da vueltas y sé que las dará siempre… está programada para no cesar nunca, hasta el final.

Y entonces me doy cuenta. La felicidad es este momento… una mirada, una risa tonta, un temblor extraño, una palabra… un sabor, un pellizco… pero también es saber que vas en el camino correcto y persigues tu sueño. Saber que te haces las preguntas y que buscas las respuestas, que lo has imaginado todo, que lo has intentado todo… que solo te has detenido para gozar y no para esconderte y abandonar… que puedes más, que anhelas más… que hay más de lo que ves y más de lo que imaginas. Que la felicidad está en el suelo y en el cielo. Ser feliz es un dar las gracias y un seguir buscando nuevos retos. Consiste en agarrarse a lo que te rodea con una mano y acariciar con la otra un sueño… vivir intensamente y al mismo tiempo imaginar… saber, al final, que no te has dejado un pedazo de vida por apurar y que hasta el último instante has intentado ser la mejor versión de ti mismo…