merceroura

la rebelión de las palabras


4 comentarios

Acariciar al gato


La mejor respuesta es a veces el silencio.

No reaccionar, solo sentir, comprenderse, notar dentro qué te dicen las palabras ajenas y cómo duelen las propias que no eres capaz de decir, qué despiertan en ti… Gobernar tu vida conociéndote y conociendo cada emoción, cada latido en el pecho, cada escalofrío, cada lágrima pendiente acumulada. Ser dueño de tus emociones, aceptándolas y abrazándolas y aprendiendo a usarlas para estar en paz y no siendo un títere en sus manos. Descifrando el mensaje, tirando del hilo para descubrir qué te está limitando y haciendo vivir como un autómata.

La mejor decisión, a veces, es esperar sin esperar nada. Ser, estar, no hacer haciendo.

Porque no sabemos nada. El camino angosto es en ocasiones un gran regalo de la vida que lleva a un lugar maravilloso. Que sea fácil o difícil depende de cómo decidimos mirarlo y del grado de resistencia que oponemos a lo que es… A veces, nos resistimos mucho a la vida porque pensamos que nos quiere dar una bofetada y en realidad es una caricia. Porque no vemos el mapa que se dibuja ante nosotros sino el mapa mental que tenemos dibujado desde hace siglos… Repleto de creencias y costumbres. Porque no miramos por encima del campo de batalla.

Nuestro apego y necesidad de todo hace que no seamos capaces de ver a veces lo mucho que tenemos y la gran belleza que nos rodea. No vemos lo que somos porque estamos muy ocupados planeando ser otros y menospreciándonos por el camino.

La mejor manera de aprender es enseñar. Reafirmarse y no tener miradas e ideas ajenas.

La mejor forma de no perder algo es renunciar a ello y soltarlo. Dejar que se, vaya y ver si regresa.

El maestro es el primer alumno siempre. El que más aprende y el que tiene el honor y el privilegio de compartirse y rearfirmar lo que lleva dentro cada vez que lo ofrece a los demás. Todos somos maestros, todos somos discípulos. Cada tramo del camino es una oportunidad para aprender quiénes somos y valorarnos. Sí, a veces viviendo la carencia para que veamos lo que no somos. Otras veces, sintiendo la abundancia y el amor que nos pertenece.

La mejor manera de recibir es dar y compartir. Darse. Tenerse. Armarse. Aceptarse.

Damos porque somos, porque hemos descubierto que tenemos y que tendremos, que llegará lo que necesitamos. ¿Qué mayor honor en un mundo que se rompe en pedazos de hambre y miedo que ser de los que dan? Ser de los que comparten, de los que pueden ofrecer… Por ello, cuando puedas da. Y te posicionas en el espacio de los que dan, de los que pueden, de los que comparten… Y de los que ven como lo que ofrecen a otros se multiplica en sus vidas.

La mejor manera de vivir es empezar cada día. Sin pasado, sin futuro, sin más recuerdo que el amor aprendido ni más ansia por el mañana que el de seguir en este presente en el que todo es.

Empezar de nuevo cada día sin creencias acumuladas que lastren tu vida. Sin juicios sobre cómo debe ser ni críticas hacia ti ni hacia nadie. Sin elucubrar sobre qué pasará, sin preocuparse por nada que en el fondo no puedes controlar. Sin dibujar destinos terribles y tristes que no sabemos si pasarán pero a los que imaginándolos les ponemos una alfombra roja para que lleguen.

A veces, la mejor acción que llevar a cabo es no hacer nada. Deshacer. Deshacer y seguir el hilo hasta encontrar la madeja y deja de dar vueltas. Volver al origen y borrar, desenmarañar, soltar el nudo que hace que todo sea un caos.

Dejar que pase si debe pasar. Dejar que llegue. Hacer lo que puedes, lo que está en tu mano sin que eso te prive de sentir lo que tienes pendiente sentir. Dejar que tu miedo te alcance y atravesarlo con entereza. Mirarlo a los ojos y ver que en realidad es pequeño o tú eres grande y no lo sabías. Sentir y dejar de pensar, dejar de creerse esos pensamientos oscuros que revolotean en tu mente, esa culpa repugnante que se te pega en el alma y te avergüenza cada día haciéndote creer que tienes que pagar peaje por existir.

La mejor opción es respirar…

Estar presente y ver qué pasa. Observar. Caminar. Parar. Descansar. Notar lo que haces y estar presente.Oler. Pisar el suelo y sentir tu penso en el suelo. Percibir el espacio que ocupas en esta habitación. Acariciar al gato y ser el gato, él sí que sabe vivir la vida notando la vida.

Que todo sea lo que realmente es.

Que sea de noche en nuestro mundo cuando es de noche.

Que sea de día en nuestra vida cuando es de día.

Que tengamos confianza en nosotros y certeza en la vida para seguir adelante a pesar de los vaivenes y los zarandeos locos de esta sueño colectivo en el que estamos prendidos esperando despertar.

Que la tormenta nos pille tan concentrados en nosotros mismos que sepamos disfrutarla.

Que demos gracias por la inmensa fortuna de habernos dado cuenta de lo que mucho que tenemos por agradecer.

La mejor forma de atraer belleza a tu vida es ser capaz de ver la belleza que ya está en ella.

La mejor forma de avanzar a veces es parar. Detenerse. Notar el dolor acumulado por no permitirse ser durante años. Sentir el miedo pendiente. Romperse. Sacar el drama acumulado. Recomponerse. Observar. Respirar. Agradecer. Y acariciar al gato sin más pretensión que acariciar… Y maravillarse por su asombrosa capacidad de saber estar.

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 


1 comentario

Nada


En muchas ocasiones, no da miedo seguir sino quedarse quieto y paralizado.

Otras veces, no saber parar y no poder recalcular a dónde vas ni dejar de hacer para acumular.

A veces da miedo atreverse, arriesgarse, cruzar ese puente que no sabes a dónde te lleva. Otras veces lo que asusta es ir por la vida desbocado sin poder dejar de saltar al vacío sin red. No saber cuándo respirar y repostar energía, cuando encontrarse un rato a solas para dejar de nadar y ver que flotas.

Da miedo decir que no y decir que sí.

Bailar cualquier melodía y quedarse sin baile.

No tener y quedarse sin nada y acumular tanto que el peso de la carga nos dificulte seguir el camino.

Quedarse corto y pasarse de largo.

Callar y hablar demasiado.

Estar completamente solo y estar siempre tan acompañado que no puedes ni conectar contigo mismo.

Saber que si caes la ley de la gravedad actuará de forma implacable y te darás un golpe seco y terrible asusta… Tanto o casi como saber que a veces eres ingrávido y estás suspendido en esa cuerda floja y nunca caes pero siempre parece que estás apunto y no pasa. Esa angustia de no caer todavía y no saber cuándo pasar´. Ese miedo constante a que nada sea totalmente cierto ni seguro.

Nos da tanto miedo no encontrar ese punto en el que todo pasa, todo fluye. Ese momento en el que todo es más fácil y tienes la gratificamente sensación de estar en el camino correcto, en tu sitio, haciendo lo que deseas, siendo quién realmente eres.

A veces, la incomodidad es necesaria. Ese momento en el que estás tan harto de todo que te sientes capaz de aquello que antes no podias ni plantearte, ese momento en el que dices que sí a lo impensable hace pocos días… Cuando sueltas esa necesidad de sujetar porque ni tu esencia ni tu mente aguantan ese peso que lacera y deforma tu cuerpo y rompe tu alma. Cuando dejas ir esa carga insoportable y decides romper con todo, dejar de empujar lo que no te pertenece y soltar lo que no depende de ti. Lo que no controlas ni has controlado nunca pero te obsesionabas en monitorizar, en vigilar, haciendo guardia solo en tu vida y en otras vidas intentando controlar un mundo entero que siempre se desborda por algún lugar al que no puedes acudir a tiempo a pesar de pasar noches sin dormir por tenerlo todo dominado..

Porque en realidad no controlas nada, pero te da mucho miedo admitir eso porque crees que te resta poder y fuerza. Porque tienes que dejar morir lo que crees que eres para que emerja tu verdera forma. Te da miedo porque te has acostumbrado al personaje que lucha y se pelea con la vida, que asume sus limitaciones sin intentar ir más allá, que acata y otorga ante las decisiones ajenas sin dejar oír su voz. Admitir que no controlas te asusta porque te deja vulnerable y desnudo en un mundo en el que todos van desnudos y son vulnerables y para disimular siempre señalan con el dedo a los demás. Así distraen la atención y creen que nadie se da cuenta de cuánto se avergüenzan de ellos mismos por no ser como creen que deben.

Cuántos deberías tiras por la borda cuando el barco va la deriva y el agua te llega al cuello ¿verdad?

A veces, cuando ya es tarde o eso parece. Porque no lo es, nunca es tarde.

Naufragar es también necesario porque cuando caes al agua, después de moverte durante largo rato compulsivamente presa del pánico, te dejas llevar, sueltas y descubres que flotas… Y una de las grandes verdades ocultas llega ti de forma inesperada… En ocasiones, es mejor no hacer nada. Un hacer nada consciente, elegido, buscado.

Justo en ese momento, llega la inspiración y el TODO.

Un hacer nada abrupto cuando es fruto del cansacio, de la rotura interna, del haberlo intentado todo desesperado. Un hacer nada lleno de sentido, meditado cuando llegas a él después de darte cuenta de que puedes remar mucho y mal y que a veces hay que dejar que el viento te muestre el camino.

Encontrar ese punto en el que eres tú siendo otra persona. Esa persona oculta en ti que se ha arrancado las etiquetas y ha soltado la carga que no necesita y ya no debería nada. Solo se debe a ella misma y al respeto que tiene por los que comparten con ella este viaje.

Y en este momento, no haces nada y sientes que lo haces todo, lo notas todo, lo sientes todo y te permites ser. Todo está hecho y tal vez no absolutamente todo es posible, pero no importa, porque estás de tu parte de verdad y confías en ti.

Porque te has vaciado de lo que no es y ahora solo puedes llenarte de lo que sí.

Porque no importa tanto lo que consigues como lo que sueltas.

Porque no es lo que haces sino para qué.

Porque en muchas ocasiones NADA lo es todo.

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 


1 comentario

Sé el amigo que buscas desesperadamente ahí afuera


No seas tu peor enemigo, sé tu mejor aliado.

Si no te miran, mírate tú con cariño.

Si no te ven, no busques su mirada.

No hace falta. No la necesitas.

Si te juzgan, deja que hablen… No te juzgan a ti, se juzgan a ellos mismos y sus pequeñas miserias reflejadas en ti. Todos lo hacemos, las debilidades ajenas son un espejo perfecto para ver las propias.

No te limites pensando que no mereces nada mejor…

No te exprimas exigiéndote tocar la luna…

No te creas esos pensamientos que hablan mal de ti y que te atacan cuando se acaba el día o en cualquier momento en que dudas de ti al ver malas caras o cuando las cosas no salen como esperas.

No eres lo que piensas. Esos pensamientos dibujan una versión de ti sesgada por unas creencias absurdas y de forma inconciente se ramifican hasta el infinito contándote historias tristes y aterradoras… No son tu historia.

No dejes de caminar porque otros te digan que no vas por buen camino.

Tampoco sigas caminando para demostrar nada. Si te cansas te paras.

Si necesitas recalcular la ruta, te detienes. Puedes decidir cambiar de camino y de meta. A veces, la rendición es un acto de miedo, pero muchas otras, más de las que imaginas, es un acto de amor inmenso.

No te hagas daño intentando alcanzar nada, no compensa.

Escucha tu cuerpo. Escucha todas y cada una de tus fibras y a ese ser interior que tanto sabe, que te contará si ese es el camino.

No cambies nada en ti para parecer, ni aparentar. Nunca podrás satisfacer a nadie siendo lo que no eres. De hecho, no tienes que satisfacer a nadie y punto.

No escatimes lágrimas. La tristeza acumulada te rompe por dentro pidiendo salir a ser sentida y comprendida. Como las raices de los árboles que levantan y destrozan el pavimento de las calles.

No pasa nada si paras y la aguardas en silencio, esperando a que salga ese miedo y te diga lo mucho que a veces te ignoras y desprecias. Lo mucho que te faltas al respeto aceptando chantajes y palabras necias, asumiendo tareas que no son tus tareas, siendo responsable de lo que no eres responsable, metiéndote en trajes pequeños porque no reconoces tu valor inmenso y todavía juegas a ser menos que nadie.

Siente esa rabia descomunal alojada en el estómago y la garganta que te dice que callas demasiado, que tragas tanto que vomitarías toda tu vida ahora y empezarías a correr hasta llegar al otro lado del mundo para que aquellos que abusan y tanto exigen no te encuentren.

Siente ese dolor que punza el pecho y que te recuerda que todavía no haces lo que amas y llevas puestos unos zapatos que no son tus zapatos…

Que juegas a ser un grano de arena cuando eres el desierto.

Que te crees gota de agua cuando en realidad eres el mar inmenso.

Que piensas que buscas a alguien de quien enamorarte y en realidad necesitas desesperadamente amarte a ti mismo.

No te comprimas, no hace falta. No te obligues a parecer fuerte. No van a valorarte más tampoco por parecer inofensivo, ni te van a respetar por dar miedo… Sé justo lo que eres, es perfecto.

Si te rechazan, no te rechaces. Se rechazan ellos mismos, en realidad… No quieren ver en ti lo que tanto les asusta ver dentro de sus entrañas cansadas. Todos lo hacemos, no es personal, no hay nada malo en ti, nada defectuoso, nada que te haga indigno de nada.

A veces, es que no. Otras es que sí. Y por más vueltas que le das a la historia no descubres por qué ni le ves el sentido, aunque lo tenga y todo encaje al final.

No necesites que te acepten. Acepta que no te aceptan. Acepta que seguramente todavía no te aceptas tú y eso crea una cadena de desaires en tu vida que pide que pongas el freno. Que te pares ante ese espejo que siempre eludes y te mires hasta el fondo del alma…

Mírate. Mira tus miedos y tu equipaje. No contemples solo tus ojos sino tus miradas.

No busques simetrías, busca esos gestos que te hacen diferente y al mismo tiempo parte de algo grande.

No busques perfección, busca belleza… La de verdad, la belleza que acumula alguien que es capaz de mirar dentro y encontrar la oscuridad más rotunda y la luz más inmensa. Y descubrir que ambas forman parte del camino.

Mira a tu dolor a la cara y dile que no eres suyo, que te habita un rato hasta que lo comprendas y dejes de necesitar que esté ahí para contarte algo de ti que todavía no ves sin él.

Aquello que todavía no amas en ti y no aceptas es lo que va a sacarte del pozo oscuro en el que a veces crees estar.

Aquello de lo que huyes es la pieza que te hace falta para terminar el rompecabezas…

No seas tu enemigo, sé el amigo que buscas desesperadamente ahí afuera.

Recuerda que mereces lo mejor y ve a por ello, pero no te maltrates y culpes si no llega o no lo alcanzas, no controlamos nada. No contemplamos la vida a vista de pájaro desde el cielo y a veces el camino que nos asusta tomar porque parece complicado es el que lleva a un lugar hermoso y el que nos parece mejor conduce a un acantilado.

Tómate de la mano y confía en tu grandeza. Está ahí esperando ser rescatada entre un amasijo de pensamientos tontos escritos con caligrafía de niño pequeño una tarde de hace muchos años cuando todo parecía triste…

Y cuando te sientas perdida o perdido, cuéntate una de esas historias en las que tal vez nada sale como nadie espera sino mucho mejor. Esos cuentos en los que no sabes qué va a pasar pero cuando todo termina miras desde el cielo, a vista de pájaro, y puedes ver el camino dibujado y notas que encaja y que es como debe.

No sabemos nada. A veces, lo mejor de la vida te espera en la esquina de la impaciencia. Otras, está sucediendo y no nos damos cuenta porque llegó disfrazado de problema.

A veces, cuando desenredas el hilo, encuentras las madeja.

Y cuando sueltas, es cuando más logras abarcar.

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es