merceroura

la rebelión de las palabras


14 comentarios

Después de la fecha de caducidad


diente-leon-contraluz

No quiero cumbres, quiero caminos.

Quiero versos sin rima y abrazos si pausa.

Perderme sin perder… Definirme sin calcular.

No quiero rezos, quiero besos largos y miradas intensas.

Que no se me olvide que olvido, si quiero… Que no se me hagan viejas las ganas.

No quiero fama, quiero valor.

No quiero lisonjas ni alhajas… Prefiero que se me termine todo apurando hasta la última gota a que se me evapore sin haber probado nada.

Quiero afecto sincero y mano tendida.

Quiero cobijo y manta. Que no se me escarchen las pupilas mirando fantasmas.

No quiero caricias sin alma, ni almas sin cuerpo.

No quiero puertas que se cierran, ni mentes que se atascan…

No quiero razones sin emoción… No quiero emociones atadas a mi espalda rota.

Quiero puentes, no quiero muros. Huyo de las casas sin ventanas…

No quiero retales de vida, ni cariño a pedazos por grandes que sean.

No quiero llanto contenido.

Quiero historias felices sin dueño para tomarlas prestadas…

Quiero tardes perdidas buscando pecas, mientras el sol se filtra por la ventana más pequeña del mundo y nos araña las sábanas…

No quiero imaginar que pasa, quiero que pase y que no pare.

Que se me acabe antes la tarde que la sonrisa, la conversación que la mirada. Que el primero que se canse, se marche. Que el otro le alcance con la vista y con el ansia…

Quiero que termine la cuenta atrás de la desesperanza.

No busco fuego, busco brasa.

No busco candado, busco la llave que me libere la risa…

Busco un poco de sombra en esta tierra anegada de sol.

Un poco de sol para cuando la lluvia me inunde las entrañas…

Que no duela, si no lleva moraleja… Que si duele, sea breve y apacigüe mi alma deshojada.

Busco el sendero que lleva a mis temores absurdos y mis muecas más retorcidas.

No quiero recuerdos impertinentes llamando a las puertas de mi cabeza cansada.

No quiero corderos disfrazados de lobo que finjan que me marcan y poseen. No quiero que me posean, quiero que me sueñen y alcancen con palabras…

No quiero ideas retorcidas, ni bocas abiertas que no digan nada.

No quiero medias verdades, prefiero puras mentiras de esas que se cazan a la legua y estallan.

No quiero palabras sin gestos.

Quiero cuentos que no terminen y palabras imprudentes que pronunciar en voz alta.

Quiero calor. Quiero ronroneo.

Quiero olas que se me lleven las lágrimas… Que la marea insistente nos arrastre, que se nos borre la cara amarga.

No quiero remordimientos.

No quiero roces sin sueños, no quiero sueños sin sal.

No quiero medios amigos, ni medias alegrías.

Quiero mar que lave mis penas y despierte mis agallas.

No quiero nombres, quiero verbos.

No quiero batallas, quiero alianzas.

No quiero riñas, ni súplicas.

No busco atajos, ni fábulas.

No quiero perderme la noche pensando en la mañana.

No quiero perder la mañana por ninguna culpa impuesta o inventada.

Que se me terminen las tonterías y las ideas que borran sueños…

Vivir sin más agenda que el deseo y el respeto.

Superar todas mis estupideces transitorias y mi fecha de caducidad calculada.

Sólo tenerle miedo al miedo…  Sólo tenerle rabia a la rabia…

Quiero volver al principio y cometer los mismos errores, esta vez con más ganas…

AMARSE ES UN REGALO PARA TI MISMO, UN FIN Y NO UN MEDIO, UN LUGAR EN EL QUE TE SIENTES COMPLETO Y A SALVO.

Acompaño a personas y organizaciones a a desarrollar su #InteligenciaEmocional con formación, conferencias y #coaching

Escritora y apasionada de las #palabras

Más información sobre mí y sobre mis servicios en www.merceroura.es

 


7 comentarios

Que no llegue la noche…


sunset

Volvámonos locos. Soltemos las riendas que nos sujetan y nos amarran a una realidad caduca. Crucemos todas las esquinas y dejemos que nuestras miradas siempre salvajes se filtren por las fachadas y husmeen en todos los corazones que aún laten pidiendo permiso. Caminemos contra el viento, si hace falta, para dar la vuelta al mundo y regresar a nuestras vidas y recuperar la risa, el misterio, el hambre que nos hacía llegar al amanecer sin sueño y a la noche sin tregua. Amemos lo que somos y lo que podemos llegar a ser. Apreciemos lo que tenemos sin dejar de ansiar…

Seamos inoportunos e imprudentes. Que nos digan que no y nos miren de reojo con cara de pena. Que se crean que van a amedrentarnos con sus caras de marmota cansada y envuelta en una rutina insoportable. Ya vendrán. Ya se darán cuenta de que nuestra locura es vida y un día querrán compartirla. Mientras, que nos maldigan… Luego, tendamos la mano, si hace falta.

Seamos todo lo que nos han dicho que estaba prohibido ser si es lo que queremos y necesitamos. Si por una vez, nos damos cuenta de que la vida real está al otro lado de la valla, donde siempre nos dijeron que no se podía pisar. Al otro lado de ese muro al que nunca nos permitieron trepar … Y gritemos esas palabras que siempre nos dijeron que no se podían pronunciar. Pisemos la línea, pongamos el dedo en la llaga, saltemos encima de nuestras conciencias amodorradas y rompamos algunas normas que no sean para nosotros sagradas… A ver qué pasa. A ver si el mundo se desmorona y el cielo cae. A ver si la luna se esconde y la tierra deja de dar vueltas… A ver si sólo cambiamos nosotros y nuestro mundo y para el resto no sucede nada más que tener que ver cómo vivimos según nuestros anhelos. No vendamos nuestros principios, vivámoslos como merecen y merecemos.

Demos la vuelta. Equivoquémonos cada día. Dejemos nuestras vidas expuestas al sol para que cicatricen. Aireemos nuestras penas y miserias para que la brisa que pasa se las lleve y nos deje ávidos de nuevas historias y sin un solo pensamiento que nos haga temer el futuro y dar un paso atrás. Tengamos todo el miedo necesario, pero no dejemos que el miedo nos tenga…

Lloremos todo lo llorable. Riamos todo lo risible. Sintamos todo lo que somos capaces de sentir sin escondernos de sus miradas. Que nos vean soñar y amar, que sepan que nos ilusionamos y no nos avergüenza. Que sepan lo que sentimos y que esa sea nuestra bandera. Que envidien nuestras esperanzas y copien nuestros deseos, que sueñen con tener el valor que tenemos nosotros de plantar cara para vivir sin más ataduras que el respeto y la cordura de nuestras locuras controladas.

Seamos lo que soñamos. Luchemos por ser lo que soñamos. Desatemos esas pasiones que tenemos enlatadas y sujetas… Que nada nos haga retroceder ni pensar que no podemos, que no merecemos, que no necesitamos.

Que no nos entiendan, aunque entendamos. Que no nos acepten, aunque aceptemos. Poco importa lo que piensen, aunque lo respetemos, porque lo que realmente importa es lo que pensamos… Que no creamos que lo sabemos todo… Que sepamos escuchar a todos, incluso a nosotros mismos… Que siempre nos quede una cuesta por subir y un reto por alcanzar.

Salgamos de nuestros cascarones seguros y demos una vuelta por otros mundos. Aunque haga frío y tengamos miedo, aunque a veces no tengamos claro el destino o no recordemos el camino de vuelta.

A veces, para llegar a uno mismo hay que salir de uno mismo y dar mil vueltas.

Que no llegue otra noche sin haber apurado el día…


34 comentarios

Nunca es tarde…


ESPIRAL

Tenías razón. Nunca es tarde si tienes tantas ganas que te salen chispas de las manos al tocar y acercarte a lo que deseas. Si sólo con pensar que lo consigues notas que vuelas, que despegas y sabes que jamás volverás a pisar tierra más que para impulsarte.

No es tarde si te quedan fuerzas y no puedes rendirte, si sabes que al decir no, te niegas a ti mismo y no podrás volver a mirarte a los ojos sin recordar que te fuiste infiel.

No es tarde si vibras al pensarlo. Si el hambre de lo que buscas es más fuerte que el temor a intentarlo. Si eres capaz de contener una tormenta en el pecho y no hay camino largo ni estrecho, ni oscuro, ni solitario que no devores con tus pies.

Nunca es tarde si sentir tanto te quema por dentro, te roe hasta no soportar y no puedes más que salir a buscar lo que amas, sin esperar… Porque quedarte quieto te mata, te aniquila, te hace sentir que se te escapan las horas por los dedos y las noches se hacen siglos de desesperación.

No es tarde si no estás satisfecho. Si no estás de acuerdo con tu sombra y al imaginarte a ti mismo, giras la cara de la conciencia.

No es tarde si crees que andas hacia atrás y te repites, si notas que tu vida es un bucle y paseas siempre en una parcela de tiempo acotada, conocida, sin risa, sin sal, sin sueño. No es tarde si gritarías para que tu propia conciencia te oiga y te saque de ti…Y al ver que no te saca sabes que podrías reventar…

Nunca es tarde si tienes claro que no hay marcha atrás. Que no seguir es morir, ceder a la rutina, quedarse quieto y esperar un destino que sabes que no te pertenece. Si puedes recordar, a pesar de tus miedos y ascos, que tú naciste para caminar, para no detenerte hasta tener claro que hiciste todo lo imposible por tocar lo que buscas. Por ser quien se esconde en ti esperando brillar. No es tarde, aunque el tiempo se apure y las últimas gotas de vida caigan al vacío…

No lo es si buceas en ti y descubres que te lo debes. Si adviertes que resignarse es ahogar esa parte de ti que siempre busca campo y viento y es capaz de reír aunque un sabor amargo te inunde el paladar. 

Nunca es tarde si te queda un lugar por pisar y la sola idea de no conseguirlo te hastía y revuelve. No lo es si decides que no lo sea…

Nunca es tarde si el futuro no se explica sin tu sueño. Si pensar en olvidarlo es dejar de existir.

Nunca es tarde si existes, si respiras… Si te queda aliento para saber lo que quieres y sabiduría para escuchar tu voz interior y dejarte guiar por ella. No es tarde si decides ser tú y no renunciar…

 

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 

Tengo un programa para ti para poder tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras.

Consulta aquí