merceroura

la rebelión de las palabras

Perderse para encontrarse

Deja un comentario


Nos hace tanta falta una cura de palabras amables.

Palabras hermosas, con sentido y sentidas. Palabras que nos recuerden quiénes somos y con qué propósito

Palabras de consuelo para nosotros y para las personas que nos rodean.

Palabras que construyan nuestras fortalezas a base de coherencia y sentido común y no de castillos de arena.

Nos hace falta asumir responsabilidades para con nosotros y nuestras vidas.

Ser esa magia que buscamos ahí afuera. Dejar de poner parches donde hace falta derribar y volver a edificar sobre verdades crudas y sólidas y no sobre expectativas absurdas en las que otros nos salvan y nos dan lo que nosotros no somos capaces de darnos.

Nos hace falta mirarnos y vernos y dejar de buscar metas que nos conviertan en personajes ficticios para empezar a encontrar objetivos que nos definan, que merezcan el camino y el trabajo. Que sean lo que somos y no una forma de demostrar nada a nadie.

Nos hace falta arrancarnos las etiquetas que nos pusieron y nos pusimos intentando satisfacer a otros.

Dejar de pelear para tener la razón y de excusarnos por vivir como nos apetece y nos hace sentir plenos. Dejar de ser para parecer y empezar a ser por el puro hecho de ser.

Vamos a hablarnos a nosotros mismos de una vez por todas como hablamos a las personas a las que amamos y respetamos, a los que admiramos y queremos tener cerca.

Vamos a descubrirnos la risa, las ganas, el sentido del humor, los inmensos dones que tenemos por explorar y compartir con otras personas para que se hagan enormes…

Nos hace falta una cura de palabras hermosas que nos recuerden que somos hermosos y libres de sentirlo y vivir de acuerdo a esa belleza inmensa.

Nos hace falta pronunciar palabras de paz y compasión en voz alta que nos recuerden que en realidad somos personas buenas para que podamos sentirnos buenos y vivir ejerciendo esa bondad a cada instante…

A veces, nos hace falta casi entregar al vida para valorar la vida, para ser la vida.

A veces no recordamos quiénes somos hasta que estamos tan perdidos que nos echamos de menos y nos buscamos en las fotos viejas y los recuerdos y no podemos creer haber cambiado tanto.

No pasa nada, merecemos poder equivocarnos y recalcular la ruta.

Merecemos el error y el ensayo. Ver lo que no somos para descubrir lo que sí.

Perdernos para encontrarnos… Caernos para levantarnos. Asustarnos para aprender a confiar.

Cambiar para volver, algunas veces. Cambiar para no regresar jamás a lo que fue y desapegarnos de lastres absurdos y credos que nos limitan.

Quitarse la piel vieja para descubrir que la nueva que está debajo es exactamente igual, pero que lo vivido durante el trance hace que nosotros ya no seamos los mismos.

Nos hace falta una cura de palabras apasionadas y generosas, divertidas, indiscretas, sabrosas, irreverentes, alegres y cargadas de entusiasmo para recordar lo que deseamos y buscamos.

Necesitamos palabras preciosas y precisas para contarnos a nosotros mismos quiénes somos para que no nos lo cuenten otros con palabras necias y desabridas, rotas, asustadas, llenas de espinas y aristas que se clavan hasta tocar hueso y tocar alma… Necesitamos saber quiénes somos para evitar creernos lo que nos cuentan por ahí de nosotros.

Sintámoslas hasta el fondo, porque si no, serán meros símbolos de un cambio hueco y vacío. Parches de parches. Recuerdos de besos y abrazos, amores vencidos por el desgaste, desvaríos de algo que muere sin apenas haber nacido.

Necesitamos palabras que nos cuenten la historia de nuestra vida sin más aliño que la verdad, pero sin dosis de tragedia. Para que no caigan en saco roto y sean sentidas, para que lleguen a nuestras mentes cansadas y hartas de historias tristes y alivien penas y borren creencias absurdas y cierren heridas abiertas.

Nos hace falta una cura de palabras humildes para recordar nuestra grandeza.

Nos hace falta mucha incertidumbre para encontrar nuestra certeza.

Gracias por leerme… Escribo sobre lo que siento o he sentido y el camino que he hecho hasta llegar aquí (aunque todavía estoy a medio camino de algún lugar). En este camino he aprendido poco a poco a aceptarme y amarme (aún me falta mucho, soy consciente).

Si quieres saber más de autoestima, te invito a leer mi libro “Manual de autoestima para mujeres guerreras”.

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si quieres saber más de mí, te invito a entrar en mi web y conocer lo que hago. Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

www.merceroura.es 

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s