merceroura

la rebelión de las palabras

Dímelo tú

9 comentarios


manipulation-4161194_640

Me preguntas si te quiero… Dímelo tú. Cómo amarte si a veces tú te olvidas de amarte… Cómo verte si a veces tú te olvidas de verte. Cómo buscarte si tú nunca te buscas. Cómo encontrarte si tú nunca te encuentras… Cómo poder escucharte si tú nunca te paras a escucharte y sentirte, nunca te dices nada hermoso ni te cuentas historias que hablen de amor. Cómo decirte que todo irá bien si tú siempre buceas en tragedias y navegas en las penas más oscuras jamas inventadas. 

Me preguntas si quiero estar contigo… Dímelo tú. Si ni siquiera tú quieres permanecer a solas contigo. Si huyes de tu silencio para no quedarte a solas en él y oír como dice tu nombre. Si llenas tu vida de pensamientos que dan vueltas y te pierdes en las ramas para no echar tus raíces. Cómo estar contigo si cuando estoy contigo tú no estás. Si ni siquiera te echas de menos y notas tu ausencia… Si te has borrado tantas veces de tu vida que a veces miras tus fotos y no apareces en ellas.  

Me preguntas si veo tu belleza. Dímelo tú. Si cuando tú te miras sólo encuentras insuficiencia e imperfección. Si tus ojos sólo ven el dolor y el error y se pierden los pequeños detalles que hacen de ti un ser hermoso y necesario. ¿Cómo puedo ver tu belleza si tú no la respiras ni la percibes? ¿Cómo puedo sentir atracción por ti si tú te repeles?  Me preguntas si te ansío y te deseo, si mis brazos buscan rodearte y mis labios besarte, si cuando no estás te imagino y cuando estás cerca te respiro… Dímelo tú ¿Te abrazas? ¿Te sientes? ¿Te respiras? ¿Te aceptas de verdad? Dímelo tu, ¿Si pudieras volver a nacer te dibujarías tal y como eres o te cambiarías por otra persona? ¿No ves que reniegas de ti?

¿Por qué me buscas para tapar tus vacíos y sondear tus miedos si yo lo que deseo es estar contigo? ¿Por qué me necesitas para calmar tu llanto y ser tu risa cuando yo lo que quiero es ser yo contigo mientras tú eres tú a mi lado? ¿Por qué me buscas para eludir las penas cuando yo quiero compartirlas y superarlas juntos? No necesito que cambies, me gustas como eres, tan sólo deseo que te des cuenta del ser extraordinario que habita en ti… Es lo que veo cuando te miro, es lo que siento cuando te siento… Quiero que te quieras pero no voy a apremiarte, acepto tu espacio, tu ritmo, tu tiempo. 

¿Por qué quieres que yo te haga lo que tú no te haces? ¿Por qué no te atreves a ser tú conmigo si yo veo en ti un ser maravilloso?

Y sí, te amo. Te busco. Te imagino. Te sueño. Te escucho. Te veo. Te deseo. Te echo de menos cuando no estás y te respiro de recuerdo cuando añoro tu risa y tu cara preciosa, pero no puedo ser el parche que tapa ese enorme agujero que está en tu alma… No puedo ser la columna que sujeta tu casa de cartón a la espera que te construyas tu fortaleza. No puedo ser tu ánimo, ni tu corazón. No puedo ser tú a la espera de que despiertes y seas…

Puedo darte la mano cuando caes, pero no caminar por ti. Puedo bailar contigo, pero no ser tus ganas de bailar ni tu ritmo… Puedo hacerte reír a ratos, pero no ser tu risa… Puedo compartir tu vida, pero no ser tu vida. No te completo ni te lleno, te acompaño y te respeto. Puedo amarte con todo mi ser, pero no puedo llenar el hueco de tu propio desamor. Puedo decirte cosas bellas, pero no puedo hacer que veas tu belleza… No puedo coser tus heridas, ni cargar tu culpa para que el lastre que llevas no sean tan pesado… Ese fardo inmenso que arrastras debes soltarlo tú, si quieres cuando puedas. No puedo salvarte, sólo puedo acompañarte mientras tú te salvas y sujetarte mientras tú te sujetas. 

No puedo ser tu fuerza, ni tu sombra. No puedo ser tus gana,s ni tu luz. No puedo ser tu alegría, ni tu paz… Yo estoy contigo y cuando haga falta te recordaré lo mucho que mereces, lo mucho que vales, lo mucho que brillas, lo mucho que me inspiras cuando te acuerdas de inspirarte… Pero no puedo si te cierras, si te alejas de ti, si no te das esta oportunidad, si no te abres a ser tú. 

Dices que quieres amor y no sabes cómo encontrarlo. Me preguntas si te amo… Dímelo tú ¿Me dejas amarte? ¿Me permites que te ame? ¿Te amas? ¿Notas que mereces este amor?

Me preguntas a dónde voy. Y tú ¿A dónde vas? ¿Lo sabes? 

Me preguntas si me importas… Y tú ¿Te importas? 

Me preguntas si estoy… Y tú ¿estás? Dímelo tú.

Me preguntas si te amo… Dímelo tú ¿De verdad te conformas sólo con mi amor y no deseas el tuyo propio?

 

Si quieres saber más sobre autoestima te recomiendo mi libro Manual de autoestima para mujeres guerreras”

En él cuento como usar toda tu fuerza para salir adelante y amarte como mereces y dar un cambio a tu vida… Ese cambio con el que sueñas hace tiempo y no llega.

Disponible aquí 

amazon llibre merce amazon

Si realmente quieres un cambio en tu vida, tengo una propuesta para ti. Un programa para tomar decisiones y salir de bucle en que te encuentras. Un entrenamiento exclusivo que en 40 días te permitirá reconocer tu potencial e ir borrando poco a poco las creencias y hábitos que frenan tu autoestima y tu evolución… ¡Echa un vistazo y toma ya esa decisión que puede cambiar tu vida! ¿Te acompaño?

Toma decisiones y cambia tu vida en 40 días 

Si quieres más información de mi trabajo, te invito a entrar en mi web.

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar todo su potencial a través del coaching, el mentoring y la Inteligencia Emocional. 

 

www.merceroura.es 

 

 

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

9 pensamientos en “Dímelo tú

  1. Hola mucho gusto…soy mamá de dos hijos madre soltera..soy de nacionalidad peruana..me parece muy interesante publicaciones..me encanta..soy seguidora..y veo los libros q tiene..nosé si en mi país lo puedo encontrar…si me ayudan.mucho..y me interesa saber más.. gracias saludos

    Me gusta

    • Muchas gracias Susana, eres muy amable! tal vez a través de Amazon puedas encontrarlos. Me alegro de que mis artículos te sean útiles. Mucha fuerza para esa dura y maravillosa tarea que es ser madre y más sin ayuda… Ánimo y un abrazo!

      Me gusta

  2. Me hace pensar en esa presencia presente que hace falta para que dos personas se encuentren en un punto común de amor. Con los vaivenes de la vida se me olvida ese punto de generosidad, de amor. Gracias.

    Me gusta

  3. Muy bello. Me deja pensando si realmente encontramos el punto del amor compartido mientras ocurren esos vaivenes internos, si realmente estamos lo suficientemente presentes para estar amando. Gracias.

    Me gusta

    • No lo sé, tengo la sensación de que nos han educado para amar buscando que ese amor nos salve el lugar de salvarnos nosotros mismos amándonos y no sabemos cómo. Necesitamos abrir la mente y cambiar los programas que llevamos instalados que nos impiden sentir quienes somos realmente y reconocernos… Gracias 🙂

      Me gusta

      • Vivimos como si nada se acabara, perdiendo mucho el tiempo en lo que no importa. Mi hija se ha independizado y cuando me dijo: mamá me voy, mi cerebro hizo un click… Ya? (Como si 28 años ni hubieran sido suficientes), con una sensación de que se me había marchado el tiempo y preguntándome si lo había hecho bien, quizá por estar distraída en esos muchos presentes, y que la vida pasa y es tan preciosa, tan valiosa… Gracias, eres muy amable

        Le gusta a 1 persona

      • Vivimos muy poco en el presente… Gracias a ti por tu comentario y tus palabras 🙂

        Me gusta

  4. Pingback: Dímelo tú - INICIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s