merceroura

la rebelión de las palabras

El maestro

16 comentarios


ocean-931776_640

A veces, el maestro también se pierde en sus lamentos y equivoca el camino…

El maestro que va por la vida predicando que las personas deben callar un rato y escuchar, perderse entre las calles y quedarse embobados mirando la belleza de lo que les rodea, a veces está tan ocupado predicando que no se encuentra a sí mismo… Que no busca tiempo para mecerse en su sombra al sol un rato y ver que en los geranios de su casa hay tallos nuevos y flores todavía más rojas…

Su necesidad obsesiva por compartir con el mundo el mensaje que ha descubierto, como si le hubiera sido entregado como un regalo, como un sueño, como esa misión que todos tenemos en la vida, hace que se pierda entre palabras… Porque las palabras son magia pura si sabes usarlas, habitarlas, vivir en ellas y actuar según las emociones que en ti suscitan…. Si después de recitarlas y sentirlas la próxima vez que dudas decides apostar por ti porque leíste que podías, porque alguien te recordó que merece la pena el riesgo y viste claro que aquello que te decía era bueno para ti…

A veces, el sueño del maestro es, a pesar de que predica lo contrario, salvar al mundo. Habla de que todos somos responsables de nuestras vidas, que el cambio que esperamos empieza por nosotros mismos, que la gran lucha es la paz, que el amor nos va curar de todo (empezando por el amor a uno mismo). Nos pide que aceptemos la vida y aceptemos a los demás tal y como son pero incumple dicha lección cuando obsesionado por salvarnos y compartir sus enseñanzas, insiste y se fatiga y no tiene momento para aceptar que todavía no estamos preparados ni hemos llegado a ese momento en el que podremos aceptar…. Y no se deja margen para él, porque cuando no acepta que no queremos su mensaje, no nos acepta a nosotros y se ve como un fracaso… Y no se ama como se debe amar a sí mismo y no se perdona ni comprende. Hasta que se da cuenta de que se ha perdido y vuelve a su camino, a su mensaje y abraza su frustración para aprender algo nuevo. 

El maestro no sólo debe haber leído libros y acumulado títulos. Debe haber acumulado experiencias y embestidas de la vida, debe haber fracasado ante en todo aquello que predica para comprender cómo sus alumnos se equivocan y tropiezan con todas y cada una de las lecciones que les predica…

Debe ser maestro en errores, en miedos, en haber estado días, semanas, siglos intentando algo del modo erróneo hasta descubrir que en realidad era muy fácil y tenía la respuesta delante y no era capaz de verla… Porque el principal error que comentemos siempre es el de percepción…

El maestro llora y aprende cada día de cada uno de sus alumnos y es a su vez alumno de cada uno de ellos y de otros maestros que se cruzan en su camino…

El maestro tiene que abrir su mente para que durante el camino le lleguen nuevas ideas y aprendizajes que le harán cambiar sus lecciones y su discurso, a veces tanto, que debe tirar sus apuntes… Y no esperar nada de nadie, nada concreto, porque así dejará que la vida le traiga nuevas sorpresas que podrá recibir sin creencias que le limiten y le hagan juzgar lo que pasa y no pierda así la oportunidad de ver la belleza en lo inesperado…

El maestro no puede querer salvar al alumno, debe guiarle para que sea él quién se salva a sí mismo. No lo lleva de la mano, le enseña cómo volar…

El maestro comparte desde la libertad y debe aceptar que sus alumnos decidan no aprender. Asume vivir cada día y cada lección como si fuera la primera vez que la cuenta, que la comparte, con el entusiasmo de un niño, la pasión de alguien que ama lo que hace y lo vive a cada instante y generosidad de alguien que ha descubierto que es más feliz cuando da que cuando recibe y que siempre acaba recibiendo más de lo que aporta si lo hace con ganas.

El maestro es a veces el que más se salta las normas e inventa unas normas nuevas, el más loco, el más rebelde, el que más cuestiona todo lo que nos rodea y nos invita a hacernos preguntas cada día para que sepamos si todavía pensamos lo mismo… Si a la luz de nuestro crecimiento interior, algo de lo que creíamos que era sagrado resulta que ahora vemos que se tambalea o nos parece absurdo…

El maestro tiene miedo también y duda, duda mucho… Cuánto más sabe más duda porque sabe que le queda mucho por aprender y está ansioso por ello, aunque ya sabe que el mejor aliado del que busca es la paciencia infinita y la certeza absoluta de que la incertidumbre es su compañera más leal…

Y sabe que esta puede ser la vencida… Que el tiempo es finito y la vida es un soplo que vale la pena notar y abrazar. El maestro sabe que a menudo para ganar algo mejor hay que perder la partida, la razón, abandonar la pelea y la disputa y quedarse con la paz de no tener que vencer ni demostrar… El maestro nunca se hace viejo, cada día es más joven, más niño o más niña y mira al mundo con ojos más inocentes y más nuevos… Mira y se da cuenta de que desconoce, que no sabe a pesar de todo porque siempre le queda por aprender.

El maestro a veces tiene que retirarse a dejar de pensar un rato para vaciarse de pensamientos gastados y corruptos y dedicarse a percibir… Quedarse callado y conectarse a sí mismo para saber que todavía vive en ese estado de equilibro que todo lo hace más fácil y que no ha perdido el mayor de los tesoros…. Su coherencia…

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

16 pensamientos en “El maestro

  1. Marce
    El maestro sufre
    Porque enseñar duele…debe ser como parir. Me imagino.
    Dolor y felicidad.
    El que enseña dá de lo que tiene, no lo que le sobra.
    Y en vez de vaciarse tiene sed de saber más y nunca termina de aprender.
    Gracias a la vida que siempre tiene más qué enseñar.
    Y gracias Merce… porque es lindo enseñar
    que duela vivir
    si es para ser felices.

    Me gusta

  2. No tengo palabras Mercé. Iba a dejar un comentario pero creo que es preferible releer el artículo. No tiene desperdicio. Es lo mejor que he leído sobre las personas que se dedican (nos dedicamos) a acompañar a los demás en su proceso de aprendizaje. Con la sensibilidad y profundidad que te caracteriza has mandado un mensaje crucial. Has materializado un sentimiento que comparto, pero no había dado forma o quizá no había sido consciente de que era algo generalizado. GRACIAS

    Me gusta

  3. Soy conferenciante y muchas veces me pasa lo que has descrito tan magistralmente, me sentía abrumado al pensar q solo a mi me pasaba, eres un regalo de Dios con tu brutal honestidad al escribir, gracias por existir Mercedes

    Me gusta

  4. Maravilloso Merce,

    En su día yo escribí…. http://www.jlcasal.es/yo-no-quiero-ser-profesor-quiero-ser-maestro/

    Espero lograrlo algún día.

    Besos

    Le gusta a 1 persona

  5. Me ha encantado. Soy maestra de escuela y me ha impresionado esta reflexión tan rica y tan profunda. Reflexión que ha puesto palabras a importantes percepciones que yo no lograba nombrar. Muchas gracias…lo pondré en el tablón de la sala de profes. Es una joya.!!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Extraordinariamente lúcida y genial, como siempre Merce. Gracias, gracias por este contenido. Es el UNO hablando a través de tí. Gracias por entregarte tan humildemente a ser canal. Te abrazo con el alma. Gracias por SER. SOMOS UNO

    Le gusta a 1 persona

  7. Que bonito que bonito ojala mi hijo encuentre en su camino alguien asi

    Me gusta

  8. Tenemos q tener los ojos abiertos para seguir ilusionandonos por las pequeñas cosas..Me ha encantado…🙏

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s