merceroura

la rebelión de las palabras

Los medios justifican el fin

13 comentarios


feliz

El problema es que nos desesperamos con el resultado. Apostamos nuestra estabilidad emocional a un número, a una ventaja, a una resolución o una posibilidad. Nos perdemos el momento. Dejamos al río de lado y nos centramos en el mar… Perdemos las raíces por las ramas. Y nosotros somos más que el resultado, somos un proceso maravilloso y apasionante. Somos nuestras metas antes de conseguirlas. Somos nuestros sueños incluso si no llegamos a conseguirlos porque nuestros sueños nos cambian.

Normalmente, nos pierde esa necesidad de controlarlo todo. De no bajar la guardia en ningún momento. Esa lucha interior para tener clara cada etapa del proceso. Y con esa batalla dentro de nosotros, lo fastidiamos todo porque lo forzamos. Le damos a la máquina una vuelta de tuerca más y se rompe. Nos han enseñado en el cine que las cosas pasan cuando se cambia el plano y que cuando suena la música todo es posible… La verdad es que todo es posible, pero no siempre está a tiro de piedra. Y no siempre podemos forzar las cosas… Hay que esperar mientras se trabaja, se imagina, se buscan más posibilidades.

No es malo lanzarse. A veces, hay que hacerlo y no pensar demasiado si lo tienes claro. A mí me gusta actuar y tomar las riendas, pero tenemos en la cabeza un cuento de hadas prefabricado y vamos moldeando nuestra vida para que se cumpla. No nos damos cuenta de que tal vez vaya a ocurrir lo que deseamos que ocurra (tal vez no sea lo que nos hará felices, tampoco) pero lo hará a su ritmo.

La cosas tienen un tiempo. Es difícil darse cuenta cuándo actuar y cuando esperar. A mí me devoran esos pensamientos que me hacen creer que no hago lo suficiente para conseguir lo que sueño. Y un día a media noche, desesperada porque pase lo que quiero que pase, doy un paso en falso y hago algo que precipita las cosas y todo sale al revés. Me doy cuenta de que tal vez si hubiera esperado, todo habría llegado a término como yo deseaba. Lo que tampoco certificaría mi felicidad.

Aunque el azar es tan caprichoso que quizás mi metedura de pata forma parte de su plan, porque antes de conseguir lo que quiero todo tiene que saltar primero por los aires.

Vamos que, a veces creo que, al final, no hace falta preocuparse mucho por si actuamos o esperamos porque incluso eso puede que forme parte del plan. Lo realmente importante es no depender del resultado, no vivir anclado a un recuerdo pero tampoco a nada que necesitemos que pase en el futuro.

Desearlo con todas nuestras fuerzas y hacer lo posible pero sin quedarnos vacíos si no pasa, al menos, por ahora.

Nos bastamos y sobramos con lo que somos. Porque ya somos un poco el resultado de nuestro sueño. Somos el cambio que ese sueño obra en nosotros cada vez que nos ponemos a construirlo. Todas nuestras noches escribiendo, pintando, creando, proyectando… Todo eso no pasa en balde, nos convierte en nuevas versiones de nosotros mismos más capacitadas y preparadas para llegar.

El sueño es el cambio que haces en ti mismo para acogerlo, para recibirlo, para vivirlo. Las ganas de tocarlo. Cada una de las modificaciones interiores que ese sueño engendra en tu arquitectura como ser humano para ser capaz de vivirlo, de sentirlo, de llevarlo a cabo. El sueño modifica nuestras neuronas ya existentes y crea algunas neuronas nuevas. Nuestros sueños nos modelan, nos convierten en seres plásticos y nos hacen evolucionar. Cuando imaginas tu reto, te preparas para él, te entrenas, te conviertes en esa persona que está a punto de conseguirlo.

Cuando llevas un tiempo entrenándote para llegar a la meta, aunque parezca que nunca llegas, no estás en el punto de partida. Ya nunca estarás allí de nuevo. Jamás volverás a ser el mismo. Nuestros retos nos hacen muscular las emociones, hacen que nuestro talento se expanda… Y él solo encuentra otro destino durante ese camino si no puede alcanzar esa meta… Se trata de una manera de quedarse en el ahora y vivirlo y dejar que esa magia llamada neuroplasticidad haga el resto… Como dice mi querida Anaje Ferreiro @anajeferreiro  en su artículo Mindfulness, ofrécete esperanza Vivimos programados para el mañana, preguntando a la agenda sobre lo que nos tiene preparado, preocupados por lo que será y lo que tememos que será aunque haya pocas probabilidades de que suceda”.

A veces, en el camino a nuestras metas encontramos nuestra vocación. Otras, llegamos a la meta y satisfechos nos damos cuenta de que ya éramos grandes antes. La grandeza está en la gimnasia de imaginar que somos, que conseguimos, en el puro ejercicio de soñar y modelarse a uno mismo para vivir ese sueño.

Somos el resultado de muchos días de trabajo intenso para construirnos a nosotros mismos.

¿Qué importa el resultado? Los grandes cuando pierden una partida, buscan otra y otra hasta que llegan a algún lugar donde todo tiene sentido. Seguramente porque se han dado cuenta de que lo que obra maravillas en nosotros es el trabajo, ese proceso, ese esfuerzo, esa predisposición y esa ilusión…

Por eso vale la pena enfocarse en ese trayecto, en ese trabajo hasta la cima para aprovecharlo y disfrutarlo.

Y llegar la final, aunque sea a destiempo y llegues el último. ¿Quién sabe si has vivido más el camino que quién llega el primero? ¿Y si te ha cundido más?

Nuestra obsesión por controlarlo todo nos enfoca al resultado. Nos impide sentir el camino y fijarnos en los detalles… No nos deja notar los días y hace que las horas se nos escapen.  Y al final, te sientes absurdo porque has estado intentando controlar algo que nunca sabes por dónde se escapará y cuando actúas no tienes ni idea si pones en marcha en el universo una fuerza contraria a la que quieres activar…

Por tanto, pensar qué deseas y planificar… Aunque dejándose llevar un poco  porque tanto si actúas como si esperas nunca sabes si el camino que escoges te lleva o no a dónde deseas llegar. Quizás mejor tomar el camino que te ayude a crecer y sentir porque seguro que compensa, lleve a donde lleve, al final.

Para que, como he pensado siempre, los medios justifiquen el fin.

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

13 pensamientos en “Los medios justifican el fin

  1. ¡Buen post Merce!

    En la mayoría de las ocasiones, solo nos centramos en la meta, y nos perdemos todos los detalles del camino que nos lleva (o no) hasta el desenlace.

    ¡Saludos!

    Me gusta

  2. Muy bueno!!! Muchas gracias por compartirlo!! Me encantó!

    Me gusta

  3. Cuánta razón tiene este post,creo realmente que la verdadera realización personal está en el proceso de crear y no necesariamente en el resultado final.Disfrutar del camino porque es ahí donde vivimos nuestra vida,ya que el final siempre será incierto…

    Me gusta

  4. Estoy de acuerdo contigo.. Somos la meta antes de empezar a buscarla y según nuestros sueños conseguiremos una u otra diferente,según el ímpetu que demos a nuestros actos impulsados por nuestros sueños..y abriéndose paso entre la realidad que interfiere…el fin ,justifica los medios..pero nuestros medios deben ser inocuos para la salud física de los demás, creó,pero no tienen porqué ser condescendientes con los suyos…pero tampoco los suyos tienen que bloquear los nuestros

    Me gusta

    • Yo digo lo contrario… Que son más importantes los medios que el fin!!!

      Le gusta a 1 persona

      • Hay una frase confundida entre la disertación:el fin justifica los medios..tu dices que dices lo contrario.. Y yo..he pretendido decir que los medios deben estar acordes y nacer de lo que deseamos y vendrán subordinados y aceptados por lo que deseamos/somos..y es necesario que seamos sinceros y consecuentes con nuestra personalidad

        Me gusta

  5. Y yo también las amo. No dejes nunca de hacerlo. Es un verdadero placer para el alma leerte Merce. Un besazo

    Le gusta a 1 persona

  6. Pingback: Los medios justifican el fin | Gestión d...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s