merceroura

la rebelión de las palabras

¿Y si no tuviéramos miedo?

18 comentarios


sunbeam-76825_1280

La razón no lo explica todo. No lo resuelve todo. No sirve para decidir. Hay cosas que nunca podrán estar sujetas a ella porque perecerían. Porque no aguantarían el primer asalto cuando las intentáramos valorar bajo su prisma.

No podemos valorar si amamos a alguien o no por razones objetivas. No podemos decidir qué queremos en la vida pensando que nuestra vida es un negocio… No podemos construir un futuro sólo dibujando números y estando pendientes de las cuentas… No podemos vivir el presente echando una mirada fría y calculada a lo que hacemos y con quién estamos… La razón es necesaria, pero no se puede tomar como único parámetro a tener en cuenta para guiar tu vida.

Vivimos en una sociedad donde parece que todo lo que importa se puede llevar al banco o meter en una caja fuerte. Nos hemos convertido en nuestra nómina y cuando no hay nómina parece que no existamos…  Somos como un ejército de zombis que lucha por volver a la vida y sacarse esta venda de los ojos que nos hace verlo todo en blanco y negro. Ricos y pobres. Altos y bajos. Los que pueden pagar y los que no. Los que toman café en las terrazas o los que se sientan en las plazas y miran a las palomas. Dividimos el mundo en base a un valor tan efímero como falto de alma.  Miramos a quiénes se resisten a verlo así como si fueran locos. Los que deciden cambiarlo todo porque sencillamente necesitan irse a dormir pensando que les mueve una pasión y no una cifra. Aunque eso implique pasarlo muy mal en algunas ocasiones para llevarse el pan a la boca o cambiar las normas y determinar cuáles te sirven y cuáles no.

No sé si lo hemos hecho nosotros o si nos sujetan con unos hilos como si fuéramos marionetas. Nos pasamos el día produciendo… Para otros. Haciendo cosas y llevando a cabo acciones que llenan de satisfacción… A otros. Nos vaciamos por dentro, sacando todo nuestro esfuerzo y mérito, todo nuestro talento (tenemos más del que imaginamos pero está poco usado y se deteriora) … Para mejorar la vida de otros.

Servimos a muchas causas, algunas de ellas ni siquiera nos representan ni forman parte de nuestro ADN.  Y lo hacemos bajo un paraguas enorme llamado miedo. Tenemos tanto… Si el miedo se pudiera meter en cajas y venderse, la humanidad sería escandalosamente rica. Tenemos miedo y este miedo nos comprime las ideas y los sueños. Nos sujeta la garganta y nos permite respirar a ratos. Cuando nos saltamos una norma y nos sentimos un poco libres, ese miedo nos comprime más, para recordarnos que no nos podemos salir del guión. Como un señor feudal recordándole a su siervo quién manda.

¿Y si no tuviéramos miedo? ¿de qué seríamos capaces? De prolongar esa sensación de libertad inmensa que lo inunda todo… ¿La habéis sentido? ¿la habéis notado alguna vez? Esa sensación  de haberse quitado el corsé que te oprime el pecho y saber que puedes elegir y que puedes tomar decisiones pensando en lo que te hace sentir bien y lo que no… Esa bocanada de aire fresco que te llena de nuevas ideas y, sobre todo, esa sensación ingrávida de saber que puedes, que tienes derecho a intentarlo, que no te importa errar, que pase lo que pase te tienes a ti mismo y que sabes que haces lo que debes y quieres aunque el mundo te tome por loco.

¿Os ha pasado alguna vez? Tomar un camino en contra de lo que piensen muchos y hacerlo sabiendo que es tu camino. Con una certeza absoluta de que debes pisar ese tramo de tu vida cómo tú decides. Y, aún más, hacerlo sabiendo que no te importa que al final de ese camino no haya lo que buscas, porque estás tan convencido de que es necesario que pases por él que sabes que tal vez lo importante está en el primer recodo… Porque lo importante del camino eres tú y no el camino. Porque lo que vas a encontrar a él eres tú… Lo que vas a sentir, lo que vas a evolucionar por tomar la decisión a contracorriente de transitar por él. Aunque sea una locura. Aunque todos crean que no tiene sentido… ¿Imaginas cómo serás cuando termine? Porque el camino eres tú…

Eso es lo que pasa cuando por alguna razón, el miedo nos da una tregua, le pillamos despistado o nosotros mismos decidimos tenerlo a raya y no dejarlo salir del rincón. Cuando le miramos a la cara y lo aceptamos pero decidimos que no pesa tanto, que no vale tanto, que nuestra pasión pesa más… Infinitamente más.

Alimentamos al miedo y se hace grande, gordo… Nos apelmaza el alma y nos obstruye la imaginación. El miedo usa la razón como los niños usan la mentira y los soldados la coraza. Nos pide que sólo apelemos a ella sin poner el alma, sin poner el deseo, sin tener en cuenta las emociones… Y nos cambia las emociones que nos hacen vibrar por otras, para que el pánico nos encoja. Se lleva esa deliciosa ingravidez de sentirnos liberados y la cambia por un escalofrío, nos dice que esa maravillosa sensación de ser capaces todo es irreal y la sustituye por un escandaloso sentido del ridículo… Y nos hacemos tan pequeños por dentro … Porque las personas pequeñas por dentro tienen sueños pequeños… Y son incapaces de imaginar que cambian nada y construyen nada. Y se abrazan a cumplir los sueños de otros porque los propios son de risa, dan pena, son ridículos, imposibles, poco rentables… La esperanza se convierte en los veinte minutos para tomar un café a media mañana, sin apenas notarlo pendientes del reloj y la carroza se convierte en calabaza y esta vez es más pequeña, aunque tiene el mismo precio, porque alguien ha subido el impuesto añadido. El riesgo nos hace elásticos… La rutina nos contrae y nos mantiene agachados.

Cerramos los ojos y el camino que veíamos claro se cierra, se desvanece, no está. Para verlo hacia falta llevar puestas las gafas del soñador, del héroe, del apasionado, del que no se mueve sólo por las cifras sino por las emociones. Y ese camino ya no nos enseñará nada porque no vamos a pisarlo…

¿Y si no tuviéramos miedo? ¿Y si a pesar de tenerlo, lo venciéramos?

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

18 pensamientos en “¿Y si no tuviéramos miedo?

  1. Pingback: Una vaca en el caminoCarlos Andreu | Carlos Andreu

  2. Reblogueó esto en Invertir con ideay comentado:
    Excelente post, como siempre, simplemente añadiría: Todos tenemos miedos. Vive en nosotros, si lo alimentamos, se hace más grande, si lo intentamos vencer, nos ganará, solo ignorándolo se hará más pequeño y nuestra valentía más grande. El enemigo es muy poderoso por eso la lucha tiene que ser poco a poco. Gracias Mercedes.

    Me gusta

  3. Reconocer nuestros miedos es el primer paso para afrontar los retos…

    Me gusta

  4. Si no tuvieramos miedo no seríamos personas, el miedo efectivamente está en nuestro ADN y el miedo como todo en la vida tiene sus elementos positivos y tiene su exceso y sus elementos negativos. No creo que podamos sacarnos el miedo mientras no descubramos para que está ahí en nuestro sistema emocional. El miedo señala la seguridad y realmente nos ciega para todo lo demás, nos mete en una niebla que nos impide ver el resto. Mientras no miremos el miedo de frente, mientras no nos aposentemos dentro del miedo, mientras no lo aceptemos y entonces veamos que lo tenemos sobredimensionado, que está ocupando todas nuestras energías, porque chupa muchas, muchas energías. Si lo que tenemos que hacer con el miedo no es negarlo, es ponernos ante él, tomarle la medida, aceptarlo porque es algo muy nuestro.

    Me gusta

  5. “El riesgo nos hace elásticos… La rutina nos contrae y nos mantiene agachados”. Vivimos en una sociedad de miedo al riesgo que nos paraliza y, nos reconfortamos en nuestra rutina. Como diría mi abuela “en el pecado llevamos la penitencia”. Gracias Mercé un privilegio enorme viajar contigo.

    Me gusta

  6. El miedo paraliza, hay que vencerlo con valentía.

    Me gusta

  7. “Sin riesgo no hay evolución” dices..y así es..pero..y romper las normas, actuar diferente de “la masa”, sentirse observado, criticado..ser tachado de ” raro”..no es fácil enfrentarse a “ese miedo,a esa etiquetacion”… Pero..SIN RIESGO NO HAY EVOLUCIÓN… sin mojarse no se cogen peces..pides ser original.. Y ello ,cuando se ha atrevido un@, se le admira y valora…pero hay como falles..LO PRIMERO: ELIMINAR DE TU VOCABULARIO,DE TUS DESEOS,EL ” PERO

    Me gusta

  8. Sublime, como siempre, Mercè. Muchas gracias.

    Es clave que aprendamos a gestionar nuestras emociones y a desarrollar un autoconocimiento tal que podamos distinguir entre miedos racionales e irracionales para no vernos autolimitados y encogidos por ellos.

    Un abrazo.

    Me gusta

  9. Estupendo el artículo una idea: “los demás tienen más miedo que tú”

    Me gusta

    • Sí, el problema es que muchas personas que tienen miedo, en lugar de darse cuenta y admitirlo, atacan a quiénes intentan superarlo 🙂 qué pena! muchas gracias por tu aportación!!

      Le gusta a 1 persona

      • Tienes muchas razón Merce, atacan, envidia ¿No es el pecado nacional? pero si te ven actuar con determinación, si no te amilanas te seguirán como corderitos. Si nos vamos al comportamiento animal lo vemos claramente, ante cualquier comportamiento “fuera de la norma” que puede hacer peligrar el estatus existente existen toda una serie de rituales intimidatorios, antes de llegar a las manos. La gran mayoría de conflictos se resuelven en esta fase.
        Somos conservadores por naturaleza, cualquier cabeza que sobresalga se tiende a cortar por el grupo. Así que “valor y al toro”. También es un sistema de selección social, para que cualquier loco no rompa las reglas sociales, sino que tenga que pelear para que triunfen.
        Saludos, contacto contigo en twitter.

        Le gusta a 2 personas

      • Cierto, sin embargo, luego vemos a alguien que es feliz, que ha conseguido muchos de sus sueños y cuando hurgas un poco descubres que es porque fue capaz de arriesgar y decidir por sí mismo… Los grandes han ido a contracorriente muy a menudo! Al fin y al cabo, ahora aceptamos cosas como habituales que hace un siglo era consideradas una aberración. Sin riesgo, no hay evolución… Muchas gracias 🙂

        Le gusta a 2 personas

  10. Pingback: ¿Y si no tuviéramos miedo? | Gest...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s