merceroura

la rebelión de las palabras

Dejarse llevar por la conciencia

15 comentarios


GIMENA 10.JPG

Foto : Gimena Escariz

Las cosas y las personas, a veces, no son lo que parecen.

Los que más se ríen de ti son aquellos que se reconocen en tus defectos. Cuanto más sonora y ácida es su risa, más les recuerdas lo imperfectos que son. A más burla, más dolor acumulado… El resentimiento que expían a través de la mofa que hacen de ti es porque no se quieren ni respetan, porque no se conocen ni quieren conocerse. Te acusan de ser lo que ellos temen ser. Atacan antes de ser atacados por lo mismo que creen ver en ti. Te deforman en sus mentes agotadas de buscar defectos ajenos e intentan que te avergüences por lo que ellos no son capaces de afrontar. Te envidian porque haces lo que ellos no hacen.

No quieren ayudarte, si quisieran, su crítica sería amable y constructiva. Te dirían lo que consideran que no es del todo positivo y, al mismo tiempo, sabrían ver tus virtudes y las enumerarían para que tomaras aliento y fuerza. Los que más te critican son los que más detestan tu forma de vivir, porque lo haces como ellos no se atreven a imaginar. Cuánto más murmuran, más envidia sienten y más rabia estalla en sus venas. Sus conciencias están agitadas. Cuánto más les ignoras y sigues tu camino, más se inflaman y revuelven… Por tanto, no tiene sentido preocuparse por sus jadeos y resuellos ni vivir a través de sus carcajadas inyectadas en miedo y dolor. Sus chismorreos confirman que vas por buen camino, no vas a ceder si tú eres feliz con tu paso y vives haciendo lo que amas.

Los que más se pelean y buscan riña más miedo tienen. Atacan para soportar la espera a recibir un ataque. Atacan para esconderse tras una mirada feroz y un semblante salvaje porque tienen tanto miedo a fracasar que cada segundo que pasa se les come la paciencia una pérdida imaginaria. Los más duros, los más agresivos, los más chulos son los que viven más aterrados, los que más temen dejarse vencer, los que más pesadillas tienen cuando cierran los ojos y ven que no te pueden provocar, porque tú no decides con puños ni batallas con insultos… Los violentos son cobardes, su miedo se mastica, es denso, pesado, se filtra en sus huesos, se instala en sus cabezas obsesivas… Lo único que les queda es la pugna, el generar dolor para mitigar su dolor, para calmar su necesidad de vencer siempre aunque su victoria sea una derrota en humanidad. Los despiadados no guardan ni una pizca de piedad para ellos mismos, no confían en sus palabras ni en sus posibilidades de ser amados por lo que valen. Su conciencia está rabiosa.

A menudo, las bestias más desalmadas son la bestias más tristes y asustadas…¿Vamos a entrar en su juego y bajar nuestro listón?

Los que más chillan son los que menos argumentos tienen. Los que menos palabras conocen y peor las usan. Los que no saben estar ni quedarse, los que no valen para argumentar y ceder. Los que no saben ponerse en cabeza ajena e imaginar, los que no tienen piedad ni ganas de compartir. Sus gritos liberan al lobo que llevan dentro, para luego penar durante horas al reconocerse como animales… Los que más gritan son los que menos saben de verdad y más pierden la razón en las formas. Los que se imponen a bramidos pierden por la boca las oportunidades, se quedan vacíos, se quedan rancios. Su conciencia está resentida.

No vale la pena dejarse amedrentar por sus gritos si no dicen nada, si no aportan nada porque son oradores vacíos.

Los que más ignoran a los demás y los utilizan son los que están más solos. Su soledad es rotunda, sórdida, cóncava. Su vanidad crece mientras su supuesta belleza se marchita. Se rodean de muchas personas pero ninguna de ellas llega a sus corazones ni vence sus defensas. Nadie les acaricia lo suficiente como para que noten sus caricias y su corazón se queda frío. Los que piensan que son el centro del mundo, en realidad, están en una esquina, llamando la atención, pero nadie les mira porque no comparten nada. Porque no saben dar y sólo buscan recibir… Porque tienen miedo a quedarse solos y se quedan solos para demostrar que no les importa. Acumulan todo lo que pueden por egoísmo porque tienen pavor a perder lo que tampoco les pertenece. Te manipulan, te usan, te poseen, te vacían, te hacen sentir culpable por no venerarles, te piden fidelidad y exclusividad y te arrastran por el suelo… Te piden que estés pendiente de sus deseos cada día a cada hora y ellos, sin embargo, nunca están cuando les necesitas… Al final, se quedan sin nada que valga la pena, sin refugio, sin caricia, sin nadie que abrace su sueño y, quién lo hace, es alguien como ellos que ama sin amar sólo por interés.

¿Vas a valorarte a ti mismo a partir de lo que ellos ven en ti?

A veces, los que más se quejan de todo y de todos son los que más tienen, los que ya no saben cómo ocupar su tiempo y necesitan ser protagonistas incluso de otras vidas. Los que llenan sus horas de lamentos y nunca se sienten llenos o queridos, nunca tienen suficiente porque su autoestima es un saco roto, un embudo por el que todo pasa y nada queda… Porque no aprecian y por tanto, no retienen. Porque nunca dan las gracias ni se maravillan de lo que les rodea… Porque siempre ven el lado oscuro de la vida… Siempre entre quejas y burlas, siempre siendo una víctima feliz acaparando las miradas y llenando los oídos ajenos de palabras tóxicas… ¿Aspiras a vivir en ese mundo de insatisfacción que no hace nada por mejorar y sólo espera que el mundo reviente? ¿vas a dejarte llevar e intoxicar por sus gestos y palabras?

Los que te dicen que te quieren, a veces, no te quieren. Te usan, te manipulan para que creas que eres tú quién no sabe responder a sus llamadas de cariño. No te quieren libre, te quieren poseer y utilizar.  No sirve para nada que te digan “te quiero”, eso lo dice cualquiera… Sólo cuenta si lo muestran. Si cuando deciden, se nota que piensan que existes, si cuando actúan queda claro que les importas… Si te reservan tiempo y te buscan. Si cuando les buscas, les encuentras. Si cuando les tocas y les tienes frente a ti son infinitamente mejores que cuando les sueñas. Si no les tienes que soñar demasiado porque les tienes a menudo y te tienen. Los que te dicen que te quieren y, en realidad juegan, tienen la conciencia dormida.

Aunque no entremos en ese juego, tampoco somos perfectos. No somos mejores, ni peores. Tal vez sólo somos capaces de verlo y recapacitar… No caigamos en la trampa de pensar que estamos por encima del bien y del mal, semos libres y seamos justos. Afrontemos lo que nos asusta sin usar a los demás de escudo. No vivamos pendientes de nadie, ni siquiera de nosotros mismos, no demasiado… Cedamos control y dejemos de buscar excusas para explicarnos…

Siempre es mejor ser lo que pareces. Parecer lo que eres… Ser honesto y casi transparente cuando alguien se acerca lo suficiente como para entrar en tu círculo. Los que te aprecien, ya bucearán en ti para conocerte mejor. Los que que no quieran verte, podrán atravesarte con sus ojos tristes y su mirada helada. No importa si ellos no son capaces de ver lo que eres. Que tus actos y tus palabras sean compromisos… Que puedas responder por lo que te habita y lo que transpiras. Aunque, no has de sufrir por demostrarlo, ni vivir en un escaparate constante.

No caigamos en la trampa de vivir sólo hacia fuera para ser aceptados. De parecer lo que no somos para que nos compren. Basta con la conciencia en paz y el ánimo despierto… Basta con dejarse llevar por la conciencia.

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

15 pensamientos en “Dejarse llevar por la conciencia

  1. Gracias por tu brillante reflexión y por compartirla ;-3

    Me gusta

  2. IMPRESIONANTE REFLEXIÓN, ERES GRANDE MADRE. ¿Te importaría que compartiera parte de tu reflexión con mis alumnos en mi muro?
    Un abrazo

    Me gusta

  3. Expectacular reflexión, para no variar.
    Muchas gracias y feliz entrada de semana!
    Ana

    Me gusta

  4. Gran verdad que no somos mejores ni peores. Una ayuda el encuentro con tus palabras, en un día en que no suelo conectarme, para dejarme sorprender evitando una vida de cara a la galería. Muchas gracias y buenas noches.

    Me gusta

  5. Ostres Mercè, vols dir que no no estàs veient els meus sentiments?? On és la càmera que diuen oculta??
    Com sempre genial!! Gràcies!! ❤

    Me gusta

  6. Estas brillantes frases, me da la sensación que llevan daño acumulado y cruel, pero que han sido capaces de superar todas estas situaciones, hacer una catarsis con todo ello, y levantarse valientemente y con mucha luz…

    Un saludo cordial

    Me gusta

  7. Pingback: Dejarse llevar por la conciencia | Dalequedale.com

  8. Brillante reflexión y enormes tus palabras. El talento tiene un nombre, y es el tuyo. Muchas felicidades

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s