merceroura

la rebelión de las palabras

No seas un fraude

21 comentarios


Uno de los aspectos que me parecen más fascinantes en el mundo de la comunicación es cómo somos capaces de crear estados anímicos en los demás. Con sólo entrar en una habitación podemos mejorar el ambiente o empobrecerlo. Podemos generar ansiedad, calmar, sosegar, dar confianza , alegrar, entristecer…  Somos portadores de emociones y tenemos el poder de trasladarlas a los demás. Aunque, a menudo, no somos conscientes de ese poder. No lo somos porque no nos miramos con perspectiva ni analizamos lo suficiente cómo nos sentimos. No tomamos la distancia necesaria para darnos cuenta de que estamos ansiosos o almacenamos rabia y, aún menos, que proyectamos esas sensaciones. No percibimos la viga en nuestro ojo y para mitigar la angustia que nos supone asumir una conversación abrupta mientras estamos alterados, nos limitamos a señalar la paja en el ojo ajeno.

Comunicamos estados de ánimo que se contagian.

Quienes nos rodean acaban respondiendo de la misma forma, usando el mismo patrón. Seguramente porque conectamos con esa parte que hay en ellos que también necesita desahogarse y soltar adrenalina, desatar la furia o esconder todas las lágrimas acumuladas esperando el momento adecuado. Las personas reaccionan cómo esperamos que reaccionen. Vayamos donde vayamos encontramos siempre lo que esperamos encontrar. En gran parte, porque lo dibujamos nosotros y graduamos nuestra percepción de las situaciones para responder a nuestras perspectivas.

Nos predestinamos a vivir lo que a menudo nos asusta, nos acercamos sin querer a aquello de lo que queremos huir, porque nos focalizamos en ello.

Cuando vamos por la calle con esa sensación de ingravidez porque tenemos un día maravilloso, parece que todos sonríen y, los que no lo hacen, están excusados de antemano. Cuántas veces nos acercamos a un lugar y ya sabemos qué tipo de situación nos vamos a encontrar y presumimos cómo  van a responder a nuestras demandas… Porque notamos que estamos agresivos, malhumorados, con ganas de pisotear y lanzar algo por la ventana. Y luego, el resultado de nuestras conversaciones sigue el patrón que teníamos marcado y las personas obedecen como si se hubieran aprendido ese papel que le reservábamos.

Basta un tono alto, una mirada desafiante, una boca arqueada hacia abajo o simplemente un gesto retraído. Nuestros gestos nos delatan, comunicamos lo que sentimos y somos los más fieles transmisores de nuestras emociones.

Seguramente, visto así, es como si estuviéramos abocados a ser traicionados por nosotros mismos cada día, a cada palabra y cada gesto, cada una de nuestras conversaciones puede verse malograda si tenemos un mal momento. Aunque siempre he considerado este aspecto de la comunicación como algo maravilloso… Sólo es necesario revertir el proceso.

Primero porque aprender sobre ello  y esforzarnos en comunicar mejor, sin agredir, sin poner a otros en situaciones desagradables e incómodas, es un buen ejercicio de auto-conocimiento y de control. Para aprender a sentir cada una de nuestras emociones y hacer que nos sirvan de punto de partida para curar nuestros miedos y acabar con nuestras barreras mentales.  No se trata de reprimirlas sino de conocerlas, dejarlas fluir y aprender de ellas. Saber cómo sacarlas de dentro y transformarlas, no esconderlas, hacer que salgan y sirvan para construir y no para destruir.

Segundo porque eso significa que somos auténticos. Aquellas personas que no son herméticas y pueden transmitir emociones tienen un gran don en sus manos aunque no lo sepan. Parece complicado pero es extraordinario que no tenemos trampa ni cartón, que no finjamos, que nuestras emociones tenga un papel importante en nuestra vida. Porque la emoción es lo que realmente comunica, siempre. No llegan los datos, ni las enseñanzas vacías, ni las caras bonitas… Quienes escuchan necesitan ver al ser humano que comunica y saber que siente. Aunque que para que eso sea positivo, debemos hacer un trabajo previo. Si somos capaces de modular la ira y transformarla y, a cambio, mostrar la ilusión, el cariño o  la pasión que sentimos por algo al comunicar, podemos llegar a  muchas personas y ser grandes comunicadores. Seremos capaces de transmitir nuestra esencia y nuestro valor.

Por último, lo que me parece más importante, el poder de contagiar ese entusiasmo. Siempre he pensado que si podemos entrar en una habitación y ponerla emocionalmente patas arriba, eso nos confiere un gran poder para hacer todo lo contrario. Podemos transmitir seguridad, paz, cariño, consuelo… En lugar de ser portadores de inquietud podemos transmitir felicidad, optimismo, sensación de novedad o de que algo bueno está a punto de pasar.

Hay personas así. Se ponen a tu lado y te dan fuerza y vitalidad. Entran en una sala y la llenan de luz y serenidad. Te dicen esa palabra que hoy justo te hacía falta escuchar. Te dedican la mirada que buscabas en el momento oportuno.

En el fondo, se trata del mismo poder, pero tiene dos caras. La misma energía usada para dos fines distintos. 

Para comunicar y llegar a otros dejando una estela de entusiasmo debemos aprender de nosotros mismos y de cada una de nuestras emociones porque las transmitimos. Debemos educar nuestro lenguaje verbal y no verbal  y, una vez aprendido, darle rienda suelta a nuestra imaginación y necesidad de comunicar.

De lo contrario, de poco servirá lo que nos esforcemos en nuestra marca personal, lo que escribimos en el blog, lo que pone en nuestro curriculum o lo que nos esmeremos en resaltar en nuestra biografía. Seremos una “marca blanca” de nosotros mismos y una “marca blanca” como comunicadores, un híbrido falso y hueco. 

Debemos buscar la coherencia entre nuestros valores y nuestro mensaje, tanto verbal como gestual, debemos conocer nuestras posibilidades de contagiar nuestras emociones y escoger cuáles y hasta qué punto queremos incidir. Debemos vender honestidad y autenticidad. No podemos ofrecer a los demás algo que no tenemos y no llevamos dentro… Debemos conocer y saber usar nuestros poderes (todos los tenemos) y transmitir de forma eficaz quiénes somos y qué nos mueve en la vida…

Siempre he pensado que los buenos comunicadores tienen que hacer un importante trabajo interior para poder conectar con los demás sin interferencias. Para dejar que tu talento fluya, se comparta y propague.

Nadie quiere ser un fraude, ni vender humo. Nadie quiere ir por la vida contagiando ansiedad y negatividad… Y la gente huye de quién lo hace. Es necesario encontrar la coherencia, ya no sólo por el hecho de ser honestos a la hora  de comunicar y por no perder oportunidades profesionales, sino por un tema de dignidad personal.  No seas un fraude, trabaja tus emociones para poder comunicar.

 

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

21 pensamientos en “No seas un fraude

  1. Genial como siempre!!!!. Para cuando un libro de recopilación de todos tus artículos del blog ???? Si lo haces reservarme uno.

    Le gusta a 1 persona

  2. No todo el mundo es un excelente comunicador. Y el hecho que lo sea no garantiza un aprendizaje congruente. Conozco profesores muy serios, nada innovadores, a los cuales los alumnos respetan y escuchan, tal vez porque imponen y crean un ambiente apropiado para el aula. No podemos llevar al aula emociones como si fuéramos unos magos. Cada uno es como es. No creo que existan fórmulas acerca sobre la capacidad de empatía de un profesor con sus alumnos. Normalmente con unos sí, con otros no. Es posible, muy posible, seguro que sí, que llevemos emociones al aula. Y que encontremos aquello que llevemos dentro. Pero ¿somos acaso terapeutas, demiurgos infalibles? El artículo es muy bonito y bien fundamentado pero se sostiene sobre el equilibrio de la personalidad y no creo que sea fácilmente exportable a la mayoría de los profesores que, simplemente, son como son.

    Me gusta

    • No hablaba de profesores, hablaba de comunicación en el sentido más amplio de la palabra, en ello se incluye claro, la actividad docente, pero también dar charlas, conferencias, entrevistar y ser entrevistado o contarle cuentos a un niño o cien.
      Cuando hablo de emoción no me refiero a saltar por encima de las mesas y las sillas o lanzarse desde la ventana, hablo de transmitir por qué lo que contamos es importante. Hablo de no ser monótonos al hablar, a contagiar entusiasmo, a dar un poco de nosotros mismos. Yo también he tenido profesores que no innovaban nada y les respetaba porque se imponían, pero no recuerdo sus nombres y muy poco de lo que me contaron porque no ponían nada en ello que no estuviera en los libros y seguramente mejor explicado… Emoción es poner humanidad y coherencia en lo que hacemos y ser contagiar entusiasmo para que quién nos escucha sepa que somos cómplices en el aprendizaje y no meros reproductores de un programa. Y eso no quiere decir contar a los alumnos/audiencia/entrevistadores/ nuestra vida privada si no viene al caso o hurgar en nuestras miserias, significa aportar experiencia. ¿Demiurgos? ¡es a caso posible serlo? nunca, siempre en el mismo plano ético y personal que los demás, pero en el mundo de la experiencia profesional, uno puede estar al lado de un compañero y ayudarle porque estás dos pasos por delante en alguna materia…
      Y tal vez sea una buena manera de que aquellos profesores, conferenciantes, periodistas, comunicadores en general que son como son, se planteen si comunican o repiten como loros y no invitan a pensar y crear, ni a entender.
      Yo lo veo así, pero no es la única forma de verlo, claro ni es infalible… Gracias por tu aportación! Seguramente estamos bastante de acuerdo pero necesitaríamos un café y un par de horas para descubrirlo 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: No seas un fraude | La destil·leria | S...

  4. Muy bueno, sin duda que somos portadores de emociones.

    Me gusta

  5. Pingback: No seas un fraude | PILAR QUILES

  6. Genial! Me ha encantado! Comparto 😊!

    Me gusta

  7. Pingback: No seas un fraude | INNOVACIÓN, EVALUACI...

  8. Me ha encantado el post!; Enhorabuena Mercè Roura!!

    Me gusta

  9. Sentir nuestras emociones, es un ejercicio interior que nos descubre como nos sentimos por dentro y que mensaje nos envía nuestro mundo interior. Desde mi infancia me enseñaron a reprimir mis emociones, no llores, me decían a menudo. Ahora desaprendo e intento escuchar mis emociones, vivírlas y aprender de ellas. Gracias por tus palabras Mercé.

    Me gusta

  10. Reblogueó esto en Una mirada a mi universoy comentado:
    Comparto esta entrada de este blog que sigo hace tiempo y que siempre, siempre, siempre emociona. Gracias por tus palabras.
    Porque lo que sentimos y cómo hacemos sentir a los demás con nuestras palabras y acciones forma parte de nuestra marca personal. Es cuestión de decidir si queremos ser cómo realmente somos o bien convertirnos en un fraude, en una “marca blanca” de nuestra esencia.
    La elección es tuya.

    Me gusta

  11. 😀 Excelente! Un abrazote! Gracias por compartirnos!

    Me gusta

  12. Estupenda reflexión. Muchas gracias por compartir

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s