merceroura

la rebelión de las palabras

Antes de volar

25 comentarios


No hace mucho pensaba que si hubiera podido dibujar mi vida desde el principio, seguramente habría perdido menos tiempo intentando quererme. No es que el tiempo dedicado a mi autoestima haya sido un desperdicio, claro que no. Quererse es imprescindible para conseguir ser feliz y hacer felices a otros. Quiero decir que me hubiera gustado llevar la autoestima de serie un poco más alta y no tener que dedicar tantos años a trabajármela. Días y días de soltar llanto reprimido y abrir los ojos a la realidad de que todos somos valiosos y distintos y todos podemos ofrecer algo que vale la pena, seamos cómo seamos. Por tanto, si hubiera sabido que llegar respetarme tal y como soy me llevaría tanto quebranto, hubiera querido nacer con esa lección aprendida porque es básica. Si no te amas, no amas. Si no te sientes bien contigo mismo, todo lo que intentas se pudre.

No hubiera tenido que ser ni más maravillosa, ni más conformista. Sencillamente, podría haberme concentrado en otras metas posteriores que me esperaban, a las que no tuve acceso hasta que mi autoestima llegó a un nivel mínimo. Cuando te quieres a ti mismo, se abren ante ti caminos por explorar que ignorabas que existieran. No somos conscientes de lo mucho que podemos llegar a hacer si nos ponemos a prueba y lo intentamos. Cuando no te quieres, te ocultas siempre y nunca arriesgas nada, nunca sales de tu zona de confort porque sientes pánico a que te miren, a contemplarte a ti mismo con esos ojos inquisidores…

Imagino haber visto esos caminos, esas posibilidades, esas oportunidades ante mí mucho antes y no puedo evitar derramar unas lágrimas… ¡Cuánto podemos llegar a negarnos a nosotros mismos ser felices! ¡cuánto nos vetamos vivir intensamente mientras nos castigamos por no ser, no parecer, no llegar! Y eso, dejando de lado que a veces es falso, porque sí somos y sí llegamos y no importa qué parezcamos… Eso nos cierra los ojos para ver que hay un millón de ventanas abiertas por las que acceder a distintas vidas y realidades esperando que nos asomemos a escoger la que nos apetece.

Todas las veces que podría haber disfrutado del momento que vivía pero estaba demasido compungida pensando en que no era cómo yo soñaba o, peor aún, cómo otros esperaban de mí… Todas las veces que no pude sentirme bien imaginando qué podían pensar los demás de mis errores o mi aspecto… Siempre pendiente de llegar a una perfección aturdidora sabiendo que jamás iba a conseguirlo y culpándome por no tocar una meta absurda. Cómo si hubiera estado siempre mirando al lugar equivocado y habiéndome perdido el maravilloso espectáculo que había a mi alrededor. Siempre buscando que el sol se ponga en el lado erróneo o perdiéndose la luna por mirar su reflejo. Todo pasaba a mi alrededor y yo no lo veía porque mi dolor deformaba el paisaje y lo teñía de una sord¡dez irreal. ¡Qué desperdicio de momentos que pasaron ante mi cara sin que yo los pudiera ver y sentir!

Siempre que recuerdo todos los escalones subidos en esta escalera del amor propio y lo lenta que he ido (aún me quedan muchos, seré sincera) me siento frágil, me siento caduca, me duele el tiempo perdido intentando ser yo mientras el mundo giraba sin esperarme. El mundo no espera nunca. O te montas en él o te quedas parado intentado descubrir que en realidad eres especial. Aunque no sirve de nada culparse por ello, mejor mirar adelante. Culparse sólo serviría para retroceder y bajar algunos de los peldaños de la escalera de autoestima que tanto nos costó subir. Es mejor responsabilizarse de la situación y poner solución. Seguramente, mientras nos buscábamos a nosotros mismos para encontrar cómo amarnos, encontramos también por el camino mucho de lo que hoy nos hace ser mejores.

Ahora me doy cuenta de ello, siempre estaremos subiendo peldaños para querernos, hasta el último de los días…Todo ese tiempo que yo creía perdido era un aprendizaje  que me había servido para afrontar lo que venía después con un poso distinto. Si hubiera tenido una gran autoestima desde el minuto cero, tal vez no hubiera sabido gestionarla y ahora yo no sería yo… El tiempo lo malgasto ahora lamentándome por haber tardado tanto en subir la escalera y no saber dejar atrás lo que no cuenta. Por sentirme caduda y triste pensando en lo que pudo ser… 

Podría haber ido más rápido, sin duda, pero ahora sería una persona distinta. Y algo que ha aprendido de intentar quererme todos estos años es que, a pesar de lo mucho que quiero mejorar y crecer, me gusta cómo soy.

Con cada falta y querencia. Con mis emociones desatadas y mis lágrimas facilonas, a veces. Con mi amor por las palabras y mi necesidad de comunicarme siempre… Con mis prisas y mi impaciencia. Con mi ilusión desbocada y mi cabeza incapaz de dejar de pensar… Nunca sabré dónde estaría si el primer día hubiera podido decir esto que ahora digo y estar convencida de ello. Tal vez en ninguna parte, haciendo nada, incapaz de encontrar ninguna palabra para nadie. Seguramente porque cuando todo está bien, no tenemos necesidad de luchar por cambiarlo. Sin conflicto, sin esfuerzo, no hay vida. El dolor te hace caminar y buscar, te hace salir de la crisálida y explorar. 

Y al final, el tiempo usado intentando quererse es una inversión de madurez que puede ser muy útil a la hora de enfrentarse al abismo. Siempre queda un peldaño más por subir y un poco más de lastre por soltar…

Y una lección aprendida… Nada es en balde, todo lleva su tiempo… Aunque una vez asumido, conviene recordar que el mundo gira y hay que montarse en él. La vida es un gran espectáculo que no nos podemos perder…

Dicen que si ayudas a una mariposa a salir de la crisálida, sin querer, la acabas matando… Sus alas necesitan luchar para salir por el agujero para poder madurar antes de volar…

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

25 pensamientos en “Antes de volar

  1. Una gran verdad encierra dicho mensaje en la puerta de las escuelas filosóficas, Conocete a ti mismo y conocerás toda la verdad, y nos pasamos buscando en lo exterior.

    Me gusta

  2. Hola Merce.
    Qué hermosas y sinceras palabras. Yo creo que a lo largo de nuestra vida todos hemos pronunciado numerosas frases que comienzan por Y si…, tratando de imaginar una realidad diferente a la vivida. Sólo cuando comprendemos que el Y si… no existe, qué todo es exactamente como debe ser, que nada puede ser distinto, y que todo está bien tal y como es, sólo cuando aceptamos la realidad tal cual es, somos capaces de mirarnos y aceptarnos, de valorar y apreciar el ser único que cada uno de nosotros somos, de usar cada uno de los peldaños del camino para crecer y florecer, para sacar el máximo de nuestro interior y brillar intensamente. Nuestro brillo es el resultado de nuestra vida. Tú brillo Merce, es el resultado de cada uno de tus pasos. Un abrazo.

    Me gusta

    • Cierto! Sólo cuando somos capaces de querernos como somos y de mostrar lo que somos capaces de hacer sin miedo a qué dirán podemos brillar. Cada paso que damos, cada esfuerzo y cada fracaso nos ayuda a conocernos y ser mejores… Gracias!

      Me gusta

  3. Maravillosa reflexión… Yo me alegro que te hayas hecho poco a poco,sufriendo los reveses de la vida,con ellos te has curtido..te ha permitido empatizar con un montón de situaciones…no es que sea sádico y me guste ver sufrir para formarse..pero creo como tu,que el haber sufrido esos reveses te han hecho ser LO QUE ERES,EXPRESARTE COMO LO HACES…Y..SER UNA MAGNIFICA COMUNICADORA..Y QUE TE LEAMOS TANTO…ASI ES..Y ASI TE HAS HECHO

    Me gusta

  4. Desde el día que descubrí este blog no he podido dejar de leerte. Me suelo sentir identificada con todo lo que escribes y me encanta tu fuerza y tu constancia. Gracias a todo lo que dices en este último post te has convertido en quien eres y en todo lo bueno que nos das, creo que las cosas que requieren un esfuerzo no pueden venir de serie, lo que viene de serie en personas como tú es la capacidad de absorber aprendizaje de las experiencias, tanto buenas como malas y la capacidad también de repartir amor a los demás a través de palabras. Yo estoy al principio de ese camino y me queda mucho aún, espero, por aprender, por quitar peso innecesario de la mochila y aceptar mi lágrima fácil también entre otras muchas cosas :). Gracias por compartir tu vida y tus emociones, son una gran ayuda e inspiración para el día a día. Un abrazo enorme

    Me gusta

    • Hace tiempo que me di cuenta de que lo único que llega a los demás es la siceridad y la autenticidad. Y quiero comunicar y connectar y por eso me abro a compartir lo que me mueve, porque me importan las personas… Me alegro mucho de que te sirva sea como sea… Gracias por abrirte tú también. Un abrazo 🙂

      Me gusta

  5. Lo más importante… siempre, seas tu misma. Nadie dijo q fuera fácil nada. Pero siempre… conserva tu forma de ser, es el primer paso para quererte más. No pierdas tanto tiempo en lamentarte: el tiempo no sobra y hay q disfrutarlo y exprimirlo.
    Un besazo grande

    Me gusta

  6. Pingback: Antes de volar | Historias de Fotos

  7. Més val tard que mai, hi ha qui no ho aconsegueix ni en tota una vida… Felicitats Mercè!! Un text meravellós capaç, com tots els teus, de remoure emocions i sentiments… Una abraçada!!

    Me gusta

  8. Yo también comencé tarde, pero como dices eso no es lo importante. Empiezas cuando puedes, cuando algo te abre los ojos y te miras y te das cuenta de que tu autenticidad la sacrificaste. No se puede cambiar el recuerdo, pero si aprender a vivir de nuevo, de mejor manera, recuperándote cada día, reconociéndote y queriéndote cada vez un poco más. Yo he podido hacerlo, estoy muy contenta de ser como soy, me gusto y como tu dices, siento de nuevo una ilusión que a veces no puedo controlar, que me llena de esperanza y me devuelve el brillo en los ojos.
    Crecer ante la adversidad es difícil, pero se puede y el resultado es increíblemente liberador.

    Como siempre, estoy de acuerdo con tu pensamiento.

    Le gusta a 1 persona

  9. Mercè eres grande y grande en tu generosidad. Tienes un don para acariciar al alma y no quiero ni imaginarme mi mundo sin esta tu versión, que al igual tu crees no ea la mejor, pero a mi me parece maravillosa!! Mil gracias!!

    Le gusta a 1 persona

    • No soy más grande que tú, durante mucho tiempo me sentí muy pequeña… A veces, me pasa aún. Tengo que seguir luchando para salir de la crisálida, cada vez estamos más cerca… Soy como soy, está bien, es como debía ser para llegar hasta aquí. Y tú debes de ser muy maravillosa, porque para ver lo hermoso en los demás, hay que ser muy grande y generoso! Un beso, Antonia! Me alegro de haber coincidido contigo y compartir…

      Le gusta a 1 persona

  10. Mi aprendizaje a quererme me vino tarde y en ello estoy pero no miro para atrás porque he vivido cosas super importantes que han ido completando y modulando mi formación, por llamarlo de alguna manera, interna.
    Una delicia leerte Mercè 🙂

    Le gusta a 1 persona

  11. De nou, gràcies Mercè!!
    A mi també m’agrada com ets…
    Petoníssims guapi

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s