merceroura

la rebelión de las palabras

Cuando aparece el maestro

25 comentarios


ciudad

Cuando el discípulo está preparado aparece el maestro. Eso es lo que dice el proverbio budista. Confieso que la primera vez que lo oí era muy joven y empecé a buscar a mi alrededor ancianos sabios de mirada profunda. Durante mucho tiempo, imaginé que un día llegaría a mi vida alguien así y me diría las palabras que necesitaba escuchar para activar algo en mí que desencadenara el milagro. Ser feliz, sentirme bien conmigo misma y tenerlo todo bajo control para no sufrir ni exponerme. Confieso también que una parte de mí creía que controlarlo todo me ofrecía muchas posibilidades de conseguir la felicidad, porque el control era perfección y la perfección, pensaba yo, me hacía sentir segura y la seguridad era lo más parecido a la felicidad que yo conocía… Ahora ya sé que no, pero como pasa en todo, cuando llevas años y años estableciendo mecanismos internos para cortarte las alas y rebajando tus expectativas, el camino de vuelta para cambiar esas creencias es difícil… Estamos en ello.

El caso es que encontré algunos profesores y mentores que me inspiraron. Buenos amigos y grandes personas. Algunos de ellos sabían más que yo de todo, estaban más curtidos en la vida y podían hablarme mucho de dolor… Pasé siglos, al menos eso me parecieron, buscando anclas para no dejarme llevar, para no perderme, y barandillas en las que sujetarme y no ir a la deriva. Durante años busqué puntos de apoyo donde sujetarme para soportar el vértigo… Me desesperé y me sentí vacía. Hasta que me di cuenta. Buscaba maestros y había tenido mil. No les había visto. Pasaban ante mí y yo era incapaz de darme cuenta de que cada día, si tienes la actitud necesaria, la mente abierta y los ojos hambrientos, se aprende algo. Cualquiera puede ser un maestro.

En la vida encontramos muchos maestros. Muchos. Uno por cada miedo que nos atenaza. Por cada riesgo que no queremos correr… Por cada fantasma del pasado que preferimos ignorar… Por cada pasión que renunciamos a vivir. Cada maestro viene a ponernos a prueba por algo distinto. A veces, es difícil reconocerlos porque van disfrazados y están ocultos. Un maestro es cualquier persona que nos ayuda a crecer, aunque sea a patadas. Pueden ser personas desagradables, tóxicas e incluso menos evolucionados emocionalmente de lo que nos gustaría. El maestro que esperas puede ser un niño a un anciano. Puede darte la lección que necesitas con una sonrisa y un arrumaco o con un empujón al vacío. Puede que sepa que te ayuda y lo desee. Puede incluso, estos son los que más cuesta de distinguir, que desee hacerte daño y lo consiga. Hay maestros que aspiran a ser amigos y maestros que aspiran a ser verdugos. Y todos nos traen una lección. A veces, esa lección es saber cambiar de dirección a tiempo…

Un maestro es alguien que ha leído cien libros o alguien que no ha leído ninguno. El más cortés o el más impertinente. El más dulce y el más ácido. Hay maestros que tienen como misión ponerte las cosas más fáciles y otros que han venido a ponértelas difíciles o casi imposibles. Hay maestros que vienen a sacarnos de quicio, maestros que vienen a revelarnos alguna gran verdad, maestros que nos regalan su indiferencia… Hay maestros que te dicen que te quieren y mienten. Hay maestros que te quieren y nunca te lo dicen. Hay maestros de hielo y de fuego. Maestros con espinas afiladas bajo pétalos de terciopelo y maestros de mirada severa subidos a altares ficticios. Maestros que te enseñan a sobrellevar el dolor y maestros que te abren heridas. El ser más repugnante y egoísta de los que hay en una reunión puede ser el maestro destinado a mostrarte en lo que no quieres convertirte. A veces, hay maestros que nos vienen a descubrir lo que queremos y no sabemos y otros que nos enseñaran cómo llegar a lugares que desearíamos no pisar jamás. Algunos maestros son modelos positivos y otros modelos negativos de una forma de vida que no queremos emular.

Cuando el discípulo está preparado aparece el maestro… Cuando tienes la capacidad de ver y entender lo que ese maestro viene a mostrarte, aparece. Cuando tienes fuerzas para andar, encuentras el camino. Un maestro muestra un camino, a veces, para llevarte a dónde sueñas llegar. Otras para que te des cuenta de que tu sueño es absurdo y decidas cambiarlo. A veces, el maestro te muestra un camino que no va ninguna parte porque en realidad lo que necesitabas era el tiempo del trayecto para pensar… O quién sabe si encontrar un compañero de andadura en quien confiar.

Cada persona que conocemos es un maestro en potencia. Hay maestros de risa, de llanto, de valentía, de miedo. Hay maestros que te arrancan una parte del alma cuando descubres qué lección han venido a darte. Maestros que te pagan con arañazos las caricias y con indiferencia los favores…Tal vez no saben más y debas aprender a mejorar tu autoestima para soportar la situación y ser capaz de decir “basta”. Hay maestros que vienen a ti para que aprendas a perdonar y maestros que te golpean donde más duele para que aprendas a esquivar sin dejar de confiar… Ellos no lo saben, no tienen ni idea de que son tus maestros porque a su vez ellos están aprendiendo algo de ti. Hay maestros que te avergüenzan y maestros a los que desearías no haber conocido nunca. Eso sería el error…

Los maestros te hacen crecer porque para aceptar su enseñanza y alcanzar la moraleja que traen consigo debes hacer un ejercicio interior que te hace evolucionar. Para darle la vuelta a la situación y descubrir qué podemos aprender de cada momento y de cada persona que se cruza en nuestro camino. Al final, que un cretino se convierta en un maestro depende más de ti que de él… Si lo miramos de esta forma, aquellos que han venido hasta ti para utilizarte pueden acabar siendo utilizados por ti para mejorar… Porque todos necesitamos alguna vez que alguien active ese mecanismo en nuestro interior que nos hace falta para defender nuestra dignidad. Es duro, pero cuanto más angosto y tortuoso es el camino, más se aprende a transitar por lugares complicados.

Hay maestros que nos hacen sufrir y que han venido a enseñarnos que no merecemos ese sufrimiento. Si todo fuera perfecto, si no hubiera conflicto, nada crecería en nosotros.

Alguien debe enseñarnos que la felicidad no es controlarlo todo siempre y que para conseguir lo que quieres hay que aceptar cierto grado de inseguridad. Es saber que sea como sea el camino, te encontrarás con fuerzas para seguir. Esa paz interior que te convierte a ti también un poco en maestro, en uno de los que son un buen ejemplo…

Otra cosa que aprendí, un maestro no es sólo un ancla a la que aferrarse para no ir a la deriva, ni un punto de apoyo en el que sujetarse para no caer. A veces, es todo lo contrario. Es un trampolín desde el que saltar al mundo sin red, un viento que te anima a dejarte llevar y salir de ti mismo, un acantilado desde el que empezar a volar… Tal vez no sea que el maestro aparece cuando el discípulo esté preparado. Es que sólo cuando está preparado es capaz de reconocerlo y aprender la lección.

 

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

25 pensamientos en “Cuando aparece el maestro

  1. Pingback: #Recomiendo: Cuando aparece el maestro, por @me...

  2. Has vivido Mece. Que lo que te falta cumpla bien tus deseos aun pendientes. Gracias.

    Me gusta

    • Cierto, eso se nota pero espero que quede mucho… Al final, sin conflicto con uno mismo, sin contradicción, sin duda… No hay aprendizaje. Hay que esforzarse para ver que los obstáculos son oportunidades para crecer, normalmente, tras ellos hay una recompensa siempre… Tú, ese tú mejorado que sale reforzado por haber sido capaz de enfrentarse al dolor y plantar cara… Gracias 🙂

      Me gusta

  3. A cada lectura, siempre, aparece algo nuevo que me había pasado por alto.
    Me encanta Merce
    Un saludo

    Me gusta

  4. Buena reflexión la que propones. Tienes razón al considerar que las lecciones se aprenden cuando estás preparado.

    De cierto modo, todos somos luz y sombra; alumno y maestro.

    Me gusta

  5. Pingback: Cuando aparece el maestro | Dalequedale.com

  6. Como cambia la experiencia de la vida cuando en lugar de malas experiencias ves lecciones que has de aprender; el pesar se transforma en optimismo. Enhorabuena por tus articulos; siempre resuenan en mi interior.

    Me gusta

  7. Cada uno es un maestro para otr@ en esta enseñanza que es vivir..sólo hace falta romper los prejuicios que tengamos del prójimo para aprender de el/la…sólo creo que uno aprende algo cuando ese algo esta presente en ese momento en su vida y le salpica emocionalmente (está preparado como dices)..y así unos aprendemos y enseñamos a la vez…/este blog es de archivo..gracias por escribirlo y recordarnos que la socialización nos hace hunanizarnos y progresar

    Me gusta

  8. Me gustan más los maestros que me quieren y no me lo dicen, que los que me dicen que me quieren y me mienten.
    Enhorabuena por el post y por haber encontrado las barandillas 😉

    Me gusta

  9. Esto es la vida vista desde el prisma del crecimiento personal. Los maestros desagradables, tóxicos y/o menos desarrollados emocionalmente son nuestros ” maestros de la paciencia “. Gracias merce, grandioso post!

    Me gusta

  10. Impresionantemente verídico.
    No hay maestro sin que el discípulo esté abierto a esuchar activamente.
    Buenos y malos los hay por doquier.

    Su enseñanza será recibida según el recipiente.

    Gracias por tu lucidez.
    @javiergilabertg

    Le gusta a 1 persona

  11. Y si no aprendes de es@ maestro se repite la historia…

    Le gusta a 1 persona

  12. ‘Por ello, el Maestro actúa sin hacer y enseña sin decir’ Lao-Tsé.

    Le gusta a 1 persona

  13. Bonitas, sabias y ciertas palabras. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s