merceroura

la rebelión de las palabras

Si no amas, no existes…

21 comentarios


corazones

Iba a escribir sobre presente y futuro. Sobre sueño y superación. Iba a hacer balance de este año y hablar sobre vencer esos miedos que asedian tras la puerta que siempre creemos cerrar, pero parece que dejamos entreabierta, por si decidimos no afrontar y salir corriendo… Iba a dedicar unas palabras a subir un nuevo peldaño en nuestra particular escalera hacia lo que buscamos, hacia lo que nos hace sentir en paz. Iba a decir que el tiempo es finito y a veces no nos acordamos de que cada día que pasa sin ser quiénes soñamos o estar con quién deseamos es un día perdido.

Iba a hablar quererse a uno mismo. De aceptarse en un mundo que cada día parece pedirte que te cuestiones lo que vales. Un mundo que te infravalora sólo para que compres algún artilugio de plástico que promete salvarte o un perfume que huele a quien sabes que nunca vas a ser… De no ser nunca la copia, sino el orginal. No venderse a precio de saldo. No convertirse en la caricatura de uno mismo. No quedarse vacío por satisfacer a otros, no sacrificar nuestros sueños siempre por los sueños ajenos.

Consumimos el tiempo que tenemos preguntándonos por qué no somos como otros quisieran dibujarnos. Se nos agotan los minutos negando nuestra esencia, pisando nuestra diferencia y escondiendo nuestro talento por si no gusta. Quería hablar de todas las veces que nos hubiéramos cambiado por otros sin pensar en lo mucho que tenemos, sin darnos cuenta de que guardamos en nosotros mismos infinitas posibilidades de cambiar sin perder lo que nos distingue. Somos únicos también fastidiándolo todo, cerrando los ojos a la evidencia, negándonos a gozar de lo que nos rodea, castigándonos por no cumplir unos requisitos absurdos que ni recordamos quién impuso…

Iba a prometer no volver a quejarme, ni buscar más excusas por no ser, no poder, no parecer, no llegar… Malgasto mucho tiempo fijándome en lo que no funciona, el lugar de cambiarlo y prestar atención a lo que importa.

Iba a decir que siento no haber sido siempre “la mejor versión de mí misma” como juré hace un año en estas fechas… No lo he sido, es cierto.  Me falta mucho, aún. En el camino que tracé hace tiempo hasta mí misma, he dado algunos pasos hacia atrás y muchos en falso, he dudado, me he desviado, he andando haciendo círculos y he ido a parar a menudo a sendas retorcidas. Me he despistado soñando, a veces. Soñar es bueno pero antes de empezar debes asegurarte de que tienes un buen amarre a la realidad, por si el viento te arrastra, por si pierdes el origen de todo… Otras veces, me he concentrado tanto mirando al suelo para no equivocarme y no abandonar el camino trazado que no he visto lo que tenía delante. No he sido capaz de darme cuenta de que lo que debía era reconsiderar mi ortodoxia, ceder, soltar, dejar de controlar… He perdido miradas dulces, he perdido cielos azules y rojos, he mirado sin ver y he olvidado quién soy. He prestado más atención al dedo que a la luna.

Iba a contar que a veces he sido sincera con todos menos conmigo. Me he contando cuentos, mentiras piadosas, me he inventado leyendas para poder soportar algunas realidades que parecían imposibles, insoportables. Para llevar el peso de mis decisiones, aguantar con mis rodillas el balanceo de mis vaivenes absurdos, mis cotradicciones enormes, mis caparazones contra desengaños, mis tabús ancestrales… Para contener las ganas de correr y poder borrarme cada día el rictus triste de la boca y dibujar una sonrisa convulsa que pareciera verdadera. Al final, lo ha sido. A menudo, uno debe forzarse a sonreír aunque duela porque el propio gesto engendra la emoción. Como un interruptor dentro de nosotros que nos conecta a esa parte que siempre está deseando sacarse la funda e impregnarse de risa.

Iba a recordar todos mis gritos sin sentido, mis lamentos, mis malos momentos. Cuando he sido fiera, cuando he sido humana. Los iba a meter en un saco y lanzarlos al mar para suplicar olvidarlos y no repetirlos jamás. Iba a pedir perdón por no haber estado a la altura de lo que hubiera querido ser, por haber fallado, por haberme rendido sin intentar y haber arañado a los que me pedían que no lo hiciera y me recordaban que puedo. Por haberme encerrado en mí misma a cal y canto y haber sido cautiva de mis prejuicios y susceptibilidades. He confundido a menudo el cariño con la compasión y me he puesto arisca… A veces, tenemos tanto miedo a ser felices por si dura poco, por si le pillamos el gusto y nos acostumbramos… Que decidimos dejar nuestra felicidad en suspenso, para quedar siempre en un limbo inconcreto de sensaciones. Casi rozándola, pero sin abrazarla del todo para evitar luego echarla de menos si nos abandona. 

Iba a hacer propósito de enmienda, pero justo en ese momento, me he acordado del amor. De lo mucho que amo cada día. De cómo el amor lo invade todo en mi vida, lo enciende todo… Lo cambia todo. Cómo esa sensación compensa el riesgo y calma el dolor. Cómo cierra la herida, cómo borra el asco y el miedo. Cómo me guía cuando me pierdo. Cómo me tiende la mano y me arrastra cuando me atasco en mis temores y creo que no podré seguir. He pensado que amando tanto no puedo estar equivocada por ello. Que no corro el riesgo de rendirme ni quedarme a medias, porque siempre habrá un motor que me mueva. Siempre habrá una fuerza que me conduzca hacia donde necesito llegar. Siempre tendré el salvavidas de mi sentimiento. Siempre veré las caras de todos a los que amo… Siempre tendré motivos, siempre habrá camino, siempre habrá sueño para mí. Si amo, habrá tregua aunque el tiempo se termine, habrá presente… Ese amor me hace mejor, me hace única. 

En algunas ocasiones, tal vez, mi amor sin medida rebote en las paredes y vuelva roto, pequeño, gastado. Tal vez, sea derribado nada más salir de mí con una palabra dura, un gesto soberbio… Tal vez caiga por el precipicio y parezca que no volverá nunca. Aunque sé que en otras ocasiones, saltará muros y montañas, vencerá enemigos con duras corazas, caerá en tierra fértil y crecerá hasta hacerse gigante. El amor nunca es en balde, nunca sobra, nunca se pierde. Siempre vale la pena, aunque lo rechacen, aunque lo ridiculicen, aunque no lo valoren, aunque no lo entiendan… Aunque no sea compartido, se oxide y se desdibuje por el uso. El amor nunca se malgasta. Te mantiene vivo, te mantiene despierto, te ata a la vida.

El amor se acumula y, al final del camino, te invade, te dibuja, te define. Sin amor no hay vida. Si no amas, no existes.

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

21 pensamientos en “Si no amas, no existes…

  1. PRECIOSO MERCE VIVA EL AMOR

    Me gusta

  2. Un gran “canto”, Mercé. Feli< Año Nuevo

    Me gusta

  3. “El amor se acumula y, al final del camino, te invade, te dibuja, te define. Sin amor no hay vida. Si no amas, no existes.” Todo es cuestión de actitud y nunca dejar de dar amor, al final lo malo que nos puede pasar es quedar con la satisfacción de haberlo dado y de ahí para arriba todo será dulzura… Felicidades Merce, excelente texto y saludos desde Aguascalientes, México

    Me gusta

  4. Siete párrafos de toma de conciencia impecable, de toma de tierra, de ser testigo de ti misma.
    Tres párrafos de loa al amor como bálsamo que todo lo cura.
    Y en el primero de éstos, la clave de todo: “amando tanto no puedo estar equivocada por ello… no corro el riesgo de rendirme ni quedarme a medias, porque siempre habrá un motor que me mueva. Siempre habrá una fuerza que me conduzca hacia donde necesito llegar”.
    Y ésta es la clave: no es una elección, es una síntesis poderosa. Es inyectar el amor como motor y energía, la toma de conciencia como tierra sobre la que caminar y la atención y la intención como brújula.
    Ahí están todas las herramientas. Son diez párrafos de un proyecto de vida potentísimo.
    Excelente regalo que nos haces, Mercè. Y felicidades por amar. Y felicidades también a quienes son bendecidos por tu amor y a quienes son lo suficientemente sabios como para amarte.

    Me gusta

    • Qué bonito comentario… Espero que esos sabios insistan, que estén ahí siempre. El amor lo mueve todo. Yo que tengo muchos defectos! A mi que me faltan muchas virtudes… Hay algo que nunca me faltado, capacidad de amar. Amor mucho y es maravilloso y a la vez doloroso, a veces. Aunque el dolor es altamente compensado por la satisfacción de amar. Y tienes razón, uno cuando ama no puede elegir… Simplemente ama.

      Gracias, maestro. Un beso 🙂

      Me gusta

  5. Mi saludo, desde Mlaga.Me suelen “alegrar/ayudar” tus lneas. Feliz…. Paz….. Aniano

    Date: Mon, 23 Dec 2013 14:17:08 +0000 To: aniano53@hotmail.com

    Me gusta

  6. Has sido……como tod@s…has vivido real y mentalmente(soñado)….Y YO QUE TE HE LEÍDO TODO EL AÑO…LO CERTIFICO..HAS VIVIDO INTENSAMENTE…BON NADAL,BON PROPER ANY PER TU I ELS TEUS VOLGUTS…I NO DEIXES DE VIURE

    Me gusta

  7. Carai noia què bé que escrius!!
    A mi me gusta mucho también la reflexión de Camus: « il y a seulement de la malchance à n’être pas aimé: il y a du malheur à ne point aimer » (que se acostumbra a traducir: no ser amado es una simple desventura; la verdadera desgracia es no amar).
    Et desitjo un Bon Nadal i un Feliç Any Nou!!

    Me gusta

  8. Un post fenomenal, Mercè. Bon Nadal, regala amor, sense garantia de devolució. Però sempre rebota.
    ‘He pensado que amando tanto no puedo estar equivocada por ello. Que no corro el riesgo de rendirme ni quedarme a medias, porque siempre habrá un motor que me mueva.’

    Me gusta

  9. Excelentes palabras y pensamientos…..cuando entremos en el mas alla, solo haran una pregunta, amaste? Solo cuando conoci el amor empece a vivir y solo viviendo amaba. Felices Fiestas…..Artur

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s