merceroura

la rebelión de las palabras

Cinco minutos

13 comentarios


Siempre hay cinco minutos para detenerse a pensar y dar la vuelta. Para decir “adiós” y dedicar una mirada cuando se cierra la puerta.

Cinco minutos para encajar una crítica amable y dar un abrazo. Para frenar y a echar un vistazo, secar unas lágrimas y pedir perdón, si hace falta. Para compartir un bostezo y pedir un consejo.

Cinco minutos para tomar ese café postergado y alargar una carcajada.

Siempre hay cinco minutos para decir sí, recomponer el puzzle y deshacer el camino cuando es absurdo, cuando tienes la sensación de que no deberías haberlo andado nunca. Cuando sabes que cada paso que has dado ha generado una herida. Para ponerse en lugar de otro y estremecerse con sus miedos y cantarle al oído con voz suave. Cinco minutos para notar el frío y el calor, saber qué llevas en el hatillo de viaje y hacer recuento de daños y arañazos. Para darte cuenta de si te has quedado solo en el camino y de si los que te acompañan lo hacen por amor o por interés.

En cinco minutos se puede descubrir un gran secreto y aliviar un gran dolor. Escuchar un quejido, tomar la mano y chapotear en el agua buscando una mirada cómplice.

En cinco minutos se firman sentencias, se admiten derrotas, se asumen victorias… Se suelta lastre y se cierran puertas y ventanas para que no entre en invierno. Se sale a la calle a buscar el sol y se dibuja una silueta en la arena mojada.

Siempre hay cinco minutos para remediar una decepción y acurrucarse buscando consuelo. Dar la vuelta a la esquina y borrar una falta imperdonable. En cinco minutos se salva una vida y se rompe un silencio que parecía inquebrantable.

Cinco minutos más para gritar y suplicar, correr por las calles buscando encontrarte y decir lo siento y seguir la estela que forma tu cabello … Y saber que no dejará pasar un momento más sin estar a tu lado.

Cinco minutos para darte cuenta de que has sido necio. Cinco minutos para rectificar.

Siempre quedan cinco minutos para un paseo corto, un baile precipitado, un beso apasionado, un trago largo y una mueca divertida que te calme la angustia.

Cinco minutos para una caricia y un gracias. Cinco minutos para saber más de ti. Para hacerte más preguntas. Para escucharte y saber qué buscas y qué deseas.

Cinco minutos más para detenerse a mirar tu cara y saber que la podrá dibujar de memoria el día que ya no estés.

Cinco minutos para decirte que te quiere. Para que notes que te quiere. Para que sepas que desea que ese sentimiento dure siempre…

Siempre hay cinco minutos… Ahora, algún día ya no los habrá.

A Isabel y su forma maravillosa y positiva de afrontar la vida. Gracias…

 

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

13 pensamientos en “Cinco minutos

  1. Leyendote me revoloteaba la canción de VICTOR JARA-TE RECUERDO AMANDA-..5’en número es un espacio de tiempo “de reloj””vegetativo”..pero ,como dices,cinco minutos escritos !pueden ser una eternidad de placer o dolor..reescucha la canción,leyendo tu post..es una sensación “nueva”

    Me gusta

  2. No sé si he tardado cinco minutos en leerlo, creo que no, pero aunque así hubiera sido han sido cinco minutos bien empleados.

    Me gusta

  3. Un me GUSTA grande Mercè. 5 minutos te he pedido y me los has dado. 5 minutos de sonrisas cómplices para alegrar el momento. 5 minutos inolvidables.

    Besos.

    Me gusta

  4. Siempre hay cinco minutos para perdonarte a ti mismo. , Nadie te juzgo… Por que te juzgas tu? Todo se hizo en su momento y su tiempo, llovia, estabas cansad@, finalizo lo mejor posible. Abre tu mente y deja libre tu espiritu que vuele como un pajaro plateado hacia el despertar de la consciencia, no tengas prisa, acuerdate de respirar despacio, solo eso.

    Me gusta

  5. Dels millors que he llegit!!! … i estic d’acord amb tu, moltes vegades malgastem aquests cinc minuts pensant que sempre els tindrem… Una abraçada Mercè!

    Me gusta

  6. Siempre hay cinco minutos y pocas veces los dedicamos a algo importante, pensamos que siempre estarán esos minutos a nuestra disposición y no es así, la vida pasa, así que si nos sobran cinco, cuatro o un minuto al día ( seguro que es algo más) aprovechémoslos.
    Genial como siempre Merce. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s