merceroura

la rebelión de las palabras

Buscando silencio

9 comentarios


Me voy a quedar callada. No diré nada. Me coseré el alma a los zapatos para que me siga adónde vaya, para no tener que arrastrarla ahora que está cansada y marchita. Que busca lecho cómodo y está dolida. Ahora que necesita mano suave y caricia. Seguiré andando, a veces por inercia y otras porque estoy convencida de que todo tiene sentido y de que mis intuiciones no fallan, que la final de este sendero abrupto hay una luz enorme y un mar salado donde podré flotar sin casi ganas. Donde volveré a sentir plenamente lo que hoy detengo, lo que escondo en un reducto de mi pequeño espacio vital para que duerma. Amaré el silencio, me cubriré con él y será mi consuelo.

Voy a ser buena, casi. Voy a domar la fiera, a dejarla dormida, que no muerta, para que pueda callar esa parte en mí que siempre busca por qués y guerrea sueños. Para poder soportar permanecer en estado de suspenso, de espera… Para apaciguar mi son guerrero y poder escuchar lo que me rodea, sin perder detalle de olores y colores, sin dejar de contemplar pupilas y olisquear palabras. Absorta pero atenta.

Mi corazón quedará en suspenso, a latido vago, mínimo… Quedará aislado, para poder darle descanso. Para que se quiera solo, que se busque abrigo… Que se escuche el lamento y acompase cada movimiento con el resto del mundo. Para que note que se quiere y se ría. Para que el dolor que siente se diluya poco a poco. Para curar y expiar veneno, ira y llanto. 

Voy a dejar mi deseo en barbecho para que mitigue desesperaciones y ansias. Para que frene pequeñas codicias y celosos miedos… Para que sosiegue y calme, para que se escarche hasta que pueda volver con la fiebre necesaria y el aliento desbocado. Hasta que sea cuerpo y arda de nuevo.

Y tendré la mente serena. Cesará la noria de mi cabeza loca y abocada al doble pensamiento, víctima voluntaria de ilusiones imparables y obsesiones persistentes. Hecha al sueño fácil, a la incertidumbre sostenida… Parará el devenir de historias y lágrimas, sobrarán las risas y se sumirá en un letargo plácido, en ausencia de vientos cálidos y besos sabrosos.

Y seguiré el camino. Con los ojos despiertos, anotando sueños y almacenando preguntas. Dejando pendiente lo superfluo para buscar lo básico, ahorrando energía, sacando temores al sol para secar… En calma, con el pecho borrado de punzadas y grietas. Depurando límites y complejos absurdos. Para que vuelva a estar virgen y escriba de nuevo historias alegres, con moralejas que suelten la carcajada. Para que mire atrás sólo para sentirse satisfecho del recorrido, de las lecciones, de haber sanado huesos y cerrado heridas. Para dejar que suceda lo que deba suceder. Sin impedir. Con el alma abierta y sin muros… Para poder oír esa voz que me incline a dónde sé que debo desplazarme… Para cambiar el trayecto y variar meta, para alterar el orden de los factores y modificar el destino. Buscaré palabras de sosiego, pero no las diré en voz alta. Voy a guardármelas, me servirán para contener angustia y harán de presa a mis desvelos.

Me lo debo. Porque nada cambiará si no me oigo, si no me busco. Nada cambiará si yo no cambio.

Y el silencio será un bálsamo.

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

9 pensamientos en “Buscando silencio

  1. Te acabo de descubrir y tu relato me ha llegado al corazón. Volveré por aquí. Felicidades

    Me gusta

  2. Voy a dejar mi deseo en barbecho”..vale,dejalo expectante,en descanso de altibajos emocionales que perturban la estabilidad….pero escribe de temas sociales si no quieres escribir de emociones…igual tienes mas seguidores y no te conturbas tanto…pero no nos dejes sin tu “jardin frondoso de palabras”

    Me gusta

    • No puedo escribir sobre según que temas, tengo que ser neutral. De todas formas, me gustan los seguidores que tengo, son de calidad y eso cuenta mucho. Escribiré, no te preocupes.El silencio puede ser interior, es el más absoluto y complicado de encontrar pero el más beneficioso para el alma cansada de guerrear que necesita coger fuerzas. Gracias 🙂

      Me gusta

      • A mi me gusta como escribes..ese torrente de sentimientos desbordandose pero canalizados,sensibles pero racionalizados..tendentes a crear una opinion humanitaria..sin posibilidad de critica..de hacer partidismo

        Me gusta

  3. …y hablando de bálsamos: hay un texto de Octavio Paz que dice que “el bálsamo que cicatriza la herida del tiempo se llama religión; el saber que nos lleva a convivir con nuestra herida se llama filosofía” [O. Paz, La llama doble. Amor y erotismo, Barcelona (Seix Barral) 2010 (tercera ed.), p.144]. Ahí lo dejo…
    “Me voy a quedar callada” (…) “Voy a ser buena, casi”. Interpreto el “casi” como una esperanza que (nos) asiste a tus lectores.
    “Voy a dejar mi deseo en barbecho para…”. Y, en cambio, yo creo que tu deseo nos libera.
    Un beso

    Me gusta

  4. Me parece maravilloso. No sé qué decir. Demasiado grande para mi modesta opinión. Lo imagino narrado por un/a poeta de voz pausada y profunda…

    Qué regalo tan hermoso, Mercé. Una vez más, gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s