merceroura

la rebelión de las palabras

A esas personas…

43 comentarios


feliz

Me gusta la gente que sabe ver el mérito y el brillo en los demás. Eso los hace grandes, enormes. Son personas que saben ver el talento ajeno y no les asusta; les ilusiona, les abre la mente, les muestra un camino de oportunidades compartidas… Tienen algo que va más allá del ego, se llama autoestima. Se conocen, se aprecian, se encuentran las virtudes y reconocen los defectos y luchan cada día por mejorar. Saben que tener talento cerca atrae su talento, que la inteligencia atrae inteligencia, que el buen rollo atrae buen rollo. Que el triunfo ajeno es el propio. Se mezclan, se alían, se empapan de otros que también sueñan… y algo nuevo se pone en marcha… son imanes que atraen lo bueno. Son insaciables buscando talento, escupen la pereza y encierran las quejas hasta que se hacen diminutas y se evaporan.

Son personas que no temen que nadie les haga sombra, porque saben que tener cerca a un sabio les hace más sabios… que el brillo de los demás jamás les dejará opacos sino que les ayudará a sacar a la luz sus habilidades. Jamás he conocido a una persona inteligente que se rodee de personas estúpidas, que no tengan estímulo o ganas de hacer cosas nuevas. Los inteligentes de verdad, aquellos que se guían por la razón pero también por las emociones, buscan personas con energía, con ganas, personas que convierten las pequeñas cosas en aventuras… que crean hábitos y saben cómo no caer en la monotonía porque saben cómo reinventarse la vida a cada paso. Esas personas que no ven obstáculos sino retos, las que miran un desierto e imaginan un mundo… que usan un arma poderosa llamada intuición. Son gente elástica, que se adapta pero que sabe volver a su forma original si es necesario.

Son personas que construyen, que unen, que buscan palabras y diálogo. Defienden sus ideas pero saben ceder. Saben que son falibles y vulnerables pero lo utilizan para crecer… Se pegan a lo bueno y lo aplauden. Comparten, observan como lechuzas, se enamoran de lo que les rodea, toman nota… rectifican, almacenan sensaciones, ahuyentan miedos después de meditarlos y reconocerlos… caminan sin parar. Suben montañas de papeles, de facturas, de rocas afiladas, de arenas movedizas, de miradas de envidia, pero no se detienen más que para tomar aire y contemplar. Crean, generan, aman. Y ven ingenio en un mar de mediocridad, un diamante en una ciénaga… encuentran la palabra amable en el discurso victimista y demoledor… y cuando están agotados, sonríen por si más tarde el cansancio les vence y se olvidan.

Me gustan esas personas porque brillan en la oscuridad. Su brillo no cesa, a pesar de que algunos intenten mitigarlo y esconderlo, lo oculten en el último rincón del lugar más alejado… su luz siempre se cuela por el resquicio de una puerta, traspasa las paredes, derriba muros. Ese brillo no puede esconderse, lo llevan escrito en la cara e impregna cada cosa que tocan porque hacen magia.

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

43 pensamientos en “A esas personas…

  1. Interesante post. Qué razón tienes, vivimos en una sociedad impregnada de una mal llamada competitividad, donde muchas personas intentan medrar a base de pisar a los demás, en lugar de basarse en sus propios méritos. Se dice que la envidia es el deporte nacional, y lamentablemente es así. Por lo tanto, ojalá podamos rodearnos de cuantas personas se muestran con naturalidad y sin dobleces, con las que se puede dialogar sin “echar el freno de mano” a nuestras palabras, por temor a que las utilicen en nuestra contra.
    ¡Saludos!.
    elfarodeniel.com

    Me gusta

  2. Hola Mercè! Aunque veo que tu post es de febrero, ahora he podido descubrirlo. Te felicito per tu maravillosa y mágica lucidez. Me ha parecido tan hermoso como cierto. Apuesto que tú debes de ser una de esas personas 🙂 Infinitas gracias!!!

    Me gusta

    • Gracias a ti!! No soy una de esas, pero lucho cada día por conseguirlo y para dejar atrás todo lo que me impide serlo, en su mayoría limitaciones autoimpuestas y absurdas. Lo mejor de todo es que cualquiera puede ser una de esas personas, sólo hace falta verlo todo con otros ojos y desearlo, poner muchas ganas y no desistir. No son héroes, son personas que no ven el obstáculo sino la oportunidad de crecer. Es duro, todos caemos en bajar la guardia y desistir, pero podemos conseguirlo.

      Gracias :))

      Me gusta

  3. Pingback: A esas personas... | Making #love and making pe...

  4. Merce, hablas de la envidia, uno de los pecados capitales. Cuando una persona envidia a los demás se olvida de sí misma y se corroe, impidiéndole crecer. Todos debemos intentar superarnos cada día para ser un poco mejores y buscar nuestra propia perfección, nuestro camino. Suele pasar a menudo que te salen enemigos sin saber por qué. Luego te das cuenta de que es por envidia, porque te ven con unas aptitudes que ellos creen no tener, porque te interpretan como un modelo al que les gustaría parecerse pero que sus propios límites autoimpuestos inconscientemente, les impide conseguir. Creo que hay que centrarse más en uno mismo y fijarse menos en lo que hacen los demás, porque cuando uno se quiere, se aprecia, se valora en su justa medida, el lucimiento de los demás le tiene que ser indiferente, digo más, debe de servirle como acicate para mejorar personalmente, como tú dices.
    Estoy de acuerdo contigo en que el tipo de personas que describes son las que más falta hacen, aunque desgraciadamente poco abundan. Tengo fe en que conseguiremos perfeccionarnos individualmente y entre todos haremos un mundo cada día mejor. Esta actitud de reconocer los méritos de los demás y alegrarnos sinceramente por sus logros, puede ser el primer paso.
    Un saludo y enhorabuena por tu post.

    Me gusta

  5. Precioso y cierto

    Me gusta

  6. Siempre me ha gustado rodearme de gente de variadas opiniones,opinando en medio de sus debates,porque siempre he creido que ello les hacia pensar mas,sentir mas..y con ello yo pensaba mas,sentia mas..crecia en mis conocimientos y sentimientos…hay que saber que hay mas inteligentes que tu y ellos te hacen mas inteligente y humano a ti

    Me gusta

  7. Que bello post, empezare a seguirte.

    Me gusta

  8. Palabras de una persona BUENA, que gracias a su don con las palabras, hace aflorar a cientos de personas buenas, personas con buenos sentimientos.

    Le gusta a 1 persona

  9. Sentimientos propios de una persona BUENA que gracias a su don con las palabras, hace aflorar a cientos de personas buenas, personas con buenos sentimientos.

    Le gusta a 1 persona

  10. Gracias Merce por el texto , he sabido reconocerme porque yo era así … y ahora no … echo de menos a mi “yo” del pasado y has hecho que recuerde lo maravilloso q era vivir así , de algún modo que aún desconozco lograré recuperarlo .

    Me gusta

  11. Has demostrado con estas palabras, una gran intuición. Gracias

    Me gusta

  12. Añado que no hace falta ser tan erudito, ni con tantos estudios ni nada por el estilo. Son gente que por su caracter, temperamento, experiencias y vivencias, tienen ese don. Un tio abuelo tuve así. Poco más que leer y escribir, en su juventud pastor, luego tocó irse a la Guerra Civil, siguió de pastor y finalmente trabajó en la Base Aérea Americana de Torrejón. Fue luego un gran lector. Le interesó mucho la Historia desde la Guerra de la Independicia hasta la Guerra Civil que padeció. Gracias a este señor soy algo en esta vida. Estar con personas así es estar al lado de una Fuente de Vida.

    Me gusta

  13. Reblogged this on amaneciendodespierta and commented:
    Esas son las personas que nos hacen crecer, que nos aportan y enriquecen en todos los aspectos de nuestra vida. Es imprescindible tenerlas a nuestro lado, por lo que son y lo que representan: un ejemplo a seguir.

    Me gusta

  14. Felicitats pel Post ..quanta raó …quan veus aquestes coses escirtes trobes resposta a moltes coses. Endavant

    Me gusta

  15. Reblogged this on Estilovesyourstyle's and commented:
    Un post muy bonito y verdadero.

    Me gusta

  16. Me ha encantado leerte y creo que tengo muy cerca a una de esas personas….por eso me siento dichosa!!

    Me gusta

  17. Mercé, hasta ayer no te conocía y las redes sociales me han llevado hasta este artículo. Quiero que sepas que me ha encantado. Que comparto contigo el 120% de tus palabras… y que justo este era el siguiente tema para un post que ya nunca escribiré. No sería capaz de hacerlo mejor que tú.
    Gracias por escribir este artículo. A partir de ayer tienes una nueva fan 🙂

    Me gusta

  18. Me ha parecido una belleza el texto y suscribo cada palabra de las que dices. Muchísimas gracias por compartirlo. Un abrazo. Montse

    Me gusta

  19. Hoy soy más feliz que ayer. ¿Y porqué?
    No es porque ayer fuera San Valentín, día de los enamorados.
    Es por la cascada de comentarios a tus palabras. Alguien comentó: “esto se contagia, Mercè”. Y es cierto.
    Estoy contenta porque hay muchas PERSONAS como esas…
    Tu eres una de esas PERSONAS pero además tienes la capacidad, a través de tus palabras, de “activar” a muchas más.
    Y de esto se trata !!!!
    Por esto los GRACIAS se acumulan en tu cuenta de twiter.
    Felicidades Mercè, ya no nos puedes dejar.
    No dejes de escribir.
    GRACIAS

    Me gusta

  20. Pingback: merceroura la rebelión de las palabras | sergio_ventura

  21. ¡¡¡¡¡…!!!!

    Me gusta

  22. No puedo añadir nada más, me ha gustado muchísimo y estoy de acuerdo en todo. Que alegría encontrarse con personas así. Felicidades !!

    Me gusta

  23. Me encanta como siempre lo que dices y cómo lo dices Merce.

    A mí también me encanta esa gente que reconoce el talento ajeno. Sólo así creces y aprendes.
    Pero creo que esas personas son “rara avis” en la sociedad actual donde hay una competencia feroz y no avanzamos precisamente porque nos esforzamos en apagar el brillo ajeno.

    De eso hablaba en mi post “El síndrome de Procusto”, de todas aquellas personas que van “cortando” trozos de otras en su entorno laboral, mermando capacidades de sus colaboradores porque en realidad les gustan y ellos no las tienen. Se trata de un mal muy extendido en las empresas españolas, el “Síndrome de Procusto”: aquel que corta la cabeza o los pies de quien sobresale.

    Pero a la gente que brilla de verdad, como lo haces tú, por mucho que se empeñen… no la apagan, te lo aseguro:)

    Me gusta

  24. Enhorabuena, Mercé! me ha encantado el post, he visto reflejadas en él a muchas personas, a grandes amigos/as. Te felicito. Un abrazo,
    Luis Fernández

    Me gusta

  25. Cada dia m’agrada més com dius les coses. 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s