merceroura

la rebelión de las palabras

Ajuste de cuentas

11 comentarios


Al final, sólo importa lo que te dice la conciencia. El resto es ceniza, jerga vacía, calma ficticia … pan sin sal. Un camino que te llevaría a quedar inerte y sin vida. Nada que te permita cerrar los ojos y saber que pisas exactamente las baldosas indicadas… que tus pies te llevan a ese lugar donde no dudas de tus razones. Qué más da que se te acaben las caras de resignación, las sonrisas de segundo y medio y te canses de atravesar embudos. Las pruebas que merece la pena superar son las propias, las que aunque te cueste admitir, sabes que tienes que pasar por ti mismo… aquellas que te acercan a la persona que quieres ser. Un ser humano, no idílico. Alguien que desea ser mejor, pero que sabe que no será perfecto. Una persona un poco recortada por sus temores y faltas pero con ganas infinitas de superarse. Un ser imperfecto con capacidad para ir más allá de sus límites y encontrar el ojo del huracán para permanecer tranquilo mientras todo a su alrededor se tambalea.

Lo único que vale es saldar cuentas contigo mismo y respirar hondo. La galería de rostros embutidos con ojos de lechuza que te escrutan es falsa, huidiza, se cae como los patos de las ferias al mínimo soplo… No te conocen, no te aman… no esperan nada de ti. Después de hundir su dedo donde creen que se ubican tus llagas, seguirán su camino y tendrán sus propias rozaduras… siempre hay otra feria, otras caras, otros ojos, otras heridas. Y en ese momento, el fajo de excusas inútiles y acumuladas que llevas sobre los hombros te harán sentir estropajo, estúpido, minúsculo… Almacenamos muchas, muchas excusas. Las buscamos para todo porque nos aterra quedarnos desnudos y parecer frágiles. Nos desesperamos por ellas porque pensamos que nos ayudarán a que otros nos aprueben. Son nuestro opio. Nos agitamos por la dosis diaria. Las encontramos a puñados para todo porque creemos que cada excusa nos acerca al perdón ajeno por una culpa ficticia, imaginada… inexistente. Se convierten en nuestro flagelo. Las coleccionamos para los demás y para nosotros mismos, las usamos como freno para dar pasos que nos asustan… las utilizamos como altavoz cuando nos imaginamos en falso y nos acongoja dar la cara… son un muro tras el que ocultarnos. Y pesan. Cada excusa es una piedra. Un enorme bloque de granito que metemos en el saco de lamentaciones que arrastramos… mejor soltar lastre y dejar de buscar palabras redentoras. Mejor respetar y respetarse. Mejor hurgar dentro y recuperar el aliento y darse cuenta de que el único perdón que necesitamos, muchas veces, es el propio. Y saber que si tu crees que ese camino es el correcto poco importan las lechuzas y los patos de feria… que si tu conciencia está limpia, la noche se acaba.

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

11 pensamientos en “Ajuste de cuentas

  1. Un contenido audaz, un mensaje claro, definido, en un continente preciso, pausado, comprensible. Un botón: “creemos que cada excusa nos acerca al perdón ajeno por una culpa ficticia, imaginada… inexistente”. Gracias por decirlo y decirlo así, Mercè.

    Me gusta

  2. Maravilloso,como todo lo que escribes,gracias por compartirlo!!!!

    Me gusta

  3. Un perdón vale más que estas mil bonitas palabras. Gracias

    Me gusta

  4. Un post muy interesante la verdad… enhorabuena, me gustaría poder mencionarlo y compartirlo en mi blog http://www.prixline.wordpress.com , con vuestro permiso y por supuesto con las debidas menciones de autoría y origen… Gracias!!

    Me gusta

  5. Acertisme és la medicina! Felicitats!

    Me gusta

  6. Buenas noches.
    “Alguien que desea ser mejor, pero que sabe que no será perfecto” y ahí radica el problema. Las lechuzas y los patos de feria lo saben, desde hace mucho, mucho tiempo.
    Y nosotros aún no hemos sido capaces de asumir, o no nos han enseñado a asumir, que la sabia Naturaleza nos ha hecho imperfectos. Se nos ha dado la posibilidad de perfeccionar continuamente. De no ser una obra, un acto acabado.
    Asumamos la imperfección y, búhos y lechuzas tendrán que buscar, recíprocamente, llagas bajo su plumaje en las que satisfacer su patológica necesidad de sentirse perfectos, acabados.

    Como siempre, gracias Mercè.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s