merceroura

la rebelión de las palabras

Caperucita no se rinde

10 comentarios


Caperucita se siente cansada, revuelta y diminuta. Está oculta en un recodo del camino y duda. Esconderse del mundo no es una medida efectiva, ponerse una capa para volverse invisible, agazaparse en un rincón y evitar que las miradas del mundo le caigan sobre los hombros, quizás. Cada palmo del camino está lleno de lobos que acechan con sus lenguas afiladas esperando a destrozarle el destino y amargarle el día sólo para pasar un rato distraído y olvidar sus tabús. Para no recordar mientras su piel cae a tiras, fruto de sus palabras, que la de ellos también está hecha jirones, para olvidar que sus vidas son insulsas…

Ocultarse alivia, no repara daños pero reconforta… y pasadas las horas, se impacienta y la espera alarga la agonía y acrecienta las ansias de los lobos hambrientos que olisquean allí cerca buscándola. Su mirada está cubierta de pánico. Se imagina libre, sin ataduras, sin atisbar sus ojos vítreos ocultos en las esquinas.

Levantarse y enfrentarse a la jauría le supone cambiar un mundo. Como mover una montaña o darle la vuelta al universo. Es un trabajo de dioses. Y ella es una chispa, una pequeña mancha roja y fácil de localizar. Quitarse la capa, caminar hacia la vista de todos y alzar la barbilla para demostrar que su alma está quieta y su conciencia está tranquila, es un sueño.

El pánico es un gigante con pies de barro, aguanta hasta que el valor se lo permite. Y pasado el primer embate, el primer asalto y las primeras dentelladas… se da cuenta de que esos lobos son animales tristes y comprimidos por su necesidad de morder y destrozar, que sus vidas son anodinas y sus “pecados” son tanto o más negros que los encuentran en ella.

A pesar de lo que digan, no merece la pena ceder, ni volverse de mármol, ni de corcho para soportar sus miradas y sus palabras. Merece la pena mirar al frente, aprender a contemplarse en el espejo y no aceptar más palabras que las que llegan para darle aliento. Si la barbilla sigue alta, los lobos aullan más fuerte pero de repente callan. Son cachorros tristes y asustados que intentan clavar las pezuñas para aliviar sus heridas y convertirla en diana para alejar sus culpas… cuanto más sube la cabeza más se acobarda el lobo que la espera para lapidarla y más agacha las orejas. Vistos de cerca y sin atisbo de miedo, le dan pena. Sujetos a sus miserias, pendientes de otras vidas y sin vivir la propia.

El camino es largo. El verdadero triunfo no es que Caperucita se convierta en lobo. Es que siga siendo Caperucita y el lobo no pueda con ella porque no se rinde.

 

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

10 pensamientos en “Caperucita no se rinde

  1. No sé cómo decir que me ha emocionado hasta llegar a llorar. Siempre he sido Caperucita y a pesar de todo no quería convertirme en lobo. A pesar de todos los envites. Y hoy es la primera vez que alguien me confirma que efectivamente, el triunfo está en seguir siendo Caperucita. Moltes gràcies.

    Me gusta

  2. El acechador nota el miedo de la víctima..si le plantas cara,si le miras fijamente,ves que es un pobre con baja autestima,que ante un carácter fuerte huye….pero no dejes de ser caperucita roja..porque para los lobos nocturnos de bares,discotecas y demas “salidos”siempre lo seras si lo aparentas

    Me gusta

  3. Supongo que ahora, después de la charla… le has dado más sentido… Las gracias te las doy yo porque eres genial y porque yo también me he dado cuenta de que no estoy sola ante los lobos…
    Te pido que no cambies más que para incrementar esa genialidad… cosa que pasa cada día.
    Mil besos 😉

    Mercè

    Me gusta

  4. Acabo de volver a leer este precioso post tuyo, después de charlar un rato contigo, y sólo puedo decirte GRACIAS, Mercė, eres muy grande. Un besazo.

    Me gusta

  5. Em queda clar la intenció de descriure el que seria com Goliat i David, però el veritable metaforisme de l’escrit no sabria on enfocar-lo, si en la vesant personal, política, social, …no se, em sento miop.

    Gràcies Mercè!

    Me gusta

  6. El miedo, que nos inculcan desde niños, es el arma que utilizan los lobos para mantenernos dominados, paralizados. Después necesitamos toda una vida y mucho sufrimiento para librarnos de él.
    Demasiadas caperucitas quedan en el camino presas de ese miedo, muy pocas llegan a su destino. Y la única forma que conozco de llegar a buen puerto, es cogernos de la mano todas las caperucitas y hacer el camino juntas.
    Fantástico, Mercé.

    Me gusta

  7. Y en no rindiéndose, Caperucita, seguirá el camino. Su particular Odisea.
    Y a cada paso, con cada enfrentamiento o con cada rodeo, seguirá creciendo.
    Los lobos también cambiarán a lo largo de la travesía, pero siempre serán los mismos, agazapados en solitario o pendencieros en manada.
    Y nuestra, diminuta, Caperucita tendrá que dominar su pánico (qué no lo huelan las alimañas) y decidir su nueva ruta. Manteniendo el puerto de destino.

    Gracias Mercé.

    Me gusta

  8. Siempre hay que avanzar. Sí, cuesta, es duro, pero nuestro camino tiene que ser siempre hacia adelante.
    Es una carrera de fondo, hemos de estar preparados, dosificar nuestras fuerzas y no rendirnos.
    Un combustible que ayuda es la ilusión. Tener ilusiones, sueños… y luchar por hacerlos realidad.

    Enhorabuena Mercè. Fantástico post.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s