merceroura

la rebelión de las palabras

Rajoy y los cajones vacíos

Deja un comentario


No envidio a Mariano Rajoy. El presidente electo va a plantarse a mediados de diciembre en la Moncloa con todas las miradas pegadas en su espalda, las manos atadas por los mercados y el reojo clavado en un teléfono que conecta nuestro pedazo de mundo con Europa, por si suena. Y sonará.

Va a tener que hacer casi milagros para cuadrar números, mientras nota el aliento germano en la nuca, pendiente de reformas y sindicatos y de primas de riesgo que tocan los cielos. Europa será implacable y no le dará ni dos días de margen para acostumbrase al trapecio.

Su trabajo será ingrato. Tomar la tijera y recortar en una España desgastada y deshilachada por la crisis, repleta de corpúsculos administrativos ineficientes, engranajes arcaicos y caras agrias … será como pacer en un campo de plantas carnívoras.

Y además Rajoy no va a poder dudar, no da tiempo, no hay margen. Es la Europa de las grandes velocidades que se traga gobiernos y engulle democracias de forma voraz, sin tan siquiera eructar alternativas. Rajoy no puede cuestionarse nada y si lo hace jamás podrá gesticular como tal y deberá mutar el semblante para que no parezca que vacila. Su cara no podrá reflejar duda ni espanto, no podrá temblar y deberá tener las cosas claras y diáfanas. Gran parte de la España que le ha elegido para lidiar con el toro de su peor pesadilla espera un líder.

Los líderes tienen paso firme, no cambian el gesto cuando el pánico les sobrecoge, no erran y, cuando lo hacen, es porque era necesario.

Este país cansado de ver pasar autobuses hacia la gloria y no subir en ellos le perdonará que se equivoque pero no que no sepa adónde va.

Aunque esté cansado, perdido, hastiado y harto, no debe mostrarse abatido, aunque se sienta solo y encuentre una enorme herencia de cajones vacíos.

Su gran gesta no será tanto acertar como aparentarlo, para que estemos tranquilos. Para que el agujero negro de los mercados que devora patrias nos de tregua y la vida empiece de nuevo. 

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s