merceroura

la rebelión de las palabras

El día de la Marmota : Pensando seriamente en no votar

2 comentarios


A mí me educaron para acudir a la urnas. Desde que era niña que sigo los comicios como si fueran aventuras y me apasiona la política. Y es que la política es un arte. El arte de dialogar y cambiar las cosas con las ideas. ¡Eso es tan grande!

Un colectivo de personas elegidas democráticamente que nos representa a nosotros y a nuestros intereses. Y decide y cambia las cosas y las mejora. Para que yo tenga donde acudir cuando me quedo sin trabajo, cuando estoy enferma y que ayuden a educar a mis hijos para que se desenvuelvan en la vida.

Políticos que se equivocan, pero en el afán no de fracasar sino de luchar por valores. Visto así, la democracia seria una fiesta, pero es una farsa. Una dinámica podrida de equilibrio de poder entre el ahora tú y luego yo y nadie más. Una balanza cuidadosamente preparada para copar unas listas sin posibilidad de regeneración y para repetir esquemas una y otra vez. Una ineptocracia.

Como el día de la Marmota de “Atrapado en el tiempo”. Hay ocasiones en que la marmota ve el sol y otras en las que ve la sombra… pero nuestro invierno continua. Yo no veo que nada cambie ni vaya a cambiar. Se van a repartir el pastel entre los mismos y a nosotros no nos va a tocar nada. Pagar, eso sí. Pagar facturas imposibles y jubilaciones doradas de ejecutivos de la banca, que antes se nutrió de dinero público para salvarse de la crisis. Yo creo que por cosas así, un gobierno en pleno debería dimitir. Y pagar, devolver el dinero de sus bolsillos y luego esconderse en una cabaña recóndita y no abrir la boca nunca más.

No será así. Los que lo permiten son igualmente culpables y también se quedaran con pensiones vitalicias o si no, algún amiguete avispado ya les colocará en algún sitio. A criar barriga y llenar el saco.

Y todos son cómplices. Los que no lo hacen y lo saben son cómplices porque callan y no vomitan de puro asco al compartir hemiciclo.

Que se lo cuenten a los que hoy o mañana perderán su casa porque perdieron su empleo y no pueden pagar. Que les miren a la cara, después de unas noches sin dormir buscando soluciones imposibles… que les claven los ojos y les digan : Te mentimos, en realidad tú no nos importas. Y la política no es el arte de dialogar y cambiar las cosas, es el arte de engañar.

¿Y van a pedirme que vote?… ¿que haga el esfuerzo anímico de escoger una lista, meterla en un sobre y acercarme a la urna?

¿Para qué? ¿para continuar con la farsa?

En un sistema tan pútrido, nada cambia. Todo se retroalimenta. Todo está hecho de la misma materia infectada y se perpetúa.

El dia 20 de noviembre, a partir de las diez o las once de la noche, Phil la marmota dará un veredicto. No esperéis nada, nada. El invierno va a continuar para nosotros.

Continuo meditando qué hacer el día 20 de Noviembre.

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

2 pensamientos en “El día de la Marmota : Pensando seriamente en no votar

  1. Felicidades, completamente de acuerdo con la entrada.

    Me gusta

  2. El concepto de “militancia” a la hora de votar está mucho más aferrado en la derecha, que nunca se plantea cambiar de opción pase lo que pase. La política no es un juego para honrados/as es más bien para “listos/as” 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s