merceroura

la rebelión de las palabras

El Ipad del señor Diputado

Deja un comentario


Los nuevos diputados escogidos en las urnas el próximo 20 de noviembre podrán escoger entre un Ipad o un portátil y un Iphone o una Blakberry. Menos mal, alguien tan ocupado como un Diputado del Congreso necesita contar con ello. Es un kit necesario para sobrevivir en la Jungla política, aunque ya cuentes con un ordenador, personal asignado o existan en el mercado otros móviles que puedan realizar similares tareas a precios más económicos. Total, los pago yo. Esta menda que ha restringido sus llamadas al mínimo y pasa cada día tres horas en transporte público, deficiente por supuesto, porque ha tenido que escoger entre llenar el depósito del coche de gasolina o la nevera de comida.

Total, si les preguntas por qué un Ipad, que me parece un instrumento genial como el Iphone, en tiempo de crisis, te dirán que no tiene nada que ver. Si preguntas por qué esta semana se habla de recortar aún más el sueldo a los médicos y personal sanitario, te dirán que eso va en otra partida. Total, son médicos. Solo trabajan muchas horas y sólo intentan salvar vidas. Sólo tienen que decidir en 7 minutos si el paciente que ha entrado en la consulta con dolor de cabeza tiene tensión muscular o un tumor cerebral. Nada, no necesitan sentirse recompensados, ni contar con recursos humanos y técnicos para decidirse a pedir una resonancia. Y quien dice médicos dice profesores y todos aquellos que por la crisis hemos ido rebajando el listón de derechos y sueños. Los parados, los autónomos y pequeños empresarios que arriesgan su dinero y son vampirizados mensualmente con impuestos y tributos. Total, eso va en otra partida de presupuesto.

El señor feudal ve que las cosas no van bien en la hacienda y, en un alarde de eficiencia, decide no dejar de comer lechón, ni ostras ni manjares diversos. Para ajustarse en tiempos recios ha decidido dejar sin cenar a la sirvienta. Total, ella no importa, solo es la que lava, plancha, cocina y lo hace todo. Ella no es la materia gris del engranaje de Estado. Ella no es nada. Ella está en otra partida. La partida que se ha quedado sin presupuesto.

En tiempo de crisis, las partidas  mutan, se cambian, se ajustan. Cualquier ama de casa sabe que cuando falta un sueldo, la partida mensual destinada a cosmética, gimnasio, restaurantes y un largo etcétera de temas no básicos se reduce, se elimina. No importa que los pañales del bebé y la crema reafirmante estén en partidas distintas, se convierten en una. El bebé y su culito ganan al culito de mamá o papa, por fofos que se pongan. Y ganan a la cenita del viernes, al vinito del domingo, a la cervecita del martes.

La administración pública recorta servicios, sueldos y recursos. ¿Por qué no las dietas y sueldos de los que trabajan para nosotros aunque ya no lo recuerden? ¿Por qué no móviles más baratos y menos coche oficial?¿Solo vamos a pasar hambre nosotros? ¿Es necesario que un edil o concejal cobre 6.000 euros al mes más dietas? ¿No le basta con la mitad y ya estaría mejor pagado que la media?

Cualquier ama de casa lo vería. ¿Por qué no lo ven ellos? No dan para más o no les interesa.

Y si no es así, que me lo expliquen

Nota : Según parece, los diputados salientes, si quieren quedarse con los utensilios de trabajo usados; móvil, ordenador…etc deberán abonar 100 euros. Y si no los pagan, multa de 500 euros. ¡ Solo faltaría! Encima, a low-cost.

Anuncios

Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s